Menú horizontal

lunes, 6 de diciembre de 2010

Una ración de mitos contra la bicicleta

El clima, las cuestas, la falta de seguridad o las grandes distancias son algunas de las excusas más utilizadas por aquéllos que no quieren subirse a la bicicleta. Son muchos los mitos que giran en torno a las dos ruedas, prejuicios que pierden fuerza una vez que aprendemos las ventajas de subirse al sillín.

BiciMartes con huelga total de Metro
Cuando hace frío o llueve, los ciclistas se piensan dos veces en sacar la bici a la calle. ¿Se puede pedalear en invierno o bajo la lluvia? Por supuesto que sí. Hay países con un clima más frío y lluvioso que España, y una parte importante de la población va en bicicleta. Sólo hay que fijarse en ciudades como Copenhague o Ámsterdam, donde los ciclistas pedalean con viento, lluvia o nieve en cualquier momento del día y del año. Sólo es necesario vestirse de forma adecuada para protegerse y circular con precaución.


Otro de los grandes prejuicios que giran en torno a la bicicleta es la percepción que tenemos en España de este vehículo. La mayoría de la gente sigue asociando la bici a una actividad deportiva. Y no sólo eso. La bicicleta se relaciona con un estatus social bajo o con ecologistas, cuando en realidad, la bicicleta es para todos los públicos, no tiene condición de edad ni clase social. De hecho, en Europa, la bicicleta se usa en países con un mayor índice de calidad de vida.

Otro gran mito es la topografía. Las cuestas y pendientes reducen el uso de la bicicleta, porque la actividad requiere un mayor esfuerzo. Pero no lo impiden. En Berna, Basilea y otras ciudades de Suiza hay muchas calles con pendientes de hasta un 7%, y aun así tienen un uso notable de la bicicleta. Las marchas de la bici nos pueden ayudar y siempre se pueden elegir caminos alternativos con menos pendiente.

La mayoría de los desplazamientos en bicicleta son de hasta cinco kilómetros. En Madrid, por ejemplo, un 40% de los viajes interiores del municipio son menores de cinco kilómetros y, por tanto, existe un enorme potencial para poder utilizar en estos casos la bicicleta. No hay excusa para no pedalear. Y para distancias mayores, combinar la bicicleta con el transporte público es una buena opción.

Una ración de mitos contra la bicicleta
Otros ciudadanos se niegan a salir con la bici, porque aseguran que respiran todos los humos de los coches. Un argumento no del todo cierto. En bici se respira menos contaminación que en el coche. Un estudio del Ministerio Británico de Transportes señala que hay más contaminación en el interior de los vehículos que en la calle. Al tener el tubo de escape prácticamente delante de tu coche, entran los humos aunque no sean tan visibles como el humo negro de un coche diesel o de un autobús. Además, los ciclistas pueden usar caminos menos contaminados, como vías ciclistas separadas y calles más tranquilas.

La percepción de riesgo por las altas velocidades de los automóviles y el poco respeto hacia los ciclistas son otros graves problemas para convencer a la gente. En bicicleta puedes usar alternativas de tráfico más seguras y tienes una capacidad de reacción mayor que la de otros vehículos. La bicicleta es menos peligrosa que el coche ya que la velocidad es más limitada y el peso del propio vehículo es mucho más reducido.

Una ración de ventajas


Una ración de mitos contra la bicicleta
En una sociedad cada vez más urbanita y con mayor necesidad de movilidad, la bicicleta representa una alternativa donde todo son ventajas, debido a sus efectos ambientales, la nula emisión de gases contaminantes, la máxima eficiencia energética y la reducción del ruido. A esto hay que sumarle, los grandes beneficios para el ciclista. La actividad física suave y de forma regular como es el pedaleo para desplazamientos cotidianos contribuye a mejorar la salud y prevenir enfer¬medades cardiovasculares.

Pero eso no es todo. Los ciclistas encuentran en las dos ruedas una libertad y una independencia que no aporta el automóvil. Ocupa cinco veces menos espacio que un coche, y es un medio de transporte muy fiable porque evita los atascos y la necesidad de buscar una plaza de aparcamiento. Es un vehículo muy rápido porque permite un transporte "puerta a puerta". De hecho, entre los 500 metros y los 6 kilómetros de distancia, la bicicleta se convierte en la alternativa más rápida.

