Menú horizontal

jueves, 28 de noviembre de 2013

Ellas se mueven ya en bici y ahora nos cuentan los beneficios

Hace días pedíamos candidatos para una entrevista en la radio, de la que poco más sabemos. El caso es que tuvo muy buena acogida y recibimos en nuestro correo enbici@espormadrid.es varios relatos de personas que se han pasado a la bici desde el transporte público o desde el coche y los beneficios que han obtenido son varios: salud, ahorro, rapidez,... Agradecemos a todos que colaboren con este artículo recopilatorio, es una gran satisfacción aportar un granito de arena para mejorar la movilidad de Madrid y de sus ciudadanos.

'El Bicifinde: el mejor modo de animarte a pedalear de casa al trabajo por Madrid' por 12meses

Gloria


Desde hace 3 años voy en bici al trabajo. Siempre me lo había planteado hasta que un día me decidí, lo planteé en la empresa y no pusieron objección a dejarme guardar la bici en sus instalaciones.

Desde entonces voy a diario entre los meses de marzo a diciembre, hago 23 km al día, me siento en forma y me ahorro el abono transportes. El dinero lo saco del cajero como si realmente me comprara el abono y lo meto en una cajita en casa, me agrada encontrarme con dinero extra para las vacaciones de verano y navidad.

Me ha ayudado mucho el blog de enbicipormadrid para, entre otras cosas, saber moverme en la ciudad y conocer los derechos y obligaciones de los que vamos en bici.

María


En febrero 2013 regalaron una bici a una amiga.

Yo hacía una temporada que me sentía mal porque por mi trabajo paso muchas horas sentada y mi tiempo libre había decido ocuparlo con otra actividad que me requiere aún más horas sentada, de manera que de un día para otro dejé de hacer deporte. Al poco empecé a sentirme mal físicamente y a pensar cómo podría solucionarlo, ya que este cambio va para largo, mínimo 4 o 6 años más. No sé cómo, pero de repente empecé a leer todos los blogs de ciclistas urbanos, que hay un montón, incluido el de www.enbicipormadrid.es, y ya no pude parar de leer y leer, y cuanto más leía más ganas tenía de pedalear.

Sin perder más tiempo, en marzo 2013 pedí a mi amiga su bici, que me la dejó un fin de semana entero. Me dediqué ese fin de semana a probar el camino desde mi casa al trabajo, siguiendo las recomendaciones del mapa de las calles tranquilas para ciclistas, y me encantó.

Inmediatamente me puse a ver tiendas de bicis y a finales de marzo ya tenía la mía en casa. Nunca había ido en bici por Madrid y ya soy mayor y precavida, así que pedí un Bicifinde en www.espormadrid.es y me tocó con Baldo el 13 de abril 2013. Muchas gracias Baldo! A partir de ahí empecé a usar la bici cada vez más. Al principio no la llevaba todos los días a trabajar, pero desde el 1 de agosto 2013 no la he soltado. A finales de agosto me di cuenta de que había comprado el abono mensual y de que apenas lo había usado, así que en septiembre ya dejé de comprarlo y en su lugar me compro un Bono10, de manera que me estoy ahorrando unos 40€ al mes, porque además el Bono10 me dura más de un mes. Sí que me gustaría añadir que el ahorro más importante no es ya el monetario, sino el ahorro en tiempo, la movilidad individual que se gana, el incremento del rendimiento en el trabajo y la satisfacción que da pedalear.

Y todos estos ahorros y muchas cosas más son ciertas pero lo triste es que no se creen hasta que se prueban y si no se prueban no se creen.

Nayra


A mí me dijo el médico que mis problemas de rodilla podían mejorar si fortalecía los cuádriceps así que me apunté al gimnasio, pero odiaba el ambiente gimnasio y tener que dedicarle tiempo. Una compañera de trabajo iba siempre a trabajar en bici y aunque soy lo contrario a una deportista decidí intentarlo: primero pedí prestada una bici para probar y luego me compré una.

Llevo más de 3 años usándola a diario. Me ahorro el dinero del gimnasio (el municipal eran 250 euros al año) y del metro (con un bonometro al mes para causas mayores, tiro de sobra), pero además fortalezco mis piernas y hago ejercicio sin tener que dedicarle tiempo extra, me ahorro el agobio del metro aunque tenga que soportar a conductores que no respetan al ciclista, para mis recorridos es además lo más rápido, me deja de puerta en puerta y creo que es el medio de transporte más sostenible.

