Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

lunes, 5 de julio de 2010

Por qué voy por las aceras, en Ciudadano M de elmundo.es

Por qué voy por las aceras, en Ciudadano M de elmundo.es Madrid está a punto de estrenar una nueva ordenanza municipal de movilidad del Ayuntamiento. En ella se regula especialmente el asunto de las bicicletas, que pasan a tener que ir obligatoriamente por la calzada en las calles en las que no está autorizado explícitamente su tráfico por la acera. Quisiera explicarle a la autoridad municipal por qué voy (a veces) por las aceras; es que, señores del Ayuntamiento de Madrid, no lo hago por gusto. Porque yo intento ir por la calzada siempre que puedo, y ahora veo que injustamente muchos ciclistas vamos a ser multados, cuando en ocasiones ir por la acera es un asunto de vida o muerte.

Un ejemplo de tantos. Hace un par de días, domingo, 8 de la tarde, subía en bicicleta por la calle Hortaleza, muy tranquila los domingos. Iba por la calzada y ocupando el centro de la misma, como por otro lado insta que hagamos la nueva ordenanza y además es de sentido común. Esto es: circulaba cumpliendo las normas. Detrás de mi apareció un taxi con prisa. Empezó a hacer señales acústicas. Yo iba a 20 por hora, no podía ir a más sin que me saliera el corazón por el pecho. Pues bien, el taxi se pegó a escasos centímetros de mi rueda trasera agresivamente. Siguió usando la bocina. La gente se giraba a mirarnos. Bruscamente, me adelantó por la derecha, rozándome. Se detuvo en un semáforo ante mi, me paré y le recriminé su actitud. Le pedí respeto. El semáforo se puso en verde, yo arranqué un par de metros, y el taxi me cerró el paso, con una espantosa agresividad. Acabé teniendo que girar bruscamente, a punto de colisionar y acabé en la acera, magullado y en el suelo. El taxi siguió su camino. Ese taxista se había saltado la norma de circulación al menos cuatro veces (conducción agresiva, uso indebido de señales acústicas, adelantamiento indebido, conducción temeraria...). Yo sólo hacía lo que la ley me permite y me insta a hacer.

En bici al trabajoAsí son algunos (insisto, algunos) conductores con los que los ciclistas debemos convivir a diario en Madrid, señores del Ayuntamiento. Parece un caso extremo, pero me he encontrado de todo en la calzada estos años que llevo recorriendo nuestra ciudad y casos mucho peores: gente que te insulta y te grita para que vayas por la acera, conductores que te cierran el paso, motos que parecen querer sacarte de la calzada, vehículos que aceleran sus motores detrás de ti sin desembragar (eso da miedo, créanme), otros que usan las señales acústicas como si fueran una ambulancia por el mero hecho de que tienen delante una 'lentísima' bicicleta, 'toques' en tu rueda trasera para que salgas del semáforo y he tenido, incluso, dos conatos de agresión.

Miren, señores del ayuntamiento, les juro que intento ir por la calzada, siempre que puedo. Tengo carnet de conducir desde hace 15 años y conozco las normas. Pero no quiero poner mi integridad en peligro por cumplir su nueva norma que me obliga a ir por la calzada siempre. No en una ciudad donde la agresividad del conductor motorizado llega a niveles tercermundistas.

Uso la bici a diario para ir a trabajar en esta ciudad tomada por la dictadura de los concesionarios, las petroleras y las multinacionales del automóvil y no quiero llegar hecho un manojo de nervios o con el corazón en la boca tras ser insultado, vejado, y vilipendiado por la jauría de los conductores motorizados que ustedes parecen adorar. Y quiero llegar, además, vivo. Soy un ciudadano pacífico que cree en esas tonterías de la marca de carbono y en que podemos hacer una ciudad mejor si somos un poco más amables unos con otros. No quiero morir el el asfalto por sus malditas normas, concebidas por técnicos que en su vida se han visto en una bicicleta en mitad de la jungla de Madrid.

