Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

lunes, 9 de marzo de 2015

El Casco: Póntelo, pero póntelo bien.

Si hay un elemento en el equipamiento de un ciclista cuyo fin fundamental es la seguridad, ese es el casco. Fuera de los debates sobre su obligatoriedad, es importante que, si lo usas, lo hagas correctamente. Porque llevar puesto el casco incorrectamente no solo eliminará su capacidad de protegernos ante un impacto, sino que incluso puede llegar a ser perjudicial. Y llevar mal algo, de estética en general dudosa, es tontería.

Hace poco, en una caída de esas tontas, tuve la oportunidad de comprobar la importancia de llevar un buen casco, bien colocado, que sirvió como "tren de aterrizaje" en una caída que acabó "solo" en una mano rota pero que bien podría haber terminado en algo mucho más serio.

Por eso os queremos ayudar a usar mejor este elemento pasivo pero imprescindible en todas tus salidas MTB y Carretera, y opcional en ciudad (pero ya que lo tienes....).



Paso 1: Elige bien tu casco


El primer paso para ponerse bien el casco, es elegirlo bien. Es fundamental tener un casco cómodo y bien adaptado a nuestra cabeza. Un casco incómodo, seguramente no está bien ajustado, o no sea de nuestra talla, y es más fácil que caigamos en la tentación de llevarlo mal colocado, o no llevarlo.

Así pues, ¿Qué casco me compro? A la hora de adquirir nuestro casco hay tres puntos que conviene tener en cuenta:




Tipo de Casco:


En el mercado existen varias tipologías de casco, adaptadas a distintos usos, en función de la dureza y ventilación requeridas. Para las prácticas más extremas o con más riesgo de caídas (BMX, enduro, etc) los cascos serán más rígidos, sacrificando algo la ventilación, mientras para el ciclismo más deportivo/aeróbico (carretera, MTB), prima la ventilación. Te los resumimos a continuación de mayor a menor nivel de protección/dureza:

  1. Casco integral o Full Face: Los cascos integrales se usan exclusivamente en las disciplinas más salvajes: Downhill, Freeride, Enduro... Generalmente, acompañados de gafas, ofrecen un diferencial de protección, al incorporar protección de la mandíbula y boca. No obstante, por la misma causa, reducen mucho o totalmente la ventilación, por lo que son completamente desaconsejables si lo que vas a hacer es cualquier cosa distinta a tirarte por una cuesta abajo. Si tu ruta es de verdad, de "dar pedales" se convertirá en una sauna para tu cabeza. Y toda su capacidad de protección se esfumará en el momento en que agobiado por el calor, te lo quites. Así que, si lo tuyo es tirarte "a muerte" o hacer acrobacias en un tobogán, este es tu casco. Si no, evita la tentación (y la de tu madre, que te acolcharía de arriba abajo para que no te accidentes).



  2. Casco cerrado tipo DIRT (o "huevo"): Basados en los cascos de Skate, y son en general muy baratos, debido a que su construcción es muy fácil. El preferido por los acróbatas, aunque ofrecen una ventilación mejor que los integrales, sigue sin ser suficiente para recorridos más deportivos, sobre todo en días soleados. Puede ser un buen casco para tus rutas por ciudad camino del trabajo, y además, se fabrican con toda clase de diseños sobre la cubierta, lo que juega un punto a su favor, si te puedes permitir preocuparte por la estética.




  3. Casco abierto. Disponen de mayor ventilación gracias a los orificios por los que permiten entrar el aire. Entre los cascos abiertos, hay quien distingue entre los de MTB y carretera. Los de MTB suelen llevar una visera (útil para evitar el sol, y, sobre todo, el agua en días de lluvia y/o barro), mientras que los de carretera no, si bien, el diseño es muy similar y la frontera absolutamente permeable (si no te importa la visera, bien puedes usar uno de carretera para MTB y viceversa). También hay marcas que dentro del rango de cascos para MTB distinguen entre cascos Cross Country (XC) y los All Mountain (AM). Los segundos se supone que deben ser algo más rígidos, y suelen llegar más abajo por detrás, protegiendo la nuca. El límite entre unas categorías y otras es permeable, evidentemente.



    Algunos ejemplos de cascos abiertos de nuestras rutas MTB



  4. Otros cascos: Hay otros muchos modelos de cascos, para usos más concretos, y en general, alejados del ciclismo "amateur", como los de contrarreloj que usan los profesionales y triatletas. En ellos en general, priman otros objetivos sobre la pura protección. En cualquier caso, antes de usar un casco, asegúrate de que es válido para su uso en bicicleta.


  5. Casco de contrarreloj

Talla, Marca y modelo

    Talla:
    Para realizar bien su función, el casco tiene que ajustarse bien a tu cabeza, eso es evidente. De lo contrario, seguramente te irá grande, o pequeño y casi seguro que te sea incómodo. Así que mi recomendación es: No te fíes de un casco “talla única”. No digo que no cumpla lo más básico de su función, pero el ajuste nunca será el apropiado. En general, los cascos indicarán en su interior el rango de tamaños de la “almendra” que les cabe dentro, si bien hay marcas que siguen la pauta de tamaños habitual. Esta tabla te puede servir de referencia:
    • Extra-Small: Menos de 51 cm de circunferencia.
    • Small: Entre 51 y 55 cm de circunferencia.
    • Medium: Entre 55 y 59 cm de circunferencia.
    • Large: Entre 59 y 63 cm de circunferencia.
    • Extra-Large: Más de 63 cm de circunferencia.
    Mi consejo: Siempre pruébatelo, o si no puedes (porque quieres comprar por internet) mídete bien la cabeza, y comprueba que es el apropiado para tu tamaño.
    Marca y Modelo:
    Para gustos se hicieron los colores, y aquí es donde entran en juego. Estudia, dentro de lo que necesitas los que mejor te convengan, y dentro de tus gustos y presupuesto. La diferencia en precio, puede ser mucha, ya que, por ejemplo, para cascos “abiertos” (los que seguramente usarás en tus desplazamientos y/o rutas puedes encontrarlos desde 20 € hasta los 220€. Y, ¿dónde está la diferencia?:





