Menú horizontal

viernes, 5 de abril de 2013

Comunicado de Madrid Probici ante la futura implantación de la Bicicleta Pública en Madrid

Comunicado de Madrid Probici ante la futura implantación de la Bicicleta Pública en Madrid
La Asociación Madrid Probici (www.madridprobici.org) fundada en el año 2007 e integrada por empresarios del sector de la bicicleta de Madrid, a través de este comunicado pretende dar a conocer su postura con respecto a la próxima implantación del sistema de Bicicleta Pública en Madrid y el potencial riesgo que supone para las empresas del sector.

Nuestra postura, está avalada por los siguientes argumentos:

• Madrid Probici cree que la Bicicleta Pública es un excelente instrumento para fomentar el transporte sostenible y una herramienta de promoción para el uso de este vehículo, pero… también somos conscientes del riesgo que al sector de la bicicleta puede ocasionar la adopción de esta medida.
• Madrid ha registrado un incremento notable del uso de la bicicleta como elemento de transporte lo cual, sumado a la mejora de la infraestructura ciclista, ha desembocado en el crecimiento exponencial del número de empresas especializados en el alquiler, venta y/o reparación de bicicletas en Madrid.
• En la actualidad, (marzo de 2013) estimamos que existen unas 180 empresas en nuestra capital relacionadas directamente con el sector de la bicicleta, respecto a 55 establecimientos en 2011. Esto se traduce en una estimación de 540/700 empleos directos del sector en nuestra ciudad.
• La experiencia obtenida en otras ciudades similares a Madrid, por su dimensión y número de habitantes, (Barcelona, Sevilla y Valencia), nos indica que la implantación de estos servicios ha provocado un efecto devastador en las pequeñas y medianas empresas del sector, ocasionando la quiebra económica de los negocios establecidos.
• Se deduce en base a los dos puntos anteriores que el impacto de la implementación de la Bicicleta Pública en Madrid podría llevar a la extinción de entre el 25 y el 30% de los negocios existentes, es decir, unas 50 Pymes menos y cuarto de millar de puestos de trabajo destruidos.
• La destrucción de puestos de trabajo y de tejido empresarial, como realidad contrastada en ciudades similares, ha obligado a corregir el funcionamiento del sistema a posteriori. Por ejemplo, el sistema de Barcelona, limitó sus servicios en el usuario cotidiano residente en la ciudad, medida que fue adoptada y consensuada con las asociaciones locales de empresarios de la bicicleta con el fin de paliar la merma económica producida a las empresas locales de alquiler de bicicletas, fundamentalmente centradas en el turismo, el ocio y el deporte.

A la vista de estos hechos, la pregunta es:
¿Existe la posibilidad de corregir esta potencial situación de pérdida de tejido empresarial desempleo antes de que se produzca?

El sentir de nuestra asociación es que Sí. Ya que existen factores, experiencias, voluntades y un espíritu de cohesión social que podrá propiciar una integración no agresiva del nuevo servicio público con el privado ya existente.

• Existen suficientes instalaciones en nuestro país (mas de 128 sistemas contabilizados a finales del 2012) y experiencia acumulada como para poder aprender de éste y otros errores similares, que han ocurrido en otras ciudades a raíz de la implantación de la Bicicleta pública.
• Apoyar la voluntad del equipo municipal redactor del pliego del concurso de gestión del sistema, el cual ha instrumentado la intervención del tejido empresarial existente en Madrid como requisito baremado en las bases del concurso. Esta inclusión del sector empresarial en un concurso de Bicicleta Pública es pionera en nuestro país y merito del entendimiento entre los distintos actores, representantes de la empresa privada y representantes municipales, los cuales inmediatamente comprendieron la problemática socio/económica que planteó el sector privado de la bici.

¿Cuál es nuestra propuesta?

Consideramos que el uso de la Bicicleta Pública debe servir exclusivamente para favorecer la movilidad urbana de nuestra ciudad, por lo que proponemos.

