Menú horizontal

lunes, 4 de enero de 2016

Genesis Croix de Fer 20, Niner BSB 9 Rdo y Finna Landscape

3 bicicletas de "gravel" para pedir a los Reyes Magos

Muchos de los que deciden pasarse a las dos ruedas siguen pensando que la bicicleta es poco más que un juguete, y que por un juguete no merece la pena desembolsar más de doscientos euros. Efectivamente, si el uso que le van a dar es el de sacarla de paseo los domingos por el parque, no deberían invertir siquiera esa cantidad, pero si necesitan un vehículo de transporte, fiable y duradero, y además quieren que la experiencia les resulte agradable y adictiva, tendrán que rascarse los bolsillos.

Barato y caro no dejan de ser términos relativos y los solemos utilizar según las necesidades de justificar nuestros gastos, y un 4x4 por menos de 24.000 € nos parece barato mientras que una bici que nos cueste más de 1.000 € viene a ser algo así como un lujo asiático. Os presentamos a continuación tres bicicletas de las denominadas de "gravel" que hemos podido probar por gentileza de Slowroom y de los fabricantes Genesis, Niner y Finna, y que aún estáis a tiempo de pedir a Sus Majestades de Oriente si es que en verdad os habéis portado bien durante el año pasado, porque ninguna de estas estupendas bicicletas baja de los 1.500 euros.

¿De gravel? ¿Y eso qué es?

Hay muchas formas de definir una bicicleta de gravel, pero quizás la más certera es aquella que dice que una gravel bike es el resultado de cruzar una  una bicicleta de carretera con una de montaña. No están concebidas para competir en velocidad con las primeras ni para igualar las hazañas por peligrosas trialeras de las segundas, pero se defienden muy bien por ambos terrenos y, como de todo hay en la viña del señor, podemos encontrar diferentes configuraciones de gravel que se parecen más a unas o a otras, como veremos más adelante con los tres modelos analizados.

En cualquier caso, este tipo de bicicleta es el ideal para quienes solo quieran o puedan tener una bici en casa, pues la podrán utilizar a diario en la ciudad, por pistas y caminos campestres y, por qué no, para hacer el Camino de Santiago o darse la vuelta al mundo.

Genesis Croix de Fer 20

En sus diferentes configuraciones, esta bicicleta tiene tantos adeptos que el nombre del modelo está desplazando en importancia al de su fabricante: la casa británica Genesis. Es tal su popularidad que los propietarios de estas bicicletas suelen decir "tengo una Croix de Fer" y los envidiosos que no las poseemos utilizamos aquello de "cómo me gustaría tener una Croix de Fer", y es que lo primero que te transmite esta bicicleta es el deseo de hacerle kilómetros sin descanso.

En la ciudad se comporta de maravilla pero donde realmente se le saca partido es por cualquier camino de tierra, donde la diversión con esta bicicleta está totalmente garantizada. 

Su cuadro de acero Reynolds 725 posee una geometría preparada para recorridos de larga distancia, y su horquilla, al igual que las vainas traseras, cuenta con roscas para colocar portabultos. El modelo probado vestía además el grupo de carretera Shimano Tiagra 4700, frenos de disco TRP HY/RD (High Road), llantas Alexrims Draw 1.9, Cubiertas Clement X'Plor Ush de 700x35C y, solamente para la ocasión, un sillín Brooks Cambium C-15, un modelo algo más estrecho y estilizado que el modelo C-17 que analizamos el año pasado. Si a todos estos componentes de calidad le añadiéramos unos frenos auxiliares como los de las de ciclocross, obtendríamos la bici perfecta.

Su peso ronda los 11 kg, su precio es de 1.599 € y aquí encontraréis el resto de sus características técnicas.




Niner BSB 9 Rdo...

