Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

domingo, 28 de enero de 2018

Cómo medir la rigidez del cuadro de una bici

Se retuerce el cuadro con fuerza y se mide con láser. No es tan difícil.


La rigidez de un cuadro de bici es algo que todos tenemos muy claro, especialmente si hablamos de una mtb frente a una urbana de barra baja o a una plegable.
Si pretendemos comparar una mtb de aluminio frente a una de acero o de fibra de carbono, ahí ya empezamos todos a hablar un poco de oídas.



Y si lo que pretendemos es comparar un modelo de cuadro con otro diferente, ahí si que es más que probable que tengamos un despiste total.
El problema es que habitualmente la escala de flexibilidad la tenemos entre "mucho" y "poco" y no somos capaces de medirlo ni de poderlo comparar de una forma que no sea a ojo y probando la bici.
Ese ojo suele ser bastante bueno para las cosas evidentes, pero poco fiable para comparaciones finas. Entre otras cosas porque para las sensaciones de rigidez montando dependen mucho el modelo, presión de los neumáticos, los amortiguadores e incluso el terreno.

Aquí en En Bici por Madrid tenemos claro que si no puedes medirlo es que no existe, por eso, para sacaros de dudas y para facilitar que todos podáis medir la rigidez de las bicis que tengáis (o que os dejen) aquí hemos preparado un procedimiento de medida reproducible y se lo hemos aplicado a unas pocas bicis.

Básicamente, se trata de aplicar una determinada fuerza para retorcer el cuadro y medir el resultado. Así de sencillo. El problema es que se deben cumplir una serie de condiciones para que la medida tenga algún sentido y, aparentemente, serían condiciones difíciles de cumplir. Una vez vista la solución, veréis que es bastante sencillo y me sorprende no haber visto nada parecido por ahí. Veréis un montón de artículos donde os cuentan cosas sobre la rigidez de unos materiales y otros, pero aquí pretendo que podáis medir y comparar la rigidez de vuestras propias bicis.

Lo primero es tener claros los requisitos que debe cumplir la medida de la rigidez del cuadro de una bici:
  • Ser una prueba reproducible por distintas personas, en distintos sitios con diferentes herramientas y con resultados (más o menos) iguales.
  • Que los accesorios o herramientas no cuesten casi nada.
  • Ser una prueba no peligrosa para la salud de la bici.
  • Que no influyan nada los neumáticos (tipo, presión) en el resultado
  • Que no influya la amortiguación trasera.
  • Que sea algo sencillo.
La forma de hacerlo es:
  • Tumbar la bici en el suelo, con las ruedas a 1m de una pared y apoyada en solo tres puntos:
  1. El eje de la rueda delantera (ayudados de un taco de madera)
  2. El manillar (mejor si el extremo es rígido y no parte del puño con goma)
  3. El pedal, en su posición más alta (con otro taco de madera)
  • Sujetar bien la horquilla (el eje) y el manillar para que no se levante y no se desplace.
  • Apoyar el láser en el sillín y que pueda girar sobre el eje de un soporte apoyado en el suelo.
  • Tomar nota de dónde se proyecta el láser en la pared.
  • Colgar el peso (10 kg) del sillín.
  • Tomar nota de la nueva posición del láser.
  • La distancia entre ambas posiciones del láser nos dará la rigidez del cuadro.
En realidad, en esta medida influye el cuadro, las bielas e incluso la barra del sillín, que afecta bastante a la medida en las plegables (por ser tan largo). Las holguras que pudiese tener el pedalier o el eje del manillar no influyen porque la fuerza no cambia de dirección.
Es imprescindible hacerlo entre dos personas, salvo que te montes unos accesorios muy elaborados.
La medida te permite comparar cuadros y bicis con la misma talla (aprox mismas distancias principales). Para otros tamaños habría que tener en cuenta las diferencias en distancias y en fuerza a aplicar.

