viernes, 29 de junio de 2012

Bicicrítica y policía

Chris Carlsson cuenta cómo la policía intentó acabar con las masas críticas de tres ciudades de EEUU

El pasado miércoles 27 de Junio se presentó en el Patio Maravillas el libro "Shift Happens! Critical Mass at 20", que celebra los 20 años de la primera masa crítica ciclista en San Francisco de la que Chris Carlsson tuvo buena parte de culpa.

El libro, que estará disponible en Septiembre, reflexiona sobre las particularidades de la masa crítica en 17 ciudades de todo el mundo y fue objeto de debate tras su presentación.

Una de las cuestiones que más me llamó la atención fue el distinto grado de aceptación por parte de las autoridades de movimientos de este tipo. Acostumbrado a debatir en este blog sobre los conflictos que causa la bicicrítica madrileña, resulta sorprendente comprobar el grado de enfrentamiento con las autoridades que hay en muchas ciudades de Estados Unidos, algo prácticamente inexistente en Madrid.

Recuerdo un encuentro con el entonces concejal de movilidad Pedro Calvo en la que nos comentó que la inacción policial cada último jueves del mes era intencionada: se quería evitar que la bicicrítica se convirtiera en un movimiento mártir que atrajera a más gente como reacción ante la autoridad.

Al comentarle este hecho a Chris Carlsson, nos narró las siguientes tres historias de tres ciudades de Estados Unidos donde la policía no fue tan prudente.


Caso 1: San Francisco, o cuando vence la astucia de los ciclistas

San Francisco
Fue en 1997, no sé muy bien porqué motivo, pero ese movimiento que desde hacía 5 años crecía sin parar y llenaba de bicis las calles empinadas de San Francisco hinchó las narices del alcalde que dio orden a la policía de acabar con esa plaga.


San Francisco es una ciudad relativamente tranquila y su cuerpo de policía no es muy numeroso, así que no pudieron impedir aquel día que dos mil ciclistas salieran a la calle, aunque decidieron dar una lección: al final de la marcha detuvieron a los cien que pillaron más a mano acusados de quebrantar varias normas de tráfico.


Por supuesto, fueron liberados a la mañana siguiente sin cargo alguno. Por supuesto, el suceso provocó una airada reacción ciclista. Y por supuesto la siguiente convocatoria fue mucho más numerosa, aunque con un pequeño cambio: se respetarían TODAS las normas de tráfico, no dando así ningún motivo a la policía para actuar.


Eso implicó circular en fila dejando los carriles libres, parar en todos los semáforos con los pies bien puestos en el suelo e ir a una velocidad adecuada al tráfico, es decir, muy despacio.


¿Alguien se imagina cuánto ocupa una masa crítica ciclista cuando se pone en fila india parándose en cada semáforo? Mucho, muchísimo, tanto que colapsó la ciudad como nunca antes había hecho. Desde entonces el alcalde prefirió las maneras habituales de cada concentración: una masa compacta y que pase cuanto antes, por favor.

Caso 2: Nueva York, o cuando vence la fuerza militar

New York
2004, convención del partido republicano en Nueva York, donde se elegiría a George W. Bush nuevamente como candidato a la presidencia. Hace un año que Estados Unidos está en guerra con Irak y las manifestaciones de protesta se suceden por todo el país. Aquel último viernes de cada mes no fue una excepción y mucha gente decidió mostrar su disconformidad con dicho acto acudiendo a la masa crítica.


La policía de Nueva York es el noveno ejército más poderoso del mundo. En aquella ocasión, ese ejército se creyó víctima de una provocación en toda regla que socavaba su autoridad bajo los ojos del presidente. La consigna fue clara: acabar con la masa crítica de una vez por todas.


A diferencia de San Francisco, aquí sí había efectivos suficientes como para rodear a todos los participantes, detenerlos y requisarles sus bicicletas. Ante la esperada reacción al mes siguiente, la policía volvió a actuar igual acabando con la masa crítica. Y al mes siguiente. Y al otro. Y al otro.


Cuatro años seguidos estuvo la policía acosando sin piedad a este movimiento subversivo que pretendía usar las bicis para circular por la ciudad, hasta que consiguió que la experiencia de juntarse el último viernes de cada mes dejara de ser una fiesta para convertirse en una tortura.


