Menú horizontal

miércoles, 26 de septiembre de 2018

¿Qué es eso de una bici de GRAVEL?

Una bici de carretera para los que les gustan más las MTB


Hace un año no sabía ni que existieran y ahora, que me han convencido lo suficiente como para tener una aquí a mi vera, os cuento un poco de qué van, os cuento también cómo la he elegido y algunas impresiones que tengo hasta el momento.




Las bicis de carretera más habituales son de dos tipos, gran fondo y escaladoras. Aparte están las super aerodinámicas y las de contrarreloj, pero esas ya son muy especiales y pocos consejos te puedo dar si eres tan pro. Esto lo podéis ver con mucho más detalle en webs como la de ciclismo a fondo.

Básicamente, las escaladoras tienen una posición más agresiva y super ligeras y las de gran fondo son más cómodas para pasar bastantes horas sentado en ellas. O sea, que las escaladoras son mucho más incómodas. Las de gran fondo son las que han servido como origen de las gravel habituales. También están las de ciclocross, que son la versión más dura, incómoda y de competición de las gravel.
Las gravel son bicis cómodas comparadas con la típica de carretera, pero rígidas, algo incómodas y delicadas de conducir por campo, comparadas con una mtb. Se nota que, con tierra, piedras o bajadas potentes, vas bastante peor que con una mtb. Pero, a cambio, en asfalto o tierra dura corren que es un gusto.



La primera impresión es que pueden llanear o bajar entre cinco y diez km/h más rápido que una mtb con el mismo esfuerzo. Normalmente intento ser más o menos riguroso en mis medidas así que, decir esto me rechina bastante, pero es una impresión que he sacado al mirar la velocidad en algunos tramos habituales. Me gustaría mucho verlo con más detalle y tomar alguna medida aerodinámica pero, para eso, necesitaré tiempo, y algunas lecciones de reconocidos maestros (como Quino).

Como características técnicas típicas, tendrías los frenos de disco, y que el cuadro permite poner ruedas de hasta 40 mm de ancho o más, cuando un neumático típico de carretera puede ser de entre 23 y 28 mm. Aparte, los cuadros suelen aguantar algo más de traqueteo y a veces tienen sistemas que dan algo de amortiguación.

Aunque hoy esté hablando de bicis gravel, la pregunta sirve para cualquier tipo. ¿Cómo comprar una nueva bici?
Primero unas preguntas básicas que te verás obligado a contestar antes. A la persona con quien compartas cariños y presupuestos familiares y luego a amigos y demás.
  • ¿No tienes ya bici?
  • ¿te hace falta otra?
  • ¿Cuántas bicis tienes?
Sí, tengo más bicis, pero ninguna es como esta. Tengo varios pares de zapatos y zapatillas deportivas, cada uno para un uso diferente. Una bici suele costar más que unos zapatos, pero también tengo una bici que he rescatado de la basura o algunas viejitas que me han regalado para restaurar. No es que me haga falta, pocas cosas hacen falta. En realidad solo hacen falta las personas. Tengo claro que esto es un capricho, pero si encaja en presupuesto y sin otros vicios así a la vista, es algo que me facilita estar sano y activo, tanto con amigos como por mi cuenta. Tengo bastantes bicis, desde urbanas a mi pequeña bici roja (esta de aquí) o a una montesita T-15 de 1981 y, claro, alguna de montaña. Pero no tenía ninguna de carretera, ninguna flaca. Así que... a por ella.

Visto que la podía comprar, faltaba elegir la bici y la tienda. Hay mil modelos de mil marcas diferentes. Si buscas por ahí en internet encontrarás muchas que pueden ser razonables y es probable que veas muchas que luego no sea fácil encontrar. Yo lo que hice fue mirar en alguna de mis tiendas de referencia, en las que me ofrecían marcas diferentes y elegir una en la que me contasen bien el tema de las gravel. Hay montones de tiendas buenas, yo os recomiendo la tienda de vuestro barrio y, si acaso, una o dos más. Los que yo miré son todos majetes y grandes profesionales. Uno es Bike Town en Montecarmelo (aquí). Conocí la tienda en un momento bastante importante y me gustó. Tienen Specialized y otras marcas y me contaron con detalle características y detalles de unas y otras, desde las casi mtb hasta las muy de carretera. Dani, de Bike Brothers es mi tienda de barrio con mecánico fino fino (esta) y se centra más en Orbea. El otro que miré es K-Bike, con David,  en la avenida de Valladolid (este). Aquí tenían varias marcas, pero las de gravel eran Specialized.

