Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

sábado, 29 de noviembre de 2014

Peripecias de un loco en bici por Madrid

Os envío un relato de mis peripecias yendo en bici el otro día por Madrid, que demuestran lo difícil que resulta a veces hacerlo, dada la supremacía del automóvil, por si os parece de interés publicarlo.

Atentatmente

Jorge

Peripecias de un loco en bici por Madrid


El pasado viernes 21 de noviembre de 17h a 20h fui en bici (mi veterana híbrida Grisley Beartrack con alforjas) desde Alcobendas hasta Madrid (c/José Abascal) y vuelta, para realizar unas gestiones. No es la primera vez que circulo en bici por Madrid, de hecho suelo hacerlo una vez al mes y lo llevo haciendo desde hace 20 años, aunque cada vez más, pero quisiera contar algunas de las aventuras que me ocurrieron, muy cotidianas para los que usáis la bici a diario, y que demuestran lo lejos que está aún la normalización de la bici en esta ciudad, en gran parte por la falta de educación y respeto, pese a los notable avances que se han producido.



A la ida, aunque normalmente utilizo el carril-bici que conecta Alcobendas con los edificios de Telefónica y después el Anillo Verde, esta vez decidí atravesar por el hermoso encinar de Valdelatas y después una zona de campo abierto degradada, que desemboca en la rotonda de la carretera de Fuencarral a Alcobendas, con la M40 debajo. Mi idea era acceder desde allí hasta la calle Isabel Colbrand, y enseguida al Anillo Verde, para continuar mi ruta de siempre a Madrid (Fuencarral, cocheras de la EMT, calle Mauricio Legendre, etc). Y es aquí en la rotonda donde me encuentro con el primer problema: resulta que desde ella no se puede acceder a la calle citada (yo creía que sí, pero sólo está conectada en sentido inverso).





Ver la rotonda que impide a Jorge llegar al ansiado Anillo en un mapa más grande


Tampoco hay aceras ni pasos para peatones, por lo que de repente me vi apartado en la rotonda entre miles de coches y sin posibilidad de salir por ningún lado (salvo seguir por la carretera, lo cual es un peligro). Tras varios minutos, conseguí alcanzar una isleta a la carrera y tras otros minutos más, atravesar de nuevo corriendo los carriles que me quedaban, de lo que parecía un circuito de Fórmula 1, y así alcanzar la calle que me llevaría al ansiado Anillo.



El ansiado Anillo

No todos alcanzan el Ansiado Anillo



No acabarían mis problemas, pues dicha calle y sus intersecciones estaban atascadas de coches, y me costó acceder al Anillo, a pesar de tenerlo a escasos metros de distancia.


Más tarde, ya en Madrid, segundo incidente: bajaba por la calle Doctor Fleming por el centro del carril, y como es una calle de calzada un poco ancha pero con un único carril, me adelantaron varios coches por la izquierda a escasa distancia. Incluso uno de ellos lo hizo más tarde por la derecha, en el punto donde la calle desemboca en el estadio Bernabéu.





Ver el carril tan ancho como dos de Doctor Fleming en un mapa más grande


Ahí se me hincharon las narices y fui en su persecución, alcanzándole en el semáforo de Concha Espina con la Castellana. El conductor, un varón de unos 50 años un poco grueso, estaba mirando al infinito, como hacen siempre cuando les alcanzas tras una picia. Le hice bajar la ventanilla y le recriminé su acción, ante lo cual dijo que él lo había hecho correctamente, y la prueba era que yo no me había caído (sin comentarios…). Me despedí, no sin antes decirle que es muy fácil y cobarde que el fuerte ataque al débil.


El fuerte atacando al débil

El fuerte atacando al débil: uno de los posibles finales


Tras todo esto, me vi en la tesitura de cruzar la Castellana por la inmensa plaza de Lima, cosa que no tenía prevista en principio, pero la persecución al conductor me había obligado a ello. Sin embargo, no fue tan difícil el cruce, y además al llegar a General Perón me sentí arropado por un ciclocarril (sí, la verdad es que uno se siente arropado dentro de un ciclocarril). Poco duraría mi alegría ya que dicho carril finalizaba de repente y me vi en un problema para continuar por General Perón, pues tendría que atravesar a lo bestia dos carriles llenos de coches. No tuve más remedio que irme a la derecha, por Capitán Haya y subir a la acera para continuar andando como peatón hasta Orense.


