sábado, 11 de marzo de 2017

¿Qué hacemos con el nuevo carril-bici de la calle Toledo?

El pleno de Arganzuela aprueba su rediseño, pero no volver al esquema de 3 carriles de coches

3 carriles de subida y 3 de bajada, con mediana arbolada en medio. Desde hace un mes, el carril izquierda de ambos sentidos es sólo para bicis. 

El pasado 8 de Marzo, Ciudadanos propuso en el pleno de distrito suprimir el carril-bici de la calle Toledo. Proponían en su lugar un carril-bus a la derecha y ciclocarril compartido en el carril central. Finalmente, el PSOE decidió aprobar la propuesta si se abría un espacio de debate para ver cuál era la mejor solución técnica respetando el carril-bici, en el que participaran asociaciones ciclistas, policía municipal, servicios técnicos del ayuntamiento y vecinos.

No es el primer carril-bici en el que se solicita una rectificación. ¿Cuál es el problema?




Las dificultades de la bici en la zona

Subir desde el río hacia hacia las Rondas en bici no es difícil si se eligen calles de escasa pendiente, como Acacias o Embajadores. La calle Toledo no es para nada un itinerario natural para subir, ya que la pendiente duplica las calles anteriores. A pesar de ello, el Plan Director Ciclista de 2008 eligió esa calle como itinerario ciclista dentro de una red planteada.

Más allá de la pendiente, se trata de un trayecto con problemas de tráfico en sus extremos: la Glorieta de las Pirámides y la Glorieta de Puerta de Toledo no son en absoluto fáciles de gestionar.  La propia calle Toledo no es difícil para circular en bici, pero puede presentar algo de atasco a ciertas horas. El carril derecho suele presentar doble fila y alguna parada de bus, algo realmente incómodo en subida, bastante más fácil en bajada.

¿Qué se ha hecho para solucionarlo?

  • La mala elección de itinerario no ha sido solucionada en la reciente revisión del plan en 2016. Se sigue considerando que ese es el camino que hay que privilegiar para las bicis, a pesar de la evidencia cada vez mayor de que las bicis prefieren usar otras vías en la zona con menor pendiente.
  • Las glorietas no se han tocado, y siguen siendo un infierno de gestionar.
  • Para el tramo entre medias, el carril izquierdo se destinó a las bicis en un curioso trueque: las bicis evitarían así la doble fila y las paradas del bus, pero a cambio tendrían que esperar una fase semafórica extra para entrar o salir andando (que luego se hace rondando por la acera) o bien gestionar un cruce no muy fácil de dos carriles para entrar en él, como muestra este video de @deteibols en minuto 1:20

 

¿Por qué ha estallado la polémica?

Principalmente hay tres motivos:
  • Los automovilistas se quejan de que en hora punta el tráfico es mucho peor y que el número de bicis circulando por ahí no lo justifica. 
  • El atasco podría estar afectando al transporte público que pasa por la calle. El primer tramo entre Pirámides y Sta. Casilda tiene el servicio de 3 líneas: 18, 23 y 35 con frecuencias de paso en hora punta de 8, 6 y 7 minutos respectivamente. En el tramo final la 17 y 41 tienen frecuencias de paso en hora punta de de 8 y 16 minutos respectivamente.
  • Algunos colectivos ciclistas critican la posición del carril a la izquierda por el riesgo extra que supone entrar y salir de él al tener que negociar cambios extra de carril. De bajada el riesgo es mayor por la velocidad de la bici.



El tema del tráfico levanta más polémica, generando informaciones claramente contradictorias entre el tremendismo de Telemadrid y la negación de responsables del Ayuntamiento. No podemos decantarnos por ninguna de las versiones.

Respecto a la inseguridad del carril-bici, el debate en redes es bronco y cuesta encontrar puntos de acuerdo entre quienes lo defienden y lo defenestran.


Hay una cuarta polémica subyacente en todo esto: las acusación al equipo de Ahora Madrid de falta de participación real en las actuaciones que se están llevando a cabo. Por un lado, vecinos afectados se quejan de que "eso si que no se vota". Por otro, incluso en los foros de participación sectorial (Foro de la Bici), no ha sido posible establecer mesas de debate sobre los diseños, que fueron presentados a las asociaciones ciclistas días antes de su licitación y sin posibilidad de hacer cambios sustanciales. Es el motivo de que desde EnbiciporMadrid hayamos dejado de participar en el Foro de la Bici. Aquel día denunciábamos cómo una participación deficiente acababa costando dinero del contribuyente en deshacer lo que no tenía consenso. La calle Toledo vuelve a ser un nuevo ejemplo.

¿Cómo se arregla esto?

Algunos temas tienen poco recorrido: en unos meses, la extensión del Área de Prioridad Residencial a todo el distrito Centro resolverá el problema del atasco (sea real o exagerado) al reducir el tráfico en la zona. Igualmente parece haber cierto consenso entre los colectivos ciclistas sobre la necesidad de repensar las terribles glorietas de Pirámides y Puerta de Toledo.

Sin embargo, la solución en el tramo de la calle Toledo que resuelva todas las quejas no es nada evidente: los defensores del carril no quieren renunciar a una ubicación sin doble fila ni atascos, quienes no comulgan con tal infraestructura no sólo plantean problemas con el cruce de carril, sino con el mismo concepto de segregación, y en medio de todo esto hay que gestionar unas cuantas líneas de bus que complican la calle.

Algo es seguro, esta no va a ser la última polémica. Los diseños más difíciles están todavía por llegar: Santa Engracia, Av. Oporto y Bulevares van a generar muchos más problemas y quebraderos de cabeza que este pequeño carril-bici. En todos ellos la falta de participación real (es decir, debates en los que se atiendan distintas posturas), ha generado diseños defectuosos con riesgos no bajos que tocará corregir más pronto que tarde.


Si bien en esos tres casos desde EnbiciporMadrid lanzamos esos debates llegando a diseños mejores que tenían una gran aceptación, no tuvimos tiempo de hacerlo para la calle Toledo. Es eso precisamente lo que se aprobó en el Pleno de Arganzuela. Creemos que es la única posibilidad de llegar a un resultado mejor que pueda ser satisfactorio para todas las posturas. Mientras que esa mesa de debate llega, permítannos que no nos enfanguemos en esta guerra haciendo propuestas alternativas, que ya sabemos el caso que nos hacen.

En todo caso, y sin más ánimo de charlar un rato con los lectores

¿Cuál es para ti la solución a la calle Toledo?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada