Menú horizontal

miércoles, 22 de julio de 2015

Vía de la Plata 3. Zafra - Mérida

Etapa 3. Zafra-Mérida.

16 de Abril

Distancia: 64 km
Distancia acumulada: 222 km
Desnivel positivo acumulado: 422m

El que logra empezar un camino lo tiene ya medio hecho. Séneca

Etapa sencilla a la par que plana que podríamos llamar de transición, y que nos anima a hacer un recorrido turístico a la ciudad de Mérida, añadiendo en torno a 10 kilómetros más a nuestro recorrido (no consta en acumulados). Hemos dejado atrás las zonas de transición entre comunidades y provincias, y sabemos que tenemos etapas por delante más tranquilas, hasta que lleguemos de nuevo a la transición entre la provincia de Cáceres y Salamanca.

Así que iniciamos con ritmo tranquilo, lo que significa que nos damos nuestro tiempo para desayunar, ir a la farmacia, a ver si me calman esa afonía y tos maravillosa, y, como digo, yo sigo con mi dolor de piernas y dificultades para arrancar.

Los Santos de Maimona. Las palmeras y naranjos nos dicen que seguimos en tierras muy cálidas. Y  ¡qué olor dan esos naranjos!
Con esas condiciones, y la amenaza de los pobladores de la gasolinera, que nos dijeron que la tierra de barros empieza realmente aquí, nos preguntamos si lo más sensato será ir por camino o carretera. Yo además me acuerdo de que el perfil empieza de subida hacia la Sierra de San Cristóbal, estoy encantada de la vida. Me dejo llevar por el entusiasmo de mis compañeros de ruta, y seguimos camino, que eso de meterse en una nacional no le gusta al cicloturista de montaña.

Así que mis temores y yo seguimos a Jesús y Fernando, cuando según salimos de Zafra vemos un cartel que anuncia a bombo y platillo (bueno, no es para tanto) “Obras de Acondicionamiento del firme Vía de la Plata. 60000 euros”. Empiezo a respirar un poco más tranquila mientras mis compañeros se van alejando de mí en la primera subida. A estas alturas ya hemos empezado a generar ciertas costumbres. Si Jesús no es matutino, que venga dios y lo vea, porque sale por las mañanas escopetado, no hay forma de seguirle. Fernando, que desde el primer momento ha decidido acompasar su ritmo al nuestro, se queda atrás conmigo, aunque alterna un poco la espantada mañanera de Jesús, y mis lamentables primeros kilómetros.

Distintas formas de afrontar la peregrinación. Esta pareja sigue cumpliendo el perfil del peregrino de abril

Más o menos a eso de unos 20 kilómetros  el cuerpo ya empieza a pedirnos la primera cervecita, o lo que se tercie…y cada día le vamos añadiendo más alimento a esta parada…El cuerpo pide combustible. Después la cosa se va animando poco a poco, entramos totalmente en camino, disfrutamos, hacemos fotos... y yo empiezo a subir, hasta que Jesús y yo nos tomamos el relevo, que suele ser más bien a final de etapa. Cada día se repite, con lo que queda claro cómo nos movemos. Si ya en medio de todo esto pones una subida, ahí Laura pone la directa y sigue a Fernando como si no hubiera un mañana. Pero no es el caso de esta etapa, en la que el llano llegará a aburrir a los contribuyentes.

En algún tramo sí encontramos algo de barro
Queda claro que con tanto llano el paisaje de por sí ha tenido que cambiar. Nos encontramos aquí con campos de cultivo, olivo, vid, cereal, trigo, olivo, vid, cereal, trigo y así varias veces de forma casi hipnótica,  con cierta presencia de encinas todavía.

Descrito todo el proceso, a todo esto ya hemos llegado a los Santos de Maimona, parada, fotos y unos 16 kilómetros más hasta Villafranca de los Barros. Hemos superado lo más difícil, la etapa está hecha, aunque nos quedan cuarenta.

