Menú horizontal

viernes, 29 de mayo de 2015

Los 10.000 del Soplao vistos desde los ojos de un paquete

2/2 El gran reto:


El viernes, llenos de nervios, salimos juntos desde Madrid. Serán 4 horas de viaje en coche que acometemos en grupo. Los maleteros llenos de recambios, herramientas, mudas. Por si acaso, nunca se sabe. Laura y Niko salieron unas horas antes con las bicicletas. Y a el resto de Soplaos (Fernando, Jarein y yo) nos acompañan nuestras parejas/sufridoras. Vienen a darnos unos ánimos que seguro que necesitaremos, y soporte vital en ruta, si algo falla. Llevo toda la mañana nervioso en el trabajo, pensando una y otra vez dónde me he metido.

Por el camino rememoro los puntos por donde pasamos en la ruta desde el Burgo de Osma, donde nos  quedamos arreglando la avería de David, donde nos perdimos… Vaya Odisea

Atravesamos Burgos y Palencia entre fuertes ráfagas de viento que no hacen sino acrecentar mis nervios… Odio el viento. Nada me desmotiva más sobre la bici.

Al cabo de tres horas de viaje, empezamos a acercarnos a Cantabria, y el horizonte se cubre de nubes, y peor aún, de montañas. Empiezo a resoplar, mientras Marta, mi  mujer al lado se ríe: ¿Qué pasa? ¿Esto era lo que querías no?

La verdad es que da miedo, hasta que subimos los primeros puertos y llegamos a Cantabria. No es que la cosa mejore, pero sí la perspectiva. Tremendos paisajes de colinas de verdes pastos en las que las vacas rumian tranquilas. Las vistas son emocionantes. Aquí  y allá se ve alguna pista con cuestarrones de vértigo,  y pienso que alguna será para nosotros. Pero nos puede la belleza del paisaje. Lo tenemos claro. Fácil no va a ser, pero sí bonito.

Por fin llegamos a la casa rural en la que vamos a alojarnos, donde nos esperan Laura y Niko ya con  los dorsales.  Y empieza un aluvión de pequeños arreglos de última hora. Las cosas que seguramente no  servirán de nada, pero que si no las hacemos no nos dejarán dormir.  Tras un repaso a cadenas, ruedas, etc, colocamos los dorsales en las bicicletas (momento en el que descubrimos que a Fernando le han cambiado su dorsal por el de un tal "mylord") . Jarein nos ha preparado una sorpresa más. Unas pegatinas para adherir a la bicicleta, con lo que ya se ha convertido en nuestro lema. #ElSoplaoestáChupao y otras con el perfil de la prueba.  La verdad es que me hacen una ilusión tremenda porque sé que nos ayudarán a recordar la epopeya soriana, y a vencer cualquier dificultad.
Últimos retoques antes del gran día
Esto es lo que leerá Jarein cuando se retuerza en el Negreo. Efectivo!
Una vez hemos acabado con la mecánica pasamos a la acción. Una maravillosa cena especialmente preparada por Fernando a base de pasta y toda clase de condumios de alto aporte energético para dejar la baterías bien cargadas. Laura insiste una y otra vez en que ella solo va a hacer la ruta corta de 116 km y los demás en que puede con todo y más. Y con esos paisajes, ¿Por qué acortar la ruta pudiendo disfrutarla entera?.

Es una noche mezclada de sensaciones. Estamos alegres. El día que tanto hemos esperado ha llegado. Nuestras parejas a nuestro lado, María, Marta, Auxi planifican el día de mañana, en el que mezclarán un poco de turismo por la zona, y cruces con la ruta para hacernos de "supporters" y de coche escoba. Para nosotros es algo muy importante. El pronóstico del tiempo es muy variable, lo que nos hace dudar si la indumentaria deberá ser de verano o de invierno, y, sobre todo, si la lluvia hará  imprescindible tirar de chubasquero y ropa impermeable. Así que la mejor opción es salir con un plan y contar con ellas por si hay que cambiar de estrategia en ruta. Además de llevarnos las más que previsiblemente necesarias luces para cuando se nos haga de noche. Es ya tarde cuando por fin nos vamos a la cama. Mañana es el gran día.


Madrugamos mucho. Hay que arreglar el problema del dorsal de Fernando y además  intentar conseguir una buena posición en la salida. Hace bastante frío, y nos decantamos por equiparnos de largo y tras aparcar a las afueras, entramos con las bicis a Cabezón. Multitud de ciclistas ruedan por las calles rumbo a la salida. Todo son nervios. Ahora falla el GPS, que se ha liado con los pulsómetros de otros ciclistas alrededor. Todos estamos un poco histéricos, hasta el punto de que olvidamos hasta hacernos la tradicional foto de grupo. Esta,  que hizo David es la única constancia de nuestra salida.  Al final, con el lío del dorsal nos confundimos y acabamos colocados en un callejón sin saber que nos estamos "colando" por delante de multitud de ciclistas que seguramente habían llegado antes. Prometo que lo hicimos sin querer….
Listos para la salida
Diez... Nueve... Ocho...Siete...
Y empieza la cuenta atrás. Al ritmo del "Thunderstruck" de los AC/DC, el himno del Soplao, empezamos a pedalear. La salida por las calles de Cabezón es increíble, mientras oímos la música, todo el pueblo nos anima en calles y balcones. Me emociono tanto que hasta se me cae una lagrimita. Ya estamos aquí. Pero no hay tiempo para el relax. Rápidamente empiezan a adelantarnos otros ciclistas, ansiosos por coger posición. Son los PRO's que ruedan como alma que lleva el diablo. Laura y yo nos hemos quedado atrás del resto. Tal y como le he dicho, vamos a ir a nuestro ritmo, juntos. Los nervios hacen que el pulsómetro vaya 30 pulsaciones por encima de lo normal, casi como si estuviéramos subiendo un puerto, y eso que estamos llaneando.  Las calles son una auténtica montonera, en la que más que esquivar ciclistas, solo puedes dejarte llevar. Y enseguida empiezan las hostilidades: San Ciprián (km 6). Es poco más que una tachuela de 3 kilómetros.  Pero también una declaración de intenciones: algunas rampas próximas al 19% nos recuerdan que esto no va a  ser un camino de rosas. Es muy difícil no caerse entre tanto ciclista.