¿Para qué ponen ustedes normas irrevocables, señores del Ayuntamiento, si nadie se ha preocupado de formar antes a los conductores motorizados del respeto que merecen las bicis? No se puede aplicar una normativa inflexible a un objeto frágil como la bici en una de las ciudades de conducción motorizada más agresiva y hostil del mundo y con unos niveles de contaminación atmosférica inaceptables.


A ver si somos conscientes, señores próceres, de la ciudad que han cultivado ustedes. De aquellos polvos, estos lodos. Ahora que el Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid ha sido herido de muerte, cuando el proyecto de alquiler Mybici ha desaparecido, cuando nos toman el pelo con el carril bici de Serrano, que lo digo ya, no sirve para nada, o se desmantela la Fundación Movilidad, el multar a los ciclistas que van por las aceras (sin que tengamos otra opción) es poner un clavo más en el ataúd de la bicicleta que Madrid parece empeñada en construir desde hace años.

Por eso muy a mi pesar seguiré yendo por las aceras, porque valoro más mi vida que una multa.

Jorge Soto en elmundo.es

21 comentarios :

  1. Un claro ejemplo de que si la nueva ordenanza no viene acompañada por una campaña de difusión mediática y de una vigilancia a su cumplimiento no valdrá de nada ante los salvajes -algunos- que circulan por las calles.

    El caso que narra además se produjo en la calle Hortaleza, una calle estrecha con cruces y semáforos donde no tiene sentido ir rápido.

    ResponderEliminar
  2. Me parece bien que si visualicen los fallos de esa ordenanza con ejemplos tan drásticos. Pero una pregunta - ¿En esta ciudad realmente algún ciclista ha recibido alguna vez una multa, y mas aún una multa sin sentido alguno? 
    La verdad que no me parece que se haga mucho POR el ciclista, pero tampoco en contra de el. Y sabrán porque. Si algún día alguno cree que me tiene que multar por una chorrada, me pondré una camera en el casco y luego que me expliquen. Si aquí ni la policía pone el intermitente que nos van a explicar como hay que ir.

    ResponderEliminar
  3. <span>Terrible. </span>
    <span>Me siento impotente ante tanta desfachatez y prepotencia por parte de algunos conductores de vehículos a motor.</span>
    Algún día me matarán, pues si yo hubiera sido el chaval este al que el taxista increpaba, me hubiera parado en medio de la carretera y me habría dirigido a él para hacerle ver que estaba equivocado.
    No es la primera vez que lo hago. Sí, pararme en medio de la carretera y sacarle los colores a más de un sinvergüenza.

    En fin, algún día saldré en los periódicos en la sección de esquelas o acabaré en la cárcel, porque esto me saca de quicio.

    ResponderEliminar
  4. Deberías replantearte el montar en bici, tu actitud es mas apropiada para ir a la guerra que para circular en bici pues creo  que estas buscando conflicto de un modo gratuito y es poco saludable.

    Mi experiencia circulando por Madrid en bici no puede ser mas positiva, si bien es verdad que me hago menos kilómetros por sus calles que antes (actualmente apenas me hago 6 o 7000km anuales por las calles madrileñas, he tenido años en los que he doblado esos km) Personalmente si veo por el retovisor a un conductor con una actitud agresiva me paro y le dejo que se pire, no vale de nada tocarle los 00 aunque sea con la sana intención de educarle, prefiero interactuar positivamente con la mayoría de los conductores, que se acostumbren y a prendan a circular con bicicletas que perder el tiempo con los cuatro energumenos que existen en cualquiera de las facetas de la vida, ciclistas incluidos.

