Menú horizontal

viernes, 7 de enero de 2011

Un coche regalado para ir a la universidad

Percepciones de seguridad erróneas


Me entristeció escuchar en el tren el otro día a un señor decirle a otro que estaba muy preocupado por su hijo, porque recién había empezado la universidad e iba en bicicleta y tenía miedo que le ocurriera algo. Que en cuanto cumpliera los 18 años le iba a pagar la autoescuela y a comprar un coche para que pudiera ir "más seguro".

Un coche regalado para ir a la universidad
Esta creencia de que en un coche van a ir más seguros que en una bicicleta está muy extendida, pero es una percepción falsa. Ese padre lo que no sabe es que va a aumentar en gran medida la posibilidad de que su hijo tenga un accidente, pues el porcentaje de jóvenes que acaban trágicamente en la calzada mientras conducen automóviles y motos es enorme. A veces por culpa propia y otras por culpa ajena. Pero es que una mayor velocidad, como la que llevan esos vehículos motorizados implica una menor capacidad de reacción, tanto para accidentarse uno, como también para evitar a alguien a quien puedas atropellar.

Asimismo estará iniciando a este joven en una autodependencia del vehículo motorizado, no queriendo a partir de entonces ir a lugar alguno (estudio, trabajo u ocio) si no es a motor.

Además estará condenando a su hijo a una más que probable vida sedentaria. Muchos jóvenes tienen como único ejercicio el que hacen para desplazarse a sus lugares de estudio, trabajo u ocio. Con el coche o la moto se acabó el ejercicio y entrará en una dinámica de carencia física peligrosísima, sobre todo desde el punto de vista cardiovascular.

Un coche regalado para ir a la universidad


Si a eso le sumamos que cada vez más jóvenes como él comenzarán a usar también vehículos motorizados privados para llegar a los lugares de estudio, resultará que cada vez será más peligroso acercarse al entorno estudiantil, aumentando el riesgo del desplazamiento. Es lo mismo que ocurre con los entornos escolares. Sólo tres de cada diez centros escolares en España tienen un entorno seguro para acceder a ellos. La solución que se toma: más niños en coches llevados por sus padres, en una escalada sinsentido que lleva a que al final haya que evitar que los niños vayan andando o en bicicleta porque “es peligroso”.

Volviendo a lo que nos traía. Este padre que le ha comprado un vehículo a motor a su hijo habrá cometido el error de su vida. Luego no debería excusarse en que el destino, o alguna divinidad, lo han querido así.

Piénsenlo, por favor. Animen a su hijo a llevar una vida saludable, a ser responsable con sus actos, a ser lo más autosuficiente posible, a no vivir sumido en la velocidad y las prisas.

Desplazarnos en bicicleta para ir a estudiar, al trabajo o al ocio evita la mayor parte de esos problemas. Supone un ejercicio físico al mismo tiempo que te desplazas. Por lo tanto, en el caso poco probable de que tardes más en bicicleta, en realidad tardas menos, porque al mismo tiempo has hecho ejercicio, una actividad diaria necesaria para mantenerse en unos estándares de vida saludable. Si a eso le sumamos que para desplazamientos urbanos además las bicicletas suelen llegar antes, entonces ¿a que estamos esperando para animar a nuestros familiares y a nosotros mismos a utilizar la bicicleta para desplazamientos cotidianos de distancias cortas y medias y dejar aparcados esos vehículos que nos envenenan a todos?

Fuente: eldelabici.blogspot.com

13 comentarios :

  1. Más que interesante, creo que en casa se dará algo así en cuestión de meses, cuando empiece la carrera.

    ResponderEliminar
  2. Víctor-Dialogotomía7 de enero de 2011, 12:27

    Bueno, en un coche lo que sí se paga es mucho más seguro, pero eso de ir más seguro...no sé, habría que analizar la congestión que eso va a provocar en nuestras arterias, en nuestros pulmones, en nuestro aislamiento del mundo, en nuestra falsa percepción de potencia y fuerza...

    ResponderEliminar
  3. Ahora que vuelvo a tener bicicleta mi madre opina que es una locura ir con ella hasta mi centro de trabajo, aunque sabe que habitualmente todos los viernes cogía los patin es para ir de ruta por la ciudad.

