Menú horizontal

martes, 22 de noviembre de 2016

Cómo iniciar una revolución ciclista en tu empresa 3. Romper la resistencia al cambio de tu entorno laboral

Por Ignacio Prieto

Antes de continuar, asegúrate de haber dado los dos pasos previos

Paso 1. ¿Has conseguido ya ponerte en contacto con otros usuarios de la bici?
Paso 2. ¿Habéis realizado vuestras primeras acciones?


Si has llegado hasta aquí, es hora de enfrentarse a la inercia de un entorno poco amigo de cambiar rutinas. Sí, es posible lograrlo.

texto alternativo



Es bastante probable que a estas alturas hayas tropezado con el primer muro. Parece que nadie escucha el mensaje, que a nadie importa la bici o las propuestas. Todo lo anterior había resultado fácil, ilusionante, bonito, utópico.

Ahora toca enfrentarse con la realidad: a casi todos tus compañeros les da igual el aire que respiran, la salud, el sedentarismo o incluso el cambio climático.

Pero no desesperes. Bueno, tal vez un rato, pero luego persevera. Después de haber hecho el barrido de propuestas, toca empujar en todas direcciones. Es como plantar semillas de diferentes árboles.

Cada uno fructificará, pero a su ritmo. Te damos algunas ideas:


Dentro de la empresa

  • Realiza periódicamente nuevas convocatorias de desayuno o reunión a compañeros que hayan mostrado el más mínimo interés. Dos asistentes ya se considera como reunión.
  • Envía Correos periódicos al servicio de salud de la empresa, adjuntando noticias (científicamente contrastadas y de fuentes fiables. Hay miles.) sobre el sedentarismo, la calidad del aire, las bondades de la bicicleta en mente y cuerpo, o cuanto se os ocurra que tenga relación. Se trata de generar conciencia, primero en el propio servicio de salud, para que lo transmitan.
  • Servicio de comunicación de la empresa: prepara noticias periódicamente, en formato de empresa, igualmente relacionadas con sedentarismo, salud, aire, bicicleta, estrés. Tienes que conseguir que terminen publicando algo en la Intranet de la empresa (si la hubiera).
  • Servicios generales de la empresa: envía periódicamente correos con peticiones sobre aparcabicis, seguridad, vestuarios, y todas las carencias que hayáis detectado.
  • Buzón de sugerencias: otra vía más para pedir mejoras, y para pedir el impulso de la bici dentro de la bici.
  • Sindicatos: seguro que mostrarán interés ante un planteamiento de mejora de las condiciones laborales o reclamaciones sociales. Consigue alinear objetivos, pero manteniendo la independencia del grupo ciclista. Es un buen resorte para avivar el fuego del Plan de Movilidad Sostenible si tu empresa no lo tiene (o está inactivo).
  • Agrupaciones deportivas de trabajadores: equipos de corredores, futbito, torneos varios, …, todos ellos comparten el ejercicio físico con la bici y tendrán peticiones similares a las vuestras.

Usando la línea jerárquica


  • El canal reglamentario para todas las decisiones importantes suele necesitar subir hasta la alta dirección para bajar con su aprobación o denegación. Esta vía es lenta habitualmente, pero de largo alcance en caso positivo.

Subiendo por la escalera jerárquica, podéis plantear una ESTRATEGIA DE LA BICICLETA como elemento diferenciador y publicitario, que haga que la empresa despunte. Vale la pena intentarlo. Planteado como rentable por incremento de encargos en base al carácter diferenciador, es un documento que, estructurado acorde a la realidad y particularidades de la empresa, puede mover intereses. Todos los negocios pueden usar la bici de una u otra manera. Y vosotros conocéis cuál es la que mejor encaja.

Fuera de la empresa

  • Los buzones de sugerencias funcionan bien para solicitudes de: bicicletas públicas, variaciones de líneas de transporte, aparcabicis públicos, modificaciones de aparcamientos, ampliaciones de aceras, pasos elevados, etc., e incluso para quejarse por calidad del aire, ruido, o peligro en viales públicos.



Trucos para tener éxito


Toda esta batería de ideas puede ejecutarse por separado o en paralelo, de golpe o poco a poco. Pero para que sean al menos tenidas en consideración por quien las reciba, deben ser tratadas con objetividad, excelente redacción y agradecimiento implícito. Las palabras amables abren puertas, las agresivas las cierran.

Suele ocurrir además que si una misma solicitud llega por diferentes caminos adquiere inmediatamente más fuerza. Probablemente dos personas terminen hablando de bicis como medio de transporte si han recibido toques de diferentes fuentes.

No obstante hay un truco que permite adelantar casillas en todo este proceso: el RECONOCIMIENTO EXTERNO, pues provoca reconocimiento interno.

Una vez que hayáis conseguido alcanzar al menos una de las medidas, dadle PUBLICIDAD. Sirven medios especializados (radio, prensa) o incluso premios de movilidad o sostenibilidad (cada vez hay más convocatorias disponibles).

El reconocimiento es una de las llaves para que la Dirección de la empresa asuma como propio el tema y cambie toda la atmósfera en torno a la bici.

¿Hacia dónde? En 15 días.

No hay comentarios :

Publicar un comentario