Menú horizontal

miércoles, 1 de febrero de 2012

Un año de bicifindes (I): Por qué y cómo fuciona

Más de 160 personas han aprendido este año a ir en bici al trabajo


Hace un año nos sugirió un lector en este artículo que montáramos unas clases para enseñar a la gente que ir desde su casa al trabajo en bici es posible, haciendo la prueba en fin de semana. Una semana después poníamos en marcha los bicifindes con un funcionamiento reamente sencillo:


Cualquier persona que quiera aprender ir al trabajo en bici nos cuenta su ruta en bicifindes@espormadrid.es, y el día de cualquier fin de semana que le venga mejor, se presenta un guía en la puerta de casa para enseñarle la mejor ruta pensando en gente con poca experiencia. ¡Y gratis!

Se cumple ahora un año y llega el momento de hacer balance, para que los lectores sepáis cómo está funcionando esta iniciativa y debatir cómo mejorarla.

1. ¿Por qué hacemos los bicifindes?

Circular por Madrid en bici es más fácil de lo que la gente cree, pero hay un prejuicio difícil de desmontar que sólo se aprende con la práctica... práctica que no se da, precisamente por el prejuicio. Para romper ese círculo, planteamos hacer rutas con la compañía de alguien más experimentado, buscando calles tranquilas y con poca pendiente.

Madrid en bici es posible

2. ¿Por qué gratis?

Los guías voluntarios somos gente que usamos la bici los fines de semana para hacer rutas de ocio. No supone por tanto ningún esfuerzo o renuncia adaptar el recorrido a lo que otras personas nos solicitan.

Esto nos aporta una flexibilidad tremenda, pudiendo adaptar los horarios de guías y guiados, o incorporar nuevos voluntarios si la demanda crece.

Además, es una oportunidad a la participación ciudadana en la mejora de la ciudad, sin mediar para ello administraciones o empresas. Aquí se puede leer una reflexión más extensa.

Incluso por interés propio. Cuanta más gente circule en bici por las calles de Madrid, más seguro será para todos.

Y qué narices ¿es que nadie puede echar una mano a alguien porque sí?


3. ¿Cómo funciona?

Las rutas de los bicifindes tienen más fases de lo que se ve en el blog. Todo sucede así:

1. La solicitud: Una persona pide asistencia para encontrar la mejor ruta a su trabajo.

2. Nuestra investigación: Hacemos un breve cuestionario sobre experiencia, tipo de bici, forma física y el tiempo disponible que estaría dispuesto a emplear para la ruta. 
Si vemos que la persona es un ciclista experimentado, le aconsejamos una ruta para que haga por su cuenta. Si hay dudas sobre si será capaz de hacerla por su cuenta, preparamos una ruta con guía.

3. La búsqueda del guía y la ruta: Las rutas se asignan a guías que vivan cerca. De esta manera el desplazamiento es menor, y los guías conocen bien el comienzo de la ruta. El resto de la ruta se hace con los siguientes criterios:
  • Uso preferente de calles tranquilas
  • Pendientes moderadas
  • Dificultad de la ruta creciente, planteando siempre alternativas fáciles en puntos complicados.
  • No usar demasiados carriles-bici, para que puedan aprender a moverse por calzada. Tampoco rehuirlos, para aprender también sus riegos.
4. La fecha: Se acuerda por ambas partes, preferentemente por la mañana de cualquier fin de semana. De esta manera, el guía voluntario sólo participa los días que realmente quiere. Una vez acordada, se publica en Enbicipormadrid unos días antes, por si otras personas en la misma situación de querer usar la bici pueden aprovechar la clase.

5. El bicifinde: El día acordado se presenta el guía. La actividad consta de cuatro partes:
  • Repaso de mecánica, equipamiento y normativa
  • Aprender a circular por una calzada tranquila
  • Recorrer la ruta solicitada, parando y explicando los puntos complicados.
  • Aprender a atar la bici en el lugar de destino.
Lo esencial es que el que empieza aprenda a ser autónomo y pueda atreverse con vías más complicadas según tenga nivel, conociendo en todo momento las alternativas más fáciles.

Madrid en bici es posible

6. El compromiso del participante: El bicifinde es gratis, pero genera obligaciones:
  • Probar la ruta por su cuenta en la siguiente semana y comentar los problemas encontrados. Fundamental los primeros días para adquirir el hábito. En caso de necesidad, se plantea acoplarse a una ruta de biciviernes los primeros días, aunque no siempre hay disponibilidad.
  • Escribir un relato para la página (ver ejemplos). Sólo mediante las experiencias de otros lectores, la gente confía en un servicio gratuito ofrecido por internet en el que te piden datos de tu domicilio y lugar de trabajo (aunque nos basta con direcciones aproximadas).
  • Convencer a otro para apuntarse. El boca a boca y la difusión por la red son nuestras únicas herramientas para dar a conocer la iniciativa.
7. Seguimiento un mes después: Para comprobar los resultados del bicifinde, pasamos el siguiente cuestionario a todos los participantes:
  • ¿Cuál era tu medio de transporte habitual antes del bicifinde?
  • Tras el bicifide ¿Con qué frecuencia usas la bici en la ruta planteada o en otras rutas?
  • ¿Has encontrado problemas en la ruta?
  • ¿Se ha interesado alguien de tu entorno?
A partir de las respuestas recibidas, hemos podido comprobar la efectividad de la iniciativa, y detectar algunas carencias que habría que corregir.

