Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Pídelo o escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días.

Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.


jueves, 3 de julio de 2014

Kuo: pequeña, eléctrica y muy divertida

El primer modelo plegable de la factoría británica A2B a examen

Don Luis: Desde luego. Eso ya estaba hablado. Cuando apruebes, tienes bicicleta. Es el acuerdo al que llegamos, ¿no?

Luis: Sí, pero yo no me había dado cuenta de lo del verano. Las bicicletas son para el verano.

Don Luis: Y los aprobados son para la primavera...

Y más que aprobado, le daremos un notable alto a esta bicicleta tras su paso por nuestro banco de pruebas. Durante cuatro días, y por cortesía de Slowroom, tuvimos la oportunidad de hacerle un centenar de kilómetros al primer modelo plegable de A2B, la factoría británica especializada en la fabricación de bicicletas con pedaleo asistido. 

Kuo incorpora un cuadro de aluminio 6061, motor DC sin escobillas de 250 w, batería de iones de litio de 24 v, cambio Shimano Tourney de 7 velocidades, frenos Tektro en V, ruedas de 20 pulgadas con cubiertas Kenda y luces trasera y delantera independientes de la batería como principales elementos en su montaje de fábrica, pero lo que más llama la atención a primera vista es que esta bici es bonita. Así dicho suena frívolo y no es el criterio principal por el que uno se ha de guiar en la elección de una bicicleta, pero en muchas ocasiones lo primero que se nos ocurre cuando vemos una plegable es que estamos viendo una bici rara, no siendo el caso de la Kuo, pues puede presumir de un diseño armonioso y equilibrado aún portando elementos como la batería y el motor, que en otros modelos suelen acaparar un protagonismo un tanto excesivo.

Esta armonía se aprecia de igual manera a la hora de conducirla. La Kuo es cómoda, estable, su manillar no se comporta de forma nerviosa y, lo mejor de todo, resulta increíblemente divertida, sobre todo en el trazado de las curvas, hasta el punto de que uno desea girar constantemente a derecha y a izquierda con tal de sentir su deslizar. En argot motero se podría decir, incluso, que esta bici tumba de maravilla en asfalto.

Las cubiertas Kenda que incorpora nos proporcionan también el suficiente agarre en caminos y pistas de tierra, aunque en Slowroom la venden equipada con unas Schwalbe Marathon Plus que, además de proporcionarle más velocidad, harán que desterremos la palabra pinchazo de nuestro vocabulario.

El motor eléctrico le asiste con dos niveles de intensidad (S y H en el mando situado en el puño izquierdo), más que suficientes para acometer las rampas sin apenas esfuerzo y, sobre todo, para salir disparado en los semáforos y ante cualquier inclinación. Esta virtud se puede tornar en defecto para algunos, sobre todo en los primeros usos, pues la aceleración que obtenemos casi al instante del primer pedaleo puede asustar si uno no está precavido.

Según el fabricante, la autonomía de la batería ronda los 40 km dependiendo del nivel de asistencia, la acumulación de desnivel del recorrido y el peso del ciclista, pero una cosa es lo que digan los padres de la criatura y otra la experiencia propia. Para ello, sometimos a la pequeña Kuo a un recorrido por las calles de Madrid, con la asistencia en su nivel más alto (H) y sin desconectarla en ningún momento hasta que el indicador marcara el 0% de carga.

Ni más ni menos que 35,91 km fue la distancia que aguantó la Kuo hasta quedarse sin batería, una autonomía más que suficiente para cualquier trayecto que queramos hacer sin sudar ni una sola gota. En este recorrido el desnivel acumulado fue de 416 metros, y ni siquiera en las rampas más pronunciadas (Pº de John Lennon, Cuña Verde de O’Donnell y Cuesta Moyano-Ángel Caído) había que hacer sobresfuerzo para subirlas. 

En otra prueba realizada el día anterior, sometimos a la Kuo al test del Parque Atenas -  Cuesta de la Vega - cripta de la Almudena, un antipático desnivel que con esta máquina se convirtió en agradable paseo turístico, eso sí, consumiendo en menos de un kilómetro un 4% de carga de su batería. 