Una vez en esta calle, así como por Modesto Lafuente, Bretón de los Herreros y Ponzano, bastante bien, llegando a mi destino de José Abascal , calle que para variar, estaba totalmente embotellada de coches.  De hecho a la vuelta por Alonso Cano, solo pudimos cruzar la enorme avenida una moto y yo, aunque la moto, conducida por un adolescente, me adelantó inesperadamente por la derecha. Los coches se quedaron todos atascados detrás, para gran alegría y tranquilidad mía.





Ver la doble fila de General Moscardó en un mapa más grande



Algunas anécdotas más en mi viaje de vuelta fueron, la imposibilidad de circular por el ciclocarril de la calle General Moscardó, al estar lleno de coches en doble fila (deporte nacional en Madrid), o un “meteorito Smart” que intentó adelantarme cuando me había parado en un paso de cebra de la calle Juan Ramón Jiménez, y que casi arrolla a varias chicas, aunque por suerte se detuvo en el último momento. Más tarde vi al individuo intentando aparcar ansiosamente.


El resto del viaje en general bien, a pesar de los coches y tanques por todas partes, pero bueno, así es Madrid mientras se siga dando tanto poder al automóvil. Pese a las peripecias, fueron muy divertidos los 35km en bici de esa tarde.



32 comentarios :

  1. Lo que comenta nuestro amigo es gran parte de mi recorrido habitual (puesto que vivo justo en una parte del recorrido por el que pasa.
    Lo de Doctor Flemming totalmente cierto. Esa y su homóloga de subida (Juan Ramón Jiménez) son dos calles de un único carril pero muy anchas y siempre están absolutamente petadas de coches en doble fila por el gran número de restaurantes (de mesa y mantel) que hay en ellas. Y la mayoría de esos coches en doble fila están gestionados por aparcacoches de los restaurantes y por lo tanto se están aprovechando de parte de la calzada para su negocio privado y sin pagar nada y a costa del resto de vehículos (bicis o no). Además de poner el riesgo a las bicis por obligarnos a hacer zigzag entre ellos y que los coches se creen que la calles suficientemente ancha.
    El siguiente atropello a los ciudadanos se produce en el cruzo de Doctor Fleming con Juan Hurtado de Mendoza (justo delante de un supermercado Día) es que hay una parada de taxis de 2 vehículos y siempre hay como mínimo 5 y ocupan o bien una plaza de estacionamiento del SER (obviamente estacionan sin pagar) o directamente se ponen en doble fila, jodiendo al resto de usuarios y beneficiándose del espacio público de forma gratuita e indiscriminada para su negociete privado.
    El cruce de la Plaza de Lima me parece de los más sencillos que existen aunque no lo parezca. El problema luego es si en General Perón continúas recto en lugar de girar a la derecha hacia Capitán Haya, pues se debe cruzar 2 carriles (sin señal de ciclocarril) con coches viniendo en estampida haciendo la rotonda de la Plaza de Lima rectos...
    Y, posteriormente, la siguiente cagada urbanística es que las bicis no puedan girar a la izquierda en el cruce de General Perón con Orense. Ahí yo siempre hago giro de caja. SI el semáforo de Orense está cerrado, me coloco a la derecha como si viniera de Orense, espero a que el semáforo se haga y tiro. Si el semáforo de Orense está abierto, me bajo de la bici, espero a que se cierre, cruzo como peatón y me coloco en el semáforo como bicicleta ya hasta que se abre.
    El resto del recorrido hasta donde menciona nuestro amigo es bastante tranquilo (calle de carril único pero muy anchas y generalmente sin tanta doble fila aunque en la zona de Modesto Lafuente el asfalto es lamentable y muy peligroso!)
    En cualquier caso, esas dos calles son bastante amigables para bajar y subir, como alternativa a la Castellana.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Conozco bastante bien la zona de Alcobendas puesto que yo trabajo en el polígono pero en la rotonda de la carretera de Fuencarral hay un paso de peatones y, si tienes la valentía de recorrerla desde Alcobendas hasta la M-40 y superar los cráteres, bólodos y cuestas, te encuentras con paso de peatones para coger el autobús que lleva hacia Madrid; si he entendido bien lo que has hecho. Yo prefiero subir hasta "La Granja" y luego pasar por debajo de la carretera de Fuencarral (que parece una autopista) y llegar al distrito telefónica pero como lo hagas en hora punta...........