Las estadísticas obtenidas se pueden leer en el siguiente artículo:
Un año de bicifindes (II): Resultados
Dos años de bicifindes: Resultados

16 comentarios :

  1. Una iniciativa loable, sin duda. Durante meses he estado tentado de apuntarme a uno, pero al final me lo he montado por mi cuenta siguiendo el mapa de calles tranquilas y demás. Aun así, no descarto que me apunte algún día para hacer el trayecto de ida hasta mi trabajo (de momento sólo hago en el trayecto de vuelta, que es cuesta abajo, jejeje, que 15km cuesta arriba se me hacen... pues eso, muy cuesta arriba).

    ResponderEliminar
  2. Creo que en otro post comentaste que trabajabas por las tablas, no? Yo trabajo ahi tambien, y hago mas o menos 15-16 kms desde Ronda de Segovia (bueno, hacia hasta que me robaron la bici, los haré de nuevo cuando Orbea me entregue la nueva)

    No es tan dificil, no hay tanta cuesta arriba como puede parecer, y si yo puedo hacerlo, cualquiera puede :)
    Esta es mi ruta de ida: http://www.endomondo.com/workouts/o_yxUD35oDg

    ResponderEliminar
  3. Perdon, esa es la de vuelta, la de ida es esta otra: http://www.endomondo.com/workouts/tDH7rHj3aG4

    ResponderEliminar
  4. ¡Me la apunto! La probaré el primer fin de semana que esté en Madrid, a ver qué tal. Sí, trabajo en Las Tablas y salgo de Palos de la Frontera. Lo que más me preocupa es llegar sudado al trabajo, porque no tenemos vestuarios ni nada. Por eso el trayecto de ida suelo hacerlo en tren hasta Fuencarral y el de vuelta, según me dé. A veces desde Fuencarral, a veces desde Chamartín o directamente todo en bici, que cada vez me apetece más. Lo que más me echa para atrás es que mi hora de salida son las 17:30 o las 18:00... que es cuando empieza a anochecer y peor visibilidad hay. Pero los viernes es una gozada volver en bici con el solecito (o con un puntito de lluvia refrescante, como el viernes pasado)

    ResponderEliminar
  5. Mi ruta de vuelta:

    http://runkeeper.com/user/14211694/activity/68239890

    Los titubeos por la zona de Cibeles y tal son porque aquel día me volví loco con las calles de sentido único y acabé bajando por Paseo del Prado (nada recomendable, así como los laterales de la Castella están bastante bien, la baja por El Prado es un infierno, con el carril bus a la derecha y los coches a la izquierda. Ahora callejeo y bajo por Lavapiés a salir a Bernardino Obregón y bajar hasta Palos de la Frontera. Además el paseo por Lavapiés mola mucho, es como un descanso antes de llegar a casa)

    ResponderEliminar
  6. ¿Subes por la Cuesta de la Vega?

    ResponderEliminar
  7. Mañana publicamos los resultados de un año de bicifindes. Es un documento interesante en el que nos gustaría la participación de los lectores para proponer mejoras, ya que hemos detectado algún que otro problema que nos gustaría corregir.

    ResponderEliminar
  8. Si, la prefiero a la calle segovia. la subida es mayor, pero es mucho mas tranquila, y personalmente llego mejor al final de la cuesta de la vega que al final de la calle segovia.

    ResponderEliminar
  9. Por suerte en mis oficinas tenemos una ducha, porque yo soy de los que sudan litros.. en tren no he probado a ir, pero seguramente lo haga cuando llueva, camisetas de repuesto tengo en la oficina, pero ya pantalones y zapatillas.. depues de una hora creo que llegaria empapado.
    Yo suelo salir sobre las 7 o las 8 algunos dias, segun ande de curro, y lo mas "peligroso" es el puente de Fuencarral sobre el tren y la M30, que no esta iluminado durante medio tramo, pero con la chaqueta con reflectantes que tengo y las luces, creo que se me vé bien.

    ResponderEliminar
  10. Al principio hacia esta otra ruta de vuelta, que me la trazaron los de enbicipormadrid, quizas te suene d algo el blog ;)
    http://runkeeper.com/user/ososxe/activity/56394414
    o esta, cruzando por azaca en vez de Orense: http://runkeeper.com/user/ososxe/activity/46617624

    ResponderEliminar
  11. Humildemente pienso que si sudas con las temperaturas que tenemos últimamente, es que no te vistes adecuadamente.