Laura inicia la primera subida: San Ciprián. Ahora entiendo lo de la "Serpiente multicolor"
 No puedes elegir tu trazada y todos culebreamos un poco por la pista estrecha. Un poco de molinillo y ya estamos arriba. La subida ya nos ha dado otro adelanto de lo que va a ser el día: Verdes praderas y un paisaje de ensueño. Estamos alucinados con los campos, y eso nos anima. Una vez que muchos de los PRO nos han pasado, empiezan las bromas, el buen rollo entre todos los que casi obligados, vamos juntos. Silbamos "Verano Azul" mientras trepamos entre risas y preguntamos al público "Queda mucho?".  Tras coronar, empieza una rápida bajada, y una desagradable sorpresa. Casi tras la primera curva veo engancharse delante de mí a dos ciclistas que se van al suelo. A punto estoy de comérmelos y a duras penas logro parar la bici a tiempo. Laura también. Gritamos y por fortuna, nadie nos atropella. La peor parte del accidente se la lleva una chica. Está en el suelo bastante dolorida y con heridas en rodillas y codos. Laura la socorre mientras yo procuro desviar al resto de ciclistas porque estamos en un punto muy peligroso. Repite una y otra vez "Me ha tirado, ese tío me ha tirado". El tío se ha dado a la fuga. Sin preguntar siquiera como estaba. Seguramente es uno de esos "PROs" más preocupados por hacer tiempo que por disfrutar. Un impresentable al que solo puedo desearle que un par de pinchazos le amargaran la ruta. Como puede se pone en pie, para intentar volver al alto (apenas hemos bajado 300 metros) a recibir ayuda de la organización. Así que  seguimos, algo tristes, la verdad. Ese rollo no nos gusta.
 
Bajo el sol, toda la gama de verdes destaca aún más.
Tras la bajada, que nos tomamos con mucha calma subimos otro par de tachuelas: San Vicente del Monte y Carrancias. Sigo entusiasmado con el paisaje y hago fotos, conforme por fin el grupo empieza a abrirse. la gente me mira extrañada: "Tan sobrao vas que haces fotos?". Lo cierto es que no, pero los paisajes son demasiado bonitos para no llevarme un recuerdo. El pelotón vuelve a compactarse en cada estrechamiento y hay que extremar la precaución y es difícil rodar cuando la subida se pone complicada. Es en esas cuando llegamos a uno de esos puntos míticos del Soplao: La Cocina. Son apenas 2 kilómetros, pero con rampas del 10 al 22%, que encaramos con sentido del humor (al menos los "paquetes" de cola) cantando: "Siempre que vienes a casa,me pillas en la cocina, embadurnada de harina, con las manos en la masa....". Lo peor de la Cocina no son las pendientes, sino el suelo roto, lleno de piedras en el que traccionar es imposible, y más si entre tanta gente no puedes elegir la trazada. En cuanto algún ciclista se bloquea, obliga a los demás a bajarse. Un par de veces me toca echar mano del empujabike. Laura en cambio, con su molinillo demoledor devora las piedras y se abre camino entre los ciclistas atónitos.  Sin siquiera un descanso, salimos a una carretera para encarar la subida al Soplao (6 km al 7%). Aquí sí me siento en mi terreno. Una carretera ancha en la que ya nadie estorba. Subo a mi ritmo mientras adelanto a uno, a otro. Bueno, no va mal la cosa. Las piernas empiezan a desentumecerse y el pulsómetro va  mejor, alto, pero mejor. En el alto, junto a las preciosas Cuevas del Soplao y unas vistas de impresión, está el primer avituallamiento. Como en casi todos los avituallamientos, hay plátanos, bollería (en alguna hay también algún bocadillo despistado) y una bebida isotónica. Cogemos  algunos plátanos, bebida y a seguir. 

  La bajada es muy peligrosa (divertida dirá alguno): Pendientes muy fuertes, bacheada, por un suelo de tierra que afortunadamente está bastante seco. Como muchas de las bajadas la hago despacio, y buscando la peor trazada: Sé que si me fuera a la mejor me pasarían por encima. La bajada acaba con un tramo de hormigón rallado con pendientes del 30%.  El rallado hace que la mano me moleste mucho, pero lo importante, el objetivo principal  que es no caernos lo conseguimos.  Abajo nos esperan Celis, lleno de gente que me anima a mí y vitorea a Laura. Esta chica vale mucho… Los siguientes 10 km los hacemos por una carretera por el medio del valle. Junto al río  recorriendo un cañón . Rodamos  a unos "tranquilos" 24 km/hora, aprovechando para subir la denostada media. No es que nos importe, pero sí que necesitamos hacer la ruta al menos a 10 km/h si queremos entrar "dentro de control". Un reto dentro del reto. En el km 42, un desvío nos saca de la carretera a una pista, con tramos de hormigón rallado. Es el comienzo del Monte Aa. Se hace más duro de lo que pensábamos (5,5km al 2,5% y 3km al 9% con rampas del 15%), con el hormigón rugoso, roto en muchos puntos. Empiezo a ver a gente bajarse y caminar. No es nuestro caso. Laura y yo seguimos, cada uno a nuestro ritmo, con tramos de molinillo, y tramos de potencia. A pesar de los resoplidos del personal, se me hace fácil, y sobre todo hermoso. La subida tiene unas impresionantes vistas al valle así que hago muchas fotos antes de alcanzar el alto.
Bajada  rápida, bacheada (aquí la mano vuelve a vengarse de mí) y llegamos a Ruente. Allí, además de pedir un ibuprofeno para la mano a un coche de la organización paramos en el avituallamiento. Miro el GPS. Llevamos más de 2.000 m de desnivel positivo acumulado. Tanto como en nuestra ruta doble de Morcuera, pero en apenas  60 km. Y lo que nos queda. Pero el paisaje nos tiene embelesados. Nos estamos divirtiendo de lo lindo, disfrutando de cada subida, de cada pedalada. Queda mucho, hay que reservar, sin confiarse. Pero la cosa va bien. En fila de a uno  y tras esperar la pertinente cola, atravesamos el puente de Ruente, un paso singular, y otro de esos puntos típicos en El Soplao, que hay que atravesar uno por uno. Atravesamos Ucieda, de nuevo entre los ánimos de los paisanos, que nos saludan en pueblos, en carreteras. Es de las cosas más bonitas de la carrera y salimos a una pista ancha, que sube suavemente a las primeras rampas del Alto del Moral. Un portachón de 13 km, los 10 primeros a un continuo 7% con alguna rampa de hasta el 20%. Ya hemos estudiado el recorrido y dicen que aquí se decide el Soplao. O pasas bien el Moral o te hundes, y si lo haces, más vale que cojas la escapatoria que hay justo a la bajada. Empiezo tranquilo, con cabeza, tirando de pulsómetro. De  nuevo cada uno a su ritmo, dejo atrás a Laura (aunque me coge de vez en cuando cuando paro a hacer innumerables fotos).

