Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

martes, 11 de octubre de 2016

Probamos el taller itinerante de Don Cicleto


Ya conocíamos las andanzas emprendedoras de Don Cicleto y su red de aparcamientos vigilados de pago en Madrid y  Zaragoza.

Recientemente, Don Cicleto ha aumentado su oferta con este novedoso servicio de taller itinerante "a la carta", que va pasando por cualquiera de los parkings de la red a peticion de cualquiera que quiera tener su bici revisada o reparada, sea o no socio de Don Cicleto.



Cómo funciona:

1 .Aunque no es necesario ser socio de Don Cicleto (es decir, pagar las mensualidades que dan derecho a aparcar la bici en su red de aparcamientos), sí es necesario suministrar datos de contacto si es la primera vez que solicitamos este servicio.

2. Una vez realizado esto podemos entrar en un sencillo formulario en el que indicamos el tipo de reparación que queremos, dónde vamos a dejar la bici. Aquí hay que dar un salto de confianza y pagar por adelantado (con tarjeta o PayPal, por ejemplo). Conscientes de que esto también puede echar para atrás a la gente sin tener referencias del servicio, hacemos nosotros la prueba primero.
Se puede consultar la red en nuestro mapa de la bici de Madrid.

3. A los pocos minutos, nuestro correo nos avisará del pago realizado y de que en breve se pondrán en contacto con nosotros. Y efectivamente, el mecánico nos llama a las pocas horas para confirmar a qué hora dejaremos la bici en el parking de Don Cicleto y cuándo se pasará él a revisarla. Aviso, no se trata de un servicio exprés, en nuestro caso, nos dieron cita para 6 días más tarde. Según comenta Don Cicleto, la media es 3-4 días, máximo una semana.

4. La gracia es que no tenemos que esperar 6 días para dejar la bici. Desde el momento en que hemos ya cerrado el trato podemos dejar la bici en el parking en su horario normal, ya que te dan una clave para uses el candado que encontrarás en la plaza que te asignan. En el caso de Ventas, que fue el que probamos, cualquier día de la semana desde las 7AM hasta las 2AM era un buen momento para dejar la bici. En otros parkings el horario puede variar (algunos están abiertos las 24 horas).

texto alternativo

5. A lo largo del día recibirás un mensaje indicando que ya está lista tu bici. Si el mecánico ha encontrado fallos adicionales o cosas que requieren una reparación especial que no se puede hacer en el momento, también te lo indican, para que decidas si llevártela a otro taller o contratar ese extra con ellos. En todo caso, si el servicio está terminado lo suyo es que no tardes mucho en llevártela de vuelta a tu casa, ya que estás ocupando la plaza de otro posible cliente.



Valoración del servicio:

El proceso de dejar la bici
Dado que esta manera de dejar la bici en el taller es inusual, al principio puede despistar, sobre todo a quien no esté habituado a realizar pagos a través de internet o a realizar formularios anónimos. En ese aspecto, le puede costar arrancar hasta que el boca a boca genere la confianza necesaria.

En nuestro caso, tuvimos dudas al principio de si se trataba de un servicio sólo para abonados o no. Nótese que solemos denominar "darse de alta" tanto al hecho de abonarse como al de simplemente crear una nueva cuenta de usuario. También el hecho de pagar y no saber si lo estamos haciendo bien genera algo de inquietud.

Una vez pasado ese escollo, los correos que nos llegan confirmando el pago y el inminente contacto del mecánico son un alivio que nos indica que hay alguien detrás. Hasta ese momento, hay que dar un pequeño salto de fe. Luego ya es todo fácil, puesto que hay alguien detrás que te ayuda.

Incluso en el proceso de llevar la bici al parking, se agradece que los guardias de seguridad no se extrañen al verte rodar y te indiquen a dónde ir, acostumbrados a que el gremio de vigilantes te mire mal y te prohiba usar la bici.