    En cuanto a la seguridad del automóvil comparada con la bicicleta supongo que esta persona se refiere a que si te pegas un golpe a baja velocidad con un coche solo arañas la chapa mientras que si te la pegas con la bici te puedes hacer algo de daño, pero creo que en el caso de la bici pasa con el de los patines, tienes una agilidad que la mayoría de vehículos a motor no posee.

    He tenido la suerte de viajar a ciudades altamente bicililizadas (mi padre vive en Zurich) y he visto por mis propios medios que en un lugar así la opción más raznoable es ir en bicicleta. Además de seguro es eficaz.

    El problema de la seguridad no es el de la bicicleta, es la convivencia con vehículos a motor en lugares que no están pensados para ello, con gente que no está acostumbrada a ello. A medida que haya menos ciclistas urbanos que sean novatos y que la bicicleta esté más asimilada y los conductores de vehículos a motor más acostumbrados a su presencia la bicicleta será más segura.

    ResponderEliminar
  4. - off topic - 

    Aalto, ¿habría alguna posibilidad de que no aparecieran los anuncios de coches en este blog ciclista? Es penoso tener que ver anuncios de "como evitar multas", "seguros de coche", o de "Conducir un Ferrari" :(

    ResponderEliminar
  5. Héctor, la publicidad del blog está gestionada por Google, y los anuncios que se muestran lo hacen en función de las palabras que aparecen en el texto del artículo.

    Si en un artículo se habla de coches, es lógico que aparezca algún anuncio relacionado con los coches. Aunque como en la mayoría de los artículos se habla de bicis, la mayor parte de la publi es sobre temas ciclistas.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  6. Héctor. Mejor pincha en ellos - asi los pobrecitos tienen que financiar un blog cilcista ;)

    ResponderEliminar
  7. Aalto, gracias por la aclaración.
    Axel, seguiré tus consejos, todo sea por la bici ;)

    ResponderEliminar
  8. Estoy muy de acuerdo con tu último párrafo. Cuando comenté que quería empezar a usar la bici en casa, tuve bastantes problemas, y precisamente por eso: porque esta ciudad no es una ciudad en la que el conductor esté concienciado de que existe un "ente" llamado ciclista, al que hay que respetar.

    Llevo poco viajando por la calzada, pero ya estoy harto de taxis que me adelantan por mi propio carril (también conocido como "pasan a mi lado como si no existiera") o de coches que hacen como que no me ven. Supongo que poco a poco ...

    ResponderEliminar
  9. Luces incluso de día (e intermitentes, mejor) y circular por el centro del carril para mí han supuesto una diferencia brutal para evitar esos adelantamientos que comentas.

    ResponderEliminar
  10. Dardo, has hecho honor a tu nombre y has 'acertado en el centro de la diana': cuantos más seamos, más segura será la calzada para nosotros, por qué más habituados estarán los condcutores a ver y circular con bicicletas en ella.

    ResponderEliminar
  11. <span>¡Ni aún yendo por el centro del carril! Los taxis no son capaces de adelantarme como a un coche más, simplemente invaden un poco del carril de mi izquierda y ocupan el medio carril que dejo yo libre al ir por el centro del mismo. Y no es que no me vean, por que luz roja intermitente bien brillante ya llevo, ya ...  </span>

    ResponderEliminar
  12. Si antes lo digo...

    Ayer por la tarde tuve un taxista acosador bajando Santa Isabel (que mira que es calle de tráfico lento). Tuve todo el repertorio que me pudiera imaginar: pitidos, rugidos de motor, luces largas, pegarse al culo... No me podía adelantar porque es una calle estrecha, pero si en ese momento se cruza algún peatón despistado y tengo que frenar la liamos. 

    ResponderEliminar
  13. Víctor-Dialogotomía11 de enero de 2011, 15:33

    Hay que empezar por la educación y eso no lo vamos a conseguir de la noche a la mañana.
    En muchas ocasiones nos miramos los unos a los otros como enemigos. Creo que está insertado en el caracter latino, cuando no en el caracter humano. Nos queda por hacer un huevo...

    ResponderEliminar