Las vistas desde el Moral. El "Paraiso Cántabro"
Empiezo a pasar ciclistas, uno, otro. Gente a pie. Me animo tanto que tengo que contenerme. Queda mucho, pero aun regulando voy como un tren. Las rampas recuerdan a mi querida Morcuera. Los paisajes, son igual de indescriptibles. Lo tengo claro, a mí nadie me va a hacer perderme esta diversión. Voy hasta el final. A falta de 1 km para el alto cojo a Jarein.  Juntos coronamos el Moral. Tengo un subidón increíble. Una auténtica borrachera de paisajes. Quiero más. Cogemos líquidos en el alto, y Jarein sigue adelante por su cuenta. YO no sé si esperar a Laura, pero mientras busco el teléfono para llamarla y ver dónde anda, aparece.

Feliz como siempre, y ¡Dispuesta a seguir!  Casi sin darse cuenta pasamos por Juzmeana, el primer punto en el que Laura "pretendía" escaparse. Pero lo estamos pasando tan bien que no hay duda de seguir adelante.
Por el camino he hablado con Marta un par de veces. Tras algo de turismo, van a encontrarse con nosotros en Bárcena Mayor. María, Auxi y Marta nos dan todos sus ánimos, algo de avituallamiento y les damos los chubasqueros que ya sabemos que no vamos a usar. Otra cosa bonita de hacer esta carrera, tener el privilegio de recibir ánimos de nuestra "hinchada" personal. Nos cuentan que Jarein pasó hace un rato pero no saben nada de los demás. A la salida de Bárcena, un pueblo precioso, que conserva la construcción tradicional de la zona, nos adentramos por una pista en un tupido bosque de hayas, junto al río, internándonos en lo mejor del Parque Natural del Saja-Nansa. 
Jarein saluda a nuestras animadoras
Auxi nos anima a pie de carretera. Así da gusto dar pedales.

De nuevo se pone cuesta arriba. Son las primeras rampas del alto de Fuentes. Es un puerto eterno, de más de 16 km, y una pendiente media del 4%, que va endureciéndose más y más.  Empiezo fuerte, de nuevo dejo a Laura, y al poco cojo de nuevo a Jarein. Disfruto del bosque, del rumor del agua, y de ir pasando uno tras otro a otros ciclistas. Los primeros 10 km por el bosque se me hacen muy agradables.

Laura empieza la subida de Fuentes. El bosque es mágico

El rumor del agua refresca los motores en la subida

Luego el monte se abre, estamos ganando altura, y las pendientes duelen un poco más. Muchos tramos al 12, 15%. Las piernas se me están cargando.

Paro un momento, vuelvo al ataque y llego arriba. Allí, avituallamiento, de líquidos, y le envío un mensaje a Laura. Voy a seguir adelante así me tomo la bajada con más calma. Una bajada muy rápida, por una pista de tierra bacheada que hace que la mano duela aun más y en la que me pasan muchos muchos ciclistas. Casi sin tiempo a lamentarse empieza la subida de Ozcava  no sin antes tomar otro ibuprofeno por cortesía de la organización (la mano está molestando más que de costumbre) lo que me retrasa mucho. Arranco de nuevo, y ZAS, un tremendo calambre me bloquea la pierna izquierda. No puedo doblarla y el dolor es insufrible. Por no poder no puedo ni sentarme. Otro compañero que me ve me ofrece ayudarme a estirar, pero como le digo, no tengo claro poder sentarme sin que la otra pierna se acalambre también.  No sin  dificultad consigo ponerme a caminar. Tengo miedo de que no se desbloquee, y de que el tirón me deje los músculos agotados. Es entonces cuando aparece Laura. Ha dejado atrás a Jarein y se pone a mi paso. Tenerla al lado me anima, y vuelvo a subir en la bici, con desarrollo muy corto consigo que poco a poco la pierna se vaya soltando. Cada vez que la dejo quieta vuelve a amenazar, así que pedaleo hasta cuesta abajo. Hay que seguir, y a ser posible, dando pedales, que si no, el tiempo se nos va, y con él el objetivo de llegar en control. Gracias a Laura y a sus ánimos corono Ozcava.
Las vistas desde Ozcava te dejan sin palabras
Empieza la bajada. De nuevo rápida, con unas vistas impresionantes del valle. Casi da pena ir deprisa. Hay puntos bastante complicados, torrenteras en mitad de la pista que nos obligan a ir despacio. Bueno a nosotros,  que solo queremos llegar. De nuevo nos pasan muchos de los que adelantamos en la subida. En Colsa, dejamos la pista para seguir por carretera, aún de bajada, muy rápida y curveada en la que más de uno está a punto de llevarse un disgusto. Y así llegamos a Correpoco. Allí nos esperan de nuevo nuestras animadoras.  Fotos de rigor, reaprovisionamiento, besos y ánimos, imprescindibles a estas alturas. También luces porque Laura se ha olvidado la batería. Estas asistencias son un LUJO. Ya quisieramos contar con ellas en muchas de nuestras rutas (Chicas, os animáis? ;-) )

El descenso de Ozcava. ¿De verdad hay que ir rápido?
  Mientras estamos allí aparece Jarein. Va a cambiarse de ropa mientras Laura y yo salimos. Correpoco es un tremendo pedregal. Una zona muy técnica en la que Laura y yo nos aburrimos de caminar de piedra en piedra. Difícilmente ciclable y menos para nosotros y con estas piernas (sobre todo las mías que amenazan tirones cada dos por tres). Así que lo tomamos con calma, como casi todos. Luego descubriremos que Jarein sí se ha sentido como pez en el agua, a este vasco le encanta comer piedras, y se ha repuesto del todo.

