Menú horizontal

miércoles, 1 de abril de 2015

Paseo en bici por León.

Una fácil y agradable sorpresa


Impresionante Catedral con una interesante historia

Necesitaba una pequeña escapada.
Salir un poco de Madrid a una ciudad con suficientes cosas bonitas que ver y cosas ricas que comer como para llenar un fin de semana tranquilo y relajado.
Y nos fuimos a León.
Barrios antiguos interesantes y muchas cosas apetitosas llenas de colesterol.

De verdad que no estaba previsto, pero resultó que fuimos a un hotel bikefriendly y tuve ocasión de "aprovecharlo un poco".
Más que los carteles de bikefriendly, me llamó la atención la bici que tenían en la entrada. Vieja y, para mis gustos en bicis urbanas, preciosa. Tipo holandesa pero con frenos de varilla y de tambor, nada de contrapedal. Cromados que delataban su edad, cambio interno aunque sin cable... Qué bien me lo pasaría yo dándole un repaso mecánico.
Pregunté por la bici y me comentaron que estaba ahí por si alguien quería dar un paseo con ella. El pequeño repaso se lo iba a dar circulando.

A mí estas bicis me gustan.
¿Y otras?. También, también

El tema bikefriendly consiste en que el hotel tiene un sitio donde enganchar tu bici (que me daba igual porque yo no tenía ahí ninguna), tiene también un soporte con herramientas y, como en este caso, alguna bici para dejar a los clientes.
Ajusté el sillín, presión de ruedas y adelante. De paseo.
El problema de que no tuviese cable de cambio es que estaba en una marcha fija, la más larga de las tres que tenía, pero en León eso no es un gran problema. Esta situado entre dos ríos, el Bernesga y el Torio y la zona urbana es muy plana. (Claro, comparado con Madrid que está lleno de cuestas;-)
Tiene su paseo junto al río (Bernesga) con un carril bici separado de la zona peatonal.

León Río, sin aglomeraciones

La densidad de gente en un Sábado por la tarde es diferente de la de Madrid río. Esa suerte que tienen.
En la margen Oeste, el paseo se interrumpe poco antes de llegar al puente de la Av Quevedo, a la altura del Parador.

Final del paseo por uno de los lados

A veces se notaba demasiada "separación" entre el paseo del río y las calles que lo rodeaban, en el sentido de que ir desde el paseo a la calle que estaba al lado podía suponer un rodeo de muchos cientos de metros.
Después de ir por la zona del río, me metí por las calles hacia el centro.
Había algunas bicis e incluso cicleatones por la acera, aunque me veo incapaz de hacer una estadística y sentar cátedra de cómo se circula allí. Circulando de forma cómoda y correcta no recibí ningún pitido ni molestia.  A esa hora de un sábado por la tarde, el escaso tráfico ayuda mucho en eso.
La zona centro, con su barrio romántico y su barrio húmedo, tiene montones de sitios bonitos que ver y que beber. Las tapas son buenísimas y siempre te dan a elegir una incluida en el precio de la bebida.
Este edificio tan... curioso, es el de caja España y está a la entraza de la zona peatonal por la Calle Ancha. Aparte de esto, la zona centro está muy cuidada en cuanto al aspecto de sus calles y edificios.

Me encantan estos frenos. Y el faro. ¿y el edificio? ahí está

Algunos bares son especialmente llamativos y antiguo- modernillos. Y en la Calle Ancha hay una tienda de Valor donde ponen un chocolate con churros espectacular.

Bonito sitio. Y por ahí a la derecha está el Camarote Madrid. ¡Tienen sesos!

Muchos edificios y zonas interesantes, aunque en mi breve paseo en bici tuve que ir directo a lo más obvio, la Catedral que se ve en la primera foto. Me gustó mucho luego entrar y escuchar algo de su historia con los zapatófonos audioguía que dan.
Luego salí del centro hacia la zona del Parador. Las pequeñas distancias sin pendiente se recorren en bici que da gusto.
Me encontré con estas bicis del sistema público de alquiler. Sorprende la cantidad de óxido que se puede acumular en una cadena sin engrasar. Daba la impresión de que se usaban muy poco, pero es lógico, entre el lío que había que armar para sacar la tarjeta, el horario limitado y que son solo para RESIDENTES empadronados, pues ahí están aparcadas. Lo de residentes es que lo ponen así, en mayúsculas. Usted perdone.

Bicis de alquiler, solo para RESIDENTES

Aquí en la Plaza de San Marcos, cerca del faraónico edificio de la Junta de Castilla y León, junto a un carril bici para la galería y, eso hay que reconocerlo, uno de los aparcabicis con un modelo que más me ha gustado últimamente.

Buen aparcabicis, monísimo carril bici y mi dedo bien plantado en el objetivo

Cuiroso pero inutil (como esto) la pista de despegue ciclista instalada también en la misma plaza. Claro que, si te fijas en la esquina derecha de la foto, no me extraña lo de la pista.

Aterrizamos en  una plaza peatonal

Aquí se ve más claramente. Menudo juguete. lástima que esté en medio de una rotonda, para que no puedan jugar los niños.

Bonito juguete

Por la misma zona, ya de peatón, me tocó pasar por aquí:

Paso de peatones a la derecha

Si voy andando recto por la acera, me gustaría poder seguir recto. ¿me meto por el carril bici o voy 20 m a la derecha y luego 20 m a la izquierda para cruzar por el paso peatonal?.
Es un clarísimo ejemplo de esto que dibujó Mikael Colville-Andersen en Copenhagenize:



Con sus cosas mejorables, como todo, León resultó un magnífico plan para una escapada corta en tiempo, aunque no en distancia, desde Madrid y una ciudad muy buena para disfrutar en bici.
Aunque solo sea un pequeño paseo por sorpresa.

3 comentarios :

  1. Magnífico artículo Baldo!!! enhorabuena!!! ... Muy buenos recuerdos los que tengo de León sobre la bicicleta... !!! ;)

    ResponderEliminar
  2. No he tenido el placer de disfrutar Leon desde las dos ruedas pero estoy seguro que debe ser una delicia, pues andando ya lo es, especialmente el humedo con sus cortos y sus pinchitos ;-)

    ResponderEliminar
  3. El "edificio" del que hblas es la ccasa de Botines, de antonio Gaudí, uno de los tres que hizo fuera de Cataluña,. Los otros dos, el Palacio episcopal de Astorga, también en la provicia de León y la universidad de Comillas

    ResponderEliminar