    1. Diseño interior: Los cascos más básicos solo tienen el ajuste para adaptarse al tamaño, el perímetro de la cabeza. Cascos más sofisticados, tienen ajustes micrométricos, que permiten un ajuste más fino y, a veces, otros ajustes verticales, y longitudinales. Con ello se consigue mejor ajuste y mayor confort.
    2. Seguridad: Aunque casi todos los cascos tienen como integrante fundamental el poliestireno con una cobertura exterior, en general, los de mejores calidades cohexionan el poliestireno con mallas de nylon, aramida, o incluso con grafeno.
    3. Diseño Exterior: Obviando lo puramente estético, y suponiendo que todos cumplen su función de protegerte, piensa que quizá lo vas a usar muchas horas. Es un peso sobre tu cabeza, por lo que cuanto más ligero mejor. Cien gramos en tu cabeza más o menos, durante 6 horas pueden provocarte dolores en el cuello y afectar a tu confort. El número y orientación de los orificios de ventilación también tiene mucho que jugar en favor de tu confort. Cuantos más tengas, más fresco irás, lo que ayuda a que vayas cómodo en las largas rutas de verano, y a que no llegues totalmente sudado si vas a trabajar en bicicleta. Evidentemente, conjugar la seguridad con el menor peso, y el mayor número de orificios de ventilación no es una tarea fácil. Es como si quisieras diseñar una catedral capaz de resistir un terremoto. Evidentemente, una iglesia románica se hace fácilmente, pero es incómoda para el que la va a usar. Imagina lo que puede ser diseñar una catedral gótica, llena de agujeros y fabricada con poliestireno para que sea capaz de soportar un trompazo a 25 km/h. Las marcas de cascos buenas dedican importantes departamentos al diseño y eso se paga.

Fecha de caducidad:


El poliestireno expandido con el que se fabrican los cascos requiere ser almacenado fuera del calor o del sol, ya que estos pueden a la larga afectar a su capacidad de absorción de impactos. Por ello, los fabricantes recomiendan siempre revisar la fecha de fabricación, y es importante (y será síntoma de que el casco que compras es de una marca fiable que esa fecha venga consignada) revisar que no sea demasiado viejo. Un casco no debería usarse si el material está reseco, o agrietado. Por supuesto, nunca debes usar un casco con el que hayas sufrido un accidente incluso si no ves daños “evidentes”. Una vez que el poliestireno absorbe un impacto no recupera nuevamente su forma original y -por ende- tampoco brinda la protección necesaria. Aparte de mis remilgos higiénicos, yo tampoco te recomendaría comprar un casco de segunda mano, a no ser que puedas asegurar que no sufrió accidente alguno (porque el vendedor sea de tu absoluta confianza).

En muchos incluso podrás ver tanto la fecha de fabricación como la vida útil, así que intenta comprar aquellos fabricados lo más cerca posible a la fecha de compra. Si lo haces con los yogures en el Super, que menos que con el casco...

En general, se recomienda no usar cascos más allá de 5 años desde la fecha de fabricación. Hay quien argumenta que es una estrategia de los fabricantes para aumentar sus ventas. Está en tu decisión. En cualquier caso, sí es recomendable escrutarlo periódicamente para ver el estado del material.



Paso 2: Póntelo bien


Bien, ya lo has conseguido. Tras seguir mi retahíla de consejos, has decidido qué casco comprar, fuiste a la tienda, elegiste uno de tu color favorito, súper seguro e híper ventilado y de la talla necesaria para dar cabida a tu preciosa cabeza. Y ahora ¿qué? Solo falta que después de gastarte tus ahorros, no te lo pongas bien.

Para que el casco cumpla su función que es proteger tu cabeza de lesiones serias debe estar correctamente ajustado. No es difícil.

Colócate el casco centrado. Para ello, es útil usar algún referencia del centro del casco (la visera, el orificio de ventilación central, si lo tiene, etc) para alinearlo con el centro de nuestra cara (la nariz, o el punto entre las cejas, por ejemplo). El casco debe ir casi perpendicular con el eje vertical de la cabeza, quedando la parte frontal a dos centímetros de las cejas aproximadamente.


De manera análoga, lateralmente debe quedar nivelado. Para ello, puedes ayudarte de un espejo, o bien, palpar al tacto que la distancia con ambas orejas sea igual.

Una vez centrado, en ambas direcciones, el sistema de ajuste debe realizar el apoyo en la nuca, y lo apretaremos (con el sistema de rueda micrométrica o similar) hasta ajustarlo a nuestro cráneo. El ajuste ha de ser suave, de manera que no sea incómodo, pero que el casco quede sujeto a nuestra cabeza, incluso sin necesidad de las cintas laterales. Si está bien colocado y ajustado, debemos notarlo ciñéndonos, pero sin llegar a molestar.


Las cintas suelen ser objeto de dudas, sobre todo porque hay mucha gente a la que le molestan, lo que hace que as lleven muy sueltas.

Para llevarlas bien, mi consejo es ajustar primero las cintas bajo las orejas, desplazando los pasadores/cierres, hasta que queden justo bajo el lóbulo, ligeramente por debajo. Una vez ajustado, el cierre del mentón debe ceñirse de manera que abriendo la boca al máximo (como si fueras a bostezar con ganas) notes que te toca, pero que no te oprime. Con esto, tendrás la holgura justa para ir cómodo y seguro.

Ajuste de las cintas

Este casco va demasiado atrás

Un casco mal ajustado puede provocar que se tuerza con los baches

Cinco maneras erróneas de colocarse el casco, y la correcta (abajo a la derecha)



Si a pesar de estas instrucciones, el casco baila o se mueve en los baches, no sigas, detente y asegúrate de colocarlo bien. Si te resulta incómodo, te presiona, quizá lo has apretado demasiado o no has jugado apropiadamente con los ajustes. Comprueba si tu casco incorpora varias almohadillas de diferentes tamaños (muchos de los de mejor calidad lo hacen) y cámbialas por otras más apropiadas.

Es importante que recuerdes también que el casco debe ajustar bien incluso cuando llevas un gorro o similar para protegerte del frío. Es muy habitual que cuando el frío aprieta, nos coloquemos un gorro, braga o bufanda en la cabeza, echando a perder el ajuste de nuestro casco. Procura que tu protección del frío no sea demasiado gruesa, y siempre, asegúrate realizar los ajustes necesarios para que tu casco ajuste bien.

Dos ejemplos de ajuste del casco con protección para el frío. En vede (correcto) y en rojo (incorrecto, el casco queda demasiado alto y atrás)

En todo caso, el casco en la cabeza, no colgado del manillar. Ahí no te protege de nada.


Mejor que no llegues a usarlo, pero si lo haces, una y no más, Santo Tomás


Los cascos de bicicleta están hechos para absorber los impactos en caso de una caída, deformándose. Por eso, son de poliestireno, y no de metal (que sería, sin duda, más resistente), y lo que tu madre desearía que protegiera tu cabeza. Su correcto funcionamiento se basa en la absorción plástica del impacto. Eso significa que el poliestireno va a deformarse, absorbiendo y dispersando las fuerzas causadas por un impacto a través de la deformación plástica, logrando que no recibamos la fuerza del impacto directamente sobre nuestra cabeza. Esta capacidad de absorción se pierde tras un fuerte golpe y también, por el paso del tiempo, de ahí que siempre debemos sustituir nuestro casco por uno nuevo tras un impacto considerable o aproximadamente a los 5/6 años de vida como máximo ya que podría dejar de realizar su función correctamente y no protegernos de forma adecuada. Esto es importante. Puede que tras un golpe los daños no sean visibles claramente. Pero eso no quiere decir que no los haya. Por ejemplo, el casco de las fotos anteriores sufrió un accidente. A primera vista, solo unas rozaduras en el frontal.

Una inspección más detallada muestra como el poliestireno se comprimió para absorber el golpe.


Un examen más detallado (y retirar las almohadillas) permite ver algo más, una fractura. La cosa se pone seria ¿Y por dentro?

Aproveché la circunstancia para satisfacer mi curiosidad (y la vuestra ;-) ) cortando en dos el casco. Vemos como la carcasa exterior, más rígida ha hecho su función de facilitar el deslizamiento y permitir a su vez, el reparto del impacto a la capa de poliestireno.

Pero un vistazo nos permite ver como el poliestireno ha perdido parte de su volumen, y, en el punto del impacto, incluso aparecen grietas, mostrando que en la expansión tras el golpe, no es capaz de recuperar su forma.


Es que el poliestireno es malo? No, al contrario, simplemente, está hecho y pensado para eso, para que se deforme el casco, y no tu cabeza. Sí es importante que pese a la absorción, el casco mantenga su cohesión. Una fractura de este te dejaría desarmado ante un eventual rebote. No fue ese mi caso pero el casco lo habría resistido, gracias a la malla de aramida y grafeno (en otros de Nylon) -los puntos claros visibles entre el poliestireno- como prueba la solidez posterior a pesar de lo importante del golpe (caída a 20 km/h directa al frontal del casco).

Así que nunca, nunca vuelvas a usar un casco con el que hayas sufrido un golpe. No siempre podrás ver bien cuan afectado está.


Conclusión


Mi consejo será siempre que compres el mejor casco que puedas pagar. No escatimes, porque puede salvar tu vida. Un buen casco implica mejor ajuste y más confort, y con ello, evitar la tentación de no ponértelo. Sí, ya sé lo que piensas, gastar dinero en algo que esperas no usar... La desgracia te espera detrás de una esquina, donde menos te lo esperas, y cuando caigas es posible que "casualmente" te des el testarazo (este interesante artículo explica como es más probable golpear la cabeza en caso de una caída que otras partes del cuerpo). Es pura física, lo mismo que la tostada y la mantequilla. Ya lo sé, tú nunca te caes. Vas con mucho cuidado, no como tus amigos que hacen el cabra. Subiendo vas despacio y no te vas a caer. El casco es solo para las bajadas... Eso mismo decía yo... hasta que me caí en el carril bici (sí, esas cosas pasan) . El casco mejorará tu seguridad sí o sí. Hasta los niños saben que puede salvar tu vida.

Yo lo tengo claro. Después de averiar un excelente casco (regalo de mi mujer) solo pensé en que quería uno igual. Después de que salvara mi vida solo podía conformarme con lo mejor, y el mío lo probé a conciencia.

Ahórrate el susto y el gasto, y sigue estos consejos. Irás más seguro para poder disfrutar de la bici muchos años más

88 comentarios :

  1. Enhorabuena por el artículo, Agustín.
    En nuestras rutas he visto romper tres cascos contra el suelo y yo mismo he roto otro ¿Cómo habrían acabado nuestras cabezas de no haber llevado casco o haberlo llevado mal ajustado?

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena agustin.....lo bueno se hace esperar....recuerdo que hace ya casi un año que me caí en la ruta de madrid Guadalajara y gracias al casco no me quede más tonto.....eso si ya debo de cambiarlo.....gracias por tu artículo y todas las recomendaciones...

    ResponderEliminar
  3. Alonso Zepeda Romero9 de marzo de 2015, 9:45

    Que bueno Agus, muy buen articulo, ya sabia yo que de algo serviría llevar el casco mal, para un buen articulo jajajaja...

    ResponderEliminar
  4. Jesús Joaquín Rabadán Zaldívar9 de marzo de 2015, 9:59

    Un excelente artìculo Agustìn!! Da gusto leerlo!!!

    ResponderEliminar
  5. Juanítez G Alberdi9 de marzo de 2015, 10:05

    Gran artículo, Farelo!

    ResponderEliminar
  6. En mi caso en concreto, me he caído de la bici unas 15 veces en toda mi vida, siempre sin casco, y nunca me he golpeado en la cabeza, por suerte. Pero está claro que es recomendable llevarlo, sobre todo si se van a hacer recorridos con descensos peligrosos, muchas ramas o piedras, o rutas en las que van muchas bicis a la vez, muy juntas entre ellas.

    Gracias por el artículo tan explicativo.

    ResponderEliminar
  7. Desde que a los once años tuve una caída "tonta" de la bici, me golpeé la cabeza contra un bordillo y me comí una conmoción derebral con cama incluída de dos meses, llevo el casco a todas las partes y me gasto todo lo que me puedo permitir. No sabía lo de la caducidad, me temo que me toca apoquinar otro casco.
    Muchas gracias por el artículo. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen artículo detallando todos los aspectos a considerar ; en mi caso me ha costado el tener que comprar 3 cascos en pocos años al no tener conocimiento básicos sobre talla , forma de colocar cintas etc ( siempre me peleo con estas sin conseguirlo ) espero tener en cuenta tus consejos y haber acertado sobre mi ultima adquisición...y sobre todo no tener el casco mas hacia tras ! Enhorabuena Agus

    ResponderEliminar
  9. Que buen artículo Agustín; me has hecho ir directamente a revisar el casco después de la caída del sábado. Es un accesorio que no solemos revisar y que tiene una importancia relevante para nuestro día a día. Está en buenas condiciones aún y ya lo he ajustado siguiendo tus consejos; una vez más GRACIAS ;D

    ResponderEliminar
  10. Juan Carlos Lafuente Moreno9 de marzo de 2015, 11:42

    Gracias Agus...!! Estupendo el artículo y realmente nunca sabemos donde y cuando nos protegerá, por eso el momento de llevarlo puesto, es desde primera hora de coger la bici... "Graciassssss" (y) ;-)

    ResponderEliminar
  11. Buen artículo. El casco no sólo es bueno para las caídas. En Madrid también sirve y mucho para evitar golpes con ramas si vas mucho por carril bici, donde el podado no es tan bueno como debería. Son golpes que no te matan, pero que te pueden hacer perder el equilibrio si vas un poco despistado. De todas maneras, una vez que te acostumbras a llevarlo, cuando no lo coges es como si estuvieras desnudo.

    ResponderEliminar
  12. Buen articulo !!!!

