Menú horizontal

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Cómo hacer de guía para quien no se atreve a ir en bici por la ciudad: Lo que funciona y lo que no

Desde que pusimos en marcha la iniciativa de Bicifindes hemos asistido a más de 500 personas que nos han pedido ayuda para poder usar la bici para sus trayectos habituales. La distancia, las cuestas o el tráfico son sus principales barreras para no hacerlo por su cuenta. Gracias al programa de seguimiento, hemos podido comprobar qué técnicas de enseñanza son más efectivas y cuáles no funcionan bien.
Rogamos a todos aquellos voluntarios que empiezan con nosotros a hacer Bicifindes, o a cualquier persona que quiera ayudar a un amigo que tome buena nota para no repetir nuestros errores.

 

 

Esto funciona

 

ESTO FUNCIONA

 

 

  • 1. No descartar a nadie por no saber lo que nosotros sabemos hacer. Si sabe manejar la bici es suficiente. El resto de carencias se puede suplir.
  • 2. Elaborar una ruta adecuada a su nivel. Cuestas y nivel de tráfico es lo que más condiciona, pero siempre hay una ruta que reduce estos problemas. 
  • 3. Ir a velocidad cómoda: No es una competición. Mucha gente va con el chip de querer correr, pero es más fácil y seguro ir despacio. 
  • 4. Hacer entender que la bici no estorba. Una vez que se conocen los derechos y los motivos de seguridad es fácil que la gente use todo el carril y no se orille a la derecha por sistema.
  • 5. Hacer los cruces complicados varias veces. Cada cruce es distinto y requiere repetirse para aprender a pasarlo.
  • 6. Combinar con transporte público los primeros días. A partir de 7 km es necesario hasta tener más fondo, si no, se puede desanimar.

Esto NO funciona

 

ESTO NO FUNCIONA

 

 

  • 1. Tener bicis alrededor para proteger al interesado. Error. Cuanto más sólo, más se aprende.
  • 2. El guía delante. Error. Es mejor que vaya detrás y que el interesado lleve la iniciativa.
  • 3. Intentar hacer todo el trayecto como si fueras un coche. Error. No pasa nada por hacer trayectos andando, sobre todo los primeros días.
  • 4. Usar carriles-bici todo el tiempo que sea posible. Error. Para poder circular por cualquier calle es necesario quitarse los prejuicios a ir con tráfico. Si no, siempre se tendrá miedo.
Quien quiera saber el motivo de cada punto, puede leer una explicación más detallada debajo. Algunos consejos están ilustrados con casos reales, tanto de éxitos como de fracasos.

Guest Starring: Gato Peráltez (cortesía de Juanítez)


LO QUE SÍ NOS HA FUNCIONADO 

Esto funciona1. No descartar a nadie por no saber lo que nosotros sabemos hacer

Existe la creencia de que los siguientes conocimientos son necesarios para circular en bici por el tráfico. Lo cierto es que ayudan, pero hemos comprobado que no son imprescindibles, porque existen alternativas eficaces.
  • Buena forma física 
  • Saber soltarse de una mano para señalizar 
  • Ponerse de pie para subir una cuesta 
  • Saber girar la cabeza para mirar hacia atrás 
  • Saber culebrear entre coches parados 
  • Cambiar de marcha 
 Lo que sí es imprescindible es saber:
  • Arrancar con soltura 
  • Circular sin hacer eses 
  • Rodar sin necesidad de dar pedales 
  • Frenar 
Quien no cumple el mínimo, no debería hacer un bicifinde con tráfico. Que se vaya a un parque y practique o que tome unas clases para mejorar su habilidad.


Caso de éxito: Liseth tenía unas severas pendientes hasta su trabajo. Hizo una ruta con nosotros, pero debío pararse varias veces para descansar. En su momento pensamos que tendríamos que poner un filtro para evitar que se apuntara gente sin fondo físico. Para nuestra sorpresa, se animó a repetir por su cuenta, haciendo las cuestas andando. Con el paso de los días fue adquiriendo fondo y cada vez era mayor el tramo de subida que podía hacer en bici antes de cansarse. Al cabo de unas semanas ya podía hacer el trayecto entero sin problemas.



Esto funciona

2. Elaborar una ruta adecuada a su nivel

Hay dos condicionantes que tenemos que descubrir del alumno para que su ruta habitual no le resulte un reto inalcanzable:
  • Qué tal forma física tiene para subir pendientes: Si su resistencia es baja, hay que procurar que los tramos de más tráfico tengan poca pendiente y las cuestas grandes que se puedan subir despacio o incluso andando
  •  Qué tal llevan lo de circular con tráfico: Lo habitual es que tengan poca experiencia (por eso necesitan un cable) y tengan miedo, por lo que habrá que buscar una ruta que al menos al comienzo empiece por calles tranquilas. 
Ojo con los ciclistas de carretera: muchos creen que saben, pero aplican a ciudad unas normas completamente inadecuadas, como circular pegados al arcén.

Antes de saber esto: Miguel fue guiado por la ruta más directa sin tener en cuenta su bajo nivel. Le pareció demasiado estresante a nivel de tráfico. No hemos sido capaces de volver a repetir la experiencia usando otra ruta

Problema ya corregido: Laura había probado a ir en bici usando Castellana por aceras. Tras elaborar una ruta por calles tranquilas, se pasó a calzada sin muchos problemas. Al cabo de algunos días, se atrevió a hacer sola la Castellana de bajada por calzada. La ida la sigue haciendo por calles tranquilas. 


Cómo hacer de guía

Esto funciona

3. Ir a velocidad cómoda

Hay una creencia general de que la bici ha de integrarse en el tráfico poniéndose a la velocidad de los coches para hacer maniobras como el cambio de carril. La realidad es que los cambios de carril pueden evitarse y que una velocidad excesiva es contraproducente por excluyente y peligrosa. Una velocidad adecuada al usuario hacer de la ruta algo asequible y no un reto de superhombres.




Esto funciona

4. Hacer entender que la bici no estorba

La principal herramienta de seguridad es usar todo el carril de la calzada y no orillarse a un lado. De esta manera tenemos espacio para imprevistos, que en ciudad vienen por los lados por sistema y forzamos a otros coches a adelantarnos cambiando de carril.

Esto cuesta hacerlo entender, demasiada publicidad diciendo que la bici estorba, así que además de explicar los motivos de seguridad detrás de esta práctica es necesario hacer entender que la ley está de nuestra parte.

Problema ya corregido: Marta tenía reparo a usar todo el carril por si algún coche detrás la acosaba en alguna calle estrecha. Hicimos la prueba en una cuesta arriba sin sitio para adelantar teniendo un coche detrás y comprobó que no existía tal acoso. Conscientes de que a veces hay excepciones, enseñamos a Marta cómo detenerse para dejar pasar en los sitios más seguros, señalando al coche de detrás su intención, y evitando así la tentación de echase a un lado inmediatamente sin preparar la maniobra.


Esto funciona

5. Hacer los cruces complicados varias veces

Los cruces que implican cambios de carril (sobre todo rotondas) no siguen una lógica clara y son complejos para principiantes: A veces es necesario entrar en ellos desde el segundo carril, a veces desde el tercero... Sólo la prueba y error permite saber dónde situarse. Afortunadamente, si hemos diseñado bien la ruta no tendremos zonas como éstas. Sin embargo, evitarlas por completo es perder la oportunidad de aprender a superarlas. Por ello, esta clase es el momento ideal de hacer pruebas.

Es el único caso en el que sí tiene sentido que el guía haga delante para dar ejemplo la primera vez.




Esto funciona

6. Combinar con transporte público los primeros días

La gente no es consciente de la distancia que recorre en coche o en metro. Eso tiene un lado bueno, cuando se sorprenden de lo poco que se tarda en bici para distancias cortas. Pero también puede resultar inabarcable cuando el trayecto supera los 7-8km. Las distancias en bici se hacen mucho más largas los primeros días, que es cuando más apoyo psicológico necesita el que empieza.

Por eso es recomendable buscar una combinación con transporte público que nos permita acortar el trayecto (y el tiempo), sobre todo en los trayectos de ida al trabajo o con mucha cuesta. La mejor combinación es bici+cercanías, aunque metro+bici plegable también puede valer, siempre que se eviten trasbordos. Puede merecer la pena hacer 4km de bici para llegar a una estación si eso nos ahorra tiempo y cuestas.

Caso de fracaso: Pedro solicitó una ruta de 10 km. Considerándose en buena forma y pensando en la bici como forma de ejercicio, no se plantearon opciones alternativas. Tras unos días, desistió del asunto por considerar que tardaba demasiado. 

Caso de éxito: Lía vivía en Ópera y trabajaba en Campo de las Naciones y no le importaba usar la bici para volver, pero no quería subir cuestas y tardar mucho a la ida. Le recomendamos subir la bici al tren desde Sol hasta Chamartín, el punto más alto de la ciudad. Desde ahí, 20 minutos de bajada continua la dejaban en su trabajo, tardando menos que si hiciera todo el trayecto en transporte público. Un año después se ha animado a hacer el 100% en bici, pero ha necesitado muchos días de hábito antes.

Cómo hacer de guía

LO QUE NO NOS HA FUNCIONADO 

Cuanto más se parezca la ruta que hagas con él a la ruta real, menos miedo tendrá y más probable es que repita. Por ello, se han de evitar las siguientes situaciones:

Esto NO funciona

1. Tener bicis alrededor para proteger al interesado NO FUNCIONA

 La masa crítica es una situación irreal. El interesado va a circular sólo rodeado de coches. La ruta que haga contigo es el momento para enfrentarse a sus miedos gracias a tu ayuda y que vea que no pasa nada siempre que se respeten las normas. Si en tu ruta has de llevar a varias personas, procura que las más miedosas tengan bastantes tramos de circulación en solitario rodeados de coches.