Según el último ‘Barómetro Anual de la Bicicleta', casi dos millones de españoles utilizan la bicicleta cada día. Una cifra que debería aumentar si somos capaces de acabar con los mitos que perjudican a este vehículo no contaminante.



Presentación pública en:
http://goo.gl/zimb0

Fuente: twenergy.com

14 comentarios :

  1. buen articulo, asi me gusta

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, es evidentísimo todo lo que cuenta el artículo... pero a ver quién convence a los de la adición a los sillones climatizados hasta para defecar. Siempre encontrarán justificaciones para no salir de dentro de sus chatarrillas.

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy bueno el artículo, sobre todo porque en la primera foto está otra vez mi amiguete Iván.
    Y digo yo, ¿cómo hacen estos barómetros anuales de la bicicleta?
    Porque a mí no me han preguntado nada acerca de la bici, y la verdad es que me haría ilusión responder con un <span></span> gigante a la pregunta de si uso la bicicleta a diario como medio de transporte.

    ResponderEliminar
  4. <span>Hola. Que conste que estoy a favor del uso de la bici, pero hay algunos puntos con los que no estoy de acuerdo:</span>
    <span>1) Lo de usar la bici cuando nieva o llueve: a mí no me importa que en Ámsterdam o Copenhague lo hagan, estamos hablando de nuestro país. Lo sien<span></span><span>to, pero me parece un horror montarse en una bicicleta si está lloviendo o nevando, porque es bastante peligroso. Y no me vale lo de "hay que tener cuidado", porque siempre hay que tenerlo. Si si está lloviendo, es un engorro, porque te calas y te puedes partir los piños si no tienes una bici buena. ¿Cómo que se arregla poniéndose ropa adecuada?. Para las situaciones en las que defiendes el uso de la bici yo NO quiero usar ropa especial, porque quedaría con amigos o estaría yendo al trabajo, y no me apetece cambiarme de ropa por ahí tampoco.
    2) Qué curioso que no cites Ámsterdam, Copenhague, Barcelona, ciudades alemanas o nórdicas en lo referente a las cuestas, tan solo un par de ciudades que son la excepción. Al igual que en el punto 1, no me vale que en San Francisco o Berna haya muchas cuestas y lo justifiques así. Las cuestas son un impedimento importante para usar la bici, te pongas como te pongas, sobre todo si vas a trabajar, que no es plan de llegar sudado, y no me parece tampoco razonable eso de "te buscas otro camino con menos cuestas", porque es casi imposible. ¿Es que vas a dar un rodeo de diez kilómetros?
    3) A eso de que se respira menos humo no le encuentro ningún sentido, la verdad.
    4) «En bicicleta puedes usar alternativas de tráfico más seguras y tienes una capacidad de reacción mayor que la de otros vehículos.» ¿Es que no propones nada más que "tomar rutas alternativas"? ¿Cuántos años tardas en llegar así a cualquier lugar si siempre tienes que estar tomando rutas alternativas? ¿Y qué es eso de mejor capacidad de reacción? ¡Pero bueno! O_O La capacidad de reacción en una bicicleta es malísima, y eso es algo que a mí me ponía de los nervios cuando la uso, porque en los pasos de cebra, a pesar de frenar mucho, un par de veces casi me atropella un puto coche que no paraba.</span></span>

    Aun así, apoyo un mayor uso de la bicicleta, aunque en ciudades como Madrid me parezca algo más difícil conseguirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Si nosotros ya estamos convencidos. El problema son los demás. 

    ResponderEliminar
  6. Hasta hace poco aún no habría probado a circular de noche.Hace un par de noches visité a un amigo a un par de kilómetros por las calles de mi pueblo, hacía un frío del carajo y reconozco que saliendo del garaje me pregunté si no estaría convirtiéndome en un "fanático de la bici" y empeñarme en ir con la bici "porque sí" y no por verdadera comodidad.