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, Agus! Ciertamente no solemos tener ni idea, y es un tema bien importante. Muchas gracias!. Tendría que haberte llevado conmigo a comprar mi casco..qué cabeza!!

    ResponderEliminar
  14. El artículo ese que explica por qué deberíamos caer siempre de cabeza puede que tenga sentido en un uso deportivo de la bici, en el que la velocidad puede ser alta y las caídas, descontroladas.








    El artículo no menciona que el instinto humano es proteger la cabeza. Es algo que hacemos sin darnos cuenta (instintivamente; por eso es instinto). Este reflejo se puede ver superado si la caída se produce a velocidades altas y la energía implicada sobrepasa nuestra capacidad instintiva de reacción. Esto puede pasar en el ciclismo deportivo pero raramente en el lúdico tranquilo o en el de transporte normal. Por eso la mayoría de caídas en estas modalidades acaban sin lesiones en la cabeza, por mucho que se afirme lo contrario.








    Dado que no hay números para corroborar lo uno o lo otro, pensad en vuestras experiencias personales o las que conozcáis de la gente cercana. En mi caso, la proporción es aplastante.

    ResponderEliminar
  15. Gran articulo Agus, muy bien explicado. EL casco es algo ecencial en nuestras salidas, más vale que sea de calidad y bien ajustado, y si cumple con los requisitos esteticos...pues mucho mejor. Pero antes de todo la seguridad!

    ResponderEliminar
  16. Quizás por eso, como ya comenté anteriormente, de los aproximadamente 15 piñazos que me he pegado en bici en mi vida (casi todos cuando era pequeño), nunca me he dado en la cabeza.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo Anónimez9 de marzo de 2015, 20:12

    Creo que este artículo está muy enfocado al uso deportivo y habla con él en mente. (Es lo que hacen en el grupo este de gente que sale con Antonio) Si te fijas habla siempre de rutas y similares, no mucho de transporte y casi todas las fotos son de rutas de montaña y afines. El ciclismo también existe como deporte y no está mal que así sea (ni que se escriba sobre ello). Lo malo es verlo sólo como deporte para los fines de semana en un carrilito cerrado al que se va en coche...

    Yo uso el casco por pura inercia del uso deportivo... no por que sea necesario.

    ResponderEliminar
  18. Cris, si el suelo estuviera mas blandito te hubieras quedado con la cabeza bajo tierra como un avestruz jejeje.... :P

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tu articulo, Agus. Yo soy uno de los que tengo que cambiarlo, pues al revisarlo he visto que de una caída lateral que tuve hace tiempo esta rajado. Por cierto, que bien cortado esta tu casco viejo, ¿quien lo habra hecho? :P

    ResponderEliminar
  20. Anónimo Anónimez9 de marzo de 2015, 21:21

    A mí también me pasa eso, creía que era el único (lo de sentirse extraño sin casco)

    ResponderEliminar
  21. El casco hasta para ir al por el pan ......SIEMPRE

    ResponderEliminar
  22. Gracias por el artículo Agustín, muy completo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno el artículo, enhorabuena Agus!!!

    ResponderEliminar
  24. Agustín Felipe Farelo9 de marzo de 2015, 23:02

    Tuyo es el mérito de enseñarnos las tripas del casco, y de traerme a casa después de semejante trompazo. Gracias amigo

    ResponderEliminar
  25. la verdad que el casco salva vidas si, yo no soy gran amigo del casco en ciudad, pero en campo, obligo siempre,y desde que me di un piñazo enorme en octubre del año pasado, he cambiado de casco y tal, no es un gran casco, pero algo quita, como lo utilizo principalmente en ciudad, creo que es suficiente, el momento en que me pase a la montaña creo que me comprare uno buen bueno, para si me caigo, que resita el golpe con una piedra.

    ResponderEliminar
  26. Gran articulo si señor, la verdad que creo que mucha gente no sabe el peligro que tiene si se la pega con la bici, un mal golpe puede dejarte muy mal, sea en asfalto o en campo.

    ResponderEliminar
  27. Inaki, mira esta noticia: http://www.20minutos.es/noticia/2392610/0/herido-grave/usuario-bicimad/puente-de-ventas/

    "Herido grave un usuario de BiciMad tras sufrir un accidente cerca del puente de Ventas. Se ha golpeado la cabeza contra el asfalto y ha sido trasladado al Gregorio Marañón en estado grave"


    Por desgracia, hay casos en los que tus experiencias personales fallan.


    No digo que no hagas lo que quieras con tu cabeza, allá tú, pero no intentes convencer a los demás para que te sigan. Si lo hacen, el día que se abran la cabeza, tú tendrás parte de culpa.

    ResponderEliminar
  28. O sí.
    Que cada uno haga lo que quiera con su cabeza

    ResponderEliminar
  29. Agustín Felipe Farelo9 de marzo de 2015, 23:17

    Evidentemente el instinto puede ayudar a protegernos, dentro de lo que cabe.También es verdad que hasta la más casual puede acabar en desgracia. Personalmente, he tenido unas cuantas caídas, en bici de paseo, de carretera y ahora de montaña. Hasta ahora no me había pasado nada grave. Y esta vez, me ha cogido con casco.No iba rápido. No era una trialera. Era el inofensivo carril bici. No sé qué habría pasado si no lo hubiera llevado, pero es una estadística de la que no quiero formar parte.

    Si tienes casco, porqué no usarlo?

    ResponderEliminar
  30. Esas bicis pueden ir a 25km/h y eso puede fácilmente ser excesivo en ciertos sitios o situaciones.
    También te puedes caer por las escaleras y nadie se pone casco.
    Otra cosa es ir a hacer el cabra en el monte.

    ResponderEliminar
  31. Muy completo el artículo.

    Opino que el casco abierto, que es el mas utilizado, no es el mejor diseñado para el ciclismo de montaña. Influido por el ciclismo de competición de carretera, tiene forma aerodinámica, lo cual no es demasiado importante para las velocidades propias del MTB y sin embargo puede causar lesiones graves al impedir que la cabeza pueda rotar lateralmente por el suelo. Sería mas adecuado un casco redondo como el cerrado.
    Se dice que tiene peor refrigeración el cerrado (DIRT). Yo tengo ambos y no existe tanta diferencia. En el caso cerrado se crean turbulencias que ventilan muy bien interiormente. Además hay que tener en cuenta que el área tapada es muy pequeña y no tiene tanta influencia como se cree. De ser así, los ciclistas se afeitarían cabeza y barba para no morir de calor.

    ResponderEliminar
  32. Siguiendo tu argumentación, uno de los mayores golpes que yo me he dado en la cabeza fue contra una estantería del baño de mi casa.
    ¿Debería haber llevado casco?

    ResponderEliminar
  33. hablo de proporciones, no de que nadie se golpee la cabeza jamás.