    Hay que hacer notar que esa parte de la carretera está en un estado pésimo, tanto para ciclistas como peatones,


    Lo de mirar al infinito es tan gráfico.......

    ResponderEliminar
  3. También tuve problemas en la calle Juan Ramón Jiménez por la anchura de la calle, los conductores de coches suelen pensar que tienen espacio suficiente.


    Hace tiempo que voy por la paralela a Profesor Fleming y Juan Ramón Jiménez, la calle Padre Damian. Al tener dos carriles puedo ocupar tranquilamente el de la derecha y tienen el izquierdo para adelantar. La cantidad de tráfico, a las horas en las que me muevo, no me parece muy alta y han pintado hace poco las señales de ciclocarril.


    Eso si, hay que tener cuidado con la doble fíla, pero señalizando la maniobra no he tenido muchos problemas.


    Espero sea de ayuda.


    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Yo cuando hice el recorrido saliendo del bosque de Alcobendas, suelo pasar por el paso de cebra, e ir por la acera según pasas el paso , a mano derecha para luego seguir recto por la zona de tierra y bajar hasta el semáforo que hay en el anillo verde.
    El Mercedes de detrás de la imagen primera hay un paso de cebra,

    ResponderEliminar
  5. Isabel colbrand veras un camino de tierra según miras a tu izda

    ResponderEliminar
  6. Doy las gracias a enbicipormadrid por publicar este relato y ponerle estas ilustraciones tan divertidas y explicativas. También por supuesto, a los que habéis aportado vuestras experiencias y sugerencias. Por lo que contáis, se ve una vez más lo desasistidos que quedamos muchas veces los que nos movemos en bici. Parece que te traten como a un perro y tengas que buscarte la vida continuamente para poder desplazarte en bici, a pesar de los avances que ha habido.
    Y tendré en cuenta ese camino de tierra que no conocía, que se cita en la rotonda de Fuencarral-Alcobendas. El paso de peatones sí lo vi, pero me quedaba lejos y para llegar a él tendría que haber circulado por la rotonda en sentido contrario. Además pensaba que el paso solo era para llegar a la parada de autobús.
    En resumen, y tal y como cito en el relato, hay que ver la de trucos que hay que apañar para moverse en bici. Es evidente que ello disuade a la inmensa mayoría de ciudadanos.

    ResponderEliminar
  7. Escribo en modo conejito de la monty python ( www .youtube.com/watch?v=tgj3nZWtOfA ) :
    ¿Que tal un ciclistas molestos 2?
    ¿Que tal hacer algo por la doble fila? ¿No es ilegal? ¿por que no se sanciona? ¿No es denunciable? ¿Alguien ha probado a llamar a la grúa diciendo algo de la doble fila en un barrio desarrollado? En el mío ni vienen...
    ¿Esa ignorancia es la versión moderna de la Santa Granada de Antioquía?

    ResponderEliminar
  8. Vi de lejos el paso de cebra, pero tendría que haber circulado en sentido contrario para llegar a él, desde la posición en la que estaba, y pensaba que no me llevaba a ninguna parte. Ahora ya lo sé, por lo que comentas del camino de tierra.

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta más Doctor Fleming, pero desde luego no iré por el centro de la calzada. Vaya rollo con la odiosa doble fila por todas partes.

    ResponderEliminar
  10. Sí, eso es lo que suelo hacer siempre, pero esta vez decidí ir por el encinar de Valdelatas. Y efectivamente la Telefónica en hora punta es un infierno, con una interminable fila de coches y tanques (por ejemplo un viernes a eso de las 15h).

    ResponderEliminar
  11. Es verdad lo de los baches, sufrí dos o tres bestiales, aunque no recuerdo si fue en Modesto Lafuente o en Orense. Menos mal que mi bici es estable y estoy acostumbrado a hacer el cabra por caminos, pero alguien con poco rodaje podría acabar en el suelo.

    ResponderEliminar
  12. Sevillana q va al curro en bzi30 de noviembre de 2014, 12:07

    También he escrito "Madri" y "solidarida". Pero creo que se entiende. Es que no escribo desde el ordenador y se me cuelan errores.