Primero me daba miedo e iba por la acera, pero me parecía mal hacerlo y fui cogiendo confianza para pasarme al centro del carril como un vehículo más. Luego me daba pereza si llovía y ahora tengo mis pantalones de lluvia, mi gorrito y mis guantes... En fin, que he ido superando mis inseguridades, mis reticencias y mis perezas y, sin contar con que comparto la carretera con gente que no respeta la vida ajena, creo que todo son ventajas.


N. de R. Tras leer el artículo, hemos recibido la siguiente experiencia que nos han pedido publicar.

Sonia


Mi nombre es Sonia, tengo 24 años y quiero contaros cómo empecé yo para colaborar con vuestro artículo.

Hace 2 años, cuando iba a la universidad, una compañera que vivía cerca de mí siempre iba en bici. Un día decidí acompañarla. El camino era sencillo, pues el 80% del recorrido era por el MadridRío y luego por el carril bici de Ciudad Universitaria.

Lo que me decidió a empezar a pedalear fue el cambio de Bono transportes de joven (unos 30 y pico €) al adulto (50 y pico)... Demasiado caro para una persona que sigue siendo estudiante....

Empecé de esta manera y poco a poco me fui soltando más y empecé a usar la carretera para ir a otros sitios. Me mudé a Vallecas, Alto del Arenal, y de nuevo la pereza se apoderó de mí...¿Cómo iba a ser capaz de subir la Avenida de la Albufera? Y volví al metro.

LLevaba tanto sin cogerlo que cuando volví noté muchísimo la reducción de servicios. Estaba tan cabreada con Metro, por lo caro que es y lo agobiante, estresante, maloliente... así que....superé mi pereza y empecé de nuevo a pedalear. Soy capaz de subir la temida Avenida de la Albufera, a mi ritmo, pero bueno. Me ahorro un pastizal en metro, llegar tarde o pronto depende de mi y no de si se ha estropeado el metro o si ha habido un accidente en la M30; pero de lo que más orgullosa estoy es de haberle ganado la batalla a la pereza, al frío, al calor, al miedo, a la comodidad... 

A todo esto le sumo, que, como asmática, ya casi no necesito inhaladores, prácticamente no me constipo, tengo mayor resistencia para cualquier tipo de esfuerzo físico .... Claro que a veces me da pereza coger la bici, pero volver a usar el metro me recuerda los beneficios de usarla.

18 comentarios :

  1. Habrá un segunda parte de Ellos :-)

    ResponderEliminar
  2. Qué gusto da leer testimonios así ^^

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo unas ganas toda la semana...como en Julio con la del carril del Gallo :P

    No es jodido esa zona...si buscas bien y con metros la linea es facil

    ResponderEliminar
  4. Pensareis que soy un sentimental, pero se me ha caído una lagrimilla. A ver que nos cuentan ellos ;)

    ResponderEliminar
  5. Como Olivares anda metiendo miedo al personal, me preguntan por correo si es una ruta asequible a un ciclista de nivel medio.

    El año pasado, al comentarle a un amigo que iba a proponer esta ruta en el blog me contestó: "yo para hacer senderismo no me llevo la bici". Según él, no era ciclable más de la mitad del recorrido.

    Es cierto que hay tramos que es casi imposible hacerlos sobre la bici, y otros en que la prudencia te aconseja bajarte y seguir a pie, pero en conjunto yo diría que es ciclable en más de un 80%

    El primer tramo, de Colmenar Viejo al puente del Batán, son las divertidas trialeras del Camino bajo de Cerceda, que ya hemos pasado en muchas ocasiones en otras rutas anteriores. Una ciclabilidad del 90-95% y puede que alguno consiga hacerlas casi sin poner pie a tierra.

    En el tramo del puente del Batán al del Grajal hay dos o tres subidas y bajadas con mucha pendiente, que son muy difíciles de hacer sobre la bici, y algún paso muy estrecho que es aconsejable hacer a pie. Incluso un tramo en el que hay que ayudarse de una cuerda (anclada en la pared de roca) para poder pasar .

