Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

viernes, 27 de agosto de 2010

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague Es frecuente en este blog y en otros medios plantearse la disyuntiva de si debe mezclarse por completo la bicicleta entre el tráfico motorizado, o si para fomentar el uso de la bici es necesario segregarlo por completo, desarrollando vías protegidas, con las que en muchas ocasiones nuestros municipios, con la mejor intención, están robando espacio a los peatones.

Personalmente no tengo claro cual de ambas es la correcta, o si ante la difícil tarea de ir modificando el comportamiento de los conductores, las vías segregadas puedan ser una solución transitoria, pero necesaria, para que los ciudadanos nos vayamos atreviendo y acostumbrando a movernos en bici y lleguemos a constituir la masa crítica que reduzca el volumen de tráfico, genere conciencia, y suponga una demanda imparable para tomar las medidas finales adecuadas.


Y una vez abierto el debate, me pongo en el lugar de los concejales de movilidad y urbanismo que tratan de imaginar cuál será la mejor solución. Y diría yo: ¿ qué tal si tomamos ventaja y adoptamos el modelo de alguna ciudad en la que el tráfico sobre dos ruedas ya esté implantado y "triunfe" ? Vamos a tomar por ejemplo la ciudad europea con uno de las mayores proporciones entre tráfico de bicis y motorizado, si no el mayor: Copenhague. Un viajecito de los técnicos y concejales implicados por aquellas tierras quizá les ahorrara a ellos, y a todos nosotros, más de un quebradero de cabeza, de presupuesto, y de comodidad y seguridad.

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague Casualmente, este verano he pasado unos días allí, y he tenido la oportunidad de probar y comprobar cómo está resuelto el asunto. Esta ha sido mi visión:

Ante todo, tolerancia, prudencia y concienciación: los coches respetan al ciclista y a la señalización correspondiente (así como los ciclistas a los peatones). Esto es educación, básicamente, pero no sería suficiente si no existieran infraestructuras y señalizaciones que respetar, que posibilitan y ordenan esta convivencia. La ciudad reserva espacios para los tres "sectores": coches, bicis, y peatones.

En las calles pequeñas, de aceras estrechas, velocidad reducida y las bicis comparten el espacio con el resto del tráfico rodado.

En cualquier otra calle algo mayor, avenidas, y carreteras (!!), la circulación de bicis discurre paralela al resto de circulación y está bastante segregada tanto del tráfico motorizado, como de los peatones, y aún en los puntos conflictivos (cruces, glorietas, etc), donde a la fuerza se deben cruzar las distintas calzadas, la vía ciclista está señalizada y separada.

Pongo a continuación algunos ejemplos:

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague Calzada para bicis a altura ligeramente superior que la calzada para vehículos a motor, e inferior que la acera peatonal. Se circula en el mismo sentido que los coches, e igualmente regulado por semáforos.

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague En intersecciones, o bifurcaciones, el carril reservado a bicis, bien destacado, en azul. Los coches, lo respetan, por supuesto.

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague En la rotonda, un anillo exterior -completo- para bicis, los coches ceden el paso.

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague E incluso la corona ciclista exterior se divide en dos carriles, para los que toman la desviación al carril ciclista de la calle de la derecha, o los que continúan. No sé si llega a apreciarse en estas dos últimas, que el anillo exterior está ligeramente elevado, con bordillo, y sólo se rebaja justo en la intersección con los vehículos a motor.

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague Y allí donde hay espacio, completamente segregado y protegido. Uno a cada lado de la calle, para los dos sentidos de circulación :-)

Para terminar, un detalle: además de encontrarte bicis aparcadas por todos lados, hay aparcamientos públicos, por supuesto techados, a la entrada de las estaciones.

Un posible objetivo a perseguir: el modelo Copenhague ¡ Realmente es una gozada pedalear en Copenhague !
Seguro, y muy fácil de aprender.

garedagmad

23 comentarios :

  1. Muchas gracias garedagmad por tu artículo. Realmente Copenhage es otro mundo y está a años luz de Madrid en la movilidad ciclista. En Madrid debemos poner los cimientos sólidos para "reorganizar" la estructura de sus calles y la conciencia de sus conductores y ciudadanos. Y creo que debe ser a base de una decidida aplicación de medidas de concienciación, educación, normativas, templado de tráfico y vías ciclistas adecuadas y no marginales que produzcan conflictos con el peatón.