Correpoco
Bajamos por fin a Neredo (km 134). Es la última escapatoria… para el que la necesite. Para aquellos que quieran escaparse del "coco" del Soplao: El Negreo . Llegar aquí ha sido el objetivo mental que me he marcado en mi preparación. Porque todo el mundo dice que es un puerto imposible, que todo el mundo se baja. Y si hay que caminar, pues se camina, no hay de qué avergonzarse. Son más de las ocho de la tarde, y siento que el objetivo está cumplido. Vamos a llegar. No podrán echarnos porque en Neredo está el último punto de control. Aquí acaba el agobio por la media, por los tirones. Así que me animo. Las primeras rampas del Negreo son tremendas, pero las hacemos montados. Van endureciéndose más y más. Me animo a gritos "¡Vamos! "y tiro por esas rampas primero del 18%, y que luego suben hasta el 29%!. Es una locura. Todo el mundo camina. Yo aguanto hasta que un nuevo tirón me obliga a bajar.
Marta "trepando" las primeras rampas del Negreo (y estas eran las fáciles). Evidentemente la foto es del día después. El de la carrera no estábamos para mucha foto.
 ¿Dije todo el mundo? Noooooo! Hay una chica con un molinillo prodigioso que deja con la boca abierta a todo el mundo. Laura sigue a los pedales. Tras 300 metros eternos llegamos al último avituallamiento, en el que no cogemos nada , salvo una buena untada de Reflex que me ofrece una chica de la Organización. Con ese bálsamo de Fierabrás, y con la pequeña parada, las piernas se recuperan un poco. Vuelvo a montar (Laura sigue y sigue) y tiro adelante. Llega Jarein y me voy detrás de él. Las rampas son del 29, hasta el 31%. Las miras. Piensas: Es imposible subir eso. Metes la cabeza en el manillar y para adelante. Casi lo consigo hacer entero. De nuevo calambres. Pero ya no van a detenerme. Paro un momento, camino hasta el siguiente descansillo, y vuelta a montar. La pendiente suaviza (15-17%) y pasa de una pista de hormigón rallado a una pista de tierra, con piedras sueltas. No es mucho más fácil, pero se agradece. Y de nuevo, otro paredón al 30%. Esta vez aguanto. Me da un calambre esta vez en la derecha, pero ni me paro. Con el dolor y todo sigo pedaleando. Laura y Jarein me dejan atrás. Salvo ellos, son muy pocos los que no van caminando. Son seis kilómetros que tardamos una hora en subir.

Ya es de noche cuando llego arriba. Me espera Laura, entre la niebla. Colocamos las luces. Esto esta hecho, ahora sí que es solo dejarse caer. Entre la niebla y las gafas empañadas no veo apenas, así que arranco muy despacio la bajada. No deja de sorprenderme  ver a gente sin luces. La bajada es complicada, y con mucho polvo. Varios ciclistas sin luces  se nos unen así que vamos abriendo camino. Otros nos pasan. Ya no hay prisa. En esa bajada se produjo el único accidente grave del Soplao. No lo vimos, pero fue de noche, y no me sorprende nada. De repente, tal vez asustada por nuestros focos, una vaca se cruza en la pista. Aún no sé como conseguí parar la bici a tiempo de no convertirla en carne para hamburguesas. Pero el susto es monumental, así  que vamos aún con más cuidado, solo nos faltaba echar a perder ahora tanto trabajo, tantas horas, tantas ilusiones. Otro rebaño de vacas, curvas peligrosas, roderas. No hay prisa. Pero casi agradezco cuando el terreno se pone de nuevo cuesta arriba. Son apenas un par de rampas suaves, cerca de Terán. Y vuelta a bajar, hasta llegar a Ruente. Ahora sí, esta hecho. De Ruente a Cabezón es todo por carretera. Son 6 km, llanos en los que cogemos a otro ciclista sin luces al que animamos a que se nos una. Volamos a más de 30 km/h. Quedan fuerzas, pero sobre todo, queda corazón. Lo hemos conseguido. Son las 11 de la noche. Entramos en Cabezón. Un último sprint. Puño al cielo. Esta es la mano que me trajo aquí. Reto conseguido. Dificil? Sí. Imposible? Ni mucho menos. Si se quiere, si de verdad se cree, se puede. #ElSoplaoestáChupao.

En meta me llena el orgullo. Encuentro a todos mis amigos: Fernando, que ha hecho un tiempazo, Nikolay, David, Jarein y Laura que va conmigo. También Pelayo, un compañero de David que se nos ha unido en este periplo. Es un pleno de enbicipormadrid!!

La imagen de la victoria
Para cada uno de nosotros, para cada uno de los que acaban la prueba el Soplao es una victoria. Para los paquetes como yo, una victoria contra la falta de fe en uno mismo. Parecía imposible y lo hemos conseguido.  Al menos yo, no habría podido hacerlo sin mis amigos en todas esas rutas con las que lo preparé. Ni me lo habría planteado sin la compañía de mis amigos, y sé que sin ellos a mi lado, me hubiera desinflado a la primera dificultad. Tampoco sin la ayuda de nuestras sufridoras  antes,  con la eterna paciencia de prestar horas de vida en pareja para un reto que no es el tuyo y que a veces ni entiendes, y durante la ruta, en que nos dieron todo el apoyo cuando lo necesitamos.   Así es fácil. Ahora, a por el próximo reto!!

 

El Soplao: ¿Está Chupao?


