Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

viernes, 27 de mayo de 2016

Por qué el carril bici de la Casa de Campo es un problema (como todos)

Anónimo Anónimez nos cuenta:

Hasta hace poco en la casa de campo había poco acoso y pocos problemas. La gente, hasta los conductores de coche, lo veían como un espacio propicio para circular en bici.

Un día del año 2014 esto cambió. Alguien decidió hacer un carril bici bidireccional en la parte compartida con coches, las calles que rodean al lago. Es relativamente habitual circular por ellas con velocidades relativamente altas, bien sea por transporte, ocio o especialmente por deporte.



Las características de esta "vía" con caídas al lago, curvas de menos de 2m de radio imposibles de trazar sin salirse a velocidad segura ni meterse en el otro sentido y que no han oído ni el último eco de una clotoide. (la forma real en la que los vehículos toman las curvas, con el radio variando continuamente y que cualquier arquitecto/ingeniero que se dedique a vías digno de tal nombre debe conocer) la hacen inútil para la circulación segura.

Imagino que por esta razón no han puesto la señal R407, por pura peligrosidad del trazado, esto implica que no es obligatoria, pero la realidad es otra: No sólo se ha gastado dinero en construir una vía peligrosa sino que mi experiencia de acoso y seguridad subjetiva ha cambiado a peor.


Ahora desde que comienzo la cuesta del lago, muchos coches (1/2) me pitan al ir por el centro del carril de la calzada y frecuentemente me hacen todo tipo de cafradas. Da igual el día (De la semana, del mes festivo...) la ropa (de diario, ropas finas, ropa de deporte de bici....) sólo o en grupo tal como pueden confirmar varios testigos.

Un día por curiosidad, decidí comprobar si esto era cierto, así que decidí hacer pruebas para ver cual era el nivel y la razón del acoso. Si me consideraban demasiado lento, si era odio al ciclista o si era otra razón.

Compré un cuentakilómetros e hice las sigueintes pruebas:
1 - Hice el recorrido a la velocidad máxima indicada.
2 - Excedí ligeramente el límite de velocidad.
3 - Excedí salvájemente el límite de velocidad (en algunas zonas incluso duplicándolo).

El resultado fue que el acoso fue idéntico en todos los casos, incluso bajando a 40 km/h una bajada limitada a 20 km/h me seguían mandando al carril bici y pegando el morro al guardabarros, con pitidos, insultos y casi toques... Siempre lo mismo. Me guardé los resultados, en especial por que implican reconocer una ilegalidad, esto fue hasta un día en el que ya no pude más.

El viernes 22 de abril volvió a suceder lo mismo, estaba circulando de forma decente junto a un amigo y el coche de detrás, pitando se colocó entre nosotros y el carril bici mientras nos pitaba y nos pasó a 5 cm con gran violencia mientras señalaba al carril bici con la mano.
Todo esto sucedió en el momento en el que me disponía a escupir al asfalto, por tanto recibió de forma inevitable mi escupitajo. Casi tiró al amigo con el que estaba rodando. Entonces comencé a repetir en voz alta la matricula XXYYYYY como si fuese un mantra. hasta que paramos cerca de la barrera y pudimos mandarnos la matrícula por Telegram para evitar olvidarla.



Vivo a diario situaciones análogas en la calle General Ricardos, en la calle Valmojado y en otros lugares con carril bici, pero en pocos puedo comparar como en este, el antes y el después de la obra. Y claramente ha empeorado mucho.
Ahora me gustaría evitar ese tramo y lo evito siempre que puedo. Para colmo ahora, hasta la carretera de Garabitas (igual que todas las vías asfaltadas de la casa de campo) se va a limitar a 20 km/h por decisión de Carlos Corral.

Se ha convertido así una zona de deporte, esparcimiento y relajación en una vía de paso en la que hay que elegir entre la tensión y el riesgo reales de usar una vía demasiado estrecha o la tensión del conflicto continuo con los automovilistas.
No se entiende como el actual gobierno municipal trata de generar un espacio de estas características en El Prado y Recoletos -dónde no cabe, como mucho podría ser paseo, pero no deporte- cada domingo y no hace nada para remediar esta enorme equivocación sino que trata de agravarla impidiendo estos usos de la Casa de Campo con las medidas anunciadas e impulsadas por Carlos Corral. Estas medidas expulsan prácticamente a la bici de la casa de campo, en el caso de las bicis que van por asfalto sin ninguna justificación razonable, vez de eliminar ese carril bici y evitar el conflicto.

Por Anónimo Anónimez

No hay comentarios :

Publicar un comentario