    No estoy intentando convencer a nadie. Es curioso que digas eso de mi comentario y no del artículo, que tiene algunas frases bastante paternalistas que, por cierto, y en mi opinión, sobran si lo que se quiere es hablar objetivamente del asunto.

    ResponderEliminar
  34. ¿Es una pregunta honesta o retórica? Tú mismo enlazas una discusión sobre la obligatoriedad o no, con lo que te presumo familiar con la respuesta sobre porqué no usarlo. Podrás estar de acuerdo o no pero quiero pensar que los argumentos ya los conoces.








    No es que el instinto nos ayude a protegernos, que por supuesto, sino que ese argumento de que siempre caemos de cabeza es falaz si lo sacas de contexto. No es cierto.

    ResponderEliminar
  35. Agustín Felipe Farelo10 de marzo de 2015, 0:17

    Creo que es evidente que el sentido común debe primar. No estoy por la obligatoriedad del casco, al contrario. Odio que me obliguen a hacer cualquier cosa,y creo que fuera del uso deportivo(en que algunos asumen riesgo ) no es necesario, pero, como digo, si lo tienes, y aunque sea por pura economía, yo lo usaría, para amortizarlo.Y si te lo pones, hazlo bien, no por obligación.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo Anónimez10 de marzo de 2015, 0:38

    Nada más ver tu artículo esta mañana hice una hipótesis sobre cuanto tardaría esta discusión bizantina en aparecer. Pensé que 4 horas antes ya estaría esto lleno de opiniones cruzadas sobre el tema. Creo que lo principal en la seguridad ciclista es que haya bicis y que los conductores se acostumbren a vernos. Todo lo demás es muy secundario y creo que deberíamos dejarlo para cuando la frase "cycling is now mass transport and must be treated as such" (ir en bici es un transporte de masas y debe ser tratado como tal ) no sea algo que nos da envidia cuando lo dice el alcalde de Londres sino algo que dice el/la de Madrid por que hay hordas de ciclistas circulando por la calzada.
    En tal caso los conductores se acostumbrarán a nuestros errores, nostros a los suyos, los médicos a tratar accidentes de bici por que por pura estadística habrá más (aunque menos en proporción, ojalá muchos menos). Sabrán tratarlas mejor, que hacer y que no hacer. Hasta entonces... esto es como lo de la fábula, discutir si son galgos o podencos....

    ResponderEliminar
  37. Usar una pesada BiciMad a todo lo que da sobre un buen bache madrileño, puede ser considerado un deporte de riesgo.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo Anónimez10 de marzo de 2015, 1:05

    Yo sólo conozco el abierto y me interesaría conocer algo más del cerrado, en especial si funciona mejor para caídas . Me interesaría para carretera, pero no con intención de competir ni parecido, sólo de usarlo para ir a subir cuestas, así que unos minutos más no me importan, pero sí saber que no son un hornillo infernal -como parecen- o si hay algún truco o algo para poder llevarlos sin tener una deshidratación en medio de la nada o un golpe de calor. (que me ha pasado hasta con cascos abiertos)

    ResponderEliminar
  39. Yo por fortuna he roto, tres cascos ya, digo por fortuna porque lo llevaba puesto, una de las veces me tubo que recoger una UVI, por tanto lo recomiendo encarecidamente, por otra parte el articulo me ha parecido muy interesant. un saludo

    ResponderEliminar
  40. Creo que son muy prácticas las aclaraciones del artículo acerca del correcto uso del casco.

    Sin embargo, también me gustaría agregar algo para "contrarrestar" a aquellos que recomiendan el uso del casco en ciudad para subsanar el posible golpe contra un bordillo o similar.

    En Madrid el uso de la bici es aún residual (un aclamado 1,2% después de 7 años de "impulso" de la bici!) principalmente porque a la gente le da miedo ir en bici... y no se debe al miedo a darse con un bordillo... el verdadero problema es que si te caes hacia el otro lado de la carretera, te puede pasar un camión por encima a 50 km/h (en el mejor de los casos de que respete el limite)

    Es por eso que yo no llevo el casco en ciudad. Porque me siento ridículo preocupandome por una posible "caída tonta" a 10km/h donde me golpee contra algo duro, mientras pedaleo rodeado de vehículos de 1 tonelada a 50 km/h o más, que a veces se distraen porque su movil es mas importante que tu vida.

    ResponderEliminar
  41. Andando, también. La accidentalidad en España en bici, por Km recorrido, es similar andando y en bici. Así que peatones, ¡SIEMPRE el casco!

    ResponderEliminar
  42. Mirémoslo de esta otra manera:


    Pongamos que este es el único accidente importante de bicimad en el que habría venido bien tener el casco (yo no conozco más, corrígeme si me equivoco, por favor).


    Con 4.000 usos al día, si a ojímetro suponemos que el viaje medio son 20 min, y la velocidad media 15 Km/h, en 9 meses (aprox) desde que se inició, se han recorrido 180.000 Km.


    A pesar de lo malos ciclistas que suelen ser los usuarios de bicimad (en cuanto a circular), en 180.000 Km sólo uno (que yo sepa) ha tenido un accidente en el que el casco le habría venido bien.


    Si un usuario típico de bicimad usara la bici media hora al día, tendría un accidente de este tipo cada 109 años.



    Si además eres buen ciclista y prudente, tu riesgo será todavía más bajo.



    En mi opinión son cifras estupendas, y no tengo para nada claro que justifiquen llevar casco.

    ResponderEliminar
  43. Pues dan mas calor que no llevarlos, pero también te quitan el sol que un día de Julio a las cuatro de la tarde...

    Puedes probar esta solución :-)

    http://www.enbicipormadrid.es/2011/06/muevete-en-bici-tambien-en-verano.html

    ResponderEliminar
  44. De hecho, viendo lo que hacen algunos usuarios, las velocidades que cogen con el motor y el gran peso de la bici, me maravillo de que no hayan pasado muchas mas cosas.