Cuando uno prueba una bici con asistencia al pedaleo suele tener complejo de tramposo, sobre todo al adelantar a otros ciclistas que van penando en cuestas como las mencionadas anteriormente; en el caso de la Kuo este complejo se redobla, pues la ubicación de la batería está bastante disimulada y los humillados adelantados han de mirarla dos veces antes de darse cuenta de que los ha sobrepasado una bici eléctrica. Pero sigamos con la evaluación, que también arroja algún resultado no tan favorable.

Por ejemplo, las 7 marchas que incorpora en la rueda trasera se nos antojan un tanto excesivas; de hecho, durante la prueba realizada solamente usamos las más largas (6 y 7) que, además, se quedan cortas llaneando y en los tramos donde se necesita algo más de velocidad, por ejemplo en calles con varios carriles, lo que nos hacía buscar itinerarios por calles tranquilas para rodar con algo más de sosiego. Sin embargo, esta característica no es exclusiva de la Kuo, porque la mayoría de plegables suelen carecer de marchas largas que nos permitan correr un poquito más cuando lo necesitamos.

Otro aspecto negativo de esta bicicleta lo encontramos a la hora de reducirla a su mínima expresión, porque su proceso de plegado no es de los mejores del mercado (el estilo Brompton pesa mucho en nuestra memoria cuando plegamos otras bicis), porque necesitamos una cinta con velcro (tecnología punta que viene incluida de serie) para que la bici no se nos descomponga al cogerla y, lo más importante, porque su transporte una vez plegada queda reservada para harrijasotzaileak y otros mazas que puedan con sus 18 kg de peso sin despeinarse. Es decir, que la Kuo es una plegable ideal para transportar en el maletero del coche o para que duerma en un rincón de nuestro minipiso, pero no para combinarla con el transporte público ni para arrastrarla plegada por un centro comercial o por nuestra oficina.

Pocas pegas más le podemos poner, salvo la de que nuestro tobillo izquierdo tiene cierta tendencia a encontrarse en demasiadas ocasiones con la esquina de la batería, aunque seguramente el propietario de una Kuo sorteará esta molestia con la práctica y el uso diario.

En resumen, podemos asegurar que la A2B Kuo es una bici todoterreno y juguetona, con un buen reprise y una fuerza suficiente para encarar cualquier subida (los afortunados que hayan probado BiciMad notarían una gran diferencia –a favor- si le echaran mano a la Kuo), e ideal para el que tenga planeado cambiar el uso a diario de su automóvil por el de la bici y llegar al trabajo sin rastro de sudor porque, amigos... las bicicletas (eléctricas) son para el verano.

Especificaciones técnicas de la A2B Kuo

Velocidad máxima asistida: 25 km/h
Autonomía: 40 k
Pantalla: LED con indicador de velocidad, nivel de batería, temperatura, ciclos de recarga y voltaje
Batería: iones de litio, 24 v 9 ah
Tiempo de carga: 6-7 horas conectada a corriente estándar
Motor: DC sin escobillas - 250w
Cambio: Shimano Tourney 7v
Frenos: Tektro V
Cuadro: aluminio 6061
Neumáticos: Kenda 20" x 1,95" (Schwalbe Marathon Plus en Slowroom)
Peso: 18 kg
P.V.P.: 1.499 €

20 comentarios :

  1. Bueno, es cierto que 18kg son muchos kg para una bicicleta, pero las plegables eléctricas que yo he visto suelen estar entorno a los 20kg. Así que dentro de su categoría me parece un peso más que ajustado.

    Lástima que no lleve un plato más grande para poder llanear mejor.

    ResponderEliminar
  2. Me hace gracia que siempre se pone en último lugar lo primero que me interesa, que es el precio. En este caso me parece un precio decente aunque ya me gustaría poder permitirmelo.
    18kg está bastante bien, lo malo de las eléctricas hoy en día es que como vivas en un piso más que el primero sin ascensor es que te va a dar igual que sea eléctrica, porque al menos a la vuelta vas a sudar subiendo la bici.