Aquí tenéis un croquis de cómo se sujeta la parte delantera:


El siguiente croquis es la sujeción de la parte trasera.
Se puede ver el apoyo del pedal, el peso que se cuelga del sillín y el apoyo del láser. La pieza que sujeta el laser se apoya en el sillín y en un eje que tiene el soporte rígido apoyado en el suelo. Al subir y bajar el sillín, el laser gira sobre ese eje amplificando el movimiento.
También puedes ver cómo se proyecta el láser en la pared con y sin peso en el sillín. Faltaría añadir en el dibujo la distancia entre la base de la rueda y la pared, que es de 1 m.


Todo esto es estupendo, pero ¿de verdad funciona?

Lo probamos

Empezamos con la bici más pequeña, una talla como para 1,65 m, con cuadro de acero, una Diamond back de los 90. No es directamente comparable con el resto, pero está claro que es muy rígida.


El resto de bicis están ajustadas para una talla de 1,83 m.
La primera es una trek de aluminio de 26 con doble amortiguación. En la foto el peso está apoyado en el suelo, no cargado sobre el sillín y se ve el soporte del láser:


Esta es una Orbea de aluminio de 29. Ahí se ve la cinta métrica apoyada en la pared:


Una GT avalanche :


Una bici de acero cutrecilla y morada. En la foto, la pesa no hace fuerza y para colgarla, se hace pasar la cinta por encima del sillín:


Pasando a plegables, primero una Dahon vybe 07:


Y luego una Brompton:


Y una bonita y pesadísima urbana bTwin del deca, ya con sus añitos. De aluminio con barra baja.


Los resultados son los siguientes:

Diamond Back   3    cm
Trek                   6,5 cm
Orbea                 7   cm
GT avalanche    7    cm
Morada              7,5 cm
Dahon                8    cm
Brompton          9,5 cm
Blanca btwin   10,5 cm

La Trek y la morada se midieron en una tanda diferente, por lo que es posible que haya alguna deriva en sus resultados. La más flexible es claramente la Blanca bTwin. Es una bici estupenda para muchas cosas urbanas pero que da una cierta sensación chiclosa, un poco de cuerda de tender, como comentaba por aquí.
Las siguientes más flexibles son, lógicamente, las plegables. Me sorprende que la Brompton sea más flexible que la Dahon, porque transmite una sensación de rigidez muy buena. Es posible que esté relacionado con la barra del sillín, que se tiene en cuenta en esta medida y, sin embargo, no influye cuando se pedalea de pie. La barra de la Brompton es de 37 mm de diámetro y la de la Dahon es mayor, de 39 mm (más rígida y pesada). Por otra parte, la Brompton es más ligera, pesa 11,9 kg frente a 13,8 de la Dahon.
Lo mejor será hacer un día una comparativa en condiciones. Ya adelanto que en el tema del plegado la Brompton gana por goleada, pero la Brompton cuesta algo más del doble.
En cuanto a flexibilidad, la Trek da un resultado muy bueno, a pesar de que la amortiguación trasera colabora menos a dar rigidez que las vainas en las otras.
En el caso de la Diamond Back, la rigidez es bestial, pero es una bici algo más pequeña y no es comparable directamente.

No he probado bicis de carbono, ni flacas (de carreras) ni unas cuantas más. Debe ser que no las tengo tan a mano, pero eso se puede remediar, que siempre agradezco un buen regalo, incluso un préstamo en condiciones.

Las bicis de carbono se diseñan con partes flexibles y otras muy rígidas para permitir buena transmisión de fuerzas y sensaciones con algo de amortiguación. Todo muy complicado y que se presta a que los diseñadores se lo curren y nosotros gastemos mucho dinero. Pero lo importante aquí es que, si alguien se anima, aquí tenéis un procedimiento de medida que, con medios caseros, consigue una precisión bastante razonable y que podría adaptarse para medir el comportamiento de otras partes de la bici.

¿Qué bici es más rígida?  Lo podemos medir
¿Qué bici es mejor? Con la que mejor te lo pases en cada momento.

Pasadlo bien, no os obsesionéis con las cosas y, si alguien mide algo de esto, por favor, contadlo por aquí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario