Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

viernes, 17 de julio de 2015

La radionovela de los viernes: "Verónika ya no va en bici". Episodio 4

Resumen del capítulo anterior

Verónika estaba decidida a no quedarse atrás este verano en su viaje a Laos cuando sus amigos cogieran la bici. Para ello se apuntó a un curso que le permitió unas mínimas habilidades en la bici. 

 Llegando mayo tuvo la primera oportunidad de probar sus nuevas habilidades: Un idílico viaje a la costa azul, donde podría imitar a Bridgitte Bardot paseando con su bici por Saint Tropez.

La realidad fue terrible: Saint Tropez es un sitio atascado de coches deportivos a todas horas, donde además 25.000 motos Harley Davidson hicieron de su soñado paraíso ciclista un camino hacia el infierno.

4. Verónika triunfa

Verónika se plantea ir en bici al trabajo... y lo logra

Paradojas de la vida, Madrid con tráfico le pareció a Verónika mucho más manejable que Saint Tropez, y habiendo probado una ruta tranquila factible con nuestro bicifinde, se decidió a comprarse su propia bici para ir al trabajo, algo que le daría un buen rodaje los dos meses que quedaban antes de irse a Laos.

Entonces fue consciente por primera vez de lo que compraba, tras la inútil experiencia del Decathlon: tenía claro que quería una bici de paseo, con capacidad de carga, pero también que fuera bonita, algo de lo que estar orgulloso por la calle. La manera en que recorres la ciudad también es una decisión estética. ¿Frívolo? Tal vez, pero no se imaginan la de gente que le preguntaba por la calle por la bici con su cesta de mimbre. La moda atrae, y la bici necesita gente.

Verónika y su bic

¿Y cómo es ir en bici por Madrid circulando con el tráfico, para alguien que no es ni macho, ni deportista, que le gusta ir despacio y que ni siquiera sabe señalizar cambios de carril? Sorprendentemente fácil en cuanto a circular con tráfico, según me contó. Con el tiempo ha ampliado su universo fuera del trayecto seguro casa-trabajo, y circula por calles de tráfico mayor sin mucho problema, mirando extrañada a algunos atléticos varones ataviados para la guerra cuando van en paralelo a ella por la acera, sin entender por qué ella, la torpe Verónika, puede ser parte del tráfico y ellos no.

Mi mayor grado de sorpresa fue descubrir su bautismo de fuego en el Paseo del Prado (sí, ese en el que los coches van a 70 por tu izquierda y los buses y taxis a 50 por tu derecha). Según ella, bastaba la señal de ciclocarril en el suelo para no tener que justificar su presencia allí en medio a la velocidad de paseo con la que se sentía cómoda. Ignoro cómo salió de allí, no es fácil cruzarse un carril-bus si vas despacio.

En cualquier caso, algún pitido ocasional le resbala completamente. Sabe que la ley está de su parte, y sabe que su manera de circular la hace visible para el resto y le da margen a ella para reaccionar con su tranquila velocidad de paseo. Rueda como si el Paseo del Prado todavía fuera lo que aparece en esta foto... y le funciona. Difícil de entender.
 Verónika y su bic


No hay ciudad que se me resista


Con sus nuevas habilidades de ciclista lenta, Verónika se desquitó de sus vacaciones previas y se decidió a hacer turismo de bici aprovechando cada puente que el calendario le ofrecía en meses siguientes. Permítanme que haga un salto temporal tras las vacaciones de Laos para comentarles un par de experiencias en ciudades donde lo normal es el carril-bici, porque son bastante peculiares:

En Sevilla me contó que tuvo problemas en los carriles más céntricos, con numerosos conflictos con peatones y giros de 90º que no sabe hacer bien, y al poco estaba circulando por calzada, donde podía dominar mejor la situación gracias al mayor radio de giro y la mayor amplitud de carriles, que por supuesto ocupaba íntegramente importándole tres cominos los pitidos de los coches que le decían “vete a tu carril”.

En Copenhague la cosa fue más divertida, esto ya lo vi con mis ojos. Allí no hay esos problemas con los carriles, pero no se enteraba demasiado bien de cómo hacer las cajas de giro a la izquierda, que le requería además hacer una maniobra algo cerrada. Un día, harta de hacer ese artificio, decidió que iba a girar a la izquierda como hacían los coches aprovechando que nunca hay mucho tráfico: se bajó a calzada y se cruzó un par de carriles para girar sin esperar al semáforo extra de las bicis, como se hacía allá hace unas décadas. El resultado: pitadas, como siempre. "Respeto a la bici tendrán, pero siempre que no te salgas del carril-bici", pensé al ver aquello.

Verónika y su bic

Por supuesto, no se ha limitado a hacer cicloturismo fuera: se ha recorrido Madrid de punta a punta sin importarle el tipo de calle, ha logrado que sus amigas se animaran a hacer el anillo ¡varias veces! Y hasta se las ha llevado a hacer la Ruta de la Jara. Sin embargo, es en su experiencia de viajes cortos y cotidianos donde ha empezado a descubrir una serie de problemas que no se solucionan ignorándolos como las pitadas.

Y el próximo viernes...

Episodio final. Verónika ya no va en bici 


53 comentarios :

  1. Ay, otra semana de incertidumbre...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo Anónimez17 de julio de 2015, 9:24

    Villaramblas: No tienes por que sorprenderte por lo del paseo del Prado. Mí primer "sitio temible" fue el la glorieta de Embajadores y entonces era más lento de lo que soy ahora (que ya es decir). El Paseo del Prado vino unas horas después el mismo día . Todavía no había bicis pintadas y los pitidos (cuando sabía que no eran por nada) me daban igual. (a veces dudaba y dudo si hago algo mal, pero esas pitadas son pocas y son las que valen de algo).
    Sí que es fácil cruzarse un carril bus. No tienes más que ir suficientemne despacio para que pase casit toda la "hornada" de coches de ese ciclo de semáforo.. Cuando estoy mal (fiebre, u otra cosa... todavía lo hago. Este año lo he hecho demasiado). Lo de saber que la ley (y más importante para mí aún: la razón) están de tu parte es muy importante. Y sí, puedes rodar como si el paseo del Prado fuese eso, o incluso, el Salón del Prado que fue antes todavía. Como mucho te sueltan un "no puedes estar aquí" (y no se quedan a escuchar la respuesta: "Claro que puedo: La prueba es que estoy"). Según mi experiencia esto funcionaba y funciona bien en el centro. Lo malo son otros barrios que nunca fueron el salón del prado...
    Este tipo de historias demuestran que el carril bici es un poco engañabobos en la mayoría de las ocasiones: La mía, la de Verónika...

    ResponderEliminar
  3. Yo alguna vez he flipado en un pueblecito, al ver desde la calzada a hombretones ciclistas de carretera semiprofesionales desplazándose por el carril bici para ir a entrenar.

    ResponderEliminar
  4. Veronika descubrió que a menor velocidad mayor facilidad y seguridad para circular.


    Y si eres ajeno a las protestas, puedes circular por cualquier sitio.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Arriba Verónika!!! Eso es; pasa de las pitadas =D

    ResponderEliminar
  6. Sí, el mito de "hay que pedalear a la velocidad del tráfico para poder integrarse con él" hay que ir desterrándolo ya.

    ResponderEliminar
  7. "Veronika ya no va en bici"
    ¿?
    Ya lo tengo, se ha comprado una moto ;-))

    ResponderEliminar
  8. ¿Carril bici en una carretera española? Si apenas hay alguna con arcén transitable.

    ResponderEliminar
  9. Y al final dejó de montar en bici. ¿Después de tanto esfuerzo aquí narrado?
    Uy madre, algún artificio por parte del autor me espero en este giro inesperado.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo Anónimez17 de julio de 2015, 15:08

    Sí y no. ¿que es la velocidad del tráfico. Tú si vas a 1/20 la velocidad del coche también eres tráfico, por tanto tu velocidad es la del tráfico...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo Anónimez17 de julio de 2015, 15:09

    ¿ahora la usa de transporte?

    ResponderEliminar
  12. Nos toca esperar al próximo viernes para saber el desenlace de la historia. De momento no pinta bien.
    ¿Habrá un epílogo? ¿Volverá Verónika a coger la bici algún día? ¿Será BiciMAD su salvadora?

    ResponderEliminar
  13. Pues el final parece claro Verónika ya no va en bici"
    ... o no tan claro, que todavía podemos convencerla ;-)

    ResponderEliminar
  14. No, el carril bici es por el pueblo. Ellos lo usaban para salir del pueblo a entrenar en la carretera.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo Anónimez17 de julio de 2015, 15:23

    No esperaba respuesta, pero se me ocurren cosas. otro final posible es que ahora se ha comprado un burro...

    ResponderEliminar
  16. Tengo en mente un pueblo castellano, no me imagino un carril bici en él, pero supongo que será tipo lo de Boadilla o así, recorrerán 1 km si llega y se incorporan a la carretera.

    ResponderEliminar
  17. Joder, esto de último episodio, final, epílogo, es un poco de culebrón, ¿no?

    ResponderEliminar
  18. ¿El último episodio lo escribe ella? ¿No va en bici porque va corriendo, se la han requisado?

    ResponderEliminar
  19. Anónimo Anónimez17 de julio de 2015, 15:26

    ¡'Vergogna!

    ResponderEliminar
  20. Anónimo Anónimez17 de julio de 2015, 15:28

    EL burro. Ahora tiene un burro

    ResponderEliminar
  21. Pues era un pueblecito costero y el carril bici estaba sobre el paseo marítimo, no digo mas.

    ResponderEliminar
  22. Verónika, a ver si consigo convencerte para que te apuntes después del verano a nuestras rutas MTB de los sábados ;-)

    ResponderEliminar
  23. De ahi la incertidumbre, que este Villarramblas e s muy ladino y seguro que nos tiene un giro inesperado para el final...

    ResponderEliminar
  24. Te haremos un hueco en el tren :)

    ResponderEliminar
  25. Estáis apuntados 13 para subir en Atocha. Repartíos un poco entre todos los vagones ;-)

    ResponderEliminar
  26. Hola! Yo voy, pero puede que en el siguiente tren. Nos vemos en la ruta

    ResponderEliminar
  27. Agustín Felipe Farelo17 de julio de 2015, 23:14

    Al que madruga, Dios le ayuda...

    ResponderEliminar
  28. He perdido el tren por dos minutos, nos vemos en la próxima.

    ResponderEliminar
  29. El patinete acecha pacientemente y ataca con sigilo. Al final acabas con uno sin darte cuenta :P

    ResponderEliminar
  30. El patinete acecha pacientemente y ataca con sigilo. Al final acabas con uno sin darte cuenta :P
    VERÓNIKA AHORA VA EN PATINETE.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo Anónimez18 de julio de 2015, 12:03

    Tenemos de momento estas opciones:
    Burro
    Patinete
    Triciclo (normal o reclinado)
    BiciMAD

    Ahora no va en bici, circula sobre ella
    Velomóvil carenado blindado (algo así como un tanque a pedales)

    Se abre la votación:

    ResponderEliminar
  32. 2 o añado que ya no se llama Verónika y ha cambiado de identidad bajo el programa de protección de testigos de los USA.

    ResponderEliminar
  33. Anónimo Anónimez18 de julio de 2015, 22:49

    Espero que verónika también se tome a chiste nuestras hipótesis. Todo este juego literario no es más que eso y espero que la porpia Verónika se ria con nosotros. Acabe como acabe esto en la realidad (que ojalá sea bien para Verónika) espero que le gusten nuestros juegos literarios con posibles finales y le invito a imaginar uno alternativo e inesperado como diversión. ¿como será imaginar un versión alternativa de tu vida? (futura y previa) a un evento dado?

    ResponderEliminar
  34. Gracias por aceptarme. Tod@s muy amables. Hoy una ruta muy salvaje! Como cabras jjjjj. Y saqueo a la estación de Cotos!

    ResponderEliminar
  35. Hola a todos. Ayer me encantó la ruta, aunque llego siempre el último tod@s me esperáis generosamente. seguiré yendo a todas las rutas (o medias rutas) que pueda con vosotros. Solo quería pedirle a Antonio si me puede enviar los enlaces a las fotos de esta ruta y de algunas pasadas a las que no he podido acceder: Aranjuez por Chinchón y Morata, la del rio eresma, y la del valle del rio Moros

    ResponderEliminar
  36. Nos juntamos un buen grupo para hacer esta ruta que sobre el papel parecía muy fácil. Luego la realidad, y la improvisación saliéndonos del track previsto en la subida a La Fuenfría (lo siento), hizo que conociéramos preciosos senderos, que disfrutáramos de unas vistas espectaculares... y que empujáramos un poco la bici :P
    La bajada por el carril del Gallo, técnica, pero asequible. La subida a Cotos, muy dura, aunque eso ya lo sabíamos. El sendero Whistler... muchos pensarán que es más para senderismo que para bajar en bici.
    Una divertida y fresca jornada ciclista, disfrutando de la Naturaleza, de la bici y de la buena compañía.
    Si a alguno no le ha llegado la invitación a Dropbox para ver las fotos, que me lo diga.

    ResponderEliminar
  37. Verónika ya no va en bici porque se mudó a un universo paralelo.

    ResponderEliminar
  38. Buenas!
    Un placer formar parte de este grupo de ciclistas con alma de senderistas que nos juntamos ayer :)
    Preciosos paisajes, una gran subida a la Fuenfría (una pena ese final de subida a pie), una espectacular, durísima y casi agonizante subida a Cotos (pedazo de ruta la del viejo paular) y muy divertidas sidras, callos y judiones en ese bar de la estación.

    Espero que los que subiérais a la Bola lo disfrutarais!


    Por cierto, el Whistler no es camino para bicis... Jejeje, para la próxima por el Calvario.


    Envíame la invitación Antonio.
    Gracias!!


    Hasta la próxima ruta :)

    ResponderEliminar
  39. Preciosos paisajes los de la "peculiar" ruta de ayer. ¡Y todavía os quedaron fuerzas para subir a la Bola! Las fotos son impresionantes. ¡Hasta otra!

    ResponderEliminar
  40. Video resumen:

    https://youtu.be/nc8AZoMXBJQ

    ResponderEliminar
  41. https://youtu.be/E0xbeGEMXNU

    ResponderEliminar
  42. https://youtu.be/AgdVTMw-CkE

    ResponderEliminar
  43. Anónimo Anónimez19 de julio de 2015, 23:57

    Otra de literatura. Esta vez terror:
    Era todo un montaje. Verónika no existe. ni existió nunca. En realidad es una espía industrial puesta por una conocida empresa de seguros de coche que además de repartir sobres esta vez desea comprender como pensamos para colarnos mejor el seguro obligatorio para bicis...