    ResponderEliminar
  3. Interesante prueba. Lo de poner un plato mayor para tener más velocidad habría que preguntarlo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu relato, Noelia.
    Todas las ideas de mejora llevamos ya unos días transmitiéndoselas directamente a BiciMAD, y algunas ya están en marcha:
    -Hay gente antendiendo en ciertas estaciones y parece que van a reforzar la atención del 900 mientras cambian el sistema informático.
    -Lo de no cobrar hasta que esto funcione no depende de ellos, sino del ayuntamiento
    -Lo de gestionar la cuenta de twitter para que sea de ayuda también está dicho

    ResponderEliminar
  5. En mi opinión esta es mejor bici por el mismo precio (y llevo unos 5000 km en ella con sólo cambio de cubiertas y unas zapatas):

    http://quipplan.es/

    ResponderEliminar
  6. Mateño, ¿es el 648? A mi me llamaron desde un oculto pero al ser línea de empresa luego me aparecen reflejados los ocultos. Ahí he estado llamando y sale "Usuario ocupado" pero no he seguido intentando jeje.

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo mi tarjeta ya una semana pero imposible de cargarla. En los totems por las razones claras, y en la pagina web me dice que tengo que sacar mi tarjeta primero. Que tengo que hacer para que me devuelven mi 25€? Hasta que no funciona no quiero perder tiempo de mi bono.

    ResponderEliminar
  8. Hola Javier. No, el número que me dieron es un 628. Me lo pasó un chaval que
    estaba también luchando contra el totem, y ahí me atendieron inmediatamente. A
    él se lo dieron en Serrano, 85, sede de la empresa de marras, dónde dice que le
    atendieron bien y rápido para darle la tarjeta. Lo mismo ese es el truco...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, pensaba acercarme a Sol pero veré en Serrano a ver si me ayudan :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Gracias! la verdad es que son cosas de sentido común que se podría haber planteado antes Bonopark, en fin que todo funcione que es lo que queremos todos....

    ResponderEliminar
  11. por si a alguien le interesa, yo conseguí ayer la tarjeta en la base del Retiro, la que está al final de la Cuesta de Moyano

    ResponderEliminar
  12. Me acabo de fijar y efectivamente un 628, debí verlo mal... 628 seguido de dos números iguales.


    He conseguido hablar con ellos a la primera que da tono, la otra vez debe ser que estaba ocupada esta línea.


    Bueno a ver si me resuelven el problema y sino a acerca a un agente con toda la documentación a ver si ayudan más.


    Gracias, saludos.

    ResponderEliminar
  13. A mí me pasa igual. Solo me deja sacar la bici en la estación donde obtuve la tarjeta. No funciona en ninguna otra estación de las que he probado.


    Previamente me registré por internet y tras intentar sacar la tarjeta con el código en varios Totems solo la conseguí con ayuda de un informador de BiciMad en otro Tótem por la plaza de Colón (no sé de qué forma hizo el procedimiento pero finalmente puse el código y funcionó).

    Verdaderamente está siendo un desastre y da verguenza la poca respuesta, el mal funcionamiento de todo (estaciones, web, app) y la falta de previsión.

    En cuanto a la bici, lo poco que la he probado, la encuentro estupenda, pese a ser algo rígida y pesada, se conduce muy bien y es cómoda, el sistema eléctrico es una gozada, sobre todo al salir, que te empuja suavente. Lo negativo: Casi no tiene amortiguación, se nota cuando pillas un bache, da un golpe algo brusco.

    Como algún otro usuario comenta, después de tres viajes mi saldo sigue intacto, no ha bajado (al menos eso pone en mi perfil).

    ResponderEliminar
  14. Yo sigo teniendo la tarjeta. Por App solo puedo ver mi Saldo.
    En la pagina Web me dice que tengo que recoger la tarjeta.
    Ahora ni siquiera me sale mis datos personales OLE