    Pues para nada.Fue una gozada de paseo. ¿El truco?
    -Bien abrigado, pero nada especial que no llevaria si hubiese ido paseando (camiseta interior, forro baratejo de tienda de deportes por todos conocida y cortavientos, más gorro, guantes y braga. Nada de frío, y aviso que soy un friolero de narices.

    -mis luces delantera y trasera. Apenas tráfico,y los poo que había  respetaban mi  espacio mucho más que durante el día (yo que soy maliciosos lo achacaba a que con las luces de lejos parecia una moto más que una bici :) ).

    -ir a paso tranquilo, para no sudar en las pendientes.

    Lo recomiendo a todo el mundo. Ni frio ni pendientes ni nada. Creo que ses sensación con la que nos vendieron los coches (libertad, independencia, placer de viajar...) hoy día se empieza a trasladar a la bici, con el añdido de la satisfacción del "esfuerzo" personal: eres tú el que mueve y dirige el vehículo y no al revés.

    En marzo tengo prácticas de empresa, bien en mi pueblo o en otro sitio (en el extranjero, casualemnte una ciduad muy favorecedora de la bici). En ambos casos, tengo decidido usar la bici. Y no por cabezonería, sino por beneficios objetivos.

    P.D.: solo me queda ver como me manejo con lluvia/nieve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo he estado participando en el muestreo hasta hace poco que me dí de baja pero no me acuerdo como y cuando empecé a rellenar formularios. Tampoco les daba mucha importancia pues en teoría no debería haber participado por mi trabajo de creativo publicitario.

    ResponderEliminar
  8. He venido en bici y hoy diluvia. Pero volveré a casa en bici... aunque sea andando de la mano con ella! No la puedo meter en el metro no porque no me lo permitan (es plegable) sino porque la pobre se me marea...

    ResponderEliminar
  9. Me parecen geniales todos los comentarios, aunque a lo mejor (si el ejemplo de Valencia sigue adelante) hay un pero a lo que se comenta:
    "... la necesidad de buscar una plaza de aparcamiento."
    En Valencia han empezado a retirar las bicis "mal aparcadas" (esto último entre comillas lo digo en modo irónico)
    Esperemos que no, pues sería un gran impedimento.

    ResponderEliminar
  10. La foto es mia, la saqué en Eloy Gonzalo durante un BiciViernes. No conocia a Ivan, pero si es de la zona ya le saludaré.

    ResponderEliminar
  11. respuestas que me dieron a lo del frio: es que en esos paises tienen calefaccion en el suelo!

    ResponderEliminar
  12. has probado a pedir que instalen un aparcabicis en tu zona?

    ResponderEliminar
  13. Pablo, de acuerdo en algunas cosas, aunque no en estas otras, respondiendo a tus puntos:
    1) Tampoco podríamos caminar cuando llueve, según ese razonamiento, si no queremos tener ropa especial. Ciertamente, es más inseguro.

    2) Sí es viable los caminos con pocas cuestas sin dar mucha vuelta, mira el Plano de Calles Tranquilas. No te olvides del empuje del viento en Amsterdam o Copenhage, esfuerzo equivalente a una pendiente del 2% (la Castellana es el 1,5%).

    3) Se respira menos humo, según este estudio

    4) Las rutas alternativas tampoco son necesariamente largas, mírate un poco el plano de la ciudad antes de hablar por hablar.

    ¿Frenar en los pasos de cebra para que no te atropelle un coche? A veces vienes rápido y no te ven, un coche espera que se le cruce un peatón, no una bici. Prueba a ir en la calzada, delante del coche y sí te ven. Si te da respeto probarlo sólo, te acompañamos en tu ruta habitual un día de estos, consulta el Biciviernes

    ResponderEliminar
  14. Ni cuestas, ni frío ni nada de eso, ¿sabéis cuál es la principal pega para ir en bici? la falta de aparcamientos para bicicleta. Ese es el primer punto a tener en cuenta. Luego depende de los ayuntamientos las ciudades tienen más problemas o menos. En Zamora, mi ciudad, está prohibido ir en bicicleta por las calles peatonales y las aceras, solo se puede ir por el asfalto o por el carril bici que circunvala la ciudad (en ningún momento se introduce en la ciudad).

    ResponderEliminar