Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

lunes, 4 de mayo de 2015

Ludwig VIII, de Schindelhauer

Diseño y mecánica elevados al cubo

Por gentileza de BiciChic, distribuidor exclusivo en España de Schindelhauer, el banco de pruebas de En Bici por Madrid ha disfrutado del inmenso placer de probar uno de los modelos de este fabricante alemán: la Ludwig VIII.

Al igual que el resto de sus hermanas, es una bicicleta diseñada de principio a fin para su uso en la ciudad y concebida para deslumbrar, tanto a su dueño como a los afortunados espectadores que se crucen con esta bici en su camino. Si Stendhal hubiera vivido en este siglo, los vértigos se los habría causado esta maravilla, y habría caído abrumado ante estos 11,5 kg de diseño, técnica y belleza.




Los componentes

Como se observa en las fotos, el modelo puesto a prueba no lleva ni un gramo de pintura y viste cuadro y horquilla en aluminio pulido que, además de brillar con luz propia, nos evita el sufrimiento que causan las rozaduras y arañazos en el lacado de nuestras monturas.

El sistema de transmisión sustituye la tradicional cadena de eslabones por una correa de distribución fabricada en fibra de carbono, como las usadas en los motores de coche, que le proporciona más ligereza, más durabilidad y mucha más suavidad en comparación con las cadenas metálicas, por no hablar de las ventajas que suponen la ausencia de grandes saltos entre marchas, el no tener que engrasarla cada cierto tiempo y el no estar pendiente de si te manchas o no (que suele ser que sí), o del impresionante silencio de su rodar.

El cambio, integrado en el buje trasero, es un Alfine 8 (de ahí el apellido VIII de esta Ludwig). Estas ocho velocidades cubren las necesidades de cualquier persona y cualquier ciudad, y ni por arriba ni por abajo se echa en falta velocidad adicional alguna. Este sistema, protegido en su carcasa y que apenas requiere mantenimiento (un engrasado cada 5.000 km aprox.), junto con el sistema de transmisión que hemos descrito, convierten a la Ludwig VIII en la bicicleta ideal para quien no esté ducho en mecánica o para quien, aun siendo manitas, no quiera dedicarse a estas ingratas labores.

La tercera perla que viene de serie en esta obra de arte es un sillín Brooks B-17, aunque en la prueba usé un Brooks Swift Chrome y mi Brooks Flyer de toda la vida. Pero no voy a describir aquí las ventajas de estos tradicionales sillines, porque va a parecer que el bienestar de mi culo está financiado por la centenaria casa británica. Solo repetiré por enésima vez que, si realmente tenéis aprecio a vuestras posaderas, antes o después deberíais poner un Brooks en vuestras vidas.

Lo que si voy a destacar son los pedales Schindelhauer, cuya superficie es de lija y permite un agarre perfecto de la suela del calzado sin necesidad de elementos adicionales ni superficies dentadas. Yo uso habitualmente punteras con correa y en ningún momento me sentí inseguro ni eché de menos una sujeción extra del pie, y desde mañana mismo y sin dudarlo ni un minuto cambiaría los pedales de mi Trini por unos pedales con lija. 

El resto de especificaciones técnicas lo podéis encontrar en el sitio web de BiciChic, las de serie, porque el modelo que nos prestaron lucía unas mejoras realizadas por Manual Art Work: llanta trasera H+Son Formation Face, frenos de disco  Avid BB7 Road, sillín Brooks Swift Chrome, fundas de cable Clarks Wooden, luz delantera Sparse LED, timbre Spurcycle, puños Schindelhauer Urban, tija con luz integrada Lightskin, y el manillar y potencia de Viktor 2012 (otro modelo de Schindelhauer).

A este modelo se le puede fijar, además, tanto guardabarros como portabultos (como el que trae el modelo Friedrich), accesorios con los que convertiríamos a esta bicicleta en una urbana 24-7-365.