    ResponderEliminar
  15. Bueno, voy a dejar yo también por aquí un par de comentarios. Para empezar diré que es una pena que estemos discutiendo de problemas informáticos en lugar de otras cosas mucho más relevantes como la paupérrima extensión geográfica que abarca la red de Bicimad o los carriles compartidos, los carriles bici o tantas otras cosas en las que los ciudadanos deberíamos estar ejerciendo presión. Pero bueno, supongo que habrá tiempo para todo y que, en lo que a Bicimad se refiere, lo prioritario ahora es que se normalice el sistema y la gente vaya acostumbrándose a él y usándolo todo lo posible.
    Desde luego el arranque de Bicimad no ha podido ser más desafortunado. Yo diría que el hardware -totems, bases y bicis- cumplen con lo esperado, mientras que el software lo menos que se puede decir de él es que es una chapuza descomunal. La lista de las cosas que se han hecho mal es larga. El resumen es que, a fecha de hoy, casi nada funciona como es debido. Pondré un par de ejemplos que demuestran que, como mínimo, se ha actuado con precipitación: el menú de idiomas al que se accede en los totems está desactivado desde el primer día y, añadiendo el oprobio al agravio, tiene una falta de ortografía al designar al idioma francés. ¿Os imagináis vosotros la impresión que os causaría que un menú semejante en un terminal francés llamase "Española" a vuestro idioma? Pues eso. En la app de android (y supongo que lo mismo en la de IOS) el ranking de usuarios no permite identificarte porque los usuarios se designan con un código de letras y cifras incomprensible, además de que los datos no se refrescan con la frecuencia debida. Y suma y sigue. Bueno, todo eso pueden ser errores de precipitación y no dudo que terminarán corrigiéndose.
    En lo que a mi experiencia personal se refiere, supongo que soy uno de los afortunados que usa el hardware con normalidad. Puedo anclar y desanclar bicis de todas las bases y estaciones (he tenido ocasionalmente algún problema pero llevo días usando el sistema sin incidencias). Mi opinión sobre las bicis tiene luces y sombras. Las luces son, como no, las relativas a la motorización. Con ella se suben cuestas pronunciadas sin hacer casi ningún esfuerzo. Yo tengo bastante experiencia con bicis eléctricas y lo que veo es que las de Bicimad son algo menos potentes que aquellas a las que yo estoy acostumbrado, pero hay que pensar que el usuario potencial de Bicimad no tiene por qué ser un deportista y habrá gente mayor o con pocos reflejos que quieran usar las bicis. Si pienso en esa gente, me asalta una sombra de inquietud pues, si bien la bici no tiene casi reprise y arranca sin brusquedad, lo cierto es que el motor eléctrico no corta el par motor inmediatamente después de dejar de hacer presión sobre el pedal sino algo más tarde. Esto lo he visto en todas las eléctricas de pedaleo asistido que he probado y supongo que obedece a una inercia difícil de salvar en la regulación PID. En cuanto te acostumbras a ella se controla bien, pero a más de uno le va a costar algún susto porque la bici puede embalarse al arrancar más de lo que podría esperar un usuario poco experimentado.
    Mi otra gran crítica es que las bicis van escasas de frenos, y eso que ahora están nuevas. Tal vez yo esté mal acostumbrado por las bicis con frenos de disco, pero todas las de Bicimad que he probado van flojas en ese aspecto y no están preparadas para una frenada de emergencia de verdad.
    Lo dejo aquí, que ya he hechho bastante largo este escrito. Suerte a todos los que os animéis con Bicimad.

    ResponderEliminar
  16. Creo que soy uno de los ciclistas a los que adelantaste hará unas 3 o 4 semanas a la altura de la cripta de la almudena. Si no fuiste tú, sería otro con la misma bici o muy similar. Confirmo que me quedé con cara de bobo, pues creo que ha sido la primera y única vez hasta ahora que otro ciclista me adelanta en la cuesta de la vega... y encima con una plegable de ruedas de 20!! :O

    Comentándolo con un colega llegamos a la conclusión de que tenía que ser eléctrica, aunque luego nunca revisé la grabación de la cámara del casco. Ya se ha sobreescrito con otras grabaciones, si no fuera así os lo enseñaba ;)

    ResponderEliminar
  17. Pues esta mañana vi muy fácil probar la bici, a las 11 en la calle Prim número 6 había 5 ó 6 bicis sin enganchar a los anclajes....... Eso sí a las dos no quedaba ninguna.

    ResponderEliminar
  18. Lo de los frenos a mi también me pareceque fenan poquísimo. Cuesta abajo hay que tener mucho cuidado y los discos de mi bici son de zapata pero frenan muchísimo más.

    ResponderEliminar
  19. Juanítez G Alberdi7 de julio de 2014, 9:49

    Pues por ahí pasé el día 18, que estaba lleno de policía por lo de la coronación de al día siguiente. Espero que no te afectara al amor propio en esas circunstancias (que es lo que suele pasar, jaja).

    ResponderEliminar