Menú horizontal

viernes, 22 de febrero de 2013

Miedo a los coches inculcado desde la infancia

Escrito el 22 de febrero por Wheels

Miedo a los coches inculcado desde la infancia Se nos ha enseñado desde pequeños a temer a los vehículos a motor. Los niños siempre están jugando y a veces se meten peligrosa e inconscientemente en el camino de los coches que, debido a su baja estatura, ni les ven llegar, ni tampoco se los espera en la calzada. Por eso nuestros padres nos han grabado a fuego la igualdad “coche = mucho peligro”, tanto que de adultos cuesta convencer a los ciclistas para que se integren en el tráfico.

El ayuntamiento, a través de la policía municipal imparte unos cursos de seguridad vial en las escuelas. Sería fabuloso si ya desde la infancia se preparase el camino para la integración, eso sí, remarcando la prudencia y el respeto absoluto a las normas de tráfico.

Por desgracia, el material que usan, incorpora una desafortunada poesía de nuestra querida Gloria Fuertes, magnífica poeta infantil, pero poco entendida en movilidad.

Empieza bien la poesía, pidiendo atención al cruzar la calle. Pero después compara los coches y autobuses con leones y tigres amenazantes a los que hay que temer. Para terminar de rematar la faena desaconseja circular en bicicleta por la calzada y para no “hacer el oso” como los mayores.

Bonita manera de fomentar la movilidad, la pacificación del trafico y la calidad de vida en las ciudades.

Miedo a los coches inculcado desde la infancia
Por favor, si hay alguien de movilidad que lea esto. ¿Sería tan amable de considerar retirar esta poesía? Gloria Fuertes debe tener miles mas adecuadas o al menos no tan perniciosas.

Gracias

6 comentarios :

  1. Por favor, si hay alguien de movilidad que lea esto. ¿Sería tan amable
    de considerar retirar esta poesía? Gloria Fuertes debe tener miles mas
    adecuadas o al menos no tan perniciosas.


    ... o eso o que corrija la errata. Sería "Educación Viral".

    ResponderEliminar
  2. bici-lizado, lo que cuentas tiene que ser muy duro de asumir, sobre todo por el posible sentimiento de culpa de los padres. Lo cual, por otra parte, no quiere decir que hicieran mal en premiar al chaval, ni que regalar bicis sea malo.

    En todo caso, me ha venido a la mente la cantidad de hijos, ya mayores, que por haber crecido con el miedo al tráfico rodado no usan la bici en sus desplazamientos. Y por usar el coche están matándonos también de alguna forma a todos. Eso sí, poco a poco.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, esta poesía de Gloria Fuertes es desafortunada para la iniciación y educación vial de los niños, y no alienta la convivencia y respeto entre los diversos vehículos y viandantes cumpliendo las normas.

    ResponderEliminar
  4. La poesía, desde mi punto de vista, está totalmente adaptada al contexto en el que está escrita, que son niños de 6 / 7 años. En sus circunstancias, poco margen tienen estos niños de garantizar su seguridad a través de la educación y de las buenas maneras. Nunca deberían ir estos niños por donde va un coche que, por la gran diferencia de tamaño, podría no verlo. Es una cuestión de dimensiones físicas y de vulnerabilidades descompensadas. Para ellos el mensaje debe ser el de la precaución ante todo. Me empieza a parecer que se está generalizando el mensaje de muchos padres "cuidado ellos", eximiendo de cualquier responsabilidad a ellos mismos y a sus hijos, que parecen educarse en el atolondramiento. Esta opinión sobre esta poesía en particular no se debe malinterpretar en el sentido de no fomentar el transporte en bici desde los más pequeños en condiciones de seguridad. Está habiendo iniciativas fantásticas en la periferia de Madrid de ir al colegio en bici. Esta iniciativa y otras acciones educacionales por supuesto que son necesarias. Pero esto solo es una poesía. Por otro lado, aparte de estrategias "soft" son necesarias políticas urbanísticas valientes. Si no se tiene una visión de ciudad "8/80" (http://universobici.blogspot.com.es/2013/01/los-principios-del-diseno.html), difícimente podrán ir nuestros niños y nuestros viejos en bici por nuestras ciudades. Desde luego, por un ciclocarril que transcurre por el medio de la calzada en nuestra calle de Alcalá, en nuestra calle O'donell y en nuestro Puente de Segovia, no.

    ResponderEliminar
  5. La poesía está mal enfocada. Podría decir que los coches son elefantes y tu, niño, una hormiga y que como no te ven, te van a pisar. Pero cuando crezcas, serás una girafa y compartireis la sabana.


    Tal como está ahora, está diciendo que los coches son un peligro, ahora y siempre, a no ser que te escondas o te compres un rifle y te líes a tiros.

    ResponderEliminar
  6. difícimente podrán ir nuestros niños y nuestros viejos en bici por
    nuestras ciudades. Desde luego, por un ciclocarril que transcurre por el
    medio de la calzada en nuestra calle de Alcalá, en nuestra calle
    O'donell y en nuestro Puente de Segovia, no.
    Esta formación está dirigida a niños de 6 y 7 años. ¿Crees que está bien que vayan al cole andando solos? En Madrid no, ¿verdad?.
    Pues de igual forma deben ir en bici acompañados. ¿Que problema hay en que ellos circulen por los ciclocarriles escoltados/dirigidos por un adulto? Yo no veo ninguno. De hecho si un ciclista pacifica el tráfico, un menor ciclista lo ultrapacifica, porque los automovilistas extreman las precauciones hasta límites insospechados. El único problema son la gente que piensa como tu que, te pone de imprudente para arriba.

    ResponderEliminar