Después de Villafranca no hay mucho diferente que describir, caminos anchos de arcilla por donde ha pasado la máquina apisonadora aplastando el terreno y las piedras. La tierra roja en la que nos encontramos hace un continuo llano que permite ir ganando fluidez y hace que aumentemos con creces la media de otros días, esto fluye y las piernas lo agradecen, parece que empiecen a salir de su estado de letargo.

Campos de cultivo…
Esto lo alternamos con paradas en los pueblos para repostar, hacer fotos, entretenernos…es una etapa corta y no tenemos ninguna prisa. Así seguimos sobre el llano y las vides, los olivos. El llano a algunos les pide charla, a otros meditación, así que alternamos de todo un poco, y casi sin sentir vamos pasando uno y otro pueblo hasta llegar a Mérida.

Siendo Mérida de esas ciudades conocidas por su conjunto histórico-artiístico, me sorprende que la primera visión que tenemos de la ciudad es muy diferente a los pueblos blancos de conjunto que nos hemos encontrado hasta ahora. Es una imagen que no invita precisamente a visitarla, sino fuera por las maravillas que sabes que se encuentran al paso del viandante. De hecho Jesús y yo ya hemos estado previamente en esta ciudad.

La llegada se hace por el río, por un camino que va en paralelo hasta que cruza el puente romano. Nos encontramos con el Guadiana. La Vía de la Plata, además de recorrer la calzada romana que empieza en Mérida, se topa con cuatro de los ríos más importantes de la península. Guadalquivir, Guadiana, Tajo y Miño (esto no es exacto completamente, pero que nos valga que nosotros nos los topamos). Eso hace que nos crucemos además con otras rutas senderistas y cicloturistas que bien merecen una mención. El Camino Natural del Guadiana, el Camino Natural del Tajo... y otros de más corta índole, como El Camino Natural de Itálica, con cuyas señales no nos encontramos, y El Camino Natural de Cáceres a Badajoz. Mäs adelante contaré cómo son estos caminos naturales, pero adelanto la señalización con la que nos encontramos.

Señalización de los Caminos Naturales

La etapa está hecha. Me sorprende que siendo las 2.30 de la tarde mis compañeros de ruta no quieran seguir, sino asentarnos en Mérida por unas horas. Están por la labor de visitar Mérida y seguir tomándonos el día con calma. Aquí empieza la etapa B. Nuestro asentamiento consiste en llegar al albergue, soltar lastre y coger de nuevo las bicis. Comida en la plaza, los tan ansiados caracoles de Jesús, que entre los tres devoramos, bacalao à bras, y una rica ensalada. A estas alturas también está claro que Jesús es nuestro guía culinario, y Fernando y yo, los más agradecidos comensales.

Con los escolares en el Templo de Diana, y palacio renacentista a sus espaldas
La vuelta turística nos permite rodear el teatro romano, y tal vez robar unas fotos a ritmo de acrobacias, nos acoplamos a un grupo escolar de visita por la ciudad, y su guía nos invita a pasar, “es gratis, podéis veniros si queréis”. Así vamos visitando el Templo de Diana, el Arco de Trajano, dos lugares de grandes mentiras, porque ni son de Trajano ni de la diosa Diana, pero así se han llamado…Así descubrimos que si el Templo de Diana se mantuvo como lo vemos hasta hoy, se lo debemos a un aristócrata que hizo su casa adosada a este templo, manteniendo las columnas y buena parte del templo.  Después el guía nos anima a conocer los acueductos, que no por haber visto muchos monumentos dejan de impresionarnos. Han conseguido además que el acueducto forme conjunto con un paseo donde los emeritenses pasan las tardes de abril.

Foto robada del Teatro Romano desde un arbusto
Como no estamos cansados nos dedicamos a hacer acrobacias

Esta variación en el recorrido nos anima y nos gusta. No es probablemente Mérida la ciudad que más nos guste en toda la Vía de la Plata, pero nos aporta esa parte viajera que es darse tiempo para asumir las cosas.


Vuelta al albergue acompañada de una sesión de yoga, por el maestro Jesús, que le enseña a Fernando a hacer la “so called pistola”. Acaba la jornada con una merecida cena en el restaurante vegetariano de la ciudad antigua. Es contradictorio en tierra porcina, pero las apetencias de los peregrinos son inescrutables. Yo que soy de ritmos vegetarianos pego saltos de alegría.



Cosas de los Caminos: Un poco de la Vía de la Plata


SI ayer explicaba algunas razones para hacer la Vía de la Plata, hoy quiero armarme de unas pocas más. Conocer algo de las dimensiones históricas y culturales de los caminos que recorres, le dan un poco más de sentido, así que aquí vienen un par de píldoras de historias que vimos o que he leído antes y después.

El detalle más curioso es que no se sabe de dónde viene lo de Vía de la Plata, pero lo cierto es que no era plata lo que circulaba por ahí, no es esa la razón de ese nombre. La más plausible, según dicen, venga de una derivación de la palabra balata o de balath, que viene del árabe y significa pavimento o enlosar, respectivamente. Así que muy probablemente los árabes la llamaron así por la calzada que habían construido los romanos previamente.

Y aunque fueron los romanos los que se han quedado en la historia, otros recorrieron esta vía anteriormente con los mismos fines, recorrer de norte a sur y de sur a norte, con fines comerciales, transporte de animales, etc. Ya se recorría esta vía esta vía desde el cuarto milenio antes de Cristo. Pero, como digo, quienes dejaron constancia fueron los romanos, que construyeron inicialmente la vía con fines militares, para someter a los cántabros y los astures, y posteriormente la usaron como vía de comunicación con estos pueblos.

La prueba de esta presencia se ve principalmente en los puentes, miliarios y las mansios. Estos están presente en todo su recorrido, desde Sevilla hasta Astorga, aunque predominantemente en Sevilla, Extremadura y parte de Salamanca, gracias a que se han mantenido por la gestión de las dehesas.

La vía de la plata es la calzada romana que mantiene más miliarios, y los encontramos en muchas etapas a nuestro paso. Los miliarios era la señalización de punto kilométrico que utilizaban los romanos, para indicar la distancia de una milla (mil pies romanos). También los usaban para indica que se habían hecho obras en determinados puntos.

Por otro lado, las mansios son los lugares de parada a lo largo de la Vía. Se construyeron hasta 14, de las que Cáparra es la más representativa, con su arco, escoltando el camino, conservando vestigios realmente interesantes de la misma. En estas mansios, los viajeros repostaban y paraban para poder desplazarse por la calzada.

Si lo pensamos, no es muy diferente de lo que hacemos hoy los peregrinos, viajeros, con miliarios modernos que indican el camino a seguir hacia, en este caso, Santiago. Así fue de hecho, los cristianos mozárabes usaban esta vía para peregrinar hacia Santiago, por lo que se le llamó el Camino Mozárabe.

Después de los romanos se dejó de usar en gran medida, hasta que los árabes aprovecharon este camino para conquistar la península hacia el norte, y más tarde sería utilizada por los pastores trashumantes de León y Soria.

El hombre moderno hace su presencia a través de dos grandes carreteras: la N-630 y la A66, que iremos encontrando en toda la ruta y cuyas obras nos encontraremos, y el AVE, que también se hace presente tanto en Extremadura como en Galicia.

Haciendo postura de Yoga ante unos de los miliarios que encontramos en el Camino

¿Quieres seguir la historia? Aquí tienes las otras etapas:

57 comentarios :

  1. Juan Carlos Lafuente Moreno22 de julio de 2015, 17:34

    Muy bonito y sensacional descripción, como las anteriores..., me encanta la foto del robo de imagen.. ;-)(y)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Juan Carlos!! Yo, porque se empeñaron y no hay quien les diga que no

    ResponderEliminar
  3. Agustín Felipe Farelo22 de julio de 2015, 18:09

    Como me gusta eso de mezclar el cicliemo y el turisteo. Que no todo va a ser dar pedales. Enganchao me tienes!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Agus, y lo mejor fue que este recorrido por Mérida lo hicimos en bicicleta. Una ciudad se ve diferente cuando lo haces en bici

    ResponderEliminar
  5. Chema Martínez María Dolores22 de julio de 2015, 18:54

    Esta no me la pierdo! ¿Me apuntáis para salir desde Atocha?