    ResponderEliminar
  2. Lo de tolerancia, prudencia y concienciación es importantísimo. En Copenhague, si hay algún cruce o alguna cosa que enfrente a coches y ciclistas ¡el coche se espera! A mi me dejaron especialmente impresionado las señalizaciones en las glorietas. Lo que no se puede negar es el éxito ciclista de la ciudad. En horas punta hay muchas, muchas, más bicicletas que coches por las calles.

    En cuanto al modelo, no creo que sea trasladable a Madrid ni en broma. Quiero decir, debemos pedir mejoras, pero esto es pasarse de rosca. Las vías cilistas en CPH están presentes en casi todas las calles, amplísimas, separadas de acera e incluso de la calzada. Madrid debe intentar mirar más a Londres o París (tal vez).

    A todo esto, parece que es sencillo circular con el modelo de CPH pero a mi me costó un poco. Empezando por los giros a la izquierda, que no se hacen. Es decir, en Madrid vamos por la calzada y te cambias de carril como un coche. Allí te paras en el semáforo que esté en frente de la calle a la que quieres ir, te pones delante de los coches y cuando se pone en verde, sigues. En realidad es muy sencillo pero yo no estoy acostumbrado al sistema.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Garedagmad, por el artículo.

    Tienes razón en que pedalear el Copenhague es una gozada, y hay tal respeto hacia la bicicleta que los primeros que la utilizan son los niños y jóvenes. En Madrid dejar que tus hijos vayan al Cole o al Instituto en bici es algo impensale... de momento.

    Las ciudades no son comparables. Si en CPH las calles son amplias y pueden disponer de carril para bicicletas, en el centro de Madrid las calles son estrechas y habrá que buscar medidas de calmado de tráfico para compartirlas con los coches.

    Yo no soy pesimista. Algún día, también será una gozada pedalear por nuestra ciudad... pero de momento tenremos que seguir luchando para conseguirlo.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho el articulo, y quisiera hacer una pregunta a todos los que habeis estado en Copenhague: ¿pueden aparcar los coches al lado de la acera en las calles donde hay vía ciclista? Por las fotos me parece que no, excepto en donde el carril esta segregado y separado por un seto. En Madrid se puede aparcar al lado de la acera en casí todas las calles, quizas ahí empieza el problema de las vías ciclistas en la capital

    ResponderEliminar
  5. <span>En Madrid (y creo que en toda España) el giro a la izquierda en bicicleta está prohibido. Lo hacemos porque no nos queda más remedio, como casi todo, pero supuestamente está tan prohibido como circular por la acera o montar en bici por el parque.</span>
    <span>Yo también creo que aún estamos a años luz de ese modelo, aunque más bien por la mentalidad dominante y no por la falta de espacio que señala Aalto (las rondas, los bulevares, Castellana, Bravo Murillo, General Ricardos, Avda de Andalucía y muchísimas otras son tan anchas como el boulevard Hans Christian Andersen o Christianshvn).</span>

    En cualquier caso, las calles estrechas del centro, como bien señala el reportaje son de coexistencia y no hay ningún tipo de segregación. Pero bueno, como dice Eulez, más bien deberíamos fihjarnos en modelos como Londres o París. De hecho creo que Londres debería ser nuestra referencia más clara en este asunto, por las características de la ciudad.
    Eso sí, no se en el caso de París, pero en Londres tanto Livingstone como Boris Johnson han contado con el asesoramiento de técnicos daneses, los mismos que ahora están trabajando en Nueva York. O sea, que el sustrato danés, a pesar de todo, esta ahí. 

    ResponderEliminar
  6. En una conferencia, Gianni Rondella (investigador del TranSyt) nos recordaba la imposibilidad de comparar ciudades con distinto reparto modal. Así, clasificaba las ciudades en Champions, Climbers y Starters según su cuota de ciclistas.