• Que el uso y acceso al sistema, afiliados, se restrinja a los empadronados en la Comunidad de Madrid. El uso de un afiliado para un fin diferente (ocio o turismo) para el que está diseñado, movilidad, deberá estar regulado por el propio sistema de tal forma que a partir de un determinado tiempo de uso (el destinado a movilidad) la penalización de su uso debiera incrementarse en una escala creciente por la que el usuario perciba una penalización suficiente como para desechar una utilización continuada del servicio y con ello liberar un vehículo para el motivo para el que está concebido, movilidad, y con especial penalización en días festivos y fines de semana. Con esta medida evitamos el mal uso del sistema y garantizamos la permanencia de los usuarios para fines de ocio y turismo en el canal de comercialización privado.
• El uso para un fin diferente al de movilidad, es decir para ocio y/o turismo deberá estar vetado (al igual que en otras grandes urbes) para los no residentes en la comunidad de Madrid y/o turistas.
• El sector privado deberá ser un punto de información y soporte al usuario adicional a los existentes de la Bicicleta Pública, y también una alternativa clara como sistema de alquiler dirigido al usuario de ocio y turismo. Todos englobados dentro de la estrategia de movilidad que potenciará la Bicicleta Pública.

Con estas medidas la ciudad de Madrid podrá paliar en cierta medida, el riesgo de pérdida de tejido empresarial y por tanto la supervivencia de muchos puestos de trabajo, tanto del sector de la bicicleta como del conjunto del servicio de transportes de Madrid (Taxis, Bus Turístico, Transporte Público, Coches de Alquiler, Car Sharing, etc.)


Madrid Probici
Asociación Empresarial de Servicios de la Bicicleta
Calle de la Villa ,3,
28005 Madrid

Responsable de prensa: Luis Alvarez-Cervela
Teléfono: 626058777
info@madridprobici.org

19 comentarios :

  1. Yo tengo otra propuesta: garantizar un sistema público de alquiler de calidad, que funcione tanto administrativa como técnicamente en todos los aspectos. Para ello, se requiere una buena inversión en recursos humanos, orientados a la calidad ciudadana y sin limitaciones para el/la usuario/a (como el hecho de que esté empadronado/a o no).

    En otras palabras. Que saquen plazas de personal público contratado directamente por el Ayuntamiento para administración, taller, mantenimiento, estudios de geolocalización... Así, no solo evitamos la destrucción de puestos de trabajo, sino justo lo contrario, creando empleo y bienestar, además de riqueza, tanto económica como social.

    La iniciativa privada estará muy bien para l@s empresari@s de Probici, pero creo que hay otras alternativas social y económicamente más interesantes para la ciudadanía. Mis intereses no son los beneficios de las empresas integradas en Probici (que me parece natural que defiendan sus intereses económicos), sino disponer de un servicio público (es decir, propiedad de tod@s) que mejore la movilidad de quien quiera ir por Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Discrepo, Raúl. Los recursos de la administración pública se usan para dar servicios a los ciudadanos, no para crear trabajo "per ser". Y cuando eliges dar un servicio, detraes dinero para dar otro servicio, aunque ambos den puestos de trabajo.

    En el caso de la bici pública, es estúpido gastar recursos públicos escasos en proporcionar bicis a quien ya tiene bicis y no las quiere usar por no dejarlas en la calle por temor a robos. Es más barato habilitar espacios de aparcamiento seguro, y destinar el dinero que nos ahorramos en bibliotecas, por ejemplo (que también da trabajo, y además, aporta más a la sociedad)

    La bici pública sí que tiene interés para el que viene desde el extrarradio a trabajar y necesita una bici para cubrir los dos últimos km, por ejemplo.