    ResponderEliminar
  6. Yo me habría quedado en muchos sitios un buen rato más, y así ni habría vuelto todavía,jajajaj. No se puede abarcar todo...Mil gracias, Antonio

    ResponderEliminar
  7. Mérida en bici uhhhh que maravilla!!!
    Quedé sorprendida con el teatro y coliseo romano de esta ciudad. A parte del agrado de saber, que Venezuela y España comparten nombres de ciudades tan ricas en belleza y turismo. Sus catacumbas, las termas romanas, entre otras.
    Las piernas pesadas se te olvidan robando fotos, Laura, jajaja. No puedo decir más que felicidades; que bien escribes. Sensible, mágica, simple; sería una literatura agradable de digerir.
    ¡¡¡La próxima entrega por favor!!! =D

    ResponderEliminar
  8. Cali! siempre uqe leo tu crítica me da un vuelco, eres toda piropos! Cierto lo de Mérida, y aún hay más ciudades con nombre común, no?. Al menos en toda Latinoamérica hay unas cuantas.
    A mí me encantó el acueducto, y ahí abierto para invitar al paseo de todos

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja; parecen piropos, pero es la verdad, me parece estar leyendo "El cuaderno de Maya" de Isabel Allende.
    Nombres de ciudades muchas (Barcelona, Puerto de la Cruz, Mérida, Valencia...); pero reconozco que estando en Venezuela desconocía muchas que coinciden.

    ResponderEliminar
  10. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 8:19

    Bien Chema! Ya tenía ganas de rodar de nuevo contigo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo Anónimez23 de julio de 2015, 8:22

    Gracias. por contarnos esto. se me ocurre una pregunta. sé que va a parecer ingenuo, pero ¿que queda de la vía? ¿zanjas? ¿terraplenes? ¿sólo los hitos? ¿se nota que ahí al terreno le "hicieron algo"? ...

    ResponderEliminar
  12. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 8:24

    Ya son 14 los intrépidos exploradores apuntados a esta misión rumbo a lo desconocido... ;-)

    ResponderEliminar
  13. Hola Anónimo. De la vía quedan los miliarios que comentaba, que los encuentras durante todo el camino, pero sobre todo en Extremadura y l a entrada a Salamanca, después del puerto de Béjar, Cáparra, y de la calzada romana, que es por donde iba la vía quedan pequeños tramos, algunos de ellos rehabilitados, sobre los que pasaremos en futuras etapas. Estate atento, que hay documento gráfico. Es muy posible que bajo nuestros pies queden más restos de esas mansios que mencionaba...Donde estaban algunas de ellas hay hoy pueblos o ciudades, como en Villafranca de los Barros, que era la Mansio Percelana, Galisteo era la Mansio Rusticiana, Carcaboso..

    ResponderEliminar
  14. Yo me apunto desde El Escorial, que tenía ganas de conoceros! Eso si, en abantos os abandonaré que tengo que trabajar luego, y si no no me da tiempo!

    ResponderEliminar
  15. Otro sufridor que se apunta a la exploracon.
    Os espero en el Escorial, a las 8:43 Aparcamientos renfe??

    ResponderEliminar
  16. Me la pierdo, se me va de hora. Pasarlo muy bien, me acordare de vosotros dando una vuelta por La Casa De Campo y nos vemos en Septiembre.
    Un saludo a todo el grupo y felices vacaciones!!!

    ResponderEliminar
  17. Chema Martínez María Dolores23 de julio de 2015, 14:20

    y yo con vosotros!!! gracias por apuntarme

    ResponderEliminar
  18. Llevo casi un mes sin coger la bici, me va a doler, y lo se.

    Nos vemos en Nuevos Ministerios (siempre que no me quede dormido).

