miércoles, 4 de julio de 2012

Transporte de bicicletas en autobuses urbanos de Québec (Canadá)

Hola,

Os sigo en el facebook desde hace unos meses y os agradezco las informaciones interesantes que publicáis. Utilizo la bici como medio de transporte habitual por Madrid ciudad y Comunidad cuando es necesario.

Estando ahora de viaje en Québec (Canadá) me ha sorprendido ver este sistema para transportar las bicis en algunos autobuses urbanos de la ciudad. Os lo envío por si fuera de interés difundirlo.



Lo he utilizado y es sencillo y práctico permitiendo combinar bici y autobús en ciertos desplazamientos.

Saludos
elyannas

18 comentarios:

  1. También existe en Indianápolis (EE.UU). Los buses urbanos pasan cada hora, y las distancias son enormes. Yo he visto a gente que va pedaleando, ve que va a pasar el bus, se paran y montan la bici para ahorrarse unos kilómetros. 

    ResponderEliminar
  2. El mismo que tienen en San Francisco y allí te puedes ahorrar unas cuestas to majas de verdad, no las cuestas de "mentira" de Madrid XD

    ResponderEliminar
  3. Yo también he visto este tipo de autobuses de Los Ángeles, la ciudad más cochista del mundo.

    ResponderEliminar
  4. No me quiero imaginar el cabreo del resto de viajeros mientras montas/desmontas la bici en el invento. Y en parte con cierta razón. *DONT_KNOW*

    ResponderEliminar
  5. En Madrid el bus 33 de la EMT tiene soporte exterior para bicis. Estaría bien plantearse algo así en algunos buses interurbanos donde no hay alternativa de Cercanías.

    ResponderEliminar
  6. Muchos estaríamos encantados. Con lo fácil que es que permitan meterla en la bodega. Cuando te ven con maletas, te la abren. Si te ven con un carrito de bebé, te la abren. Pues una plegable no ocupa mucho más.

    ResponderEliminar
  7. Algún día contaré la desagradable experiencia de mi plegable en los buses verdes de Villalba. El momento perdonavidas de "no debería de dejarte, pero que sea la última vez", que te despoja de la condición de ciudadano de pleno derecho para convertirte en un ser tutelado es humillante, por no hablar de la aleatoriedad de depender del conductor que te toque para que te dejen meter la bici o no.

    Y la última respuesta del consorcio: "El conductor tiene la última palabra".

    ResponderEliminar
  8. Igual una funda casera a medida puede transformar una plegable plegada en una bolsa, para evitar que te tengan que perdonar la vida

    ResponderEliminar
  9. No, si por la fase bolsa ya pasé por consejo de uno de los conductores y no sirvió de nada.

    ResponderEliminar
  10. Cuando usaba la plegable sólo la metí una vez en un autobús de la EMT,  dentro de su funda, en verano, en un autobús casi vacío y a eso de las 22:30 de un martes. Y casi tuve que rogarle al conductor. Nunca mais, me dije.

    (Tuve que meterla porque había pinchado que si no, ni de coña)

    ResponderEliminar
  11. Afortunadamente la normativa de la EMT sí que cambió y ya está recogida en el reglamento de viajeros la posibilidad de viajar con ella. 

    ResponderEliminar
  12. El mismo cabreo que cuando se monta una persona mayor con movilidad limitada o se monta una persona en silla de ruedas o alguien con un carrito de bebé... o se monta mucha gente en una parada y quienes están ya dentro tienen que esperar a que entre todo el mundo. De hecho, colocar una bici en esos soportes puede ser la más breve de todas esas operaciones.

    Sobra el culto a las prisas de quien no puede esperar a que se hagan operaciones normales y, una vez más, sobra el sentimiento de culpa que alguna gente tiene por hacer cosas normales con una bici.

    ResponderEliminar
  13. Por desgracia, la legislación europea no permite esos soportes en la parte frontal del bus, que es donde serían más útiles. En la parte de atrás, el uso es más engorroso. Por eso todos los casos se dan en Norteamérica, donde es relativamente común en las ciudades que se han preocupado un poco por la bici.

    ResponderEliminar
  14. En Copenhage me suena haber visto taxis con portabicis detrás. Me comentó mi amigo que vivía allí que era muy útil sobre todo para los días de lluvia.

    ResponderEliminar
  15. Y en Washington DC.

    ResponderEliminar
  16. Y en las que no se han preocupado también. En Los Ángeles o San Diego, que son bastante infernales para la bici son muy comunes ese tipo de soportes. En Los Ángeles además existe una línea de "Bus exprés", la Orange Line, en la que directamente aceptan bicicletas dentro (no se como se llaman, son ese tipo de autobuses más grandes de los habitual, con un carril propio y paradas tipo tranvía. En Bogotá hay alguna de esas)

    ResponderEliminar
  17. Pues Quebec también tiene unas cuestas bastante majetas. La ciudad está en una especie de monte y tiene la parte baja (Basse-ville) y la parte alta (Haute-ville). De hecho, algunas las cierran a todo tipo de tráfico en invierno. Fue la ciudad donde empecé a usar la bici para ir a trabajar allá por los 90. Si vivías (como yo) en la Basse-ville era bastante peludo subir. En aquella época no había posibilidad de poner la bici en el autobús, como se ve aquí. Me alegra que haya cambiado para mejor. Gracias, Elyannas.  ;)

    ResponderEliminar
  18. Lo siento, no sabía dónde ponerlo:

    http://blogs.elpais.com/love-bicis/2012/07/mi-primera-vez-en-bicicleta.html

    De paso recomendar este blog sobre la bici de Pablo León en ELPAIS.

    ResponderEliminar