Menú horizontal

martes, 18 de septiembre de 2012

Con ganas y pintura se hace mucho por la bici

Escrito por Katie, septiembre 2012

Este verano tuve la suerte de probar el ciclismo urbano en tres ciudades norteamericanas: Vancouver, Seattle, y Portland. Como utilizo la bici a diario para moverme en Madrid tenía curiosidad de ver como estas ciudades progresistas manejan el tema de la bici (¡que tampoco tienen el nivel de las ciudades del norte de Europa!). Me di cuenta que no necesariamente hace falta un montón de infraestructura para hacer una ciudad “bike friendly”; señalización adecuada y colaboración entre los ciclistas, el ayuntamiento, y los conductores son factores importantes. Eso sí, estuve en el Pacific Northwest de vacaciones y no hice un estudio a fondo, lo que sigue son unas observaciones y experiencias.

Dos cosas me llamaron la atención inmediatamente al llegar a Seattle: primero, las bicicletas se acoplan fácilmente a portabicis que llevan los buses delante. La segunda: la ciudad tiene unas cuestas enormes. Pero este último hecho no desanima a los ciclistas de Seattle, y si es así, siempre pueden colocar la bici y subirse al autobús.

Un rasgo común de Seattle, Vancouver, y Portland es que las bicicletas están muy bienvenidas en todas las formas de transporte público (la mayoría de lo cual es autobuses y metro ligero). En Madrid la política de bicis en Cercanías está bien, pero haría falta portabicis en los autobuses y un horario más amplio de bicis en Metro (con tal vez algún espacio demarcado o un gancho del techo para la bici).

Pero tal vez la iniciativa más interesante que encontré en el viaje fueron los denominados “bikeways” que existen en Vancouver y Portland (Seattle está creando algunos). Estas son calles especialmente designadas por uso ciclista. Normalmente están abiertas a tráfico motorizado, pero las bicicletas tienen prioridad. En Vancouver y Portland estas calles tienen bicicletas pintadas en la calzada, y en Vancouver también las señales de las calles también llevan un dibujo de bicicleta.

Desde luego estas tres ciudades publican unos mapas de la bici muy currados y actualizados cada año, donde vienen los bikeways y demás calles recomendadas señalizadas. Mi preferido fue el de Vancouver porque se dobla al tamaño de una tarjeta de crédito —hay que decir que la ciudad no es muy grande tampoco— y por eso es muy fácil manejar. La nueva Guía Ciclista de Madrid no está mal como primer paso, pero el papel que se ha utilizado rompe con mucha facilidad y el mapa es muy grande para sacar fácilmente.

Vancouver tiene un parque urbano muy grande donde los peatones y ciclistas tienen que compartir camino en muchas instancias, sobre todo en la “Seawall,” un camino que va al lado de la costa urbana. Este espacio compartido está muy bien separado—con un cartel en el lado del ciclista y otro para el peaton. En algunos instancias el cartel mandaba al ciclista bajar y andar unos metros. La gente lo respetaba y funcionaba bien. Por los lío en Madrid Río, tal vez sería recomendable un sistema parecido en Madrid.

Me impresionó la cantidad de pintura dedicada a símbolos de bici en estas tres ciudades. Había bicis pintadas en el suelo, rayas para hacer un carril bici, flechas indicando por donde tiene que circular la bici, y también bike boxes, espacios verdes pintados en los cruces. Este espacio está reservado a las bicis para parar y ser vistas por el tráfico motorizado. Los bike boxes existen sobre todo en Portland y Seattle. Uno que vimos venía al lado de un ghost bike, un recuerdo sobrio a la muerte de un ciclista.

Por último, nunca tuvimos problema en donde aparcar las bicis. Hay aparcabicis por todos lados en estas ciudades. A veces designaban un sitio de la calle para aparcamiento, lo cual ciclistas en Madrid llevan pidiendo desde hace mucho y que existe en pocos sitios. Pero cada vez somos más los ciclistas urbanos de Madrid y si seguimos insistiendo en nuestras necesidades y consiguiendo un respeto mutuo con el resto del tráfico, algún día tendremos también bikeways y portabicis en los autobuses.

18 comentarios :

  1. Jose Luis Serrano Rochell18 de septiembre de 2012, 9:25

    he visto en Londres lo de la cultura bici y creo que falta mucho para que en Madrid se vea algo similar

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de que la Guía Ciclista de Madrid se rompe muy fácilmente. Yo la he sacado en cuatro o cinco paseos y está la pobre que da pena :(

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias katie por tu relato.
    He tenido la suerte de poder pedalear en Vancouver, y la verdad es que es muy diferente de Madrid. ¡Qué envidia!
    En primer lugar, son grandes avenidas, que no tienen nada que ver con las estrechas calles del Centro de Madrid, los ciclistas suelen circular por la parte derecha de la calzada para permitir adelantar a los coches, que además circulan con más tranquilidad, sin prisas y sin presionarte (será porque fui en verano y había menos tráfico).
    Es bueno conocer otras culturas, y otras formas de moverse en bici, para saber dónde estamos nosotros y a dónde nos gustaría llegar... siempre contando con que el urbanismo madrileño no tiene nada que ver con el canadiense ;-)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu relato Katie, lo que más envidia me ha dado ha sido tu comentario de "nunca tuvimos problema donde aparcar las bicis, hay aparcabicis por todos lados". Estoy convencido que los aparcabicis son la primera infraestructura en la que hay que pensar a la hora de promocionar la bicicleta como transporte en Madrid.