-

Esta semana mucha gente me ha preguntado por la ruta. Y a todos digo que a mí se  me hizo fácil. Muy fácil. Al menos yo iba preparado para lo peor. Para el prometido "Infierno Cantabro", de lluvia, barro y frío. Tuvimos mucha suerte. Un día de sol radiante, frío solo en las cumbres. No hubo accidentes (extremamos la precaución) ni averías. Así que la única lucha fue contra las pendientes y el cansancio. Cuando vas preparado para lo imposible, lo difícil es fácil. Casi eché de menos un poco de "salsa" con la que sazonar la épica del reto. Viendo las fotos, y rememorando la prueba y las caras de muchos de los que estoy seguro de que abandonaron,  me doy cuenta de que disfrutar del paisaje fue fundamental para mí. Mientras otros sufrían con las subidas, Laura y yo las disfrutábamos más que cualquier otra cosa. Tenerla a ella a mi lado,  a Jarein intermitentemente, y a nuestras compañeras en cada arcén de la carretera fue fundamental para que los kilómetros pasaran casi sin darme cuenta. No hice un gran tiempo. No era ese el objetivo. Y donde esperaba sufrir, disfruté como nunca. 


Repetiría? Sin duda. Aunque siento que no lo necesito. Las muchedumbres siempre me han agobiado. Lo recomendaría? Seguro, pero con un buen entrenamiento previo. Seguramente, sin él no habríamos subido tan fácil como para disfrutar oteando el paisaje o charlando con otros compañeros de ruta. 

Sí,ya sé que suena chiste, pero con la actitud adecuada, e incluso para un paquete como yo, el Soplao no es más ni menos  dificil que cualquiera de nuestras rutas MTB de los sábados: Un precioso paseo por amplios caminos... ;-)

84 comentarios :

  1. Anónimo Anónimez29 de mayo de 2015, 9:33

    Felicidades por acabarlo, por ir, por verlo y por contarlo. Ojalá puedas hacer muchos más. La verdad, ha cambiado totalmente mi humor cuando he leído esto
    "Me ha tirado, ese tío me ha tirado". El tío se ha dado a la fuga. Sin
    preguntar siquiera como estaba. Seguramente es uno de esos "PROs" más
    preocupados por hacer tiempo que por disfrutar." ¡Como pueden cambiar las sensaciones al leer un artículo con una sola frase! Parece digno de un conductor temerario de coches...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato, Agus. Me he metido tanto en él que hasta me duele la mano como a ti en cada bajada 😃

    Enhorabuena a los seis, sois GRANDES !!!

    ResponderEliminar
  3. Buena crónica agustín.....me senti como si hubuera hecho yo el soplao......felicidades a todos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Ole, ole, y ole!!! Así coreé a Alberto Contador cuando ví en la tele como subió el Mortirolo; y así les digo a mis Contadores personales "enbiciados". Épico; digno de ustedes que son una inspiración para este humilde PAQUETÓN. Porque yo sí soy un paquetón Agus; tu ni me llegas a las uñas de los pies XD
    Lo digo con orgullo; porque trabajo duro para ser al menos un paquete...y lo conseguiré, tiempo al tiempo. Ahora más que nunca me llena de orgullo responder a la pregunta ¿con quienes sales los sábados de ruta? CON EN BICIPORMADRID, el grupo de Antonio!!!

    ResponderEliminar
  5. Emocionante y conmovedor... Gracias Agus

    ResponderEliminar
  6. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 10:37

    La verdad K-Li, a mí también me llenaba de orgullo, en las cuestas del Moral y de Fuentes ir adelantando a PRO's y pensar : hasta uno de los paquetes de enbicipormadrid os da queso. Lo de Laura en el Negreo fue épico, increible, la gente flipaba con ella.

    ResponderEliminar
  7. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 10:37

    Gracias Cristian, aunque lo bueno, lo bonito, es hacerlo!!

    ResponderEliminar
  8. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 10:38

    Gracias Paride

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena valientes, y gracias por escribir el artículo para que de alguna manera podamos sentirlo. Me alegra mucho que lo hayáis pasado tan bien, es difícil no tener ganas de apuntarse leyendo vuestra aventura.

    ResponderEliminar
  10. Jose Luis Sánchez29 de mayo de 2015, 11:25

    Muchas felicidades y enhorabuena a los seis, y a ti Agus muchas gracias por el relato.

    ResponderEliminar
  11. Arévaco Ciclósofo29 de mayo de 2015, 11:59

    Enhorabuena. Qué gran triunfo: el baño paisajístico que os habéis dado.

    ResponderEliminar
  12. Creíais que ibais a bajar a los infiernos y lo que contáis parece bajar desde el séptimo cielo, vaya, ¡que os ha gustado! Pues me alegro.
    Me hago idea del recorrido siguiendo tu texto, ¡menuda vuelta!, pero aun así tengo lagunas, sobre todo desde que aparecéis por Monte Aa. ¿No podríais subir una traza del recorido si es que lo conserváis en el GPS?

    ResponderEliminar
  13. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 12:31

    Eso está hecho: https://www.strava.com/activities/311661887/analysis

    La verdad, nos ha gustado, y mucho!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, ahora veo que no es una vuelta sino que son dos (o mejor dicho un ocho).

    ResponderEliminar
  15. Mario Carrasco-Muñoz29 de mayo de 2015, 16:30

    Tasio tu te lo pierdes!!!
    Chicos me apunto que hace tiempo que no os veo!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola a todos. Me apunto a la ruta. Nos vemos mañana!

    ResponderEliminar
  17. Me apunto también!! hasta mañana

    ResponderEliminar
  18. Hola a todos, yo también me apunto!, nos vemos mañana

    ResponderEliminar
  19. Hola chicos, he salido un par de veces con vosotros y me gustó mucho el paseo. No voy a dormir mucho porque estamos de fiestas en Getafe, pero intentaré ir. Contad conmigo

    ResponderEliminar
  20. Popurrí de sensaciones para compartir. Aún a riesgo de ser
    pesada, destaco un par de datos, 4500
    apuntados, imposible saber realmente cuántas mujeres fueron, calculo unas 60.
    Los del Soplao no se esforzaron en hacernos un poco más visibles a las féminas,
    lo contrario que la población, que se desgañitaba cada vez que me veía bajo el
    asombro de Agus y mío, flipábamos y nos entraba la risa…¡Vamos rubia (sí, tengo
    un mechón rubio)! ¡Venga niñaaaa!! De las 60, 38 terminaron el Soplao completo. Casi enbiciamos
    a Patricia, una amiguita que intentamos hacer por el camino, pero no dio tiempo…Patricia,
    ¿estás por ahí??

