Menú horizontal

viernes, 3 de mayo de 2013

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?

Segunda semana probando una bici doble de 29”

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?
La semana pasada escribía un artículo con mis primeras impresiones sobre una bici doble de 29” que me habían dejado para probar en Ciclos Otero. En ese artículo os contaba cómo se venía abajo mi primera idea preconcebida sobre las bicis dobles, que no son tan pesadas como yo creía.

Durante esta segunda semana probando la Trek Superfly 100 AL Elite he hecho 133 km, por El Pardo y en la ruta de Madrid a Segovia. Si la semana anterior comprobaba las cualidades rodadoras de esta bici de 29”, en esta ocasión el terreno ha sido más variado con subidas, bajadas, trialeras...

Mi segunda idea preconcebida sobre las bicis de doble amortiguación es que serían mucho más cómodas que las bicis de suspensión delantera. Pero, realmente ¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?
La respuesta es evidente, una bici doble siempre conseguirá que nuestras rutas sean más cómodas. Pero ¿A qué se debe esa comodidad?

Bueno, no soy un experto, pero yo diría que se debe a la geometría de la bici, y por supuesto a la amortiguación trasera.

Respecto a la geometría de la bici, como puede verse en la imagen anterior (en rojo el mismo modelo en bici rígida), en la bici doble el sillín va más adelantado, más vertical sobre el pedalier, lo que hace que la posición del ciclista no vaya tan tumbada como en la rígida. El ciclista va más “sentado” con la espalda más vertical, y eso se nota.

Pero donde realmente se nota la diferencia entre estas bicis y las rígidas es en la suspensión, en la manera de amortiguar las irregularidades del terreno. Si en la bici con suspensión delantera tu trasero se va resintiendo en cada bache del camino, en la doble casi ni te enteras.

La Trek Superfly 100 AL Elite monta una horquilla delantera y un amortiguador trasero de la marca Fox, con el sistema CTD (Climb, Trail, Descend).

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?

El SAG, el rebote y el CTD


Regular la horquilla delantera y la suspensión trasera es fundamental para que nuestra bici se comporte correctamente y podamos sacarle todo su potencial. El problema es que no es una tarea sencilla, con lo que muchos ciclistas lo dejan “como viene de fábrica”, el problema es que llevar la suspensión mal regulada puede ser más peligroso que no llevar ninguna suspensión en la bici.

Para entenderlo mejor, intentaré explicaros los tres factores que podemos configurar en la suspensión de esta bici: el SAG, el rebote y el CTD

EL SAG o “prehundimiento” de una suspensión es el hundimiento que sufre debido al peso corporal del ciclista que la utiliza. Es decir, el recorrido que tiene la suspensión cuando el peso del ciclista recae sobre ella. Por lo tanto es fundamental regular nuestra bici para nuestro peso (Recuerdo que al prepararme la bici en Ciclos Otero, lo primero que me preguntó Jesús fue mi peso vestido y con la mochila cargada). Según nuestro peso, y las especificaciones del fabricante podremos regular el SAG con una bomba de amortiguador que viene con la bici.

El Rebote es la velocidad con la que una horquilla recupera toda su extensión después de la compresión. Ese rebote puede ser más rápido o más lento. Un rebote muy rápido hará que la suspensión retorne al punto de inicio de forma violenta, tendremos menos contacto del neumático con el suelo, con lo que perdemos tracción y agarre. Un rebote muy lento implica que la suspensión vuelva al punto de partida lentamente después de un impacto, con lo que ante una serie de impactos seguidos la suspensión no tiene tiempo de recuperarse y va perdiendo recorrido hasta llegar a agotarlo. Por lo tanto debemos regular el rebote (suele hacerse en la parte baja de la horquilla) lo más rápido posible sin que llegue a descontrolarnos la suspensión.

Teniendo en cuenta que el SAG se configura según nuestro peso y el Rebote según nuestros gustos, y que es algo que deberíamos hacer antes de emprender nuestra ruta ¿Cómo podemos regular la suspensión a mitad de ruta?

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?
Las mayoría de las horquillas Fox llevan el sistema CTD (Climb, Trail, Descend) que permite regular el comportamiento de la bici “sobre la marcha” según el tipo de terreno por el que circulemos. Tenemos tres posiciones, tanto en la horquilla como en el amortiguador: C de Climb, que utilizaremos a la hora de subir; T de Trail, que usaremos para llanear o hacer un uso mixto, y D de Descend, que usaremos cuando el terreno sea cuesta abajo.

En la práctica, la posición Climb nos deja la suspensión casi bloqueada (en realidad sí que funcionaría ante un golpe fuerte). Al endurecer nuestras suspensiones estas oscilarán menos con nuestro peso y la fuerza que ejercemos al pedalear y por lo tanto ese pedaleo será más eficiente. Es ideal para subir por asfalto o por pista poco bacheada, porque para una subida trialera es mejor pasar a la posición Trail para absorber mejor las piedras y raíces que encontremos sin perder el control.

En la posición Descend las suspensiones están totalmente abiertas, y la utilizaremos para bajar por rápidos caminos pedregosos y técnicas trialeras. Para bajar por un camino asfaltado es mejor la posición Trail.

La opción Trail cuenta con una dureza intermedia entre la Climb y la Descend, y en la práctica es la que utilizaremos en gran parte de nuestros recorridos, normalmente será la posición usada para llanear, para subidas “complicadas” o para descensos con el firme en buen estado. Seguramente la T será la opción que más porcentaje del tiempo va a estar seleccionada.