    La iniciativa privada puede cubrir perfectamente los campos que no reportan un beneficio indirecto al ciudadano, como por ejemplo, el alquiler de bicis a turistas. Y ¡oh! resulta que también crean empleo, evitando que la administración pública tenga que pagar paro a esas personas.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, pero no estoy nada de acuerdo con esta postura. Según entiendo, a Madrid-Probici no le gusta que se implante el servicio público de bicicletas, al menos no de forma determinada. Que yo sepa, tal servicio no tiene por qué ir destinado únicamente a la movilidad. ¿Por qué no puede usarse una bici pública para hacer turismo? ¿Quién define lo que es turismo y ocio encima de un medio de transporte? De igual modo, se podría poner un canon (espero no estar dando ideas) a los no empadronados en Madrid por coger el bus o el metro, ya que se podría entender que lo van a usar para acercarse desde su hotel a la plaza Mayor o para ver la fuente de Cibeles, y no porque realmente viven aquí pero no están empadronados, como pueden ser los miles de estudiantes y trabajadores que hay de fuera de Madrid (ojo, de Madrid ciudad, que a ver si alguien de Pozuelo o Móstoles no puede hacer su vida en Madrid).
    Seguramente el servicio público de bicicletas afectaría al sector privado, pero es lo que tienen los servcios públicos, que han de llegar al mayor número de personas. Supongo también que el que exista bus, metro y taxi afecta a las ventas de coches y empresas de alquiler, pero entiendo que dichas empresas afectadas deberán ofrecer "algo" extra si quieren subsistir.
    Yo tengo una bici propia, que la uso tanto para moverme por Madrid como para usarla ociosamente, pero me gustaría que Madrid tuviera un sistema público de bicicletas tipo "cogerlas en un sitio y soltarlas en otro". Limitar ese tiempo de uso en exceso lo veo impensable. Yo habitualmente tardo casi 40 minutos en bici en mi recorrido diario, pero está relativamente cerca. Si tengo que ir más al centro de Madrid, la hora no me la quita nadie, y los dos puntos están dentro de Madrid capital. ¿Tendría que ser penalizado sólo por el hecho de que la ciudad es grande?

    ResponderEliminar
  4. De hecho, Pennyque, el suplemento del metro Aeropuerto es una manera de que el visitante pague un extra frente al usuario a diario.


    No se trata de evitar cualquier servicio público que ponga en riesgo un negocio (véase el propio tte público al aeropuerto frente a las quejas de taxistas), sino de ver dónde el servicio aporta algo al conjunto de los ciudadanos y dónde sólo al usuario.

    En los viajes que el servicio de bicis quite coches, subvenciónese. En los que sólo cambia una bici turística privada por una pública, que no se gaste dinero de todos en eso.

    Por último, creo que cuando hablan de limitación de tiempo, se refieren a un número de usos máximos al mes, como pasa en BCN, para que el servicio sirva al ciclista primerizo que empieza a probar, pero que luego se pase a su bici propia para no abusar de un recurso público que otro puede necesitar.

    ResponderEliminar
  5. Entiendo las protestas de las empresas privadas dedicadas al negocio de las bicis. Después de todo, se va a utilizar dinero público para competir con ellos, lo cual es una auténtica aberración, porque ellos también contribuyen a generar ese dinero público.

    Si hubiera aparcamientos seguros, esto de los sistemas de bicis públicas sobraría, y nos costaría muchísimo menos a todos los contribuyentes.

    Aunque este debate puede terminar en agua de borrajas si al final sale adelante la iniciativa del ministro del Interior de la Caverna de obligar a todos a ir en bici con casco por la ciudad. Con esa exigencia no hay sistema de bici pública que la sostenga.


    De lo que se puede deducir, que estas empresas privadas apoyarán la decisión del Ministerio del Interior de la Caverna. Por la cuenta que les trae.

    ResponderEliminar
  6. Perdón, los taxis no son públicos (aunque hacen servicio público). Pues que quiten en metro.

    ResponderEliminar
  7. No les falta razón pero en su
    planteamiento “apocaliptico” no reconocen que el sector de la bici ahora mismo
    esta en plena burbuja y que esta burbuja va a pinchar con o sin bicicletas públicas
    en Madrid.



    “En la actualidad,
    (marzo de 2013) estimamos que existen unas 180 empresas en nuestra capital
    relacionadas directamente con el sector de la bicicleta, respecto a 55
    establecimientos en 2011. Esto se traduce en una estimación de 540/700 empleos
    directos del sector en nuestra ciudad”.



    Este incremento de oferta de
    tiendas y otros establecimientos dedicados a la bici se debe a un aumento de la
    demanda pero tambien a la busqueda de un nicho de negocio de muchos
    emprendedores que han abierto este tipo de establecimiento como salida a la crisis. No todos
    sobrevivirán.