Entre medias, el ayuntamiento empezó a dar pasos hacia una política más proclive a la bici, así que los motivos de resistencia y reivindicación se fueron diluyendo hasta que el movimiento desapareció.

Caso 3: Portland, o cuando la masa crítica se ahorca a sí misma

Portland
Portland tiene fama de ser una de las ciudades más amistosas con la bici de Estados Unidos. Este es un caso claro en el que la masa crítica, más que celebrar el propio hecho de poder ir en bici por la ciudad en grupo o reivindicar cambios, buscaba bronca.


El Comando Testosterona, lo llaman. Todo el que ha ido a una bicicrítica sabe de qué hablo: varón, entre 16 y 25 años, complexión atlética y ganas de encontrar un enemigo al que culpar de los males de la sociedad. El Coche, así con mayúsulas será ese objeto en el que se vuelcan todos los paradigmas de una simplificación ideológica extrema que los convierte en responsables últimos de la guerra de Irak, sobre todo si el vehículo es caro.


La reacción es conocida: los moderados no secundan esa actitud y dejan la masa crítica en manos de estos salvadores que creen cambiar el mundo por romper un faro o amenazar a un conductor.


Los ciudadanos protestaron y como en los casos anteriores, la policía se enfrentó al grupo. No tenían el ejército de Nueva York, pero la masa crítica tampoco tenía el apoyo popular de San Francisco. En poco tiempo desaparecieron y no hubo voces ciudadanas que les reivindicaran, ni siquiera que les echara de menos.


Con el tiempo, surgieron otras iniciativas en Portland que sacaron bicis a la calle, pero todas tuvieron algo en común: ninguna quiso ponerse el nombre de Masa Crítica, para que jamás un ciudadano pudiera relacionar una bici con aquél movimiento... excepto la propia policía, que aprendió que cuando la ciudad está atascada, lo mejor era moverse en bici.

25 comentarios:

  1. Lo que me gusta, es que se ve que por lo visto una BC respetando las normas sería incluso peor para el resto del trafico :)

    ResponderEliminar
  2. Hombre, es que si le pides a los bicis que vayan en fila india, ocupan lo mismo que un coche en la calle. Hay que tener pocas luces para crear una nromativa así.

    ResponderEliminar
  3. Ayer fue la primera vez que vi un coche de la policia en medio de la bicicritica, ademas varios motoristas iban y venian constantemente. ¿Es el principio del fin?

    ResponderEliminar
  4. También hicieron los policías de bloqueadores en muchos cruces, que siempre es menos tenso.
    El principal problema fue en Alcalá, con los coches que cruzaban desde el lado izquierdo y que se quedaban bloqueados en mitad de la calle.
    También el coche de policía usó un altavoz para pedir que se despejara el carril-taxi de Serrano (aunque no sé para qué, porque por ahí no podía pasar nadie).

    ResponderEliminar
  5. El mejor momento de la BC: la sonrisa que te dedica un peatón cuando consigues que el resto se pare para dejarle pasar.

    ResponderEliminar
  6. Reflexión: Si es una marcha sin líderes y que decide en cada momento por dónde ir, ¿por qué el ciclista que va con altavoces tiene potestad para decir a los que van por delante de él que ese no es el camino? Pasó cuando unas 50 personas ya habían decidido tirar por O'Donnell. La música paró y "se" indicó que la ruta era por Alcalá, y esas personas tuvieron que echar marcha atrás. ¿Por qué?

    ResponderEliminar
  7. Ves, si todos cumplieran las normas a rajatabla perderías muchos buenos momentos  :-D

    ResponderEliminar
  8. Una vez que la cabecera rectificó, la música volvió a sonar. Me pareció un detalle extraño.

    ResponderEliminar
  9. Tampoco hay que ser mas papistas que el papa ;)

    ResponderEliminar
  10. Es el problema de ir con los ojos bien abiertos, que se ven cosas 

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante e ilustrativo.
    La opción San Francisco me encanta, pero es posible que a los inexistentes organizadores madrileños les vaya más la opción Portland. No sé.

    ResponderEliminar
  12. Y un coche de la poli haciendo de coche escoba......nunca lo había visto yo.