Las nuevas horquillas y amortiguadores Fox pueden controlarse en las tres posiciones CTD de forma manual, y también mediante un mando remoto. Este mando controla ambas suspensiones, es decir pone en la posición C, T o D la horquilla y el amortiguador al mismo tiempo. En la bici que estoy probando la regulación CTD es manual.

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?

Mis impresiones durante esta primera semana


Durante la ruta de Madrid a Segovia tuve ocasión de probar la comodidad de la suspensión. La mayor parte de la ruta la hice con la posición Trail, aunque también tuve oportunidad de probar la posición Climb en la subida al puerto de la Fuenfría por asfalto y pista, o la posición Descend en la bajada pedregosa del puerto de la Fuenfría o en las bajadas por zonas de trialeras.

Se nota mucho la comodidad que supone llevar una bici como esta. A la suavidad de marcha de las ruedas de 29” que se comen las piedras y baches del camino, se suma la suspensión trasera que hace que ni te enteres de las irregularidades del terreno. La estabilidad, mayor velocidad, mayor tracción y mayor comodidad de marcha quedaban patentes en cada tramo del camino.

Cuando mis compañeros de ruta iban buscando la mejor trazada para evitar piedras, yo tiraba por el camino más recto sin importarme mucho lo que se iba a comer la bici... y sin levantar el trasero del sillín.

¿Es más cómoda una bici doble que una rígida?
En El Pardo he podido probar la bici por caminos muy complicados. Es cierto que ahora paso por zonas por las que antes no me atrevía a pasar con mi bici rígida de 26”, pero siempre lo he dicho, si la bici es importante, más importante es la técnica del que va encima. Vamos, que como yo soy muy torpón, si antes no iba haciendo caballitos con mi bici o tirando de ella para saltar obstáculos… con esta bici tampoco lo hago. Si antes me bajaba de la bici cuando se complicaba mucho el camino… ahora, aunque menos, también me bajo.

Tras más de 300 km con la Trek Superfly 100 AL Elite, las sensaciones son muy buenas. La posición sobre la bici, las ruedas de 29” y la suspensión trasera hacen que las rutas sean mucho más cómodas. Eso es algo que se agradece... y mucho.

En próximas salidas intentaré levarla al límite con rutas más técnicas, y os hablaré de otras cuestiones que nos harán decidirnos por una u otra bici, entre ellas el precio.

Quizás te interese...
Bici rígida o doble ¿qué elijo?
¿Pesa más una bici doble que una rígida?
500 km probando la Trek Superfly 100 AL Elite

6 comentarios :

  1. Buen artículo Antonio. Por cierto, hoy he cogido mi bici no-nueva para acercarme a la oficina, y casi me da un patatús al sentarme y empezar a dar pedales. A lo bueno uno se acostumbra sin darse cuenta, ya nos contarás si te pasa lo mismo.

    Sobre las geometrías, yo es algo donde no me quise meter porque me parece demencial. El que tenga ganas que se vaya al foromtb u otras páginas especializadas donde discuten de geometrías. Yo lo que percibo, como comenta Antonio, es que se va sentado más al estilo "sofá", en lugar de ir tan inclinado hacia delante.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien explicado, muchas gracias. Aunque más que saber lo que es el SAG, el rebote o el CTD, para mi es saber tu impresión general y si merece la pena pagar la diferencia con una bici "normal" para tener una doble.

    ResponderEliminar
  3. Yo me compré una hace poco. Una bici doble en comparación con una rígida de componentes similares, puede subir el precio unos 800 euros más :-O. La doble se agradece sobretodo bajando, y quizás se gana algo de comodidad al rodar. A cambio tienes algo más que mantener, se puede perder eficiencia en la pedalada y pesa más.
    Económicamente la doble es mucho más dinero, y es una decisión muy personal, que depende de tus ingresos-gastos-ahorros, de tus otros caprichos, del uso que le des a la bici, etc. Si lo que te gusta es subir y bajar, vas más a divertirte que a hacer tiempos, y sales frecuentemente, entonces ya empieza a tener sentido la doble, y si te lo puedes permitir pues adelante.
    Aparte, a mi me parece interesante una doble con mandos en el volante para regular las suspensiones sin hacer cosas raras, que el amortiguador trasero bloquee bien, y una geometría mixta (no puramente de descenso), así puedes usar la bici en distintos terrenos.

    ResponderEliminar
  4. Después de hacerme el cómodo, de no buscar la mejor trazada porque no me importe tanto pillar una piedra o una raíz, y acostumbrarme a no levantar el trasero en cada obstáculo, supongo que el volver a un rígida de rueda pequeña me va a costar más de un susto :-(

    ResponderEliminar
  5. La impresión general es muy buena, la bici es muy cómoda en todo tipo de terreno y agradeces la suspensión trasera a lo largo de toda la ruta a poco que el terreno no sea muy regular.

    Como te dice elnoziya, el tema del precio (lo trataré la semana que viene) es algo muy personal, y la diferencia que a mi puede parecerme mucha, a lo mejor es poca para ti. Desde luego, si puedes permitírtelo, pásate a la doble sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  6. Algún trallazo tendrás en la rueda de atrás seguro Antonio, con alguna piedra cuando regreses a la Scott ;)

    Y no la notas mas torpe Antonio una doble, me pasa a mi cuando cogo alguna rígida, que para callejear giros cerrados son mas torponas

    ResponderEliminar