viernes, 22 de abril de 2011

Relato de una guiada por el BiciFinde: "Tus piernas: una nueva fuente de energía"

"en bici por madrid" te invita a dejar el coche en casa. Nosotros hemos ido con ellos


Saca el coche, mete la llave, gírala, pon la radio, avanza. Centenares de coches, tráfico, atasco, párate. Tienes prisa, sigue tu camino, pita, ruido, dolor de cabeza, migraña. Ahora pisa el acelerador, humo, gases, contaminación, intoxicación, velocidad, puntualidad, petróleo, gasóleo, diesel, dinero, no llega, se acaba. Hace calor, avanza, sigue avanzando, llega. Por fin. Escapa. ¿Cómo?

Tus piernas: una nueva fuente de energía
¿Cómo? La respuesta es bien sencilla y de nombre conocido: la bici. La bici, ese aparejo que de pequeños nos hacía parecer veloces, que dejábamos por ahí tirada después de haber llegado el primero y cuyos ausentes ruedines eran signo de madurez y agilidad. Y así es como lo vemos, como un juego de niños, un mero juguete que de nada sirve en la carretera porque para algo me saqué el carné de conducir y me compré el coche.

Así que el pasado domingo 13 de marzo de este año, alrededor de las 11 de la mañana quisimos demostrar que la bici sí es un vehículo de locomoción en Madrid y sí, se puede llegar pronto y bien al trabajo o a cualquier parte con ella. Gracias a los blogueros de en bici por madrid cualquiera puede probárselo a sí mismo apuntándose a los BiciFindes si se siente aún inseguro o uniéndose a un grupo mayor en los BiciViernes con unas rutas prediseñadas. Y encomendándome a ellos -Villarramblas y Martingala- pongo el pie en el pedal. Después deciden medir nuestro nivel ciclista, que no está tan mal, y nos desplazamos, siempre por el centro del carril, hasta el primer cruce.


Es domingo por la mañana y estamos en una calle estrecha así que es normal que sienta que ésta parece hecha para mí sola pero no es sino una ilusión pasajera porque hay una furgoneta estacionada justo enfrente de mí y nos encontramos en una calzada. Y en eso consiste el camino, en saber convivir con el tráfico de Madrid, que en mi caso, está, por el momento, muy quieto. No hago sino frenar justo detrás de ella y espero pero no arranca, así que la adelanto y continúo circulando tal y como me indican los instructores. Como éste, se generan una serie de momentos en los que no sé con exactitud qué conducta he de adoptar y en los que agradezco profundamente que estén Martingala y Villarramblas para conducirme por el buen camino.

Cuando llevamos 10 minutos circulando, ya me he perdido completamente y no sé ni dónde estamos, pero Villarramblas sí que lo sabe y sigo adelante conducida por la trayectoria de su bici plegable ideal para combinar con el transporte público.

Y de repente la M-30. ¡Sector este, 16 carriles y un puente! Cruzamos a pie como buenos ciudadanos que somos y una vez atravesada la autopista le pregunto a Villarramblas por el timbre a lo que él me responde “El timbre es obligatorio según la normativa de circulación pero la mayoría de las personas cuando lo oyen piensan ¡Oh! ¡Qué sonido tan hermoso! ¿Qué será? y no se apartan. Evidentemente un coche con las ventanillas subidas difícilmente podría oírlo así que en esos casos sube la voz”. La verdad es que lo del sonido hermoso tiene su gracia, y entonces le doy al timbre y compruebo que, en efecto, es un sonido muy pintoresco y pacífico, nada comparado con un claxon. Yo sigo camino y un todoterreno negro me pita y me adelanta bruscamente porque la calzada no es de juguete y yo con mi bici y circulando ¡pero qué tontería! Claramente aquel todoterreno había obviado el apartado referente a las bicis cuando se sacó el carné.

"Las bicis también son medios de locomoción"


Finalmente hemos llegado y parece que lo hemos hecho más rápido de lo esperado así que paramos un rato y hacemos algunas fotos para recordar este momento mítico.

Resulta irónico pensar que la bici es todo un invento a la hora de conocer gente. Piénsalo, un vehículo motorizado no se entretiene a saludar a los peatones en un cruce simplemente porque le es técnicamente muy difícil. Ya le he cogido el tranquillo a las marchas y me siento como pez en el agua, un pez demasiado lento para el tiburón del taxi que decide adelantarme sin reparos. Pero el tiburón no ha contado con que no hay escasez de semáforos precisamente en Madrid y frena justo delante de mí. Villarramblas se encuentra delante de éste y me hace signos con la mano para que adelante al taxi, que espero se haya tragado su orgullo de tiburón. En ese preciso instante me siento poderosa, porque el taxi se tiene que acompasar a mi ritmo y porque los demás vehículos circulan a mi alrededor y yo sigo siendo intocable. Y el taxi no ha llegado antes porque es un taxi y yo soy una bici a la que ha adelantado y tampoco lo va a hacer nunca porque ir en bici no significa que vayas a llegar tarde al trabajo, de eso ya se encargan los semáforos esparcidos por toda la ciudad.

El trayecto ha durado unas dos horas, que, he de decir con gran orgullo, ha constituido toda una sorpresa para nuestros instructores que le echaban una hora adicional. Si hablamos de números, algo más de 7 km la ida y menos de 6 km la vuelta, todo un triunfo para la autoestima.

Las bicis también son medios de locomoción, no son contaminantes y ofrecen claros beneficios para la salud, su único combustible son tus piernas y no ocupan demasiado espacio. El blog en bici por madrid lo sabe y por eso quiere compartirlo con los demás. Piensa en lo que ganas, también en lo que pierdes (no será por el dinero puesto que es un servicio completamente gratuito) y piensa en lo que ganamos los demás con la decisión de una sola y única persona, la de un ciclista neonato.

Por Irene Mínguez

Si tú también quieres ir en bici por Madrid, escribe a bicifindes@espormadrid.es

9 comentarios:

  1. Fantástico artículo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades! Y muchas gracias por el artículo. :)

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el artículo, me ha encantado esa visión de la bici como "un invento para conocer gente". Yo siempre que me paro en un semáforo junto a otro ciclista, le saludo e intento entablar conversación con él. Eso en un coche sería imposible.

    Habéis podido comprobar que circular en bici por Madrid es posible y divertido. Para muchos madrileños la bici es un medio de transporte con el que poder ir al trabajo, a la Universidad... o al Instituto.

    :) :) ;)

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia y bien narrada, enhorabuena al autor / autora. Por cierto, ¿cual fue la ruta?

    ResponderEliminar
  5. Si no recuerdo mal, la ruta del domingo 13 de marzo iba desde la zona de Goya al Liceo Francés, en Canillas. Los guías eran Martingala y Villarramblas, y guiaban a tres personas, un buen grupo de cinco ciclistas pedaleando por las calles de Madrid.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias a estas chicas por su difusión de la iniciativa. Según dicen Martingala y Villarramblas fue una buena ruta.  :)

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente fue una buena ruta y un placer ayudar a gente tan joven y con tantas ganas de cambiar las cosas desde abajo. :) :) :)

    ResponderEliminar
  8. Gracias Aalto.
    En la foto me parecio que era el Liceo Frances, voy por esa zona en fines de semana con la familia al Palacio de Hielo (cines), y suelo utilizar una ruta que pasa por parques para evitar a mis hijos el cuestón que hay desde Arturo Soria hasta la glorieta del liceo. ¿Teneis mapa de la ruta que hiciceron?

    ResponderEliminar
  9. cuales pueden ser aparejos q¡ue contenga la bici???

    ResponderEliminar