Menú horizontal

martes, 3 de marzo de 2015

Autódromos. La diferencia entre ciclismo e ir en bici, gracias a Alfonso Ussía

El siguiente artículo fue escrito por Alfonso Ussía la pasada navidad. Para quienes sabemos que trasladarse en bici por la ciudad es distinto a practicar el deporte del ciclismo el texto resulta cuanto menos chocante, si no errático.
 
Dado que los usuarios de bici urbana son todavía escasos, lo traducimos a un idioma más fácilmente comprensible para quienes están más habituados al coche. Si han aceptado la confusión de términos entre deporte y transporte, pueden dar luego un salto y leer el original, que palidece en su denuncia del peligro al lado de nuestra versión.

El original se puede leer aquí

Don Alfonso UssíaAutódromos

Pasear por Madrid se ha convertido en un ejercicio de riesgo. Los coches que amenazan a los peatones son los culpables. Ruedan a velocidad frenética. Algunos hacen carreras. Avisan con el claxon cuando el viandante ya no tiene posibilidades de evitar el atropello.

He estado a diez centímetros de ser llevado por delante por una bellísima mujer con vocación de Fernando Alonso. Para colmo, se ha sentido molesta con mi educada protesta. –No puedo volar para esquivarla, señora, no soy una becada o chocha común–. Ha oído mal, ha interpretado que le llamaba «chocha común», y a punto ha estado de salir de su auto a arrearme un guantazo.


No soy un gran aficionado al automovilismo. Sólo me interesan las carreras del Gran Premio de Fórmula 1, especialmente las del mítico circuito urbano de Montecarlo. El resto es un rollo. Personas de muy apreciable inteligencia y cultura enloquecen con el deporte de las carreras de motor. El mismo rey Juan Carlos I, por ejemplo, y Emilio Botín, al que Antonio Mingote le afeaba tan extravagante afición.


Mingote le dedicó un dibujo genial. Se veía a dos pilotos profesionales, vestidos con sus cascos dentro de sus bólidos, esperando con gran ansia en la primera fila de la parrilla de salida a que el semáforo cambiara a verde. Y por delante de ellos, una señora muy mayor cruzaba lentamente, amenazándoles con el bastón:  –No se les ocurra arrancar mientras estoy cruzando, que esto no es un circuito de carreras–.

Con Pedro de la Rosa sigo al completo el Gran Premio de Hungría, ese circuito en el que consiguió subir al podio en su cercana juventud en una caótica carrera marcada por la lluvia allá por 2006. La primera vez que compitió allí, siete años antes, todo el agua que bebió para combatir el calor le jugó la mala pasada de aparecer pocos minutos antes del comienzo, sin tiempo ya de ir al baño. Como no podía salir concentrado y a gusto con tal aprieto, decidió que lo mejor era hacérselo encima. Pero jamás circuló rápido en una vía urbana.

En esta época previa a la Navidad, las grandes superficies comerciales de Madrid son espacios de alto riesgo. Para intentar llegar a Nochebuena o Reyes en perfectas condiciones físicas, es conveniente realizar las compras en establecimientos comerciales situados en zonas de tráfico restringido o calles estrechas. Jamás en centros comerciales de periferia, rodeados de aparcamientos y grandes avenidas.

Lo malo de las calles estrechas es que algún automovilista urbano lo puede interpretar como una gran avenida de periferia, y en ese caso, lo único que resta es encomendarse a la Virgen y los santos para no ser arrollado por los usuarios de los coches de ciudad. No me refiero a los que el Ayuntamiento autoriza a circular con licencia (vulgo taxis), que hay zonas por donde no hay quien encuentre, sino a los particulares, abundantes y silenciosos en el caso de los de motor híbrido.

Además, el automovilista no precisa atropellar a nadie para provocar un accidente. Un automovilista urbano que choca contra otro coche por lo normal rebota. Y es en el salto efímero del rebote cuando su vehículo puede arrollar al ciudadano portador de bolsas que contienen regalos envueltos con papeles navideños.

Se podría escribir un triste relato de Navidad al respecto, pero sería un cuento triste, una narración melancólica. La familia que se queda sin regalos por un atropello en la avenida que hay frente al Corte Inglés de Sanchinarro, que es cruce de altísima concentración de accidentes. Los coches aparcados aseguran poca visibilidad y cuando el paseante se topa con el automovilista, el golpe está asegurado. Porque el automovilista urbano no abusa del uso del claxon, que está para eso, para avisar de su llegada.