    ResponderEliminar
  45. Anónimo Anónimez10 de marzo de 2015, 16:24

    Algo así habrá que hacer, al menos hasta que logre refugiarme el la Patagonia o en algún sitio parecido

    ResponderEliminar
  46. Buen análisis, Mimbat. Con ese accidente y esa estadística puedes explicar que el casco OBLIGATORIO no se justifica en ciudad. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  47. Gran artículo, Agustín
    Lo de hacer la prueba cortando el casco "gastado" es para nota
    :-)

    ResponderEliminar
  48. Yo, hasta hace 15 días, estaba convencido a que en cuanto viniera el calor, dejaría de usar el casco para circular por las calles de Madrid. Pero la irrupción de un peatón en la calzada me hizo cambiar de idea: mi cabeza golpeo fuertemente la calzada, pese a no circular a más de 15 km/h y considerarme una persona en perfectas condiciones físicas, en plenitud de fuerza y reflejos. Estoy seguro que de no llevar el casco habría sufrido un importante traumatismo craneoencefálico. Opino que cada cual debe tomar sus decisiones. No soy partidario de que se obligue a llevar casco en ciudad. Pero yo, voluntariamente, no dejaré de hacerlo en mis desplazamientos diarios. Saludos

    ResponderEliminar
  49. Gracias por tan descriptivo artículo.
    Yo, como tú y tantos que comentan aquí abajo, siempre con mi casco.
    Últimamente hasta para coger una biciMad. Si en mi bici lo llevo ¿cómo no hacerlo en esas que parecen una moto?
    En cuanto a seguridad, creo que estaría bien hablar de cómo deben colocarse las gafas. Yo, siempre por fuera de las cintas del casco, para que si me caigo salgan volando fácilmente (en mi caso gran faena, son graduadas y cuestan una pasta) y se reduzca el peligro de acabar con ellas clavadas en un ojo. Me lo explicaron en una charla sobre seguridad, hace mil años, en un Festibike y me pareció muy importante. Pero no es lo que se ve en tus fotos ni en los montes.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  50. Lo de las gafas por fuera, no lo veo tan claro. Yo uso gafas transparentes, solo por proteccion y en caso de caida creo que es mejor que se queden en su sitio. Es posible que si fuesen para ver y más frágiles, el criterio fuese otro. No se

    ResponderEliminar
  51. Agustín Felipe Farelo10 de marzo de 2015, 23:12

    No tengo mucha idea de lo de las gafas, francamente. En todo caso,puede que tuviera sentido hace años. Hoy por Hot con cristales orgánicos (los que usamos el 90% de los topos como yo) las probabilidades de que se te claven o de que siquiera se rompa el cristal sin muy escasas. Veo más riesgo en hacerte daño con la montura (yo me la clave un poco en el accidente) que en los cristales propiamente dichos.

    ResponderEliminar
  52. ¿tres cascos? ¿qué uso le das a la bici para tener esos golpes?

    ResponderEliminar
  53. ¿Cómo sucedió para tener un encontronazo así a 15

    ResponderEliminar
  54. ¿puedes contarnos la causa de la caída, Agustín? siempre se aprende de golpes ajenos

    ResponderEliminar
  55. Esa bici venía de una zona alta, así que probablemente circulaba a una velocidad algo desmesurada.

    ResponderEliminar
  56. Bajo por la C/Julio Rey Pastor. Al llegar a la esquina con Juan de Urbieta (giro obligatorio de 90º a la derecha) una muchacha se abalanza desde la acera a menos de 2 m de mi bici, mirando hacia el otro lado (supongo que llevaría los dichosos cascos: después del accidente no pude comprobarlo. Yo llevo un par de campanillas que tintinean para que los peatones me oigan aproximarme). Trato de esquivarla, derrapa la rueda trasera (suelo bacheado, llevo algo de peso en el portaequipajes, quizás toco freno delantero). Apoyo pie derecho en el suelo. Reboto, no me digas cómo. Impacto con el occipital izquierdo contra el asfalto. Estoy seguro que, sin casco, el aturdimiento que tuve, habría sido algo mucho peor. Incluso a velocidades bajas, la inercia de la cabeza que, aún no siendo cabezón (jejeje), es la parte más pesada de nuestro cuerpo, la convierte en uno de los puntos más probables de impacto

    ResponderEliminar
  57. Agustín Felipe Farelo11 de marzo de 2015, 9:32

    Fue una caída bastante tonta. Carril bici, casi llegando a Colmenar, donde se junta el que viene de Soto. Había un bache, nada del otro jueves, y, en vez de pasarlo, intenté saltar, aprovechando que llevaba pedales automáticos nuevos y quería probarlos. Desgraciadamente, uno de ellos se soltó, la bici no saltó, y mi pié aterrizó por delante metiéndose en la rueda delantera. El resto... puedes imaginarlo, al bloquear la rueda, la bicicleta y yo giramos solidariamente alrededor del eje, colpeando, primero con la cabeza y luego con la mano (que se llevó la peor parte).

    Aprender... no sé si se puede sacar mucha conclusión. La mía es que no te puedes descuidar en ninguna parte. En rutas de MTB uno tiene los cinco sentidos alerta en las bajadas complicadas, pero ya ves, a veces la desgracia está en los rincones donde menos te lo esperas.

    ResponderEliminar
  58. ¡vaya! Procuraré tomar los giros que describes con bastante más precaución a partir de ahora para que no me pase lo mismo.

    ResponderEliminar
  59. Tengo la tranquilidad en mi caso que mi plegable no me permite pasar ni un bache, así que, o freno o lo rodeo. Al final la precariedad de mi bici me hace ser bastante conservador. Compensación de riesgo lo llaman.

    ResponderEliminar
  60. Mi conclusión es que si vas a hacer conducción MTB (aunque sea dentro del carril bici) mejor que lleves casco.


    Además de no olvidar de que el carril bici es mucho mas peligroso de lo que la gente cree.

    ResponderEliminar
  61. La acumulación de factores conduce a la fatalidad:

    - Cuesta abajo
    - Curva
    - Suelo o cubiertas poco adherentes
    - Exceso de velocidad
    - Frenos en mal estado
    - Distancia de seguridad
    - Distracción
    - ...

    Coge al menos dos y añádele una circunstancia imprevista (invasión de tu carril, frenazo del que va delante, etc) y ve preparando la forma de caer.

    ResponderEliminar
  62. Aunque la conveniencia o no de usar casco no fuera el objeto del artículo, efectivamente, era ineviable que acabara saliendo el tema e incluso tapando el objeto. Permitidme un comentario que me parece procedente:










    Agustín y Rafael usan sus últimos accidentes para justificar por qué usan casco siempre que van en bici y presentan sus accidentes como sucedidos en situaciones cotidianas y de poco riesgo. Luego, a preguntas de Villarramblas, nos cuentan la historia completa: resulta que no eran situaciones tan cotidianas o que Agustín y Rafael sí que las consideran así pero no se dan cuenta de que hay otros tipos de conducción en los que esas situaciones no lo son.








    El caso más claro es el de Agustín, que lleva pedales automáticos e intenta un salto. En transporte urbano no es habitual usar pedales automáticos siquiera, no digo ya dar saltos. Esto es un tipo de uso de la bici con el que muchas personas no nos sentimos identificados. Es comprensible, Agustín, que para conducir así sientas que necesitas casco, yo también lo llevaría, seguramente, pero espero que entiendas que quienes conducimos como la abuelita holandesa nos quedemos perplejos cuando nos recomiendan llevar casco por si acaso.








