Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

martes, 22 de mayo de 2018

La polémica de las nuevas rutas para bicicleta de Montaña en la Casa de Campo

Escrito por Miguel Ángel

Los más asiduos a la Casa de Campo habrán observado que desde hace aproximadamente una semana han aparecido paneles, balizas y señales direccionales de una serie de cuatro circuitos de bicicleta de montaña auspiciados por el Ayuntamiento de Madrid.




A través de diversos foros ciudadanos vinculados a la Casa de Campo como la Plataforma “Salvemos la Casa de Campo” se habían oído rumores sobre la intención de la dirección del parque de trazar una serie de circuitos en el interior del recinto y como se suele decir “El rumor ha sido la antesala de la noticia” y en poco tiempo se ha confirmado la implantación de un proyecto que oficialmente no ha sido presentado y que, ciertamente, se ha llevado con bastante secretismo desde el Ayuntamiento.


Desconocemos el criterio para definir estos cuatro itinerarios, cual es su génesis y de donde ha venido la decisión de planificarlos e implantarlos sin que –aparentemente- se haya realizado consulta previa o algún tipo de proceso de información o participación pública, algo a lo que es tan dada la actual corporación municipal pero que aquí ha brillado por su ausencia. No hay memoria justificativa del trabajo o un argumentario en cuanto a la imagen corporativa de las rutas, código de colores utilizados o criterios de señalización e iconografía homologada como los que ofrece el IMBA.

La polémica de las nuevas rutas para bicicleta de Montaña en la Casa de Campo Esta actuación, que aparentemente se podría considerar de promoción de la bicicleta, parece un capitulo más que añadir a la enorme confusión que rodea a la regulación vigente en cuanto a la bicicleta de montaña en la Casa de Campo. Al tratarse de un parque sometido a la legislación BIC (Bien de Interés Cultural) la normativa es muy restrictiva y –nos guste o no- tendremos que aprender a circular en bicicletas por las pista de –al menos- tres metros de ancho. Los que conocemos el parque y montamos en bici sabemos que la principal limitación que hemos de seguir es la de no salirnos de las pistas y -por supuesto- no circular por senderos. Obviamente hay otras limitaciones derivadas del sentido común: velocidad adecuada, respeto al peatón y en general la educación y la cortesía con otros usuarios.

Afortunadamente existen decenas de kilómetros de pistas y carreteras cerradas al tráfico en la Casa de Campo y lo mas lógico es combinarlos al gusto del ciclista. Pensamos - con toda sinceridad- que no hubiera sido necesario señalizar ningún circuito o ruta de bicis de montaña en la Casa de Campo y que la simple instalación de balizas cada 500 metros en cada una de las rutas es ya de por sí un impacto visual incompatible con la norma del BIC.

Creemos que con esta actuación se han desaprovechado recursos públicos y se han puesto a disposición de los vándalos nuevas piezas de mobiliario para destrozar y contribuir al "ruido" que ya existe en la Casa de Campo como son las peligrosas barreras con cadenas, los paneles de todo tipo y época, los bolardos y las vallas e incluso los maceteros plantados en mitad de las carreteras mas pensados en provocar la caída de un ciclista que en evitar el paso de un coche.

Este nuevo proyecto de rutas supone la tercera iniciativa para definir, marcar y panelizar recorridos temáticos de bicicleta en la Casa de Campo y el final de todos esos proyectos ha sido siempre el mismo: falta de uso, nulo mantenimiento, abandono y olvido.



El verdadero esfuerzo en materia de movilidad ciclista en la Casa de Campo se debería hacer en los viales asfaltados y cerrados al tráfico motorizado donde el flujo de ciclistas es asombroso. Os invitamos a comprobarlo un domingo a media mañana en el paseo de los Plátanos donde el flujo de ciclistas es enorme.

Señalizar correctamente un circuito por viales de asfalto por donde además se solapa el Anillo Verde Ciclista, mejorar su pavimento y las condiciones de su sección, y de las intersecciones es una buena inversión. A esto habría que añadir una buena señalización horizontal y vertical así como la limpieza y mejora los tramos de convivencia con los coches. Todo esto es mucho mas urgente (por la masa critica de usuarios) que sacarse de la chistera cuatro rutas que van a ser utilizadas por muy pocas personas.


Panel de rutas de hace 15 años no retirado

La señalización de un circuito para bicicletas por los viales de asfalto ya se realizó en los años ochenta con el Circuito Otero y quizás no sería muy descabellado desempolvar esta vieja idea e invertir en la seguridad de los ciclistas donde hace falta y donde hay verdadero uso.

Relacionado:
Prohibido el uso deportivo de las bicis en la Casa de Campo... ¿WTF?

No hay comentarios :

Publicar un comentario