    Comparar Madrid con Copenhage es, en materia ciclista, como comparar el Real Madrid y el equipo de mi barrio. Yo siempre defiendo el potencial ciclista de Madrid, y la cantidad de falsos prejuicios que padecemos (que si las cuestas, que si "madrid no es para bicis..."...) pero muchas de las medidas que en Copenhague son habituales, no son viables en Madrid, al menos de momento. Especialmente por cuestiones de seguridad y menor cantidad de ciclistas, en Madrid el ciclista requiere más protección (ahora es cuando me llueven los palos)

    Sin embargo, algunas actuaciones que en Copenhague serían aberrantes, como ciertas vías ciclistas, si son necesarias en Madrid. Cada ciudad es un mundo, tiene sus características y lo que hace falta es un impulso decidido tanto ciudadano como político.
    Por desgracia, nuestra administración da un paso adelante, por cada dos atrás (MyBici, PDMC, Oficina Ciclista, Fundación Movilidad... etc etc...) y así está claro que no vamos a ninguna parte.

    ResponderEliminar
  7. Lo que yo ruego es sean las que sean las medidas que se implementen , no sean NUNCA a costa de los peatones. Porque así no se reducirá el problema del tráfico motorizado y si empeorará el tránsito peatonal.

    ResponderEliminar
  8. <span>Efectivamente en </span>muchas calles no existe línea de aparcamiento. Pero también recuerdo alguna en que había calzada de coches, de bicis, línea de aparcamiento y acera de peatones, por este orden.

    ResponderEliminar
  9. <span>Yo creo que la implementación de Compenhague es problemática en Madrid por cuestión de espacio, pero nunca por seguridad. Como decía en al artículo allí donde hay más tráfico, a más velocidad, los carriles bici están segregados.</span>

    Por otra parte, sean más o menos acertadas las medidas que se van tomando en cada ciudad, desde luego lo que no ayuda es no hacer nada (como lso pasos atrás que tú decías). En Santander, por ejemplo, hay carriles en las aceras y servicio público de alquiler. Y desde las última veces que he estado por allí, se nota que la bici está ocupando la ciudad: las públicas y las privadas. Y si se dice que Madrid no es para la bici porque no es llano, imagináos Santander... ¡¡Si son todo cuestas!!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la aclaración Garedagmad. Sería interesante ver la proporción entre calles donde no se puede aparcar y calles que si en Copenhague y en Madrid. Por poner un ejemplo que conozco bien, Ratisbona en Alemania, la mayoria de carriles bici o son 'indepnedientes' o estan en las vías de alta densidad de tráfico (2 carriles coche, 1 bici). En el centro y casco antiguo de la ciudad, bicicletas y coches compaerten la calzada y señalización, la acera se deja solo para peatones

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo que está prohibido girar a la izquierda? Por favor, indícame la regla donde viene eso. A falta de normativa municipal específica, que yo sepa, las bicicletas son vehículos como cualquier otro dentro de la ciudad. Por tanto, si quieres tocer a la izquierda, te cambias de carril y tuerces. Como un coche o una moto.

    Vamos, si hablamos de Madrid, hasta la futura nueva normativa indica que las bicis deberán ir por la derecha salvo que vayan a torcer a la izquierda.

    ResponderEliminar
  12. Había calles muy curiosas en donde el carril-bici estaba entre la acera y el aparcamiento de coches, separados ambas por bordillo correspondiente. De alguna forma, el parking hacía de "protección" respecto al tráfico y no había peligro de invasión debido al bordillo y a la señalización (y a la constante afluencia de bicis, claro)

    ResponderEliminar
  13. La clave está en la apuesta decidida de las autoridades. En Sevilla planearon el sistema de carriles-bici para implantarlo de golpe y porrazo. No es tan importante lo que se haga, como que las autoridades lo hagan y crean que la movilidad ciclista es positiva y que debe hacerse. En Madrid esto último no ocurre porque, a juzgar por lo que se hace (y lo que se deja de hacer), las autoridades no creen que sea posible.

    ResponderEliminar
  14. <span>

    <span>Dejemos de soñar con Copenhagen...</span>
    <span></span>
    <span>Copenhagen lleva décadas creado su modelo. Un trabajo que ha sido de prueba y error. Nosotros no podemos pensar y aplicar el modelo de una ciudad en otra. Por tanto, tenemos que aceptar las limitaciones de Madrid. Podemos ver la viabilidad de ciertas ideas pero hasta allí.</span>

    Propongo al foro, que busquemos propuestas para MADRID y de MADRILEÑOS.
    </span>

    ResponderEliminar
  15. <span>Perdón, perdón, perdón... ha sido una cagada mía y gorda. Esa norma se aplica en vias interurbanas. Y se aplicaba en las urbanas hasta 2004, creo.</span>