    ResponderEliminar
  21. Sobre la dificultad, lo hemos comentado varios. Esta era una
    ruta para nosotros, muy de enbicipormadrid, y muy de mi forma de pedalear. Caminos
    sin mucha técnica, laaargas subidas para darle al coco y tirar de imaginación,
    música interna y paisajes…Charlar y comentar con unos y otros. Y como diría
    Chema Arguedas, el secreto de un buen escalador es su relación
    peso/potencia..Que yo sea pequeña alguna ventaja tenía que tener. Y más si tu
    mecánico a última hora le mete un piñón más con nosecuantos dientes. Que yo
    haya decidido llegar al final, tiene que ver con todo esto, con que me lo pasé
    bien, disfruté de la compañía, e hice de esta una ruta cicloturista más para
    descubrir nuevos sitios, nuevas gentes. Encontrarme con mis amigos en medio y a
    lo largo de la ruta fue imprescindible, y verles al final hizo que esto tuviera
    sentido. Como dice Agus, esto no es un reto a mi medida. Es un fin de semana
    montando en bici con los amigos…eso lo hizo especial. No disfruté del inicio,
    porque soy alérgica a la competitividad y que un tío tire a alguien y se largue
    me pone los pelos como escarpias. Después nos quedamos los paquetes, ese es mi
    terreno, me gusta, el de echarse risas y cantar en la cocina y cada uno a su
    ritmo. Y me siento orgullosa de que los enbiciados supiéramos ir cada uno a
    nuestro ritmo, a nuestro reto, y casi sin bajarnos de la bici, eso nos hace
    especiales.

    ResponderEliminar
  22. ENHORABUENA CHICOS!!! Gran reto conseguido... Y el relato muy bueno también... me ha encantado. Sois GRAANDES por haberlo disfrutado.

    ResponderEliminar
  23. Buenas!!
    Que se me olvida apuntarme...jaja

    ResponderEliminar
  24. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:36

    Genial Carlta. Va a ser una ruta 100% primaveral

    ResponderEliminar
  25. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:38

    Bienvenido!... de vuelta Mario!

    ResponderEliminar
  26. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:39

    Hola Kapi, apuntado

    ResponderEliminar
  27. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:39

    Hasta Mañana!

    ResponderEliminar
  28. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:40

    Este paseo te va a encantar Mario. Seguro que no echas de menos la falta de sueño

    ResponderEliminar
  29. Laura; hay una imágen tuya que no se me borra de la cabeza y es uno de los ejercicios que tengo pautado (porque me hice calendario semanal). En una de las rutas de prueba a Cercedilla para la Red MTB; antes de llegar al Hotel y coger asfalto, oí una voz decir: "que voy por la derecha". Una cuestita llena de rocas y bastante inclinada. A lomos de tu bici ibas con tu molinillo pasando sobre todo cuanto se te atravesaba. Ese día me dije ¡¡¡eso lo quiero hacer!!!

    ResponderEliminar
  30. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:43

    Nos vemos mañana Rober. Para todos en general,y los nuevos en particular, es recomendable que mañana le compartáis vuestro número de teléfono con alguno de los compañeros. Intentamos no dejar lugar para que nadie se pierda, pero por si acaso es muy conveniente.

    ResponderEliminar
  31. Agustín Felipe Farelo29 de mayo de 2015, 22:52

    38 apuntados,y seguro que algún espontaneo más aparece mañana. Según el pronóstico del tiempo, mañana será un día muy soleado con máximas de 29º. No olvidéis el protector solar.

    ResponderEliminar
  32. Puede que vaya, aunque a las 8 es muy pronto para mi. Intentare alcanzaros por el camino.

    ResponderEliminar
  33. Estooooyyyy!!!! Fuentes pudo con mi cabeza. Las sensaciones con el ánimo de la gente eran impresionantes, te empujaban a seguir.
    Es una carrera dura, hay que ir entrenado física y mentalmente, me ha costado ver que lo que hice lo hice bien, solo podía pensar en la derrota de no seguir más y no pasar el arco de llega... Pero se me queda la espinita y seguiré entrenando para el año que viene ver la otra parte del Sopla que me falta.
    Espero veros en alguna salida de sábado!!!
    Me alegra mucho saber que llegasteis!!!

    ResponderEliminar
  34. Me he levantado con la rodilla izquierda un poco hinchada. He dado una vuelta a la manzana para probarme y no voy a forzar. Una pena porque tenía ganas de ir. Buena ruta!!!

    ResponderEliminar
  35. Bonita y calurosa ruta en una compañía inmejorable.Es lógico que cada vez nos sumemos más cada sábado. No me gusta haberme ido sin despedirme, pero es que el tren al Escorial salía en ¡un minuto! y pasan con poca frecuencia. Por cierto aquí no ha caído ni una gota. Hasta otra.

    ResponderEliminar
  36. buenas que bochornazo por aquí en Villaverde magnifico para secar las alforjas y todo el ropaje empapado .parece mentira lo que nos ha caído de agua y difícil de explicar ala familia que no me creen,bueno alguien me indica como aceder alas fotos del grupo?lo siento pero soy muy bestia para la informática(y para otras cosas)

    ResponderEliminar
  37. Agustín Felipe Farelo30 de mayo de 2015, 21:33

    Jo, Jarein, mehas emocionado. Y gracias a tí por compartirlo, antes, durante y después.

    ResponderEliminar
  38. Agustín Felipe Farelo30 de mayo de 2015, 21:39

    Patricia, te tienes que enbiciar. Todos los sábados, buen rollo, amigos, casi familia,buenos ratos, los mejores paisajes de Madrid. Y si quieres entrenar para el próximo Soplao, ya ves que este grupo garantiza la llegada ;-)



    No vamos rápido,pero juntos vamos al fin del mundo

    ResponderEliminar
  39. https://youtu.be/k1ZaqtwbwCA

    ResponderEliminar
  40. Agustín Felipe Farelo31 de mayo de 2015, 9:43

    Buenos días. Ayer la ruta acabó, para los que pretendíamos terminarla, de manera precipitada en Las Matas, tras 40' de diluvio, granizo y agua. Solo espero que en el caos por huir de la lluvia no perdieramos a nadie.

