Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

miércoles, 27 de enero de 2010

Un paseo por el carril bici de la avenida de Arcentales

Del Estadio Olímpico al Parque de El Retiro



Si queremos ir desde el Anillo Verde Ciclista al Parque del Retiro, podemos hacerlo como os contábamos ayer por el carril bici de la Cuña Verde de O'Donnell, pero también podemos hacerlo desde el Estadio Olímpico desviándonos por el nuevo itinerario ciclista que recorre la avenida de Arcentales hasta la avenida del Marqués de Corbera.

MiguelS nos contaba en julio de 2009 el estado de las obras.


Ver Carril bici avenida Arcentales en un mapa más grande

Con una longitud de 5.400 metros, esta vía ciclista tiene tramos con distintas configuraciones: senda bici por el interior de parques, acera bici y carril bici por la calzada.


Si vamos por el Anillo Verde Ciclista, encontrar el inicio del recorrido, en la plaza de Grecia no es tarea fácil, porque no hay ningún tipo de señal, vertical u horizontal, que lo indique. El suelo de adoquines rojos es la única "pista".


Una vez que entramos en la avenida de Arcentales, ya aparece la vía ciclista como acera bici bidireccional, con una anchura de dos metros.


Al llegar a la Junta Municipal el trazado "desaparece" en el aparcamiento. Habrá que seguir por la acera o cruzar entre los coches aparcados. Si optas por seguir el "camino rojo" verás que poco a poco va inclinándose lateralmente hasta convertirse en un talud a 45 grados ¿no será eso un carril para probar nuestra habilidad sobre la bici?


Pasado el aparcamiento de la Junta Municipal, el carril bici vuelve a su configuración anterior, pero no por mucho tiempo, porque al llegar al cruce con la avenida de Canillejas a Vicálvaro desaparece. No hay ninguna señal que nos indique cómo seguir nuestra ruta.


Si optamos por ir hasta el semáforo para cruzar, la acera se nos antoja un poco estrecha, y más si la tenemos que compartir con los ciclistas que vengan en sentido contrario y con los peatones.


Una vez en el otro lado, nos damos cuenta que el carril se dirige en dirección contraria, hacia la esquina en la que no hay cruce. La falta de señalización puede hacer que más de uno se pierda en este punto.

También puede ser que vayan a poner un semáforo y un paso ciclista en la esquina, lo que sería una buena solución, pero de momento el cruce está muy mal resuelto.


A partir de este punto, la vía ciclista se transforma en una senda bici discurriendo paralela a la avenida de Arcentales por el interior del parque del Paraíso.

Es una zona muy agradable para andar en compañía con tu pareja, o sacar a pasear a los perros, pero por favor, hacedlo ¡fuera del carril bici!


Al llegar a este punto, en el parque del Paraíso, nos surge la duda ¿qué camino debemos tomar? Como no hay ningún cartel que nos lo indique, nos dejamos guiar los la intuición, y seguimos poro la derecha. Tampoco habría pasado nada por seguir el otro camino recto, porque unos 500 metros más adelante vuelven a juntarse.


La vía ciclista sigue zigzagueante recorriendo el parque, pasando por delante de las fuentes, del auditorio, de las zonas infantiles... es muy agradable para dar un paseo en bici. Seguramente el que la utilice para ir al trabajo en bici la hubiese preferido menos bucólica y más útil.


Los peatones tienen en todo momento otros caminos alternativos paralelos al carril bici... pero les sigue atrayendo el "camino rojo".


Una vez llegados a la glorieta en el cruce con la calle Hermanos García Noblejas, intuimos que nos estamos cruzando con otro carril bici, aunque no hay ninguna señalización que así lo indique. Se trata de los dos carriles unidireccionales que recorren la calle Hermanos García Noblejas y que analizaremos en un próximo artículo.