    :-)

    ResponderEliminar
  19. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 15:28

    Poco te va a durar la exploración. Siempre puedes seguir un poco más y llegar hasta los molinos

    ResponderEliminar
  20. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 15:30

    Nos vemos en el Aparcamiento, sí. Recuerda coger una buena cantidad de agua, porque no tendremos muchas fuentes que sepamos

    ResponderEliminar
  21. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 15:35

    Vaya, lo siento. Aun nos quedan dos rutas antes de irnos de vacaciones por si te interesa.

    ResponderEliminar
  22. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 15:36

    Los exploradores no se duermen. Ya verás como nos queda una ruta memorable con cervecitas a tope

    ResponderEliminar
  23. Hola Álvaro!
    Soy Isra, que nos encontramos en el tren llegando a Cercedilla el pasado sábado. Vas a ir hasta Ávila o te das la vuelta antes? No puedo ir hasta el final de la ruta por tiempo, pero tampoco conozco la zona en exceso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. Ya ves, al menos os conozco para las siguientes! es lo que tiene el curro...

    ResponderEliminar
  25. Ya lo se tocayo, pero ahora tengo 20 días que el bonobici no me permite llegar más tarde de las 14 :(
    Septiembre llega enseguida!!

    ResponderEliminar
  26. A mi pesar, no puedo acompañaros. Y eso que ya le había echado el ojo a esas pistas de los molinillos de la sierra de Navalperal. Pero como ya comenté en La Pedriza, estos fines de semana de Julio y Agosto toca bajar al pueblo.
    Ya Contaréis..... Me encanta la foto que encabeza esta entrada ;-)

    ResponderEliminar
  27. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 19:53

    Te echaremos de menos Luis. Y a tu cámara también ;-)

    ResponderEliminar
  28. impresionante ruta... pero por lo que veo habrá que salir desde El Escorial con todo el agua posible debido a que en la ruta no se ve un punto de "avituallamiento". ¿o si?

    ResponderEliminar
  29. Hay una fuente el km 14, y posiblemente pasemos por un pueblo (Urraca-Miguel) en el km 60, con fuente y bar

    ResponderEliminar
  30. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 22:05

    Efectivamente, pasaremos por Urraca Miguel (km56) y Bernui Salinero (km 64) que tienen fuentes.

    ResponderEliminar
  31. Agustín Felipe Farelo23 de julio de 2015, 22:06

    Atención exploradores. Hemos pulido un poco el track, buscando pasar por Urraca Miguel (donde encontraremos fuente y bar) . No olvidéis descargarlo de nuevo. EN todo caso, es probable que en ruta nos toque probar alternativas.... http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10277742

    ResponderEliminar
  32. Leopoldo Abatti Fernandez23 de julio de 2015, 22:19

    PUUUUFFF...¡¡ veo una ruta bastante peliaguda, y problematica, por su duración, por un largo recorrido para esta epoca, por el calor que sin duda hara al medio dia ,por la logistica del transporte de regreso, por las incognitas del terreno desconocido que comentais... decididamente esta ruta es para aventureros, y valientes...¡¡ GLUUP ¡¡ Y YO....soy un cobardeeeeee....

    ResponderEliminar
  33. ¡Hombre, claro! Si pasáis por Urraca Miguel podéis ir al bar del Feo... (así le llaman en el pueblo, que no es cosa mía).

    ResponderEliminar
  34. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 10:35

    Cobarde!, Pecador! La ruta, aventuras aparte, no es demasiado dura. Aunque siempre tiene un punto de emoción tener un destino incierto...

    ResponderEliminar
  35. Hola, Isra. Yo llegaré, si puedo, hasta los aerogeneradores y me doy la vuelta. Si quieres, volvemos juntos hasta el apeadero de Las Zorreras, donde vivo. Para mí ya es un bonito paseo dado que llevo muuy mal lo del calor y promete ser una jornada "soleada". Además es todo bajada y llano desde la cima de Abantos.

    ResponderEliminar
  36. Buenaas!
    Modo alforjas activado
    Yo daré vuelta a mitad de camino + o -

    ResponderEliminar
  37. Yo voy, me subo al tren en las Rozas. Esta vez prometo madrugar...