    ResponderEliminar
  8. Decir que hay una burbuja de la bici en España me parece tan absurdo como decir que hay una burbuja de la leche en China. No han subido el precio de la bicicleta sino al contrario. De momento, no se compran empresas ciclistas con intención de venderlas un 50% más caras.
    Decir que quieren un oligopolio por defender el sector privado, pues no es cierto. Si probici estuviera formado por 4 empresas enormes lo entiendo, pero no creo que sea el caso.
    Me estaré volviendo un neocon de cuidado, pero creo que en España el sector privado (tiendas de venta y reparación de bicicleta, en el alquiler es donde no veo yo tan claro que funcione bien) es en el que se ha basado la ciudadanía para impulsar la bicicleta, con mayor o menor acierto. Incluso en contra de la megasubvencionada industria del automóvil (plan PIVE, carreteras estatales y urbanas pensadas en exclusiva para ellos). Hace unos años hubiera dicho que venga, que ya estamos tardando en hacer un servicio público de bicis. Hoy en día me lo pensaría dos veces a la hora de apoyar un proyecto así. La experiencia en Barcelona me lleva a pensar que el servicio público no debe ser muy grande, si es que llega a ser necesario. Si lo es, hay que tener en cuenta los principios que ha dicho Villarramblas (en general, que se contribuya a la sociedad que al fin y al cabo es el que "te paga" labici). Cuál es el parque de bicicletas que hay en Madrid? Qué porcentaje de estas se sacan regularmente? Hacen falta bicicletas o formas de transportarlas (transmodalidad) y dejarlas (aparcamiento y persecución del robo).

    ResponderEliminar
  9. Hola a todos, Soy Luis Alvarez vicepresidente de Madrid probici. Me gustaria aprovechar el foro para contestar algunas cuestiones. Gracias de antemano a todos por vuestros comentarios.
    Sobre la utilización de los sistemas de B.P. estos están diseñados como solución a la movilidad y en concreto a favorecer el cambio modal (trasvase entre los diferentes modos de movilidad y transporte, coche-tren-metro-bus-a pie-bici-taxi-etc.....)con el fin de disponer de alternativas de transporte entre estos modos. La bicicleta publica es un eslabón mas en la cadena de movilidad, pero en este caso sostenible y limpio, con la cual estamos TOTALMENTE de acuerdo, pero creemos que tiene que cumplir su misión, movilidad. La bici cubre esos últimos tramos de transporte para el usuario que viene de otro modo (bus, metro, tren, etc),dentro de una gran ciudad como Madrid.
    Por lo tanto defendemos que el uso de la Bici publica sea por motivos de movilidad y no de ocio, así esta concebido el sistema (I.D.A.E.), y por lo tanto las bicis tienen un tiempo de uso limitado, en torno a 30 minutos habitualmente, y a partir de ese momento existe una penalización por uso.... el cual incluso puede ser asumible por parte del usuario.

    Existen ya muchas instalaciones en España, del orden de 128, y experiencias que avalan nuestra postura, ya que en muchas ciudades en las que se instaló el sistema publico de bicicletas la empresa privada establecida previamente se vio afectada por el uso indiscriminado y no regulado del sistema....., estos errores se corrigieron a posteriori, ya que algunas asociaciones de empresarios locales (Barcelona) pusieron el grito en el cielo, pero..... ¿No podremos aprender de los errores de otras ciudades e intentar hacer un sistema que sea racional y cumpla con las expectativas de todos los agentes sociales?.

    Nuestra reflexión es:

    ¿Porque no podemos integrarnos en el sistema de Bicicleta publica ofreciendo una oferta de servicios y productos complementarios, a grupos de población diferenciados sin que ello sea un perjuicio para nadie? En caso contrario el riesgo de perdida de empleo local y tejido empresarial es un hecho que creemos merece la pena tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  10. Sinceramente no convencen los argumentos de MadridProbici, contra la bici pública, más que nada por que no atienden a los diferentes criterios de demanda y oferta, de usuarios y tiendas.

    Esta es mi opinión en el caso de Madrid :

    1. Las tiendas tradicionales no apuestan ni se basan principalmente por las bicicletas equipadas urbanas, si no mas bien por un mercado de ocio con bicicletas deportivas, en las que la bici pública no es un rival de importancia.