    El tramo más complicado es el del puente del Grajal al de la Marmota, en el que hay que bajar y subir tramos muy inclinados en varios arroyos, y que es muy complicado hacer a pie... y menos con el cansancio acumulado. En ese tramo, la ciclabilidad puede que baje al 70%

    El último tramo, del puente de la Marmota a Tres Cantos, pasada la primera cuesta, es totalmente ciclable, por amplios caminos... si te quedan fuerzas para esas subidas.

    En definitiva, la ciclabilidad dependerá de la habilidad, la fuerza y la resistencia de cada uno, pero yo creo que es una ruta asequible para un ciclista de nivel medio... siempre y cuando no le importe hacer un poco (o un mucho) de empujabike.

    ResponderEliminar
  6. Los que lleven calas, ya pueden ajustarlas para que se suelten bien... por si acaso. En esta ruta yo siempre llevo botas que agarren bien el tobillo, mejor que zapatillas, porque los tramos que se hacen a pie son muy duros y con mucha piedra.
    Aunque ha llovido estos últimos días, no es una zona de barro. Como ya he comentado y se ve en la última foto, el arroyo de Navarrosillo, suele llevar mucha agua y no puede pasarse sobre la bici (tiene unos 4 metros de anchura, fondo de piedras, y unos 40-50 cm de profundidad). Por lo tanto, deberemos descalzarnos, tirar zapatillas y mochila al otro lado del río, remangarnos hasta la rodilla... y cruzar descalzos y con la bici a cuestas.

    El llevar una pequeña toalla para secarnos los pies al otro lado del río, antes de volver a calzarnos, puede ser una buena idea ;-)

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena. Sois valientes y entusiastas, y da gusto ver bicis por las calles.

    ResponderEliminar
  8. No lo recomendaría a la gente que no haya salido de la Casa de Campo (que fue mi caso), pero aún así pude hacerla. Una ruta muy chula ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué buenas historias! Parece que hemos pasado por las mismas fases: dudas, reparos, inseguridades... Pero al final, ¡qué bueno montar en bici!
    Hoy cogí el metro por aquello del frío y la nieve y qué envidia me ha dado las bicis que he visto por camino. El lunes vuelvo seguro.

    ResponderEliminar
  10. Da gusto leer estas historias
    Esto si que es publicidad de la buena :-)

    ResponderEliminar
  11. He sentido lo mismo, cuando iba calentito en mi coche y escuchando música , curiosamente, he sentido envidia de los atrevidos ciclistas "nivales" que he visto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Como me gusta la vida sobre dos ruedas...

    ResponderEliminar
  13. Sé que no es lo apropiado escribir esto en este post, y más que nada porque estoy deseando volver a acompañaros en alguna ruta, pero lamentablemente tengo todos los sábados comprometidos...
    El caso. Necesito ir a Hoyo de Manzanares, y ya aprovecho para darle un poco (pero poco, porque mi forma física es lamentable) a la bici. ¿Alguien me puede decir qué camino coger para llegar al centro de Hoyo de Manzanares, preferentemente saliendo de una estación de cercanías (me da igual cual, la que mejor venga y/o menos tiempo se tarde)? Me da igual ir por caminos o carretera, pero si es por carretera que sea lo menos rápida posible. Muchas gracias y perdón por el offtopic...

    ResponderEliminar
  14. YO PUEDE QU EL SABADO SABADETE

    ResponderEliminar
  15. Estupendos relatos pero Gloria, de la cajita guarda algo para el mantenimiento, Nayra, la bici no sustuye 100% el gimnasio, es más, bien utilizado es el complemento ideal para disfrutar más de la bici y Sonia, tú lo has dicho no dejes te utilizar la bici pues te costiparás más, asi es, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena a la tres!!!!!


    Poco a poco Madrid será una ciudad de bicis

    ResponderEliminar
  17. Antonio, estaba pensando, ya que me gusta hacer kilometros. Cuanto tiempo me va a llevar, llegar hasta Colmenar Viejo, saliendo desde mi casa en la calle Camino de los Vinateros 3. Tu lo vez factible? Pensaba cojer el anillo verde, no se yo, unas 2 - 2,5 horas.

    ResponderEliminar
  18. Pero si los de los videos van pisando huevos... :D

    ResponderEliminar