Lo que pasa si cometemos ese error: Paz tenía mucho miedo a la carretera, hizo la ruta rodeada de 5 personas sin problema un fin de semana, pero la ansiedad de hacerlo sola el día siguiente pudo con ella. A mitad de camino cogió el metro y no volvió a intentarlo. No hemos podido repetir.

Error corregido: Celia también tenía miedo de ir por calzada y asisitó a un bicifinde con varias personas. En esta ocasión se forzó a la interesada a enfrentarse al tráfico sola en calles de intensidad creciente. Cuando llegó a una calle de varios carriles, entendió como interactuar con el tráfico sin problemas ni necesidad de guía.  Según nos comentó, es como si su cerebro hubiera hecho "click".


Cómo hacer de guía

Esto NO funciona

2. Que el guía vaya el primero NO FUNCIONA

 Hemos comprobado que esta formación es poco instructiva, porque el interesado se limita a seguir al guía delegando en él la responsabilidad de circular. El interesado ha de aprender a tomar sus decisiones ¿me cambio de carril? ¿paro en ese ceda? El guía por detrás observa y puede corregir sobre la marcha de viva voz, algo imposible si va delante. Además sirve de escudo frente a los coches que vienen detrás hasta que el alumno pierda el miedo de los primeros minutos.

La única excepción serían los puntos complejos que haga falta realizar varias veces para enseñar cómo superarlos. La primera vez el guía sí debe ir delante dando ejemplo.

Caso de fracaso: Verónika realizó un curso del ayuntamiento en el que el guía iba delante. Se limitó a seguirle, por lo que no aprendió realmente más que conocimientos teóricos. 

Caso de éxito: Verónika realizó un bicifinde con nosotros en el que se turnó con otra chica para ir en cabeza la mitad del recorrido. Gracias a eso, aprendió a tomar sus propias decisiones frente a situaciones del tráfico variables. 



Esto NO funciona

3. Intentar hacer todo el trayecto como si fueras un coche NO FUNCIONA

 Lo que en compañía parece fácil, sólo no lo es tanto. Hay al menos tres situaciones que pueden hacer fracasar al alumno el primer día:
  • Cuestas muy pronunciadas
  • Cruces de tráfico intenso
  • Cambios de carril con tráfico rápido 
 En todos los casos se ha de enseñar la manera de afrontarlas, pero asumiendo que no todo el mundo es capaz de hacerlos a la primera, y que los primeros días es necesario el plan B: Bajarse y empujar la bici caminando. No es tan obvio como parece, no sabemos si es por inexperiencia, orgullo o estar con la cabeza en otro lado, mucha gente cree que tiene que hacer en bici todo el trayecto desde el primer día, y al llegar a estas situaciones se frustra y abandona.

Lo que pasa si cometemos ese error: Luis realizó el bicifinde emocionado, y probó por su cuenta la tarde del domingo. Al llegar el lunes circuló sin problemas la mitad del recorrido hasta que encontró una rotonda con mucho más tráfico que el día anterior que no sabía sortear. A pesar de ser el único punto complejo de su ruta, no se le ocurrió cruzarla como un peatón y seguir. Se volvió a su casa y cogió el coche. No volvió a intentarlo. 

Error corregido: Durante varios días, atravesó la rotonda de Atocha andando, pero sin dejar de hacer el resto del recorrido, que iba por calles tranquilas. A medida que iba cogiendo confianza, se atrevía con recorridos más directos con más tráfico que tenían rotondas de dificultad media. Gracias a ese rodaje, fue capaz de atravesar la glorieta de Atocha al cabo de unas semanas.

Cómo hacer de guía 

Esto NO funciona

4. Usar carriles-bici todo el tiempo que sea posible NO FUNCIONA

Realizar la clase evitando la calzada tiene un efecto perverso de no enseñar a resolver el problema del tráfico. Además hemos comprobado que si la introducción al tráfico no se hace de manera gradual (calles tranquilas primero, calles con más tráfico después), el paso de un carril-bici a una calle con tráfico resulta demasiado brusco, aunque el trayecto que haya que hacer entre coches sea corto.

Eso no significa que haya que evitar todos los carriles-bici que haya en el recorrido, viene bien usarlos para enseñar cuándo pueden tener sentido, pero también los peligros que entrañan y que el exceso de confianza suele agravar. El interesado ha de poder decidir cuál de las dos opciones le va mejor conociendo los pros y contras y su propio nivel.

Lo que pasa si cometemos ese error: Mate usó el carril bici en el 80% del recorrido. El 20% restante atravesaba puntos de tráfico intenso sin preparación previa, por lo que el contraste resultó excesivo. No volvió a intentarlo por su cuenta. 

Error corregido: En un bicifinde con varios participantes se comentaron pros y contra de ir por calzada o por carril, ya que el itinerario tenía ambas opciones. Los alumnos pudiendo juzgar con criterio qué tramo era más interesante de hacer por calzada, cuál por carril y cuál dependía más de la habilidad y manera de circular de cada uno. Con el paso del tiempo, todos los que participaron han ido reduciendo el uso del carril-bici, ya que la calzada les resulta más cómoda. 
  Cómo hacer de guía

No hay comentarios :

Publicar un comentario