Se dice que los de «Podemos», si llegan a gobernar, están dispuestos a perseguir a los automovilistas imprudentes con severas penas de cárcel o trabajos forzados en campos de concentracion. No hay mal que por bien no venga.


Autódromos

29 comentarios :

  1. Pues nada, Alfonso Ussía ha considerado que somos manipuladores y mentirosos y nos ha bloqueado. Y eso que dejábamos bien claro al principio cuál era el texto original y cuál el alterado:
    https://twitter.com/search?f=realtime&q=%40alfonso_ussia%20%40enbicipormadrid&src=typd

    ResponderEliminar
  2. Anónimo Anónimez3 de marzo de 2015, 12:57

    No entiendo la razón: los dos artículos se distignuen muy bien, carecen de argumentos de la misma manera y son igualmente pseudoliterarios, ñoños y afectados, Felicidades Villaramblas por imitar tan bien el estilo.

    NOTA: Yo también estoy en contra de circular por la acera y no lo hago nunca y soy partidario de que se forme contra ello y se sancione, pues es un peligro por muchas excusas idiotas que se pongan. También soy partidario de que se sancione el acoso al ciclista, algo demasiado común en Madrid como para que no pase nada. Le recomendaría al señor Usía que se venga a un bicifinde por un barrio "duro" (fuera de la M30) y después juzgue.

    ResponderEliminar
  3. Por favor !
    Deja YA de pasearte en ese coche. Nos estas intoxicando !!!

    ResponderEliminar
  4. Insisto, no te mueras nunca.

    ResponderEliminar
  5. ¿En que consiste que os bloquee por twitter? ¿Que os deja de ver? ¿No es un poco una bobada?

    ResponderEliminar
  6. Normal que se moleste... es manipular su opinión. Otra cosa es que no se esté de acuerdo, pero haciendo este ejercicio de transposición se interpreta totalmente lo que quiere decir el original.

    ResponderEliminar
  7. Supongo que lo que le ha afectado es que la versión irónica tiene más sentido que la original. Esto confirma una prueba que propongo para valorar lo acertado de cualquier infraestructura o normativa ciclista: ¿sería aceptable para los coches?.

    ResponderEliminar
  8. A este tipo le ha pasado lo que describe una vez o ninguna. Es un lacayo al servicio de los generadores de realidad, en su campaña por malmeter contra la bici y enfrentarla al resto de víctimas de la dictadura del motor

    ResponderEliminar
  9. Hay un tipo de prensa que se dedica a mimar y adular al poderoso y vilipendiar agresivamente a quienes denuncian los abusos del poder e interpretan las desigualdades como injusticias. Si te insulta alguno de estos profesionales de la palabra significará que lo estás haciendo bien, si hablan bien de ti tendrías que empezar a preocuparte.
    Nada nuevo bajo el Sol.
    PD: No estaría de más hacer una relación con las propuestas disparatadas que atribuyen a Podemos. Aunque por otra parte me temo que más que preocuparle los campos de concentración como lugares en sí le inquieta el tipo de inquilinos, puesto que aquí cuando se llenaron de republicanos no le escandalizan demasiado.

    ResponderEliminar
  10. Esto es más de lo mismo de una derecha rancia y reaccionaria respecto al uso de la Bici, están emponzoñados ,ya no saben que hacer para quitarnos, mas que envenenar a la gente, para ser arroyados en la calle o vía publica.
    Lo triste es que no son todos. Hay una parte de su sector que ya le recrimina.
    Conozco un militar de Alta graduación que ha empezado hace poco ,por recomendación Medica a usar la bicicleta, y me comentaba lo bien que lo pasaba. Cada vez somos más y les asusta.Antes te pitaban , ahora se resignan.