Las sensaciones

Igual que cuando alguien conduce por primera vez un coche distinto al habitual, con las bicis que probamos solemos experimentar esa sensación extraña al accionar sus mandos por primera vez, al percibir las vibraciones diferentes de su rodar o al negociar con sus pesos y volúmenes. Por lo general, han de transcurrir bastantes kilómetros hasta que te sientes con comodidad sobre la bicicleta. Sin embargo, con la Ludwig VIII se te dibuja una sonrisa en la cara a las dos pedaladas por las buenas sensaciones que experimentas, y a las cuatro pedaladas ya empiezas a hacer números para ver cuándo podrías comprarte una. A las seis pedaladas, montura y jinete se convierten en uno solo y lo único que deseas es hacer kilómetros y kilómetros por las calles de la ciudad.
Allá donde la aparques, hace bonito.

Su rodar es, como la propia bici, dinámico y elegante, además de silencioso, muy silencioso y, aunque no tengo pruebas técnicas que lo demuestren, en las cuestas arriba tuve en todo momento la sensación de hacer menos esfuerzo para subir que con otras bicicletas. Como señalé anteriormente, las ocho velocidades dan más que de sobra para cubrir la orografía de una ciudad como Madrid, y en llano y pendientes descendentes puedes llegar a alcanzar una velocidad más que considerable.

La ligereza y maniobrabilidad de esta bici, tanto en marcha como al transportarla a pie, me hizo reflexionar sobre la diferencia respecto a las bicis plegables. Frente a esta condición, la de ser plegable y poder comprimirse como un .zip, no voy a porfiar, porque cualquier modelo vencería a la Ludwig VIII a la hora de ser almacenada en un minipiso, eso está claro; pero si hablamos de su cualidad de transportable, una bicicleta como esta le daría mil vueltas a la mayoría de plegables del mercado a la hora de meterla en el ascensor o de subir y bajar escaleras con ella.  
La Ludwig en el Garaje Hermético, bar "biciamigo"donde los haya.

Como uno de los días de prueba llovió lo que no estaba escrito, tuve la oportunidad de probar las prestaciones de este velocípedo en condiciones tormentosas, y su respuesta fue tan fiable como los días anteriores en seco. Nada raro al ser una bicicleta diseñada en Alemania, y es que a Noe no le vamos a hablar de lluvia, ¿verdad? Todo en esta bici te proporciona gran sensación de comodidad, pero no solo desde el punto de vista del confort, sino por su facilidad de manejo también. 

Si he de ponerle un pero es que daría dolor de corazón mancillar a esta bici con las pegatinas del biciregistro, con lo que tendríamos que buscar otras opciones de seguridad ;). Ahora ya en serio: si hubiera de ponerle alguna pega sería la de que transmite las irregularidades del terreno con más precisión de lo que uno desearía, por lo que los adoquinados, los baches y, en general, las irregularidades de algunos tramos de asfalto no son el terreno natural de la Ludwig VIII, reparo que apenas influye en la calificación global de esta preciosidad de bicicleta, que es excelente.

(PVP: 1.795 € - IVA incluido)

Os dejo a continuación una galería de fotos para vuestro deleite.












 

28 comentarios :

  1. Anónimo Anónimez4 de mayo de 2015, 9:23

    ¿tiene ojetes para tornillos y ponerle portabultos? ¿Has visto como cargarla? ¿Se comporta bien cargada?

    ResponderEliminar
  2. Juanítez G Alberdi4 de mayo de 2015, 9:45

    No, no los lleva, pero hay soluciones para fijarle una parrilla delantera.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo Anónimez4 de mayo de 2015, 10:29

    Lástima... (o suerte por que ha dejado de darme envidia). Antes de nada: Muchas gracias el artículo, se me olvidó antes. Por cierto ¿como va la correa dentada? ¿alguna vez deslizó?

    ResponderEliminar
  4. Juanítez G Alberdi4 de mayo de 2015, 10:58

    La correa va de maravilla. Es una auténtica pasada, no se notan los saltos entre marchas y no da tirones.

