Menú horizontal

jueves, 7 de febrero de 2019

Ruta MTB de Puentes, Molinos y Batanes. Sábado 09 de Febrero de 2019

Una ruta corta y divertida de unos 30 km, pero dura, con muchas cuestas, toboganes, trialeras, senderos estrechos…100% ciclable o casi


Ruta normal: 30 km y +653 m. IBP: 27.
Ruta larga: 47 km y +673 m. IBP: 46.



Llega el invierno. Espléndido dictado
me dan las lentas hojas
vestidas de silencio y amarillo
Pablo Neruda

 Madrid está lleno de caminos y paisajes diferentes, siempre lo decimos. Y aunque nos encanta explorar caminos nuevos, para descubrir nuevas joyas escondidas, no podemos dejar de lado algunos de esos que ya conocemos, que son viejos amigos, donde algunos nos estrenamos en el MTB, en este grupo, de la mano de nuestro Capi Antonio Fabregat, esas rutas que llamamos clásica. Porque muchos no las conocéis aún y os las debemos, os debemos el placer de una presentación como Dios manda, de una ruta, de un paisaje que descubre que la Naturaleza está asomada a las puertas de Madrid. Y porque para los que las conocemos son rutas que no nos cansan, que son siempre distintas. Porque el mismo camino recorrido en verano con calor es tan distinto del mismo con las hojas teñidas de color en otoño o con las nieves del invierno.


Así que hechas las debidas presentaciones, ¡Allá vamos! A por la clásica entre clásicas. La ruta que acuñó el término 100% ciclable. Nuestra ruta a los Puentes Molinos y Batanes.






Este sábado hemos quedado en Colmenar Viejo a las 9:00 ( tren de Atocha a las 8:21,  Nuevos Ministerios 8:30, Chamartín 8:35, y Colmenar Viejo  9:02 ). Tras la foto de grupo, buscaremos la salida de Colmenar por “la colada de los Gallegos”. Será la primera trialera y es por aquí donde pasa el Camino de Santiago. Serán 4 kilómetros de camino ancho con algunos tramos complicados  en los que no nos importará poner pie a tierra si es preciso. Tras un breve descenso llegaremos al puente del Batán. A pesar de que la tradición le atribuye un origen romano, el puente fue erigido en la Edad Media. Toma su nombre de un antiguo batán existente aguas arriba. Allí haremos una breve parada a descansar.







Desde aquí iremos paralelo al río del Manzanares por senderos en  un continuo subir y bajar.  Cortas rampas muy inclinadas donde habrá que echar el pie a tierra y bajadas técnicas (en las que no pasará nada si hay que bajarse de la bici). Llegados a un punto, deberemos superar un paso estrecho donde deberemos ir cargados con la bici en el hombro y con la otra mano agarrarse de una cuerda para no caer al vacío.  Sí, así de divertidas son nuestras rutas, pura aventura. Pero entre todos aún más, porque con ayuda estos puntos se hacen mucho más llevaderos. 



Nuestro siguiente hito será el llamado Puente del Grajal, punto de escape por carretera hasta Tres Cantos con poco tráfico para los que quieran hacer la ruta corta. Apenas 17 km pero muy traicioneros porque no será nada fácil, dado que la vuelta por carretera es un poquito... cuesta arriba. El puente del Grajal dicen que es de origen romano, y luego modificado en la Edad media para formar parte de un camino militar de época andalusí, que unía Talamanca del Jarama con el Valle del Tiétar y que enlazaba las atalayas y ciudadelas fronterizas que componían la parte del sistema defensivo cordobés conocido Marca Media (entre el siglo IX y el XI), a fin de hacer frente a las cada vez más atrevidas incursiones de los cristianos del norte.  Todo un pedazo de historia tallado en granito. 



Después de este, seguiremos por más senderos de subida y de bajada, algunas pistas anchas y cruzaremos un pequeño río hasta llegar al Puente de la Marmota por su pedregosa bajada. Tras disfrutar del increíble entorno será turno de subir hasta Tres Cantos, esta vez por camino en buen estado en su mayoría que, tras la ruta; puede hacerse duro. Aquí se habrá acabado la ruta de Puentes, Molinos y Batanes. 



Perfil de la ruta


Para los que aún les queden ganas de más, hemos preparado la vuelta a Madrid pasando por los divertidos toboganes de El Goloso.


Para los habituales del grupo, os parecerá que es una ruta corta, muy corta, pero lo es solo en número de kilómetros. Cierto que la opción más larga son sólo 47 km pero muy duros, o mejor dicho muy difíciles. Hay que ser consciente de que son subidas de hacer algunas andando y bajadas muy técnicas (que muchos haremos también andando). La velocidad media puede ser fácilmente de 5 km/h en la ruta normal con lo que serían 6 horas para 30 kilómetros.  Nuestro querido Capitán Antonio siempre bromeaba diciendo que es 100% ciclable, a lo que todos le replicábamos que no más del 60%. Sea como sea, no hay problema. Si eres muy hábil harás más sobre la bici y si eres menos hábil, te tocará empujar un poco más. Sea como sea, sí es importante que tengas en cuenta que no hay fuentes por el camino ni se pasa por ningún pueblo o bar, por lo que es indispensable llevar suficiente agua y comida para aguantar esas horas realizando un esfuerzo.  

Pero sin duda,merecerá la pena. Es una de nuestras rutas más divertidas, una de esas que tienes que descubrir, o revisitar, como a los buenos amigos, como esos discos que escuchabas de joven y que los vuelves a oír 10 años después (no somos tan mayores) y te arrancan una sonrisa.  Cada ruta sabe distinta. No te la pierdas




Las fotos de cada ruta las compartimos con los asistentes mediante un album de Google Photos, si quieres verlas y subir las tuyas, mándanos tu email a través de este formulario, identifícate bien con tu nombre y apellidos para que sepamos quién eres.
Sólo hay que hacerlo una vez, no hace falta que repitas en la próxima ruta.

Estos somos de momento los ciclistas apuntados:


No hay comentarios :

Publicar un comentario