    2. Las nuevas tiendas y talleres que han surgido en esta "burbuja ciclista", estan más enfocadas a bicicletas de diseño o personalizadas, fixies, bicis electricas, desmontables. Aqui el cliente busca un producto personalizado que contrasta con la bici pública.

    3. El enemigo principal que tienen son mas bien las bicicletas del mercado chino y las grandes superficies, no la bici pública.

    4. La bicicleta pública abre un nuevo mercado, a un sector de la población que no quiere comprar en un principio, por desembolso, miedo a robo, ect.. pero que puede ser futuro comprador.

    5. Y como crítica, las tiendas en Madrid les interesa mas vender bicicletas que repararlas, y manteneralas. Creo que muchas veces por comodidad te dan un presupuesto disparatado para el mantenmiento, para que te desagas de tu vieja bici y les compres una nueva. Lo que tienen que hacer es dar mejores y mayores servicios y dejar de quejarse.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Creo que puede haber modelos de colaboración público-privada interesante. Por ejemplo:

    ¿Y si hubiera privados que adquieren locales junto a intercambiadores de transporte para ofrecer bicis de alquiler, reparaciones, etc? Las bicis de alquiler pueden ser un modelo estándar y subvencionarse su uso, de tal manera que cuesten poco al usuario y depositarse en cualquier otro negocio que quiera apuntarse a este modelo.

    Además la existencia de esa red de tiendas ofrece la oportunidad al que tiene bici propia de depositarla allí cuando haces tu viaje en tren (hay gente dispuesta a pagar un bono por aparcar en un sitio vigilado), o incluso aprovechar tu jornada laboral para que la bici que se queda allí le hagan unas reparaciones y la recoges a punto a la vuelta.

    En fin, es una idea posible de que no es "o público o privado".

    ResponderEliminar
  12. Se podría estar de acuerdo con la postura de limitar el uso en versión ocio, simplemente limitando su uso a la obtención de un abono anual o el de transportes de la Comunidad y penalizando a partir de veinte minutos de uso de manera creciente. (Como se hace en la mayoría de servicios, vaya)
    ¿Empadronados? me parece ridículo.

    ResponderEliminar
  13. A mí personalmente el suplemento del metro Aeropuerto me parece una aberración, pero se podría comparar relativamente a que viajar por Metromadrid y luego por Metrosur, combinado, salga más caro, con la diferencia de que pagas un suplemento por una o dos estaciones. E igual lo que acaban de imponer de pagar más cuantas más estaciones recorras...Pero bueno, ese es otro tema.
    Lo que planteas, en su mayoría estoy de acuerdo, pero el objetivo o la consecuencia de la implantación dudo mucho que sea el cambiar la bici propia por la pública. Como te he dicho, yo uso mi bici, pero preferiría, siempre que el precio sea adecuado, coger una bici y soltarla en otro lado. Me ahorraría robos (ya llevo dos) y facilitaría mucho la intermodalidad. Dudo que las empresas de bici ocupen ese mercado, que se especializan en ventas y alquileres de bicis puramente para ocio. Con las que puede rivalizar, creo yo, son con las bicis plegables.
    Y si lo que dices del número máximo de usos al mes es así, el resultado no podría ser más desastroso. Es como si te sacas el abono de transportes pero sólo podrías usar 30 viajes al mes...La cosa es quitar coches, no fomentar que vayas 3 días en bici y te vuelvas a él...

    ResponderEliminar
  14. Si el problema son los robos, la bici pública es un despropósito, ya que no lo soluciona, sino que pasa la factura de tu bici robada al ayuntamiento. Para eso hay soluciones más baratas.

    La intermodalidad sí tiene más sentido cuando haces un viaje de ida en bici y vuelves en metro, por ejemplo, pero conlleva de nuevo un gasto al erario público (trasladar la bici en forma de camiones). Ha de incentivarte mínimamente que seas tú quien traiga también la bici de vuelta, ya sea con tarifas o porque uses tu propia bici.

