Menú horizontal

lunes, 17 de diciembre de 2018

El carril-bici más necesario de Madrid (II): El juego del Paseo del Prado



Episodio 2

El juego del Paseo del Prado


Compiten: 
"Quitacarriles" vs "Tunelistas"

Victoria:
Quien saque 2 puntos de ventaja gana

 Reglas:
Todo vale

ROUND 1 

Corría el año 1999 cuando el cuatro veces alcalde Excelentísimo Señor don José María Álvarez del Manzano y López del Hierro, alias "tunelator" se le ocurrió que quedaría muy bien soterrar el paseo del Prado.

Cuando parecía que las obras del túnel eran inminentes, don Álvarez del M. se encontró con un "compañero" de partido inesperado. Hace aparición don Alberto Ruiz-Gallardón, presidente de la Comunidad de Madrid, con una idea de lo que debía ser Madrid bien distinta, contrario al túnel en Prado.*

*Para el resto del planeta nadie ya sabemos que se ganó el título de "Super-tunelator, entre metro y M-30". 




Y declaró que el Paseo del Prado era un Bien de Interés Cultural, es decir, no se podía hacer nada sin el visto bueno de la Comunidad de Madrid, o sea, sin su visto bueno.

"Quitacarriles" 1 - "Tunelistas" 0

* * *


ROUND 2 


"No pasa nada", dijo, don Álvarez del Manzano. "Convoco un concurso de ideas y que la Comunidad de Madrid diga cuál de todas le gusta más". Él era parte del jurado que decidía qué propuestas quedaban finalistas. 12 propuestas fueron tenidas en cuenta. Las 12 proponían un túnel.

Ante esta situación, la Comunidad bloquea el concurso, el concejal de urbanismo cae y su sustituta convoca un nuevo concurso. A ver quién puede más.

"Quitacarriles" 1 - "Tunelistas" 1 

* * *
 







ROUND 3  

Lo que no contaba el tetra-alcalde era con su némesis: Ricardo Aroca, Decano de arquitectos, Azote de alcaldes, Movilizador de prensa progre, Denunciador de chirimbolos y Archienemigo de los soterramientos. Hacía pocos meses que habían terminado las obras del túnel de la Plaza de Oriente con continuas protestas humorísticas siempre con Aroca el Naranja al frente. No era la primera vez que le tocaba las narices al alcalde, que ya había cometido la osadía de comentar que deberían de prohibir las convocatorias de este personaje por hacerle críticas.


Y hete aquí que don Ricardo Aroca decide concursar para presentar su propia reforma del Paseo del Prado (sin túnel, por supuesto), y lo primero que hace es presentar un recurso: ¿El motivo? El jurado no es neutral, está participado por el Alcalde y me tiene manía. ¿Las pruebas? Todas y cada una de las declaraciones de don Alcalde en su contra a lo largo de estos últimos años. Y la administración le da la razón. Álvarez del Manzano no puede ser jurado.


Gracias a eso, se pudo elegir un diseño ganador que no tenía túnel. Se trató del de Álvaro Siza/Hernández de León que pueden ustedes ver en este enlace.

"Quitacarriles" 2 - "Tunelistas" 1 

***

ROUND 4  

¿Y por qué el Paseo del Prado sigue siendo tal cochambre, tras tantos años? Pues verán, Álvarez del Manzano fue jubilado por su partido como candidato y en 2003 fue sustituido por el mismo Gallardón, muy deseoso de dejar su huella en la ciudad, sin importar lo que costara (y vaya si lo logró). Lo que no contaba el nuevo alcalde es que el hueco dejado por él en la Comunidad sería ocupado por La Lideresa, amiga siempre del mundo subterráno, Esperanza Aguirre.


Así que le faltó tiempo a doña Esperanza para recordar que no se podía hacer nada sin el visto bueno de la Comunidad de Madrid, esto es, sin su visto bueno... y que a ella lo que le ablandaba su corazón era un buen subterráneo.

Así que Gallardón se limita a realizar la parte de reforma que queda en los bordes, que por eso el paseo de Recoletos tiene unas aceras asquerosas en la zona más cercana a Cibeles y un diseño cuidado cerca de Colón.

"Quitacarriles" 2 - "Tunelistas" 2 

* * *

ROUND 5

Y desde entonces, la situación ha seguido en empate técnico sin avanzar. Han cambiado los cargos, pero no las posturas: El Ayuntamiento quiere hacer una reforma que reduzca el tráfico y la Comunidad sigue bloqueando cualquier iniciativa que no tenga un túnel. Carmena promete que ahora sí, que en la próxima legislatura se hará. Pero el juego sigue en empate, a pesar de los esfuerzos de nuestra querida baronesa Tita


El Ayuntamiento no puede cambiar un sólo elemento de diseño, ni mover un árbol, ni quitar una valla, mucho menos ampliar aceras, cambiar materiales... nada. Sólo reponer elementos rotos, poner señales de tráfico y como mucho, alguna valla de quita y pon para cerrar el tráfico los domingos.

"¿Y si le quitamos las competencias a la Comunidad mediante un organismo superior?" pensó Carmena hace unas semanas. 
"¿Estás pensando en el gobierno de España, alcaldesa?".
"Más arriba"
"Ah, Europa"
"Más arriba. Estoy pensando en el gobierno del MUNDO"

"Quitacarriles" - "Tunelistas" 
Partido en curso

Mientras se decide si el Paseo del Prado se convierte en competencia de la UNESCO, bajemos a tierra por si sale que no.

¿Es posible hacer un carril-bici en el Paseo del Prado sin el visto bueno de la Comunidad? Decididamente sí.

* * *

La respuesta, en el próximo episodio


No hay comentarios :

Publicar un comentario