    Esos descerebrados ademas tienen un componente suicida bastante marcado, el año pasado (tambien un taxista) salió del coche con un palo y la intención de agredirnos a unos 25 ciclistas,... y que vas a hacer,... darle una paliza,... quemarle el taxi,... no, te compadeces de el, le sonries y le pides amablemente que se vuelva al coche que todos entendemos que está recocio de tantas horas chupando atascos en Madrid dentro de esa cacerola.
    Casos similares puedo contar muchos y no dejan de ser una minoría en proporción con lo que me encuentro diariamente que no es otra cosa que una circulación integrada en el tráfico plenamente satisfactoria, sin estres, ni insultos, ni pitadas, ni malos rollos.

    ResponderEliminar
  5. <span>¡Esta ciudad es de coña! </span> >:o

    ResponderEliminar
  6. Que razón tienes con tu relato, cuando empiezas a circular en bici por Madrid te das cuenta de la cantidad de taxistas que hay, porque todos, absolutamente todos, te lijan al pasar, y si pueden entorpecer tu camino lo hacen todo orgullosos.....Los ciclistas somos los más odiados de la ciudad, porque si vas por la carretera los coches te achuchan y te dicen de todo y si te subes a la acera son los peatones los que también tienen unas "bonitas" palabras que dedicarte, en fin, pero seguiremos luchando por nuestros derechos de poder circular como cualquier otro vehículo ....y de hecho cada vez somos más!

    ResponderEliminar
  7. <span>No tanta minoría. En determinados momentos y escenarios el numerito tiene lugar sistemáticamente. Son más condescendientes en horas punta, cuando hay espectadores y el cruce está medio colapsado. Pero a deshora en lugares despoblados, solitarios, de calles empinadas y estrechas, en donde el ciclista sufre moviendo los desarrollos ... ven una víctima propiciatoria y descargan el golpe y toda su adrenalina. Justo cuando, en teoría, menos lo necesitan porque tampoco les retrasa tanto demorarse un par de minutos en Hortaleza una tarde de domingo (es decir, que quieren guerra).</span>

    ResponderEliminar
  8. <span>¿Qué les pasa a los taxistas en Madrid? Ya puse aquí mi experiencia, hace algunas semanas, también con un taxista. No puedo entender por qué ese colectivo es tan agresivo, y no sólo con las bicicletas. ¿Acaso porque son conscientes de suimpunidad? ¿De que si quieren algo les basta con bloquear la ciudad para chantajear a todos los ciudadanos? </span>
    <span></span>
    <span>De todos modos, opino como en el artículo: antes que jugarme la vida, por la acera. El problema de Madrid no es de carriles bici, campañas, o gasto público. Primero es de CIVISMO... pero eso es algo desconocido en España.</span>

    ResponderEliminar
  9. más razón que un santo. que sentido tiene multar a las bicis que van por la acera? en todo caso que pongan un límite de velocidad por la acera, lo mismo que un coche no puede ir a la velocidad que quiera en la calzada, que las bicis no puedan ir a 20kmh si no a velocidad de peatón y PUNTO.

    ResponderEliminar
  10. Cuando salga la nueva ordenanza, podriamos hacer una hoja, donde vinieran las normas de las Leyes de Tráfico, referenciadas, y de las normas del Ayuntamiento.  Y llevar unas cuantas copias en la mochililla

    Ante conductores energúmenos poco podemos hacer;
    pero ante una discusión con alguien moderado, enseñar, o entregar una copia, al menos puede convencer al conductor de que estaba en un error o desconocimiento  en cuanto a la normativa de circulación de bicis.
    ¿para cuando se prevé que estará en vigor esa normativa?

    ResponderEliminar
  11. Desgraciadamente, lo que cuenta el articulo sucede, pero tambien sucede lo contrario (incluso con taxistas). El gran problema de la circulación en Madrid son los energumenos, vayan sobre lo que vayan (incluidos zapatos), y contra eso solo hay una solución: miles de ciclistas educados circulando por la ciudad. Con más ciclistas circulando por la misma calle, aunque no vayan en grupo, no ocurre: solo son 'valientes' sin testigos.