    ResponderEliminar
  11. http://www.youtube.com/watch?v=urgH18zbYD8

    ResponderEliminar
  12. En relación con el artículo de Alfonso Ussía, realmente pienso que he debido leerlo mal o mucha gente se deja llevar por los prejuicios.
    En el artículo hay una palabra clave: ACERA, que es el nexo de todo el artículo cuando una ciclista, que circula por la acera, casi le atropella. A partir de aquí, el artículo es una llamada de atención hacia aquellos ciclistas que no saben que los peatones deben ser respetados y que los ciclistas, según la ordenanza de movilidad, debemos ir por la calzada o carril bici. En realidad está apoyando una de las líneas directoras de este blog.

    Por favor, leedlo con atención porque pienso que no lo habéis hecho.
    Seguro que ahora, como la última vez, una horda de energúmenos me tildará de facha retrógrado, o algo peor.

    ResponderEliminar
  13. En cuanto vi el nombre Alfonso Ussia sospeché de Villaramblas...
    A Villaramblas (y a Diego Atienza) lo que le gusta es la política y la canaliza vía el ciclismo. Pero la realidad es que no pedaleáis un carajo y ni siquiera os gusta.
    Por cierto, opción muy legítima.
    Pero que no extrañe que Ussía os mande a tomar viento y muchos lectores, con bastante más decoro que yo, tampoco os tomen muy en serio.

    ResponderEliminar
  14. ¿Y por qué crees que ni Diego ni yo pedaleamos un carajo? El día tiene horas suficientes para pedalear y para escribir en un blog. De hecho, esta semana ha estado Diego acompañanado a @deteibols en su campaña en Las Tablas, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  15. Como he sido el "alterador" del artículo, te contesto:


    -La crítica fundamental era esa asociación de "ir en bici" y "el ciclismo deportivo", que por eso está titulado así. Al pasarlo al coche queda evidente que son dos mundos que no tienen mucho que ver más allá del vehículo que se comparte.


    -Como al pasarlo a idioma coche no se puede hablar de aceras, hablo del exceso de velocidad en calles por donde pueden cruzar peatones, haciendo el relato coherente con las situaciones que denuncia. De manera involuntaria, ha quedado un artículo donde la denuncia del peligro tiene mucho más sentido que en el artículo original.

    ResponderEliminar
  16. Buenas noches,
    pues en mi opinión también creo que la palabra clave es acera, por extensión ciudad y yo diría convivencia. Soy usuario habitual de bicicleta, cierto es que bastante más por el campo que por la ciudad. No obstante me molesta muchísimo cuando paseando por el centro de Madrid, por zonas peatonales, me rebasa a escasos centímetros alguna bicicleta que tiene más pinta de ir sorteando obstáculos que poco le importan (personas), aparentemente y muy probablemente poco controlada. Por no hablar de lo habitual que es ver ciclistas que parece que no tengan obligación de respetar semáforos o que vean con total normalidad circular en dirección contraria por cualquier calle, se suben y se bajan de la acera cuando les conviene... etc... , muchos...
    Insisto, soy un gran defensor del uso de la bicicleta, como el que más, pero tristemente esto es bastante más habitual de lo que desearíamos y a fin de cuentas al peatón le genera una imagen del ciclista bastante parecida a lo que refleja el artículo, que se da la casualidad que lo ha escrito un señor que parece que pasea mucho más que anda en bici y aún por encima se dedica a escribir, pues esto es lo que pasa... Educación, lo que falta es mucha "educación general básica"... y esto es sólo una opinión más.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  17. Como peatón me solidarizo con Alfonso Ussía y me molesta, tanto o más, cuando veo a gente usando las aceras como velódromos. Si no se percibe el peligro que esto supone, es por un problema de educación que, como ciclistas (urbanos, deportivos o mixtos) debemos intentar solucionar.


    De la misma manera, como conductor me indigno cuando otro vehículo acosa a un ciclista o crea peligros para otros conductores, para ciclistas o peatones.


    Como intento ser lo más pragmático posible, reconozco que yo también hago tonterías en las tres situaciones pero hago propósito de enmienda.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, hemos publicado varios artículos e iniciativas para evitar el "acerismo". A ver si va a parecer ahora que por hacer este ejercicio literario estamos justificando las bicis por las aceras.