    ResponderEliminar
  16. <span>Esa es la clave: volunta política. Y muchas veces se disfrazan de dificultades técnicas lo que no es más que falta de voluntad por parte de los gobernantes. </span>

    ResponderEliminar
  17. <span>¿Y por qué han de ser propuestas "de madrileños"? ¿Por qué el "Madrid is different" sólo se aplica a la movilidad ciclista y no a las autopistas o a las piscinas, por poner un ejemplo? Bien está que nos adaptemos a las características específicas de cada ciudad, pero a veces parace que en esta ciudad queremos reinventar la rueda sin saber para qué se utiliza. Me recuerda a cuando en el concurso del difunto "Mybici" se exigía que las bicis fueran de un modelo exclusivo para Madrid, porque...porque...porque sí, y punto.    </span>

    ResponderEliminar
  18. Yo sí veo factible el hacer carriles-bici, aceras-bici y otras vías segregadas en un principio, hasta que los conductores se acostumbren a ver bicicletas (dejando a un lado la mala educación de algunos zafios, hay que tener en cuenta que muchos conductores no han visto una bici en la calzada en su vida, y por tanto no saben qué hacer), y los ciclistas mismos adquieran práctica y soltura en el manejo de la bici, hasta el punto de que se atrevan, por sí solos, a ir por la calzada.

    Cuando eso ocurra ya será hora de tomar otro tipo de medidas para adecuar la ciudad a la bicicleta, y, si todo va bien, llegará el momento en el cual se reduzca el tráfico motorizado lo suficiente como para que sea factible reducir el número de carriles en algunas calles sin miedo a causar graves atascos.

    ResponderEliminar
  19. En mi modesta opinion, y sin animo de peloteo, la mejor iniciativa para incentivar y difundir el uso de la bicicleta como vehiculo son los biciviernes. Construir una red paralela de carriles bici en Madrid sería magnifico, pero no hay ni sitio ni dinero (deuda ayuntamiento: + de 7.000 millones de euros). Si en lugar de hacerlo solo los viernes fuese todos los días, mejor.

    ResponderEliminar
  20. Valhar2000 una clave que olvidamos es la educación y concienciación. Falta, con urgencia, campañas donde se les diga a los conductores "oiga, respeto para los ciclistas" y que digan al ciclista "tienes derechos y deberes como parte de la circulación" por ejemplo.

    ResponderEliminar
  21. Claro, por eso en el puente de agosto con las calles de Madrid vacias la gente iba en bici por la acera.
    Cuando eso ocurra como tu dices no habra forma de arreglar el desastre y estaremos pensando en construir autopistas para bicicletas eso si sin solucionar las "necesidades" de desplazamiento de un buen número de cochistas que petan la ciudad.

    ResponderEliminar
  22. Una pequeña aportación: he estado en Cambridge, Massachusetts, donde está la Universidad de Harvard, el MIT y cientos de empresas de alta tecnología, y allí en prácticamente todas las calles y avenidas hay una línea de aparcamientos, la zona de vehículos a motor y entre ellas un carril bici, respetado y entendido por todos. Y no pasa nada. Al contrario.

    ¡Incluso los taxistas lo ven normal!

    Cito a los taxistas por un motivo muy claro: Massachusetts no es un paraíso comunista, precisamente. Me explico mejor: aquí la irresponsabilidad general se resuelve con politiqueo, con gesticulaciones airadas y con indicaciones de "a estos de la bici yo los mandaba a Cuba". O a Massachussetts, añado yo xD. De cabeza... Qué manía tienen algunos de echarme de mi propio país porque hago algo que ellos no practican. Luego se quejan de que la gente válida se va. ¿No es lo que querías?

    ResponderEliminar
  23. <span>1- Mezclar diferentes tipos de Vias (zona 30, calles residenciales, carriles bici) distribuyendo los diferentes tipos de Vías en función de la carga de coches y ciclistas.
    </span>
    2- Respetar las normas de circulación (unos y otros, en esto, tenemos suspenso), así como repensar las normas existentes: Una bicicleta no circula como un coche.
    3- Consejos para automovilistas, ciclsitas y peatones....¿Que debes hacer ante un ciclista?¿Que debe hacer un ciclsita cuando te encuentre?
    4- Aplicar la normativa existente......a ver si funciona
    5- Cursos de conducción y circulación en bicicleta
    Y mas...
    ..........

    ResponderEliminar