    ResponderEliminar
  13. ¿No confías en un coche que te tiene delante y te ve, pero sí en el que te aparece por un lado en un cruce y que puede no verte?

    ResponderEliminar
  14. Todo esto que cuenta Jorge me recuerda a mis primeros tiempos de ciclista urbano por Madrid, hace 15 años; por entonces el caos y la indisciplina viaria era superior a la que hay ahora, y prácticamente no se veían ciclistas, por lo que uno se sentía como un bicho raro; no obstante, he notado en los últimos años una mayor agresividad motorizada hacia los ciclistas, quizá por el hecho de que tenemos más derechos que antes, somos más, y los motorizados cada vez están mas hartos.

    ResponderEliminar
  15. No lo creo, es simplemente que la gente es más capulla. Contra el ciclista, el peatón o u otros motorizados.

    ResponderEliminar
  16. La doble fila en la calle Padre Damian suele estar antes y después del cruze con Alberto Alcocer. Como hay semáforos para regular el cruce la velocidad no suele ser alta ya que muchas veces te toca el semáforo en rojo, así que te puedes colocar bien.

    ResponderEliminar
  17. Buen fotomontaje; de calendario.

    ResponderEliminar
  18. Bien. Yo no tengo vídeo de esta; solo hice uno, pero no merece la pena porque el barro tapó la lente -te libras, porque salgo adelantándote; no quedará fijado el momento para la historia-.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja, ya tendrás mas oportunidades

    ResponderEliminar
  20. Un video mas , este cortito y con musica:
    http://youtu.be/GkuPW0e3_s4

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias Samir, pero creo que me viene grande... Yo no soy ni urbanista ni arquitecto ni ingeniero ni sociólogo ni ná de ná, y aunque es cierto que estos temas me interesan mucho, no creo que aportase gran cosa.

    ResponderEliminar
  22. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  23. Conozco el blog, y me interesa, pero para hacer una colaboración tendría que estudiarme el tema y tardaría en poder darte algo. Mi formación, al igual que La_pajara, no es urbanística, ni de arquitectura, puedo darle un enfoque jurídico o sociológico, pero tendría que pillar datos y argumentar todo lo que exponga.

    ResponderEliminar
  24. Ah, y muchas gracias por el ofrecimiento. Todo un honor.

    ResponderEliminar
  25. El pasado sábado, 16 ciclistas decidimos hacer el trayecto de Madrid a Torrelaguna utilizando como parte del recorrido el trazado de las pistas del Canal de Isabel II. No tuvimos suerte con el tiempo, muy nublado, y con una lluvia que no nos abandonó en toda la jornada.

    Rodamos muy rápido en el viaje de ida, casi volando por los caminos. Se nota cuando el grupo es pequeño y con gente muy fuerte. El viaje de vuelta fue más duro, las piernas ya iban tocadas y más de uno lo pasó mal... pero a pesar de ello sacaron fuerzas para llegar hasta Madrid.

    Una ruta muy dura de 135 km, sólo reservada para gente muy preparada.

    Enhorabuena a todos por haberlo conseguido, y ahora a esperar a que llegue el próximo sábado... y la próxima ruta.
    (Al que no le haya llegado la invitación de Dropbox, que me lo diga)

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, Pedro.
    Como puede verse en el vídeo, ni el agua ni el barro consiguen pararnos ;)

    ResponderEliminar
  27. ... y si somos capaces de esto en un día lluvioso y con barro, cuando sale el sol ya ni te cuento :P

    ResponderEliminar
  28. Hola Antonio! Me puedes enviar la invitación por favor?

    ResponderEliminar
  29. Mario Carrasco-Muñoz1 de diciembre de 2014, 21:46

    Gracias por el reportaje fotográfico muy chulo!!

    ResponderEliminar
  30. Mario Carrasco-Muñoz1 de diciembre de 2014, 21:49

    Una ruta reservada para unos colgados como nosotros...jajaja!!
    Gracias por todo chicos!!
    Nicolas recuerda subir los ingredientes para elaborar esa megareceta salvadora!

    ResponderEliminar
  31. Mario Carrasco-Muñoz1 de diciembre de 2014, 21:56

    Ni las cabras...jajaj!

    ResponderEliminar