    ResponderEliminar
  5. Juanítez G Alberdi4 de mayo de 2015, 12:40

    Recitifco: se puede montar portabultos trasero como en el modelo Friedrich http://www.bicichic.es/modelos/friedrich.html y también portabultos

    ResponderEliminar
  6. Pablo del Camino4 de mayo de 2015, 15:03

    Acabo de ver el precio y tuve que enchufarme al pulmón artificial

    ResponderEliminar
  7. Qué preciosidad!
    y qué pequeña ;-)
    El precio es como el de una de montaña un poco buena. Es bastante dinero pero yo no diría que es cara en absoluto.
    La correa y ese cambio interno me parecen lo más de lo más para una urbana de apariencia simple. Esto sí que me gusta y no una fixie.
    Lo de la dureza en baches es el precio por ir con algo asimilable a una flaca de carreras.
    Me parece curiosa también la combinación disco- zapatas y los pedales tienen una pinta magnífica.
    Magnífica prueba de una magnífica bici

    ResponderEliminar
  8. Vaya plublireportaje malo que habeis metido, a mi la "original" aun puede tener su encanto, pero esta modificada, el dueño estará encantado y por eso la lleva asi, pero no se... freno de disco solo atras, llantas cada una de un tipo, la tija no aero. Y luego aparte 12KG, 1800€


    Ah y las fotos a las bicis se le hacen por el lado de la transmisión, la mayoria al menos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo que disentir. Ambos frenos tienen que frenar bien, pero si uno ha de hacerlo mejor que el otro es el delantero, que es el que soporta las fuerzas de apoyo por la inercia. Se dice que en una proporción 60/40 aproximadamente.

    Mezclar un caliper (por muy bueno que sea) con un disco (por muy mecánico que sea), y encima un BB7 (cremita), no creo que sea una buena idea. Poner el disco detrás, menos.

    ResponderEliminar
  10. Componentes caros (y buenos hablando en general) para justificar un precio pasado con un diseño que, y perdónenme la expresión los de Schindelhauer, no tiene ni pies ni cabeza.



    Sobran las ruedas de perfil, sobra el tubo vertical en plan aero, sobra material en las punteras, la mezcla de frenos no cuadra, el Brooks tampoco hace falta en ciudad ... Aparte de que, y esto es gusto personal, me parece simple y llanamente fea.


    Es una bici con BMI que quiere parecer una fija para aprovechar el tirón.



    Por 420 euros ahora mismo tenemos (quedan pocas) la Nework 700 en Decathlon con (dos) frenos de disco Hayes que no son BB7s pero cumplen, también con Alfine 8, y un diseño mucho más sensato. También soporta transmisión por correa aunque no de fábrica (se habla del siguiente modelo).


    Y aún nos sobran más de 1000 euros para comprar, por ejemplo, una bici de CX, que ahora quiere todo el mundo.



    Lo siento, pero es mi opinión.

    ResponderEliminar
  11. ¿Qué es una bici de CX? ¿Y una bici con BMI?

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, yo en la mía noto cosas como el cambio de resistencia del pavimento entre la acera y la senda ciclable aquí:

    https://www.google.es/maps/@40.379873,-3.6913055,21z/data=!3m1!1e3



    Me llama mucho la atención porque el cambio es brutal, la acera ofrece mucha menos resistencia.


    Antes de que nadie se lleve las manos a la cabeza, paso por ahí más tarde de las doce o una de la noche y sólo porque el parque está cerrado y no me puedo incorporar desde la calzada (no, no se saltar un bordillo con la bici). Que ya, que no es excusa y debería ir caminando por la acera...

    ResponderEliminar
  13. Anónimo Anónimez5 de mayo de 2015, 10:24

    Hablo de pequeñas diferencias, no de que no frene bien. No digo que no sea tan importante como dices que el freno delantero frene bien sino que el trasero es más efectivo si funciona bien pues con menos par tiene más efecto, consecuencia de lo que dices (y además te evita el riesgo de rodar sobre la rueda delantera...). Con cables suele ser un poco más problemático de ajustar (evidentemente se ajusta bien y funciona decentemente: detiene la bici, frena y todo eso, pero es más trabajoso de lograr que el delantero)

    No me había dado cuenta de que el disco es mecánico y por eso tengo que rectificar pues mi argumento no vale, Los cables tendrán el mismo rozamiento que si fuese de herradure. SIento el error. Si fuese cualquier freno hidráulico (aunque fuese de zapata) tendría sentido lo que dije, pero me equivoqué. no es hidráulico. Respecto a la estética, supuse que estará bien para quien le guste ese tipo de estética...Habrá gente a la que el guste eso cremita...(A mí no, pero no soy quien para meterme en esos temas)