    Aquellos que queráis compartir las fotos de la ruta solo teneis que facilitarme el correo y os damos acceso al dropbox

    ResponderEliminar
  41. Agustín Felipe Farelo31 de mayo de 2015, 9:43

    Pásametu correo y te envío una invitación al dropbox

    ResponderEliminar
  42. Buenos días,
    Gracias a los que desinteresadamente organizan estas rutas, informan, esperan, guían y acompañan...
    Ayer fue una lástima no haberla acabado ya que el "chaparrón" nos enfrió derrepente el calorazo acumulado...
    Esperando ver los videos, fotos y demás comentarios.
    Un saludo a tod@s y hasta la próxima!!
    Fdo: El de la Epic Roja ;-)

    ResponderEliminar
  43. Pedro José Malo31 de mayo de 2015, 9:59

    https://youtu.be/AiOGP4NdMw8

    ResponderEliminar
  44. Leopoldo Abatti Fernandez31 de mayo de 2015, 10:00

    En los muchos años de cabalgada ciclopedica que llevo en las espaldas, jamas me habia caido encima un chaparron tan tremendo, creo que la decisión de abortar la ruta en las matas fue acertada, aunque fue una lastima, pues me hubiera gustado terminar la ruta , llegando a madrid dando pedales, y no en tren, pero cuando el cielo se te cae encima......

    ResponderEliminar
  45. El diluvio




    https://youtu.be/da7oAKFILVc

    ResponderEliminar
  46. Mi correo es ausetani@gmail.com.
    Muchas gracias a tí y a todos los que haceis posible que, cuando el tiempo nos lo permite, descubramos nuevas formas de disfrutar pedaleando.
    Un abrazo a tod@s y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  47. Agustín Felipe Farelo31 de mayo de 2015, 10:52

    Invitado

    ResponderEliminar
  48. Un día inolvidable!!!
    Estas cosas en buena compañía se llevan mucho mejor.

    ResponderEliminar
  49. Buenas, daros las gracias a todos por la ruta tan estupenda, aunque no pude acabarla, el cansancio y el haberme quedado sin agua sin duda fueron determinantes.


    Mi especial agradecimiento a Alonso por haberme acompañado en los últimos Kms de mi recorrido y no haberme abandonado a pesar de mi insistencia. Eres todo un ejemplo a seguir!.


    Hasta la próxima!


    PD: Si podeis, enviarme la invitación para ver las fotos

    ResponderEliminar
  50. Agustín Felipe Farelo31 de mayo de 2015, 11:49

    Me alegro que te divirtieras . Si no le diste el correo electrónico a ninguno de los asistentes, pásalo por aquí y te invitamos aj dropbox

    ResponderEliminar
  51. guillermomadrid @ gmail .com

    ResponderEliminar
  52. Agus, cuando puedas me mandas la invitación. Gusmetal @ gmail.com

    ResponderEliminar
  53. Agustín Felipe Farelo31 de mayo de 2015, 12:32

    Invitado

    ResponderEliminar
  54. Hola, Agus, tengo un nuevo correo en mi perfil, para que me envíes las fotos, por favor: molativo@hotmail.com. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  55. Que´alegría!!! Vente algún sábado y te enbiciamos! Fuentes fue muy duro para mí también..probablemente uno de los puntos donde también sufrí, así que no me extraña nada...Es largo, y va a más..Al final de Fuentes me encontré con Jarein, y eso me animó mucho mucho...

    ResponderEliminar
  56. Como todos hablan de la preparación, voy a contar un par de cosas sobre la mía. Decidí hacer el Soplao en marzo, como bien dice Agus. Pero lo cierto es que no quería sentir la bici como una obligación, quería entrenar a mi aire. En cualquier caso eso me animó a ir a trabajar todos los días ida y vuelta (hasta ese momento era sólo vuelta), como cuenta Jarein, y religiosamente todos los días, 30 km todos los días. Algunos días, alargando el camino. Por lo demás, sólo ahora he sido consciente de que mi preparación en realidad empezó en julio del año pasado, porque desde entonces he ido a casi todas las rutas de los sábados, incluyendo puertos, largas distancias, y lo que tocara.. No ha habido mesociclos, gimnasios ni nada por el estilo...Ha habido, eso sí, un viaje de 1000 km a un mes del Soplao. Las últimas etapas, largas, con lluvia e importantes desniveles han sido definitivas, y hacerlas con Fernando más todavía. Él ha sido mi entrenador personal. Salir de Orense con porcentajes de desnivel parecidos al Soplao, cargada con alforjas y con la insistencia de Fernando de seguir adelante entrenan física y mentalmente. Es la preparación más bonita que uno se puede echar en cara. Para mí eso parecía una mala preparación. Poco sistemática y demasiado espontánea, por eso hasta el último minuto no me veía... Pero parece que ha funcionado. Voy a contactar con Chema Arguedas para proponerle mi método de preparación basada en la filosofía disfrutona y globera, porque a veces funciona.

    ResponderEliminar
  57. Hola. Soy uno de los que salio escopetao en la parada de las Quemadillas (Santa Cruz). Fui hasta Las Matas con Laura y otro compañero, ellos pillaron Renfe y yo continué solo hasta terminar la ruta. Hice la ruta desde Las Matas hasta la CDC echando imaginación. En el Pinar de las Rozas tuve la suerte de encontrarme a Albano. Nos metimos en las Rozas pueblo y él me indico como enlazar con Majadahonda y ya desde allí fui solo hasta la CDC. Según huíamos de la tormenta los que desertamos antes de tiempo, se veia venir el chaparrón que os calló. Muchas gracias por la ruta y por las molestian que se toman los organizadores.