    En BCN están probando el sistema de costes crecientes, con un mínimo, claro (creo que son 45 viajes al mes). La idea es que si abusas del sistema y haces 5 viajes al día en bici todos los días te plantees comprarte una, porque estás suponiéndole al sistema un coste demasiado elevado y ocupando una bici que es mejor que esté disponible para la gente que empieza y que todavía no sabe si se comprará una bici o no.

    Por ese motivo, los sistemas son siempre más baratos la primera media hora, y luego se encarecen. No están pensados para que te cruces Madrid de punta a punta, sino para que hagas la última milla combinada con tte público si vienes de lejos. De lo contrario, se convierte en un alquiler de larga duración y empieza a funcionar de otra manera: la coges por la mañana y la devuelves por la tarde en la estación donde la pillaste. No hay costes de redistribución, pero la bici la puedes usar sólo tú. Es otro modelo. En Londres está:
    http://www.bromptondock.co.uk/

    ResponderEliminar
  15. Trankis en cuando la segui ponga por cojones er Casco antihigienico pa tos esto se va al garetelll

    ResponderEliminar
  16. El dinero público es mejor que se destine a asuntos de mayor relevancia como sanidad o educación. Estos sistemas de bici pública son un agujero sin fondo. Más costoso que su instalación será su mantenimiento de cada año, así como el de transporte de las bicis de una a otra base. Si quiere promover la bici el Ayuntamiento que favorezca la circulación de los ciclistas y que se promuevan los aparcamientos seguros, que podrían ser promovidos por las mismas empresas privadas.

    ResponderEliminar
  17. Vaya empresarios liberistas tenemos en Madrid, pidiendo que el servicio publico no sea demasiado bueno porqué si no le hace competencia...


    (como si no hubiese miles y miles de extranjeros no empadronados que vieven en Madrid)

    ResponderEliminar
  18. Yo también discrepo. Los recursos públicos deben ir destinados principalmente a fines de interés general que, además de servicios, incluyen empleo de calidad. El desarrollo del empleo público debe implicar calidad, aunque esto ya es otro debate.

    Una buena gestión de los recursos públicos debe permitir, además de bibliotecas, una movilidad decente para todas las personas. Un servicio público de alquiler de bicicletas no está destinado a proporcionar bicis exclusivamente a quien la tiene, sino a tod@s, puesto que las bicis son de tod@s y están a disposición de cualquier usuari@. Lo que sale realmente caro no es establecer este servicio público, sino subcontratarlo o delegado en empresas privadas, puesto que se paga el servicio junto al beneficio privado.

    Lo que sí estoy de acuerdo es que la bici pública tiene interés para quien venga del extrarradio. Así como también la tiene para el desplazamiento en el centro de los vecinos en época estival o el transporte a los centros de trabajo y estudio aún dentro del mismo casco urbano. Es decir, la bici pública, para ser un modelo de calidad completo, debe comprender tanto movilidad como ocio.

    La iniciativa pública puede cubrir de forma más eficiente esos campos que mencionas, como el alquiler de bicis a turistas. Una empresa pública puede llevar a cabo esta gestión. Ya funciona así Sevici o el nuevo Seforbici en Gandía, por poner unos ejemplos. Y funciona porque la eficiencia en empresas públicas tiene sentido medirla en términos de calidad de servicio a las personas, y no de beneficio económico, tal y como se mide en un modelo privado.


    Ya digo que pueden tener sus ideas también las empresas privadas, que temen una competencia frente a su modelo de negocio actual. Pero creo que todas sus alternativas pueden ser cubiertas por un servicio público que, aparte de conllevar una infraestructura que es de tod@s, siempre tiene la capacidad de ser más barato y eficiente.

    ResponderEliminar
  19. El tema es si el ocio de cada persona debe ser considerado un servicio público como para ponerle una bici pública, es decir, si beneficia a alguien más que al propio usuario.

    Para el transporte queda claro que sí, porque facilita el trasvase de usuarios de coche, lo que redunda en mejoras para todos. Sin embargo, no me queda claro porqué el ayuntamiento me debería de pagar mi ocio de fin de semana con una bici pública, como está haciendo ahora con el Bicicum, por ejemplo.

    ResponderEliminar