    ResponderEliminar
  14. Anónimo Anónimez5 de mayo de 2015, 10:47

    Llevo un cuadro de carretera de acero montado para ciudad. Al haberla
    montado yo, se adapta (como bien dices) mejor a mis necesidades y a
    mi gusto que una máquina comprada y con componentes raros que no vas a
    poder cambiar fácilmente en caso de avería. Además, es más barato. (Por ese precio, yo
    sueldo un cuadro de mi tamaño, pero eso son elecciones personales en las
    que no debería entrar, mientras no lleve motor de combustión, todo está bien y seguro que hay alguien a quien le va muy bien, aunque ese alguien no sea yo).
    SI te surge alguna duda de ese tema (adaptar bici/hacer bici) no tienes más que avisar.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo Anónimez5 de mayo de 2015, 11:02

    Bueno, yo tengo más experiencia en calzada y ninguna en acera, así que no puedo darte una idea... También es cierto que todo esto se nota mucho más con ropa de calle (sin badana), que con ropa de bici.
    La calle Santa Engracia tiene un asfalto con muchas irregularidades y el cruce con Rios Rosas es muy planito (áridos finos en la mezcla). Es muy agradable lo que se siente al rodar por ahí. Mucho más que el asfalto con grava fina de casi todo Madri,d que también está bien salvo por las grietas, simas y afines, pero da otras sensaciones muy distintas. Las zonas con adoquín, depende del día las llevas mejor y otros peor. Te las puedes tomar casi como un reto (en modo " Paris-Rubaix") y buscar la trayectoria con menos adoquines sueltos y menos hoyos para que te descentre menos la rueda. También puedes acordarte de todo el equipo municipal en cada adoquincito suelto. Al final si llevas una bici como la mia suele ser por que tampoco te importa mucho el traqueteo de pasar sobre adoquín.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo Anónimez5 de mayo de 2015, 11:03

    Te animo a hacerlo.

    ResponderEliminar
  17. ¡París - Roubaix! Justo es lo que pienso siempre que paso por una calle adoquinada, con los neumáticos 700x23. El culo como un avispero y las muñecas como un sonajero.

    Seré un poco bruto, pero me gustan las sensaciones. Cada calle tiene su sonido. El Paseo de la Castellana es CLACLACLACLACA. El Anillo Verde es "rrrrrrrsssss CLONC rrrrrrrssssss CLONC...".


    Sarna con gusto no pica.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por el artículo y por presentar la bicicleta, una opción entre las modas y la elegancia para rodar por la ciudad, que no dudo podrá tener su mercado, pero que yo no me compraría ¿por qué? lo primero por su precio, no veo nada en esta bicicleta que justifique los 1800 € que se piden por ella, ni en su diseño, ni en su frabricación, ni en los materiales utilizados ni tampoco en los componentes que incorpora su montaje. Sinceramente es una bicicleta cuyo precio debería estar entre un 30 y un 50% de lo que marca su PVP para ser una opción competitiva en el mercado.

    Tiene unas cuantas buenas ideas, pero también otras que no lo son tanto...

    El Alfine, la correa de transmisión y los pedales, merecen un 10 en una bicicleta de ciudad, los acabados también parecen muy buenos,

    Pero...

    El cuadro a mi entender presenta incongruencias, a las punteras les sobra mucho material, el tubo vertical aero no viene a cuento en una bicicleta de estás características, y el espacio que dejan tanto horquilla como tirantes y vainas parece más propio de una bicicleta de carretera que de una urbana, y limita tanto a la hora de colocar guardabarros tradicionales como de poner unas cubiertas de más balón -y que aceptan menos presión de aire- que se agradecen en ciudad. No veo ojales para portabultos ni delante ni atrás, y el hecho de no ir pintado para mi no es una virtud, sino un defecto, por mucho aluminio que sea va a sufrir más estando así que con un lacado de calidad, y siempre es más fácil de solucionar un arañazo en la pintura que un rasguño en el propio cuadro.