    ResponderEliminar
  13. Lo que comentas Villaramblas es una de las 'contradicciones' de la BC

    ResponderEliminar
  14. Tambien se ganarían otros: cuando te estás parando en un paso de cebra y el peaton te hace gestos para que sigas, sonrisa incluida
    :-D

    ResponderEliminar
  15. Ayer a muchas alturas del pelotón se paraba para dejar paso a peatones, con bastante naturalidad todo sea dicho.

    ResponderEliminar
  16. Una buena ración de demagogia lo de la opción portland sin duda, sobretodo cuando desde los distintos fliers de la BC siempre se llama a la comprensión y no violencia. Supongo que es más facil censurar eso que decir que la gente en general no se implica en reprobar las actitudes negativas.

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, ayer vi un incidente de un energúmeno, que creo que fue detenido por la policía. Salió del coche, lo abandonó con un bebé dentro (llorando el pobre) y siguió mas de 100 metros a un ciclista para agredirlo. Mi reflexion es la siguiente, el conductor de coche no se cabrea por los ciclistas, el conductor de coche CONDUCE CABREADO YA DE POR SI e irá contra cualquiera que se le cruce en el camino. Ir contra un cicista aparentemente es muy fáci.

    ResponderEliminar
  18. Hay gente que en su día a día acumula mucha rabia e ira por situaciones cotidianas, por su situación familiar o laboral...y basta un pequeño detonante para que esa ira se descargue y se dirija al primero que ofrezca el más mínimo motivo.
    Hay que tener mucho cuidado. La gente cada dia está más estresada y es por esa estúpida manía de querer hacer mil cosas en 24 horas.
    Hasta que no nos demos cuenta de que hay que reducir el ritmo tratando de estar más tranquilos...mal nos irá.
    Eso no quita para que haya gente que sea capaz de tener mil responsabilidades y ser feliz...pero no es lo común.

    ResponderEliminar
  19. La música siempre ha acompañado a las grandes batallas...sobre todo las épicas.

    ResponderEliminar
  20. ¿no lo veis? es evidente, parando en los pasos de cebra y semáforos se pacifica el tráfico.
    Pero no, ala, todos en rebaño y deprisa que se va a acabar el mundo ...

    ResponderEliminar
  21. Gran avance, ya que en la anterior (mayo) un familiar tuvo que enfrentarse a un energumeno para poder cruzar por el paso de cebra. El tipo en cuestión estaba animando a los que se habían parado a que siguieran y cortaran el paso a los peatones, por suerte no le hiciceron caso.

    ResponderEliminar
  22. Pues a mi la charla me parecio muy interesante, sobre todo cuando se hablo del prototipado, del "do it yourself" y de como estos eventos nos permiten vivir unos momentos en otra realidad diferente y eso puede influir en otras facetas de nuestra vida.

    Destacar el problema con la autoridad que se sufre en un par de ciudades de EEUU no se que tiene que ver con la Bicicritica madrileña,... ¿tan relevante le parecio a esta persona ese aspecto de la charla que no ha mencionado nada más de la misma?

    ¿Polémica gratuita para atraer a más lectores hacia este blog o realmente le molesta tanto la bicicritica que siempre tiene que expresar algo negativo en torno a ella?

    Quien tiene un martillo solo ve clavos.

    ResponderEliminar
  23. No dejais pasar una para meteros con la bicicritica ¿eh? 
    Anda que ir a la charla para sacar solo esto en claro,... que pena. Se hablaron de muchas mas cosas y muy interesantes, pero no las lereís en este blog, aquí solo se hablara de cualquier aspecto negativo que pueda relacionarse con la Bicicritica madrileña.

    En breve este comentario desaparecerá como el anterior en el que le preguntaba al editor de este blog la razón por la que siempre busca pólemica contra la Bicicritica:

    ¿Asi obtiene mas lectores o es una cuestión personal? ¿Es este un comentario ofensivo?

    ResponderEliminar
  24. Yo vi eso, y telita, el pive tenía que ir drogado de fijo, esa reacción no fue normal.

    ResponderEliminar
  25. Te respondo yo, ya que soy el autor del artículo: ¿Crees que los relatos de San Francisco o Nueva York hablan mal de la bicicrítica? ¿Debería de haber censurado la historia de Portland a tu parecer porque no es de tu agrado? 

    ResponderEliminar