...o lo que en argot castizo vendríamos a definir como "un pepino de bicicleta" fue, sin duda, el más singular de los modelos probados. A diferencia de la Croix de Fer, la geometría mucho más agresiva y deportiva de la BSB 9 Rdo está más orientada a la práctica del ciclocross y quizá por eso, de las tres es la que más se aleja del concepto "gravel".  A falta de barro la tuvimos que utilizar por asfalto y por senderos de grava, en los que debimos emplear los frenos a fondo para contrarrestar la velocidad que al mínimo esfuerzo alcanzaba.

Su ligereza se debe principalmente a la ingeniería empleada en la fabricación de su cuadro de carbono, que no llega a los 1.000 gr de peso. Aunque la BSB 9 Rdo vestía un manillar típico gravel, es decir, con los extremos de la cornamenta más abiertos para una posición más cómoda de las manos, la postura aerodinámica que te obliga a adoptar te impide utilizarla como bicicleta de ciudad y mucho menos para hacer turismo de alforjas, por lo que esta bicicleta la recomendamos para aquellos que se quieran iniciar en el mundo de la competición.

El modelo probado contaba con el mencionado cuadro de carbono, grupo Sram Force y Rival, frenos TRP Spyre, llantas American Classic Aluminium Tubular Disk, cubiertas Challenge Fango Pro Tubular 28″x 33. Además, tuvimos ocasión de probar sobre esta bicicleta el próximo lanzamiento de Brooks: el  ligerísimo Cambium C-13, orientado al sector de carretera y que pretende abrirse paso en el sector de los aficionados a las flacas. Desde luego que a este modelo de Niner el Cambium C-13 le venía como anillo al dedo para reforzar su lucha contra la báscula, pues no llegaba en total a los 9 kg de peso. 

El precio de esta bicicleta en la configuración del modelo probado es de 3.999 €.






Finna Landscape

Y para el final hemos querido dejar la bicicleta que más nos ha gustado de las tres, una mezcla equilibrada de mountain bike, y bicicleta de trekking producida por la casa barcelonesa Finna y que recomendaríamos a quienes busquen una bicicleta multiusos y aventurera. 

Cuando se prueban bicicletas de forma ocasional uno siempre percibe ciertas diferencias respecto a la que usa todos los días y, generalmente, ha de pasar un tiempo hasta que te acoplas a la nueva montura. En el caso de la Finna Landscape obtienes desde el minuto uno tal sensación de confort que parece que llevas años montándola. La posición de los mandos es lo suficientemente alta y cómoda como para que no eches de menos ningún elemento adicional, como los frenos auxiliares que mencionábamos en el caso de la Croix de Fer, y en general goza de una ergonomía ideal para darte la vuelta el mundo si fuera menester.

La horquilla rígida que trae de serie es de tal anchura que le permite tragar con prácticamente cualquier medida de neumático, y cuenta con un montón de roscas para portabultos, lo que la convierte en una bici ideal para cargar hasta los topes y ponerse a cruzar continentes como un loco. La tierra es su terreno natural pero en el asfalto se comporta como una bici ligera y rápida, pese a la anchura y al dibujo de las cubiertas que calza. Si antes decíamos que las gravel son multifuncionales, la Finna Landascape es la bici para todo por excelencia, incluso para no sacarla a pasear fuera de la ciudad, pues tal y como se encuentra últimamente el estado del asfalto de nuestras ciudades, podría pasar también como la bicicleta urbana por excelencia. 

La geometría de su cuadro Columbus de acero y cromo es prácticamente de bicicleta de montaña, con bastante inclinación o slooping, y se complementa con un grupo Sram, frenos TRP Spyre SLC, llantas American Classic TCX de 29" y cubiertas Schwalbe Smart Sam.

Su peso ronda los 11 kg y su precio es de 1.699 €.





Si aún no has escrito tu carta a los Reyes Magos, estás a tiempo de adentrarte en el maravilloso mundo de las gravel

No hay comentarios :

Publicar un comentario