    ResponderEliminar
  19. Claro que nos molestan las infracciones de tráfico, de peatones, motoristas, ciclistas, coches y autobuses; lo que pasa es que no todas son igual de peligrosas, pasa como con cualquier otro ámbito del derecho sancionador, sea medio ambiente, circulación vial, agresiones o lo que sea. Eso en cuanto a las bicis.
    Y lo de facha se lo llamo a Ussía, no te des por aludido, aunque no creo que el insigne escritor entienda fascista como un insulto pues no lo ha condenado nunca y siempre lo ha equiparado (el fascismo en España) al gobierno electo del Frente Popular. El toque facha lo usa para terminar el artículo porque hasta entonces no había escrito más que una columna insustancial, pretenciosa y cursi. Ni siquiera sabe ser irónico como su compañero Manuel De Prada que ese aunque me vea muy lejos de pensar como él sí que lo veo buen escritor.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo Anónimez4 de marzo de 2015, 0:20

    Parece que te equivocas. Yo he visto a Villaramblas pedalear. En especial por que con el cascajo de bici que tiene necesita hacer bastante esfuerzo para llegar a cualquier sitio. Si se tuviese una bici de su tamaño (o al menos un poco mejor diseñada) le sacaría más rendimiento a ese pedaleo y se notaría algo. Tuve que hacer un trabajo para la universidad sobre como las bicis de esa marca y modelo fallan: Eran el ejemplo de mal diseño de cuadro (en las ingenierías en otros países se dan bicis y de forma relativamente seria).

    ResponderEliminar
  21. Eh, que estoy muy contento con mi Dahon. Vale que no corre mucho, pero para Madrid me va muy bien. Ahora, que no me espere David H. en las macro rutas de Antonio por el monte, que yo soy de ciudad.

    ResponderEliminar
  22. Monto más que tu , a ver si lo de ser políticamente incorrecto te afecta a tu cerebro de mosquito, personas y personajes como tu odiadores de la libertad de movimiento en bici te afectan a tu derecho a contaminarnos diariamente.
    conozco bien a los de tu CASTA sabemos que eso de libertario y derecho no va contigo solo la dictadura e imponer con la fuerza vuestra voluntad. Os creéis estar en posesión de la verdad y estáis equivocados, hay una democracia aunque os fastidie.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo Anónimez4 de marzo de 2015, 2:27

    Me alegro de que estés contento con tu bici y ojalá lo estés más y durante mucho tiempo, pero vamos, ¡Yo a eso no me subo! (Y eso que también soy de ciudad, carrretera ... en fin sitios con asfalto y sin piedras ni arena)

    ResponderEliminar
  24. Ah, e impresionante lo de los ciclistas asesinos rebotando por las aceras como bolas de bolera... Un hallazgo casi humorístico. La identificación del punto negro (Lagasca con Don Ramón de la Cruz) también es sintomática de que el señor Ussía escribe sobre su muy limitada experiencia. Estoy seguro de que hay muchísimas zonas conflictivas entre peatones y ciclistas por las aceras: calle Fuencarral, Madrid Río, zona en torno a Sol...

    ResponderEliminar
  25. Eliminado el comentario de Diego Atienza, ya sabes por qué:
    (Ver "sobre los comentarios")
    http://www.enbicipormadrid.es/p/contacto.html

    ResponderEliminar
  26. Te reconozco que el cuadro Roo lo he partido dos veces tras 3000 km de uso y me lo tuvieron que cambiar. Ahora tengo una speed con una geometría diferente que espero aguante más.

    ResponderEliminar
  27. Es que me quema ciertos personajes fascista del coche

    ResponderEliminar
  28. Anónimo Anónimez4 de marzo de 2015, 15:16

    Ojalá te dure mucho, te satisfaga y nunca te ponga en peligro, pero sigo creyendo que ganarías con un cuadro mucho más rígido, algo que no de miedo al montarlo. (pero vamos, a mí me ofrece dudas hasta un cuadro de acero soldado con racores como el mío, y literalmente los de fibra no los quiero ni regalados)

    ResponderEliminar
  29. Mi chica usa una speed a diario... el trayecto es corto, pero le va muy bien. No da sensación de ser muy sólida, pero la tenemos desde 2004. Tampoco le mete mucha batalla (camino liso, sin bordillos, ligera de peso...). Yo también la uso de vez en cuando y peso bastante más. La versión que compramos nosotros tiene un cambio un tanto frágil, por lo demás ha funcionado muy bien.

    ResponderEliminar