Al otro lado de la calle, la configuración de la vía ciclista cambia radicalmente. Si antes recorríamos los parques por las sendas ciclistas, ahora vamos a circular por un carril bici ganado a la calzada, y separado de ella por seguridad con un bordillo y acera de unos 60 centímetros.


Este tramo que discurre por la avenida de Francisco Largo Caballero es un carril bici bidireccional, obtenido a partir de uno de los carriles de la calle, y no está pintado de rojo.

Hay muchos ciclistas que prefieren este tipo de configuración de vía ciclista, frente a las sendas-bici que atraviesan los parques, y desde luego si lo que se buscan es la velocidad en sus desplazamientos, tienen toda la razón. Claro que no todos los usuarios de una vía ciclista buscan esa rapidez, ni todas las calles permiten quitarle un carril al coche para dárselo a la bici.


Al llegar a la avenida de Daroca nos encontramos con las obras de ampliación de la línea 2 de Metro. En este pequeño tramo, de unos 100 metros no hay vía ciclista todavía, y no nos queda otra opción que rodear las vallas por la zona habilitada para peatones y ciclistas. También tenemos la opción de circular por la calzada, porque no lo olvidemos, según la normativa de tráfico municipal, la bici es un vehículo más y tiene que circular por la calzada, y no puede hacerlo por las aceras.


¿Seguro que la bici debe circular por la calzada y no por las aceras? La verdad es que después de ver la solución que han adoptado en el tramo de la avenida de Daroca, me quedan muchas dudas.

Al parecer, debido a la poca circulación peatonal de este tramo de unos 800 metros, se ha optado por compartir la acera con los peatones, y para indicarlo se han colocado baldosas rojas cada 15 o 20 metros. No me gusta la solución y creo que puede equivocar a más de uno.

Para los que no les guste circular por las aceras, también tienen la posibilidad de hacerlo por los caminos del parque de Arriaga, al otro lado de la calle. No es mala solución para el que lo conoce, porque no hay indicaciones sobre cómo volver a la vía ciclista.


El resto de la vía ciclista discurre por la calle de Santa Prisca (estaban acabando de pintar las marcas en el carril), y la avenida del Marqués de Corbera.


La vía ciclista es una acera bici bidireccional, de 2 metros de anchura y banda lateral de protección hasta la calzada de 80 centímetros. En algunos tramos se ha obtenido a partir de las plazas de aparcamiento, y en otros quitándole espacio a los peatones, que no se resignan y siguen circulando por su acera, ahora pintada de rojo.


Al llegar la vía ciclista a las paradas de autobús, inexplicablemente, en lugar de seguir recto por detrás de ellas, se modifica el trazado para hacerlo pasar por delante. Si alguien lo entiende, que me lo explique, porque no creo que ningún ciclista por muy despistado que vaya, haga ese desvío. Todos seguiremos recto por detrás de la marquesina, aunque no esté el suelo pintado de rojo.


Al final de la calle nos encontraremos con el carril bici de O'Donnell, que nos permitirá acercarnos hasta el Parque del Retiro, o girando a la izquierda dirigirnos hacia el parque del Pinar de la Elipa y el de la Cuña Verde de O'Donnell. No, no hay ninguna señal que nos lo indique.


No olvidemos que los carriles bici no solo deben buscar mejorar la movilidad ciclista, y no solo son utilizados por ciclistas que van al trabajo en bici. El carril bici también tiene su parte lúdica y son muchos los que lo utilizan solo por motivos de ocio.

Mi opinión personal:
Es un carril bici bidireccional que conecta con otras tres vías ciclistas, que seguramente será muy utilizado por los ciclistas, tanto para ir a trabajar a diario, como para disfrutar los fines de semana.

La vía ciclista tiene varias configuraciones, desde senda a acera bici, todas ellas bidireccionales, algún cruce mal resuelto, y una zona en obras, pero en general el resultado es bastante satisfactorio.

Aunque ahora no existe, sería interesante contar con información en postes o paneles sobre el recorrido de la ruta y sus enlaces.

No hay comentarios :

Publicar un comentario