    Fue a la sede de la aseguradora a presentar los resultados. Se trataba de una cena donde se comería jamón de ciclista deportivo asado. Ella no sabía el menú. Sembró desconcierto apareciendo con una bici de paseo antes de exponer lo que había aprendido. Mientras tanto los comensales comentaban que ese plato era mejor hacerlo ellos, sin contar con el cocinero, por si tuviese algo de empatía y hablase con la alguien. Bastaba con enganchar el jamón, con zapatilla de calas y todo en un aparato especial que lo da vueltas sobre la salsa. Tienen, según comentan, varios cabezales para ajustarse a los distintos tipos de calas. La salsa, que contienen grasa y ojos machacados de viandante, sigue una receta que les confió el mismísimo Idi Amín Dadá. Los materiales se los proporcionaba un cazador especializado en caza con automóvil.
    Cuando termina de exponer sus experiencias, aparece un carro que lleva los jamones de ciclista deportivo colgando sobre la salsa sujetos por las calas. El carro es llevado por una cuadrilla que entra bailando una pavana y sirviendo el peculiar guiso de forma coreografiada sin perder nunca el ritmo cuaternario de la pavana.
    En ese momento Villaramblas se despierta gritando.
    http://www.goear.com/listen/f9974c8/belle-qui-tiens-ma-vie-arbeau

    ResponderEliminar
  44. Anónimo Anónimez20 de julio de 2015, 0:00

    Otra de literatura: Amor
    Verónika en realidad había montado en bici desde pequeña. Había competido en un equipo y la usaba por ciudad. No se llama verónika, sino Pepa. Todo esto lo hizo por que no sabía como entrarle a Villaramblas. Le costó mucho hacer el teatro necesario, pero funcinó.

    ResponderEliminar
  45. De verdad hay que esperar al viernes???

    ResponderEliminar
  46. ¿Pueblo costero, sería en el mediterráneo? Porque alguien concienciado con la sostenibilidad y el medio ambiente en la costa alicantina o malagueña por poner un ejemplo lo pasaría como una feminista en Arabia Saudita, o un comunista en las Vegas que decía el cantautor.

    ResponderEliminar
  47. Anónimo Anónimez20 de julio de 2015, 13:53

    Tranquilo. Es más creativo imaginarnos finales alternativos. Este viernes veremos el final de verdad (esperemos que sea bueno para la Verónika de verdad)

    ResponderEliminar
  48. Anónimo Anónimez20 de julio de 2015, 14:15

    Otra de literatura: humor
    Verónika no va en bici. Se compró una bici preciosa que le costó mucho dinero. Se la robaron. De la rabia y la pena se metió a monja de clausura. Ya no necesita bici como transporte (ni ningún otro transporte). NOTA: Si te roban la bici antes de irte a un convento piensa en comprar un candado en U.

    ResponderEliminar
  49. Buenas, soy Angel, lo primero agradecer a Fernando la ayuda mecánica prestada, ya que fui el cenizo que pinchó 3 veces (que llevase la cubierta casi lisa seguro que tuvo algo que ver, procederé a cambiarla de inmediato). Es la segunda ruta que hago con vosotros y sigo encantado con el buen rollo que lleváis. La ruta espectacular, por los senderos por los paisajes por las divertidas trialeras (de bajada) y sobre todo por la gente. Solo tengo queja por la subida a cotos, que llegué reventado, aunque luego me recuperé con el rato que pasamos en el bar de la estación (bendita lluvia) entre bocadillos, fabadas, cervezas y sidras, súper divertido. Sin duda repetiré en otras similares, si son más fáciles mejor. Antonio, me puedes pasar el enlace de las fotos? Gracias y un saludo a tod@s

    ResponderEliminar
  50. ¡Hola a todos! Solo quería deciros que la ruta del sábado fue un auténtico placer, me lo pasé como un enano, sufriendo en algún que otro momento, pero como un enano! Gracias por el buen rollo y hasta la próxima.



    Por cierto Antonio, ¿me puedes pasar el link de las fotos? Gracias.

    ResponderEliminar
  51. Será antes de que te la roben, si te la roban, como no sea para clausurar el convento, ya no te hace falta candado en U.

    ResponderEliminar
  52. Anónimo Anónimez21 de julio de 2015, 8:41

    Quiero decir para darse una segunda oportunidad con otra bici antes de apartarse del "pecaminoso mundo lleno de ladrones de bicicletas".

    ResponderEliminar