    Me gustaría ver las fotos onievus@gmail.com

    ResponderEliminar
  58. Me too! thanks!!
    pcarro76@gmail.com

    ResponderEliminar
  59. Jarein, tu historia hubiera dado para otra entrada en el blog. preciosa y emocionante como la de Agus ;-)

    ResponderEliminar
  60. Jarein Álvarez Menchaca31 de mayo de 2015, 17:42

    Jeje muchas gracias David. A seguir yendo al trabajo en bici y el año que viene a sacar el bonobici para venir con nosotros ;)

    ResponderEliminar
  61. Jarein Álvarez Menchaca31 de mayo de 2015, 17:44

    Insisto, gracias a vosotros por hacer que mereciera tanto la pena. Un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Que subidón leer la cónica!
    enhorabuena a Austín, Laura, Jarein y al resto (incluyo a Antonio ;-)

    ResponderEliminar
  63. Jarein Álvarez Menchaca31 de mayo de 2015, 17:48

    Yo creo que Fuentes se los hizo largo a todos... Yo también guardo un gran recuerdo de aquel encuentro arriba. Era la confirmación de que Laura se venía con nosotros hasta el final!

    ResponderEliminar
  64. Bueno, al final no lo use. Pero seguro que de aquí a nada lo utilizo.

    ResponderEliminar
  65. Hola. Soy uno de los que salio escopetao en la parada de las Quemadillas (Santa Cruz). Fui hasta Las Matas con Laura y otro compañero, ellos pillaron Renfe y yo continué solo hasta terminar la ruta. Hice la ruta desde Las Matas hasta la CDC echando imaginación. En el Pinar de las Rozas tuve la suerte de encontrarme a Albano. Nos metimos en las Rozas pueblo y él me indico como enlazar con Majadahonda y ya desde allí fui solo hasta la CDC. Según huíamos de la tormenta los que desertamos antes de tiempo, se veia venir el chaparrón que os calló. Muchas gracias por la ruta y por las molestian que se toman los organizadores.

    Me gustaría ver las fotos onievus@gmail.com

    ResponderEliminar
  66. Anónimo Anónimez31 de mayo de 2015, 23:51

    Creo que sólo abre de lunes a viernes

    ResponderEliminar
  67. Yo, pobre de mí, lo que no entiendo es lo del "molinillo", ¿es algún engranaje especial que han puesto en las nuevas bicis?

    ResponderEliminar
  68. Agustín Felipe Farelo1 de junio de 2015, 10:40

    No Tonetti. Es simplemente el tercer plato , muy pequeño, que suelen llevar las bicis de montaña desde hace ya mucho tiempo. Con el das muchos pedales, avanzas poco , pero subes cuestas "imposibles "

    ResponderEliminar
  69. ¡Ah!, gracias. Es que en mi bici no tengo molinillo (de hecho ni siquiera sé si tengo ya bici, hace meses que no bajo por el garaje donde debería estar amarrada)

    ResponderEliminar
  70. Una invitación por aqui!!
    atr0m@openmailbox.org

    ResponderEliminar
  71. Agustín Felipe Farelo1 de junio de 2015, 13:29

    Hecho

    ResponderEliminar
  72. Francisco Saavedra1 de junio de 2015, 14:49

    Opción sumamente interesante... A ver si se expanden fuera del centro.

    ResponderEliminar
  73. Podriais enviarme invitacion para el dropbox? Me gustaría ver las fotos. Roberto y yo no pudimos esperar a los demás...nuestras costillas nos esperaban sin piedad. Espero que no os empapaseis, justo cuando llegábamos a Las Matas cayo un tormentón del copón. A ver si algún día podemos completar la ruta sin prisas y sin horarios. La verdad lo pasamos estupendo el rato que fuimos juntos.

    ResponderEliminar
  74. Sufian Ouazzani Touil1 de junio de 2015, 18:07

    y otra por aqui
    sufi_p1@hotmail.com

    ResponderEliminar
  75. Agustín Felipe Farelo1 de junio de 2015, 21:09

    Laura, tienes que contar ese viaje de 1000 km...¡Y lo SABES!!

    ResponderEliminar
  76. Otro redactor que podria haber echo una entrada en el blog el solito. Veo que el soplao ha dado para mucho y que todos los participantes os moris por hacernos participes de vuestra gran hazaña. Yo os lo agradezco de corazon, pues leyendolo ha sido casi como estar alli y disfrutar de esos paisajes en vuestra compañia. Gracias de todo corazon. ;-)

    ResponderEliminar
  77. Querido Agus:
    No he querido responderte hasta haber leido todas las cronicas (han sido tres en una) y ahora que lo he echo solo puedo decirte una cosa: ¡¡GRACIAS!! de todo corazon, gracias. El dia que hicisteis el soplao, unos cuantos compañeros intentamos que el blog no faltara a su cita semanal con una rutita que resulto ser medio soplao (en distancia y desnivel) y cada pedalada que dimos ibamos acordandonos de vosotros. Espero que sintierais nuestra presencia a vuestro lado. Pero ahora que he leido vuestra cronica he podido vivirlo casi como si hubiera estado alli. He podido ver esos maravillosos valles entre cuestarrones imposibles y esas bajadas de vertigo igual que un lector pasa a ser el coprotagonista del libro que esta leyendo cuando este se escribe con todo lujo de detalles.
    Y que contar de vuestra gesta que no se haya dicho ya.....lo bueno de que seais tan grandes es poder disfrutar de vuestra compañia cada vez que pedaleamos juntos: sois "mis" grandes y asi os siento. Siempre lo dire: es un placer y un hornor dar pedales a vuestro lado.

    ResponderEliminar
  78. La preparación más bonita, es la que uno hace con ganas de disfrutarla! El viaje de 10 días ha sido de menos a más, y eso muy importante para el músculo. Dándole un poco más de carga día tras día!

    ResponderEliminar
  79. Mario Carrasco-Muñoz2 de junio de 2015, 0:37

    Eres un crack Luis, lástima que tuviéramos que abandonar. Organizadores hay que repetirla!!!

    ResponderEliminar
  80. Felicidades, sabía que lo lograríais.

    ResponderEliminar
  81. Agus por favor envíame la invitación a Dropbox, en lo que puedas, gracias. Edgarport@yahoo.com

    ResponderEliminar