    ResponderEliminar
  12. <span>Al colectivo de taxistas de Madrid lo que les quema es saber que de los 30.000 que hay sobran la mitad segun estudios publicado hace unos meses y que los ciclistas representamos tambien una competencia a su servicio, caro, lento y antipatico muchas veces
    </span>

    ResponderEliminar
  13. <span>Pues vaya, si empiezan a multar a los ciclistas por circular por las aceras van a fomentar "mucho" el uso de la bici. Ademas de lo ridiculos que son algunos carriles bici y el poco respeto de muchos peatones que lo invaden, aunque claro, seguramente se incluyan sanciones para estos casos. Y bueno los taxistas, mejor no profundizo porque se salvan pocos, la mayoria se piensan amos de la ciudad, no solo van a por las bicis tambien a por los demas coches...</span>

    ResponderEliminar
  14. Los taxistas.... parece mentira que un grupo de gente que pasa tanto tiempo al volante conduzca tan mal. Son con diferencia los peores conductores que hay en la ciudad.

    ResponderEliminar
  15. <span>En Barcelona hace dos años que el ayuntamiento puso esa ordenanza municipal, y si no hay carril bici y la calzada es tipo jungla, yo también valoro mas mi vida y la calma de ir en bici que una multa, utilizo las aceras respetando siempre a los peatones.</span>

    ResponderEliminar
  16. <span>Y vosotros ¿respetáis a los peatones? En Madrid, al menos, no y os comportáis con total impunidad. Los peatones estamos desprotegidos ante vosotros. No sois tan civilizados como creeis. Ante el peatón nada os diferencia de los motoristas o automovilistas. </span>

    ResponderEliminar
  17. <span>pues hay, entre otras muchas, una diferencia que debería importarte: las motos y los coches matan peatones; las bicis, no. Matan, de matar, muerte.</span>
    <span></span>
    <span>Espero que no te atropelle nadie hoy pero, si sucede, estoy seguro de que preferirás que te atropelle una bici. Suerte ahí fuera.</span>

    ResponderEliminar
  18. <span>Me siento desgraciadamente identificada con este artículo, pero mi caso fue incluso más rocambolesco: bajando por el carril bici de García Noblejas, había un hombre andando por él. Me paré detrás y le pedí que me dejase pasar (mis palabras textuales fueron "Disculpe, ¿Me permite pasar?. Él se dio la vuelta, me dijo que él "andaba por donde le salía de los cojones" y me pegó. Tuvo que entrar a ayudarme la gente de la calle y llamar a la policía. Me llevé un susto mayúsculo y estuve unos días sin coger la bici y, ahora, evito pasar por ahí. Yo también intento ir por la calzada (bajando por Arturo Soria, por la acera, he llegado a chocar con un abuelete que salió de una calle adyacente. Suerte que solo le toqué porque me dio tiempo a parar, pero me llevé un susto y me sentí fatal); pero muchas veces ir por la calzada es un suicidio (por ejemplo, Arturo Soria o más o menos cualquier calle ancha, recta y larga: Albufera, Castellana, etc.) y la mayoría de las veces el carril bici no se respeta. Si me van a multar por ir por la acera, imagino que multarán a la gente por ir por el carril bici, ¿No?. Porque si por el carril bici va gente, por la calzada me comen y por la acera me multan, ¿Por dónde voy?. Tal vez es que quieren, simplemente, que no vaya.
    </span>

    ResponderEliminar
  19. <span>hay que reclamar el uso ciclista de los carriles bici y debes saber Sap que ese energúmeno es una excepción. Así todo es recomendable ajustar la velocidad al gentío presente en las inmediaciones del carril bici y, como dices, en García Noblejas es un suplicio. Consecuencia clara de una mala infraestructura -roba acera donde no sobra ni un mm-  </span><span> >:o </span><span>  </span><span>
    </span><span> </span><span>
    </span><span>Por suerte siempre puedes optar por la calzada y para bajar es mejor. Personalmente temo más a los peatones que a los coches porque estos se mueven en todas direcciones y el espacio de reacción es corto.</span>

    ResponderEliminar