La calidad de la reparación

En el caso se trató de una revisión estándar de frenos descentrados y cambios con sonido de carraca, al que se le añadía un problema de un sillín tendente a bajarse con los vaivenes del asfalto madrileño. Se trata de una revisión tarificada en 25€. Durante el mes de octubre, Don Cicleto ha decidido hacer oferta de lanzamiento a 15€.

En los dos primeros asuntos, las pruebas que hemos realizado han sido satisfactorias, habiéndose sustituido unos cables de frenos ya gastados y ajustado muy bien los cambios.

Sin embargo, el problema del sillín sigue persistiendo. El mecánico no nos hizo comentario al respecto, posiblemente porque es algo que sólo puede comprobarse tras rodar un rato largo. Cuando le hemos comentado esto unos días después, nos recomendó sustituir la abrazadera si el problema persiste. Es el caso de reparaciones que requieren de una segunda visita, sea a Don Cicleto o a un taller presencial.



Ventajas:

  • Poder dejar la bici en el parking más cercano. Ideal para barrios en los que no encuentras un taller de bicis de confianza, pero hay un parking de Don Cicleto
  • Libertad de horario para dejar y recoger la bici. El único límite es el horario de apertura de los parkings, muchos de los cuales abren hasta altas horas de la madrugada incluso en festivos. Así, es posible dejar la bici un domingo a la 1 de la madrugada y recogerla unos días después también en horarios intempestivos.
  • Guarda de seguridad tratándote bien: El encargado del parking te ayuda a orientarte mientras vas montado en tu bici tratando de encontrar la zona de Don Cicleto o la salida. Puede parecer un detalle menor, pero acostumbrado a tener broncas sistemáticas con la gente de este oficio por el mero hecho de ir subido en bici, el respeto es algo que emociona.
  • Ideal para abonados: Para quien ya paga una mensualidad para guardar su bici en uno de estos aparcamientos, el servicio le permite tener la bici a punto sin necesidad de llevarla a un taller. En el caso de quien vaya a usar el aparcamiento como lugar donde dejar su bici a lo largo de su jornada laboral, puede incluso encontrarse con que a la salida del trabajo puede ya regresar con la bici a punto hasta su casa.


Inconvenientes:

  • No ves al mecánico en ningún momento. Y esto tiene sus limitaciones. Lo que le pasa a tu bici se lo cuentas por escrito mediante formulario, y luego telefónicamente, pero no estás delante de la bici para contar detalles, ni para que te cuente él una vez revisada qué tal ha quedado. Esa falta de contacto de tú a tú puede resultar fría.
  • Puede requerir una segunda visita: El sistema implica dejar cerrado de antemano el trato de lo que se va a reparar. Los imprevistos implican renegociar una nueva reparación o realizar una visita adicional al taller.
  • No es para unas prisas: El servicio te deja la bici reparada a lo largo de la semana, lo cual es un plazo razonable si no se trata de una urgencia. Que nadie espere una reparación exprés en el mismo día*

En resumen:

Aunque este servicio no va a sustituir la visita al taller presencial en el 100% de los casos, sí que nos permite quitarnos de en medio las reparaciones más básicos que muchos usuarios hacemos bastante mal por nosotros mismos y que suelen ser más frecuentes, gracias a su flexibilidad de horario y a la cobertura de la creciente red de puntos de atención.

Esperamos que en breve se implante la idea de realizar también este tipo de servicios a bicicletas aparcadas en la calle, lo que podrá suponer una revolución para quienes la usamos a diario y no podemos permitirnos prescindir de ella los días que está en el taller*.

*Actualizaciones:
Entre que escribimos el artículo, hay dos novedades
  • Ya es posible realizar el servicio urgente (menos de 48 h) con un sobrecoste de 15€
  • También han sacado un servicio premium, que te atiende en el día allá donde hayas dejado la bici, sea en la calle o a domicilio, con un extra de 25€
Esto es lo bueno de hablar de un negocio en el que puedes comentar estas cosas con el dueño, que en seguida toma nota y añade cambios.



No hay comentarios :

Publicar un comentario