    ResponderEliminar
  38. Me encanta esta serie de viajes.
    Gracias, Laura. Me gusta más leer estas crónicas que la vuelta, el giro o el tour, en estas tardecitas veraniegas asturianas :-)

    ResponderEliminar
  39. No conozco bien la zona, los aerogeneradores en qué punto están del track?
    Por calcular a qué hora estaría de vuelta aprox...
    Te dejo mi móvil, si eso escríbeme: 686.385.164.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  40. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 18:42

    Y perderte las cervecitas de después?No serás capaz....

    ResponderEliminar
  41. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 18:43

    No te la pierdas. Las vistas pueden ser increibles

    ResponderEliminar
  42. Pues ahora que lo dices a mí me encantaría estar en Asturias haciéndolas :). Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  43. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 18:52

    Llegaremos hasta los molinos en el km 30 aproximadamente de la ruta, la mayor parte de ellos de subida, así que fácilmemente nos den las doce para llegar. Si os volvéis allí, todo bajada hasta el Escorial

    ResponderEliminar
  44. Gracias Agustín!
    Aún estoy en duda por la hora... No me apunto y si al final me lanzo apareceré en Atocha :)

    Igualmente, a ver si puedes contactar Álvaro :)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  45. Perdona, no he visto el mensaje hasta ahora. Agus, ya puedes borrar su móvil, por favor.


    Isra, apúntate y, en función de cómo vayamos de fuerzas y de a qué hora quieres volver, te acompaño a El Escorial o a las Zorreras.

    ResponderEliminar
  46. Me apunto, tiene una pinta estupenda cicloaventurera. Desde Aravaca, salida 7:36

    ResponderEliminar
  47. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 21:18

    Perfecto Javiti. Para darnos un punto extra de tranqulidad dos intrépidos enbiciados se han ido hoy de exploración. Según sus estándares , la ruta es dura, con mucho viento, pero casi 100% ciclable (osea, que para el común de los mortales, un 95%). Tendremos aún algo de aventura, y mucho, mucho viento en todo el tramo de los molinos.

    ResponderEliminar
  48. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 21:20

    A riesgo de ser pesado, mañana es importante que todos llevemos protector solar y mucha mucha agua. Los fuertes vientos en el campo eólico harán que, además de ser duro, no nos daremos cuenta del sol que pasemos.

    Importante llevar un par de bidones de agua, y llearlos en la fuente de Abantos porque no habrá más hasta Urraca Miguel

    ResponderEliminar
  49. Agustín Felipe Farelo24 de julio de 2015, 21:21

    Te apunto en Atocha. Por favor, borra tu móvil del comentario anterior. Es por tu propio bien, no te asalten los Spammers

    ResponderEliminar
  50. Uno más a la lista, aunque un poco tarde, voy desde principe pio.

    ResponderEliminar
  51. Agustín Felipe Farelo25 de julio de 2015, 0:21

    Lo siento, no sé a qué hora pasan los trenes por P.Pío, pero apuntado quedas

    ResponderEliminar
  52. Apuntame en Atocha. En un rato nos vemos

    ResponderEliminar
  53. Yo salí a las 4:00 de la mañana desde la Puerta del Sol para hacer un primer tramo nocturno y juntarme con el resto del grupo en El Escorial. Me salieron unos 150 km y casi 3.000 m de desnivel+ ¡Vaya rutón!
    No conocíamos este camino a Ávila (siempre habíamos ido por el puerto de Las Pilas), y nos gustó mucho. Un camino un poco rompepiernas, con continuas subidas y bajadas, y ciclable al 95%. Las vistas desde los campos de aerogeneradores son espectaculares.
    Si a alguno no le ha llegado la invitación al Dropbox para ver las fotos, que me lo diga para enviársela.

    ResponderEliminar
  54. Video resumen;
    https://youtu.be/xtEkN7OFmVA

    ResponderEliminar
  55. https://youtu.be/vHy5FoUnbiQ

    ResponderEliminar
  56. https://youtu.be/9wb_v93-ObY

    ResponderEliminar
  57. Qué animal... Felicidades por la ruta, otro reto conseguido.

    ResponderEliminar