    Creo que las ruedas de perfil sobran en una bicicleta urbana, la horquilla de aluminio la habría sustituido por una de acero, más absorvente y flexible, y en cuanto a frenos, o bien dos discos o bien el disco delante y las zapatas atrás, proque la rueda delantera es la que más trabajo realiza en las frenadas y más potencia de frenado requiere.

    Por lo demás, una opción más de las muchas que ofrece el mercado de bicicletas urbanas, que no justifica lo que vale en términos realistas y que no incorpora soluciones diferentes a las de otras bicicletas que cuestan la mitad o menos que ella.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo Anónimez5 de mayo de 2015, 12:40

    yo echo de menos espacio vainas más largas, al menos el suficiente para una pata de cabra. Lo del material de las punteras, es cierto, pero más vale que sobre que no que falte, y lo del pulido. En realidad es más fácil volver a pulir con las pastas que haya actualmente. Lo malo es uqe en realidad es menos protección, por eso yo también prefiero laca o pintura.

    ResponderEliminar
  20. las H+Son Archetype son unas llantas bastante majas, no excesivamente caras, y que se están viendo mucho en montajes de ruedas para disco. Los BB7, son los frenos de disco mecánicos más aceptables que tiene Avid (los BB5 salieron malos malos). Por lo demás, bastante de acuerdo en tus comentarios. Por 800 o 900 euros tienes bicis casi casi equivalentes a esta. Por 1000 euros tienes grandes pepinos. Esta son 1800? O-0

    ResponderEliminar
  21. CX = Cyclo Cross
    BMI = Buje de Marchas Internas

    ResponderEliminar
  22. Anónimo Anónimez5 de mayo de 2015, 15:57

    También es cierto lo del sonido de cada calle. Añadiría también el tacto y otras sensaciones que sólo se tienen en bici -al menos en una bici de estas-. Recomendaría a quien tenga oportunidad que se de un paseo en una bici de carretera o similar por Madrid. Da unas sensaciones muy buenas. No necesitas esta bici del artículo, te vale cualquiera de 150€ a 32000€. para literalmente sentir el suelo y -casi siempre- gozarlo.

    ResponderEliminar
  23. Gracias, tendremos en cuenta tus aportaciones :-P

    ResponderEliminar
  24. ¿Por qué frena más el delantero?
    Ya sé que sucede, pero quiero ver vectores y cosas de esas ;-)

    ResponderEliminar
  25. Tengo ganas de probar una bici con correa, además el Alfine le da bastante elegancia y distinción al asunto.

    Por otro lado, sobre la bici, aparte de los componentes, que me parecen una elección muy adecuada exceptuando el freno, no me termina de convencer. Como ya se ha dicho, los tubos aero y ese diseño que recuerda a las bicis de contrareloj a mi por lo menos me da un poco de repelús. Aparte, el aluminio para uso urbano creo que no es para nada lo mejor, de hecho el aluminio lo reservaría más para envolver bocatas que para cuadros de bicicleta.

    De todas maneras espero que quien la tenga sea muy feliz y le haga muchos kilómetros. 1800 € en una bici que te guste, con la que estés cómodo y que vas a usar a diario no me parece una mala inversión.

    ResponderEliminar
  26. Soy de letras, así que no hay vectores :-) pero creo que la explicación básica es que la inercia hace que la rueda delantera gane agarre, mientras que la trasera lo pierda.

    Qué son los skids en las fijas? Pérdida de adherencia. cómo se consiguen? levantando el culo y/o poniéndose en la posición "balls to the stem". Vamos, echando el peso hacia adelante.

    Si preguntas a un mecánico de coches dónde es mejor llevar las cubiertas con mejor dibujo te dirá que en el eje delantero.

    ResponderEliminar
  27. Sí, la explicación va por ahí. De hecho, si te fijas en los frenos de un coche o una moto, siempre son mejores y más potentes delante. (a ver si consigo verlo con vectores)
    Pero ojo con lo de las cubiertas en un coche, que entran en juego otros factores: http://www.dgt.es/revista/archivo/pdf/num199-2009-c.mejor.pdf

    ResponderEliminar