    Si no quieres sudar basta con que te vistas a capas, que te vayas quitando sobre la marcha, según necesidad.

    En verano ya hay que aplicar otras técnicas, pero ahora, el que suda es porque quiere.

    ResponderEliminar
  12. ultimamente no he sudado porque no tengo bici :(
    la ultima vez fue a primeros de diciembre, antes de que me la robaran, y si, me vestí a capas, quizas demasiado, cuando llegué a la plaza de los cines luna me tuve que quitar la sudadera.
    De todas formas, yo sudo en cuanto hago algo de ejercicio fuerte, y para mi forma, la ruta que hago al ir al trabajo lo considero ejercicio fuerte

    ResponderEliminar
  13. <p>

    Lo de vestirse a capas está bien si en tu destino tienes una taquilla o algo así donde tener guardada la ropa limpia y dejar la ropa sudada. En mi caso las "capas" son camisa, corbata y chaqueta en verano (que la chaqueta la suelo llevar colgada sobre el manillar de modo que ni se arrugue ni moleste), o camisa-corbata-jersey-chaqueta en invierno. No sé, no veo cómo podría hacer para que al llegar al trabajo la camisa no esté sudada. Calculo que necesitaría perder unos quince kilos (peso 90 con 1,80m de altura) y acostumbrar el cuerpo mucho más al ejercicio aeróbico para que sudara menos. A lo mejor podría acoplar al transportín una caja más o menos grandes en la que llevar una camisa primorosamente doblada cada día (sería algo así como una caja de pizza, ¿no?). He pedido unas alforjas para mi cumple, pero me da que una camisa ahí dentro llegaría arrugada. 

    ¿Alguien por aquí tiene experiencia en guardarropía bicicletil? Me vendrían de p.m. consejos sobre esto. 

    Yo en verano llevaba una mochilita en el transportín amarrada con pulpos en la que metía: 

    -Desodorante de barra. 
    -Una toalla pequeña. 
    -Cosas de la bici. 

    al llegar a la oficina me metía en el baño, me limpiaba con la toallita y me aplicaba el desodorante. La camisa no hacía falta cambiarla porque realmente era muy poco sudor (sólo eran 5-10 minutos en bici, parte de ello cuesta abajo, desde el tren hasta mi destino). 

    Pero si quiero hacer los 15km y en cuesta (como quiero intentarlo), necesitaría otro plan. 

    ¿Consejos?

    (Otra cosa: me encantaría dejar la chaqueta en la oficina, pero por desgracia no es una opción. Lo creáis o no, ya se han dado varios casos de robo de chaqueta, lo cual me parece ya el colmo. ¿Me recomendáis un candado en U para la chaqueta? jejeje)
    </p>

    ResponderEliminar
  14. Yo dejo la chaqueta en la oficina y lo que llevo puesto en los trayectos lo puedo plegar y/o arrugar tranquilamente y guardarlo en la alforja. Lo último que he incorporado es un chaleco polar que convino con jersey fino o gordo (según el día) o sin el.

    Hoy llevo, camisa y pantalón de vestir, jersey de invierno, chaleco polar y un cortavientos de plástico. El cortavientos lo uso los primeros 10 minutos (no transpira) después me lo quito, a no ser que llueva, entonces lo que me quito es el jersey. El chaleco es mas versátil que el jersey por que tiene cremallera y la ausencia de mangas te ayuda a refrigerar y el frio en los brazos no supone mucho problema cuando no estás caliente.

    En verano hay que reducir el esfuerzo, plantearse que se tardará mas en llegar, aun así en verano todo el que sale a la calle suda. Parece mentira pero en la bici a ritmo suave se suda menos, porque el esfuerzo es equivalente al de caminar pero el movimiento te regala un ventilador.

    ResponderEliminar
  15. Lo de la ropa para trabajar y una ruta un poco larga yo lo resuelvo llevando ropa y duchándome en un gimnasio que tengo cerca del trabajo. Si vas algo más relajado a lo mejor puedes sustituir la ducha por un lavadito de gato, incluso con toallitas de bebé y un cambio de ropa. Yo llevo zapatos, pantalón, camisa corbata y toalla doblados en una bolsa de las de poner encima del depósito de gasolina de una moto, que llevo en el portabultos. No se arruga tanto si lo doblas medio bien y no aprietas mucho. Además me he puesto un termómetro digital en el manillar de los de a 5 o 6 euros en los chinos. Hoy he salido con 4 grados desde Moncloa y he llegado a Alcobendas con -2. Llevaba pantalón largo de chandal, camiseta fina larga, forro normalito del decathlon, chubasquero y chaleco fosforito. Eso si, con guantes buenos, de moto. Mañana llevaré lo mismo (bueno, unos limpios). La chaqueta la dejo bien en el trabajo.

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena por un año de Bicifindes para guiar a la gente a ir en bici por primera vez. ¡¡Timbres de fiesta!!

    ResponderEliminar