    ResponderEliminar
  5. Y no olvidemos que en esas ciudades hace más frío que en Madrid y llueve más(Seattle).Asi que la excusa del frío para Madrid no vale, si en esas ciudades no la tienen.

    ResponderEliminar
  6. En Madrid a lo mejor no tienes aparcabicis, pero aún hay suficientes sitios donde candarla. En las ciudades donde la bici tiene mucha presencia el problema es que de vez en cuando no encuentras ni farola, ni aparcabics, ni valla, ni nada libre donde candar tu bici...

    ResponderEliminar
  7. El frío de todos modos no es el problema - lo que realmente hace dificil (o desagradable) el uso de la bici es la lluvia...y de eso en Madrid aún hay menos...

    ResponderEliminar
  8. Hay suficientes sitios 'ilegales': ayer en Ronda de Atocha tuve que dejarla candada a un bolardo en U de un paso de cebra, procurando que no molestase a los transeuntes. Y por la mañana, en la calle Uruguay, a la verja que había en la ventana del local donde iba. Me muevo a diario en bici, y salvo un par de sitios, en practicamente ninguno hay un aparcabicis cercano. En cambio si que suele haber una plaza para coche a la puerta, mi comentario iba en el sentido de fomentar la bicicleta como alternativa al coche.

    ResponderEliminar
  9. Gran articulo, pienso igual que tu, todas estas cositas, podria hacerse en madrid. El tema es, ¿al ayuntamiento le interesa gastar dinero en esto?, por lo que vemos a dia de hoy es un claro NO con mayusuculas, pero seguiremos luchando por una mejor infraestructura en madrid para la bicicleta

    ResponderEliminar
  10. Y yo lo que quería decir, que un aparcabicis es una cosa bonita, pero que tampoco tan necesaria. Por un lado dudo que alguien deje de usarla, porque no lo haya o que alguien la use porque los haya.

    ResponderEliminar
  11. Planos ciclistas plegables formato tarjeta de crédito.... mmm, qué idea

    ResponderEliminar
  12. Muy buena tu historia Katie. Espero que en Madrid se sigan iniciativas a favor de la bici y el transporte público. Bluemove apuesta por estas acciones que cuidan el medio ambiente.

    ResponderEliminar
  13. No será necesario ni para tí, ni para mi, y puede que para ninguno de los lectores madrileños habituales de este blog. Pero resulta que en las ciudades donde más se usa la bicicleta que en Madrid, como Barcelona por ejemplo, hay muchos más aparcabicis y mejor distribuidos que aquí: puedes ir a cualquier zona de la ciudad y encontrar un sitio donde candar la bicicleta legalmente. En cambio en Madrid, nada de nada, y te pongo dos ejemplos: el pasado miercoles hubo un evento relacionado con la bicicleta en el centro cultural de la Fuente del Berro: 4 U para aparcar las 40 bicicletas de los que asistimos. En el Expobike, a falta de aparcabicis, se permitía candar las bicicletas a una valla al lado de un pabellón (y en el Festibike, ni eso, y con un hermoso carril - bici a la puerta del evento). E insisto: a mi no me causa mayor molestia porque ya me he acostumbrado a "buscarme la vida", pero a la persona de Barcelona con quien tuve una charla al respecto si que le llamaba la atención la escasez de aparcabicis de Madrid. Conclusión: algo tendrá que ver los aparcabicis con el desarrollo de la bicicleta como transporte, digo yo

    ResponderEliminar
  14. Y yo lo que te digo, es que en ciudades donde se usa aún mas la bici, proporcionalmente incluso hay menos aparcabicis y aunque los hubiera estarían repletos y hasta te puedes encontrar con el problema de no encontrar alternativa. Asi que la situación en Madrid ahora mismo es mas agradable en Madrid. Ademas en Madrid me han ofrecido mas de una vez meter la bici dentro de un local - algo impensable en ciudades "ciclistas" ;-)

    ResponderEliminar
  15. Gracias Katie, interesante relato.
    Hay que ver, lo grande que es el mundo más allá incluso de la sierra de Guadarrama :-)

    ResponderEliminar
  16. Tambien me han ofrecido meter la bicicleta en el local en varios sitios, en otros en cambio no: dependemos de la amabilidad de los demás, lo que tiene su lado bueno ya que descubres que hay más gente amable que lo contrario. Pero no creo que se pueda desarrollar una politica de movilidad con la bicicleta como co-protagonista en base a la buena voluntad de los madrileños, más aún si la idea es sustituir desplazamientos en coche por desplazamientos en bicicleta.
    Además, si los aparcabicis se plantean con un minimo de sentido común podrian instalarse a coste cero para las arcas publicas.

    ResponderEliminar
  17. ... podrías estar en Valencia donde de multan por atarlos a una farola.

    ResponderEliminar