    El caso de Rafael es menos claro, no queda clara su forma de conducir, pero hay un dato que me llama la atención: el de las campanillas para avisar de su presencia, cosa que a mí (e, imagino, a muchas otras personas usuarias de la bici) me es totalmente ajena. No sé hasta qué punto, Rafael, ese accesorio influye en tu forma de conducir pero probablemente algo influirá, en el sentido de que no esperes que un peatón no se entere de que vienes y cuentes con que te vaya a ceder el paso. Probablemente, en la misma situación, alguien que no lleve aviso acústico conduzca con más cuidado y no dé por descontado que el peatón se dará cuenta de que viene una bici. De hecho, ésta es una situación muy común en la movilidad urbana porque nuestros peatones aún no tienen a las bicis en su imaginario y están acostumbrados a bultos gordos que hacen ruido. Yo, desde luego (como imagino que hace mucha otra gente), soy consciente de que pueden no enterarse y conduzco en consecuencia.








    Además, se trata de un cruce, donde debería haber un paso de peatones que diera preferencia al peatón y aunque eso no le eximiera de su responsabilidad de verificar que no viene nadie antes de cruzar, la responsabilidad del accidente hubiera sido tuya, por mucho aviso acústico que lleves. Hablo en hipótesis porque no conozco el sitio y las fotos en la red muestran un cruce sin paso de peatones pintado en la calzada aunque, si no recuerdo mal, la normativa dice que el paso de peatones existe aunque no esté marcado, sólo por el hecho de que es una trayectoria necesaria para un peatón que circule por Julio Rey Pastor. Tampoco hay vados pero así es el urbanismo cochista madrileño.








    Espero que entendáis que la forma de conducir influye drásticamente en la necesidad o conveniencia de llevar un casco. Y que no todo el mundo conduce igual. Y que es un poco amarillo poner los accidentes encima de la mesa sin dar estos detalles.

    ResponderEliminar
  63. Si hay paso de peatones, debe usarse para cruzar (RGC 124.1) y los vehículos deben detenerse (LT 23.1.a).



    Si no hay paso, puede cruzarse la calle andando, pero el vehículo tiene prioridad (LT 23.1, RGC 124.2).



    Pero si un vehículo gira para entrar en una calle y hay ya un peatón cruzando, tiene prioridad el peatón (LT 23.1.b) [Como peatón, me toca las narices que nadie se sepa esta norma].



    En el caso de Rafael aparentemente tiene la culpa el peatón porque estaba cruzando fuera de un paso de peatones, existiendo éste.

    ResponderEliminar
  64. Según la foto de GoogleMaps, no, no hay paso de peatones (pintado)

    http://goo.gl/JesroF

    ResponderEliminar
  65. Si la moza cruzaba por la esquina de Julio Rey Pastor con Juan de Urbieta, estaba cerca de un paso de peatones que hay en Juan de Urbieta.

    ResponderEliminar
  66. En las imágenes de street view ese giro a la derecha es dirección prohibida. ¿Era el caso entonces, cuando el accidente?


    ¿Quizá eso explica por qué la peatona no mirase en tu dirección?

    ResponderEliminar
  67. habría que definir "cerca" pero hay más de 10 metros (3 coches aparcados y un poco más) y, sobre todo, son dos cruces diferentes de Juan de Urbieta: uno en Julio R.P. y otro en la Av. del Mediterráneo.

    ResponderEliminar
  68. Tienes razón, no había visto que las dos "minicalles" se llaman igual. De todos modos sí hay paso de peatones. Sobre cerca o no cerca, no he encontrado nada en la normativa, así que no sé decirte.

    ResponderEliminar
  69. Anónimo Anónimez11 de marzo de 2015, 13:08

    Pero mucho más, en especial los carriles bici diseñados pensado que la bici es un juguete. Unos diseñan y calculan bicis como vehículos y otros... Bueno, mejor me callo y digo que cada vez se hacen frenos para bici mejores y que un carril bici que no aguante ir a 30 km/h es una gran chapuza.

    ResponderEliminar
  70. Anónimo Anónimez11 de marzo de 2015, 13:16

    A mí ni se me ocurre saltar, mi bici pesa mucho y con la carga más (soy
    de los que siempre llevan alforjas y a veces no saben ni lo que llevan dentro,
    vamos que llevo más de 10 kg siempre, total 130kg sobre unas ruedas de carretera. no me imagino como se puede salir de casa sin portabultos) Abjuré de los pedales automáticos cuando tuve un problema con un
    coche. ahora no los llevo ni para deporte. Trato se esquivar los baches. Demasiada carga para pasarlos de forma segura sin reventón o partir un eje.

    ResponderEliminar
  71. De todas formas, no deja de ser un matiz; importante para dirimir responsabilidades pero que no es significativo sobre la forma de conducir.








    Gracias por el texto de la norma; me la había leído pero no la recordaba bien y me daba pereza buscarla :)

    ResponderEliminar
  72. Creo que lo has mirado mal: el giro es totalmente legal. Y en esa esquina no hay ningún paso de peatones. Es donde desemboca a calle Julio Rey Pastor en una pequeña plazoleta, donde suelen poner un pequeño tiovivo. Te aseguro que el giro es correcto y no es lugar para paso de peatones. Paso por allí al menos un vez a la semana desde hace años.

    ResponderEliminar
  73. Anónimo Anónimez11 de marzo de 2015, 13:34

    Creo que estaría bien elaborar una guía para novatos con esta información. ¿cuando vale de algo el casco? Con una matriz que cruce terreno, velocidad, maniobras habituales, carga de la bici... y con eso recomendar. algo tipo :
    Si vas a saltar, usa casco. Si vas a bajar la cuesta de la Vega con 30 kg y a velocidad, también, si vas a ir muy despacio, sin carga y sin nada... el casco no vale de nada.

    ResponderEliminar
  74. Sí, como decía en el "edit", pensaba que sólo había una calle Juan de Urbieta, pero es que en esa placilla "dos" de las calles se llaman Juan de Urbieta, es decir, hay calzadas separadas para cada sentido, y cada calzada va por un lado de la plaza, se ahí que al principio sólo viera la otra y pensara que sólo podría ser prohibida. ¡Mis disculpas!

    Sobre el paso de peatones, no sé la trayectoria de la peatona, pero si cruzaba hacia la plazoleta, entonces tenía un paso cerca (ya casi en Avda Mediterráneo), y no tenía prioridad, y si cruzaba Julio Rey Pastor, entonces ya estabas viniendo tú y tampoco tenía prioridad (aunque sería legal pasar si no vinieran vehículos, ya que no hay paso de peatones).