En Mayo recibí una publicidad de una prueba que ofrecían de las gravel de Specialized. Era a través de K-Bike y lo que ofrecían era acompañarnos en una ruta de hora y pico por la casa de campo para probar la bici. Yo estaba ya mirando esas bicis, así que me venía a huevo. Hay que reconocer que, en este caso, la publi seleccionada por el gran hermano nos vino genial, al vendedor y a mí.

La prueba fue una ruta por la casa de campo, por zonas que conocía bien de ir en mtb y me gustó. Mucho. La bici que probé era un pepino de carbono, con frenos hidráulicos y un cambio en la maneta que se manejaba fantásticamente, incluso siendo uno de mis primeros contactos con él. Incorporaba también una pequeña amortiguación en la tija del manillar, pero no para amortiguar el cuadro, sino entre el cuadro y el manillar. Es un sistema que, a priori, me sonaba raro y no me fiaba mucho, pero lo probé y me gustó.



Estaba ya convencido para comprarme una gravel. Por supuesto, en una tienda física. Paso de pedirla por internet, primero porque no me fío mucho de que me vaya bien de talla o que venga bien montada, pero también porque, si me han atendido bien y los precios son razonables, no me parece decente ir a otro sitio.
La bici que pensé en comprarme al principio era un modelo de Specialized de aluminio. Aunque no me convencía mucho que tuviese frenos de disco con cable. El mecánico me enseñó que no estaba tan mal, porque para frenar empujaba las pastillas desde los dos lados.
-¿Qué?
Empujaba las pastillas de los dos lados hacia el disco a la vez para frenar.
-¿Pero eso no es así siempre?
En frenos hidráulicos sí, pero en frenos de disco con cable, es frecuente que solo se empuje una pastilla hacia el disco y este se deforme hasta apretarse contra la otra pastilla que está rígida.
Como decía, la Specialized movía ambas pastillas para frenar. Menos mal. Lo de mover solo una es de lo más cutre y peligroso que he visto en una bici.
La diferencia de precio con el modelo de freno hidráulico era enorme. Entre otras cosas, porque suponía pasar a cuadro de carbono. Además el color de la de aluminio me gusta mucho, es un azul turquesa.

La tienda a elegir tenía que ser una de las visitadas que tenían esa marca y, entre las buenas explicaciones de Bike Town y las buenas explicaciones con rutón de prueba de K Bike, elegí la segunda. En Bike Town también me ofrecieron probar alguna, pero ya estaba la suerte echada.
Cuando ya iba con mi hucha a por la bici a K-Bike, me dicen que, en mi talla y ese modelo no lo tienen. No queda ninguna. Pero no en la tienda, en ningún sitio. Miro en la otra tienda y me dicen lo mismo, que hay que esperar a la nueva temporada... en Septiembre.

Pasado ya el verano, volví a K-Bike a ver qué tenían y me enseñan una de mi talla, de carbono, como la que probé y con un descuento potente... por ser de la temporada anterior. Me la envuelve, por favor.

Me he comprado un pedazo de pepino y estoy encantado. No se pueden hacer descensos por pedreras y los saltos tienen aterrizajes demasiado duros, pero, a cambio, los suelos duros y de asfalto se recorren con una velocidad que sorprende. Las ruedas son 700x38 y permiten ir por pistas, senderos (single tracks) y casi cualquier sitio donde te aguanten los brazos

Un nuevo tipo de bici que creo que se va a ver cada vez más. Como además da un juego algo diferente a las mtb, me gustaría que nos contaseis algo los que las habéis probado. O los que queráis probarlas...

Pasadlo bien




No hay comentarios :

Publicar un comentario