    ResponderEliminar
  75. Te aseguro que por donde cruzó el peatón, es un lugar incorrecto. Y te lo digo como peatón, patinador, ciclista y conductor. Que todo ello lo soy desde hace bastantes años. La bici, llevo usándola por Madrid desde hace unos 5 años. Es una segunda etapa: ya la usaba en los años 80 del siglo pasado, en mi etapa universitaria. De lo que he dicho hasta aquí, puedes deducir que soy veterano en moverme por las zonas urbanas. ¿Mi forma de conducción? Absolutamente sosegada. No hago el cabra. De hecho, es la primera vez que me he ido al suelo. Por eso precisamente no usaba el casco en cuanto hacía un poco de calor. Lo de las campanillas, no pienses que llevo un campanario. Simplemente un par de cascabeles del tamaño de un dedal. Se trata de que suene un leve tintineo. En las calles tranquilas, por las que planifico mis rutas, suele ser muy útil. He comprobado que es cierto que los peatones en estas calles funcionamos de oído: si no oigo nada, puedo cruzar sin mirar porque no viene ningún coche. Es otro inconveniente de lo exótico que resulta aún ver circular una bici por nuestras calles. Precisamente lo leí hace tiempo a algún usuario, creo que de este mismo blog. Él llevaba unas anillas, decía. Yo lo recomiendo. Es fácil hacer la prueba. Por último, insisto, la decisión de llevar o no casco, la debe tomar cada cual conforme a sus deseos y experiencia. No me gusta como imposición: en última instancia, son nuestras cabezas

    ResponderEliminar
  76. Creo que lo has mirado mal: el giro es totalmente legal. Y en esa esquina no hay ningún paso de peatones. Es donde desemboca a calle Julio Rey Pastor en una pequeña plazoleta, donde suelen poner un pequeño tiovivo. Te aseguro que el giro es correcto y no es lugar para paso de peatones. Paso por allí al menos un vez a la semana desde hace años

    ResponderEliminar
  77. Como te decía en la otra respuesta: sí, tienes razón, lo había mirado mal.

    ResponderEliminar
  78. Agustín Felipe Farelo11 de marzo de 2015, 22:57

    Como he comentado por ahí, no soy un acerrimo del casco. El objetivo del artículo era dar algunos consejos prácticos, tanto para elegirlo, como,sobre todo,para usarlo bien. En muchas de nuestras rutas MTB veo cascos mal colocados y después de la caída me surgió la preocupación por que sería de mi si mi casco no hubiera estado mal puesto.

    En mis desplazamientos urbanos decido con sentido común. Cuando como una bicimad, no me lo planteo. Cuando como la plegable,según. Con MTB, siempre (También por ciudad, pero es que esa bici me invita a corarer más ).

    Ahora es decisión de cada uno (en ciudad, que fuera,la ley es clara).Pero si lo tienes, y no te estorba, porqué no usarlo? Y si lo usas, hazlo bien.Como diría Yoda ,hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes

    ResponderEliminar
  79. ¿Hay datos, estudios, informes, artículos de prensa, etc. que demuestren que en España, cada año, se matan muchos ciclistas urbanos como consecuencia de una caída tonta? Lo digo porque, por lo general, en España, los lamentables fallecimientos de ciclistas se suelen deber a atropellos brutales por parte de automovilistas, no a caídas tontas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  80. Mario Carrasco-Muñoz13 de marzo de 2015, 15:33

    Mucha gente no le da importancia al casco porque considera que es una persona precavida, adversa al riesgo, que no circula a mas 10 km/h...en fin un perfil de conducción tranquilo. Sin embargo en mi opinión lo que determina en cierta medida su uso es el entorno por el que te muevas, no es lo mismo circular por el parque del retiro que hacerlo en plena calle Gran Via donde los factores de riesgo para el ciclista se incrementan notablemente. Madrid es una ciudad hostil para el ciclista, cuantos mas elementos de seguridad equipes menor será la probabilidad de sufrir un accidente, tales como luces, elementos reflectantes, bocina....son necesarios para hacerte ver y respetar, y otros como guantes y casco son necesarios para reducir en la medida de lo posible los daños sufridos por una caída o por el alcance de un vehículo o peatón despistado....yo lo tengo claro y tu?

    ResponderEliminar
  81. Mario, lo que debes tener claro es la efectividad de ese casco que llevas frente a ese posible camión/bus que te pase por encima a 50 km/h.

    Los cascos ciclistas están testeados para una simple caída de la bici golpeando contra algo duro. No sirven de nada frente a coches u otros. Puedes buscar información en internet.

    Por eso yo veo ridículo el "sentirse seguro" frente a una posible caída, mientras circulamos completamente desprotegidos entre vehículos de mas de 1 tonelada yendo a mas de 50 km/h.

    ResponderEliminar
  82. Tienes más posibilidades de caerte en el Retiro que en la Gran Vía.
    En esta tienes un carril de 3m solo para ti, en cambio el Retiro esta lleno de sujetos en movimiento totalmente discordinado.

    ResponderEliminar
  83. Hola. Me ha encantado el artículo y la demostración de corte de casco.
    Yo uso casco en mis desplazamientos por Madrid en ebike. No lo habría necesitado porque no me caigo... excepto hace unas semanas, un día de invierno al girar entre una calle tranquila y otra, sin tráfico, sin peatones, solo con un suelo congelado que no lo parecía, de repente estaba en el suelo. En ese momento agradecí mi casco y eché de menos que no tuviera protección de mandíbula porque me corté el labio al besar el suelo.
    De echo, estuve buscando un casco con protección de mandibula y buena ventilación, pero parece que no existen.
    Saludos

    ResponderEliminar
  84. Hola,casco siempre.Hace dos años iba con mis canijas en el coche y nos encontramos a un ciclista tirado en la carretera,inconsciente,con un golpe en el lateral de la cabeza y un charquito de sangre en el suelo.Hace pocos meses,una niña de doce años se mató contra un muro,iba sin casco.En una ruta vi a uno caer contra un tronco que había en el suelo y clavarselo en el casco.Mi amigo salvó la mandíbula al llevar integral.Otro de mi grupo,con casco,cuatro puntos en la frente.Un niño,delante de mi mujer y de mi,dando pedales se desestabiliza y cae al suelo pegando con la cara contra el suelo,sin casco.El casco,en la caída mas tonta o haciendo enduro del bruto,te puede sa
    lvar la vida.Un saludo.

    ResponderEliminar
  85. Gracias por el consejo. También se abren la cabeza continuamente los conductores y pasajeros de coches accidentados. Se ve en muchísimos accidentes.

    Usa el casco dentro del coche y para tus canijas también.

    Saludos

    ResponderEliminar
  86. Hola Agustin excelente artículo y comentario del uso del casco herramienta base para la seguridad de los amantes del MTB.
    Un Saludo

    ResponderEliminar