viernes, 29 de octubre de 2010

París como ejemplo de gran metrópoli a dos ruedas

Escrito el 29 de octubre por Antonio

Amigos de En bici por Madrid,

En primer lugar os doy mi enhorabuena por los contenidos y la finalidad de vuestro blog. Os sigo con asiduidad desde París, ciudad en la que gozo del maravilloso sistema público de transporte en bicicleta y espero y deseo que en la capital de mi país pueda haber lo más pronto posible.

Curiosamente en el blog parisino de este sistema me han hecho una entrevista para reflejar la visión de un extranjero en cuanto al sistema “Vélib” de París:


----- Antonio, Fan número uno de Vélib -----


Antonio y sus amigos en la Vélibienne
Encuentro en la Vélibienne, Antonio (a la izquierda), es un español que dice ser «fan número uno de Vélib'». He tratado de conocer su punto de vista de extranjero sobre el sistema parisino.

Enganchado a Vélib'!

En París desde hace un año y medio, este especialista del Jamón Ibérico (un símbolo español) se declara «gran defensor de Vélib'» Algunos parisinos habían tenido con Antonio una discusión según la cual «pasear en bicicleta en París no era posible, era peligroso» pero aún así decidió probar el Vélib' y sintió lo contrario, que utilizar el Vélib' es muy fácil, «la circulación es normal, no es muy agresiva, las personas son educadas».

Antonio ha abandonado su abono mensual de metro: «yo utilizo el Vélib' para todos mis viajes y, a veces, el metro cuando estoy con amigos que no se han apuntado todavía al Vélib'».

Fue él quien empujó a su novia, Mariana (a su lado en la foto tomada en la llegada de la Vélibienne) a apuntarse al Vélib' . El sistema Vélib' le ha permitido también conocer París como su bolsillo «para descubrir muchos lugares» por ejemplo.

Antonio en la Vélibienne

¿No hay cultura de la bicicleta de Extremadura?

Antonio nació en Extremadura (región fronteriza con Portugal), donde «las personas van todo el tiempo en coche hasta para comprar el pan». No hay ninguna "cultura de la bicicleta", dice Antonio. Le he preguntado si no estaba ligado también al calor. Antonio no lo cree así: «en esta época del año por ejemplo temperatura es ideal, alrededor de 20°, y sin embargo, no se monta en bicicleta».

Sin embargo, las cosas cambian. Los sistemas, como el Vélib' se desarrollan desde que cinco ciudades en la región han adoptado sistemas equivalentes: Badajoz, la ciudad más grande de Extremadura, Mérida, la capital, Cáceres, ciudad cultural y universitaria, y las ciudades de San Benito y Villanueva de la Serena que tienen un sistema común. Antonio ha probado el sistema de Badajoz y le ha convencido: «es fácil moverse en bicicleta». Lo mismo ocurre en Sevilla. Según Antonio, Vélib' y sus primos funcionan muy bien en «grandes avenidas y centros históricos».

España, Irlanda, Italia, París: cuestiones de urbanismo

Antonio en bicicleta en IrlandaAntonio también vivió en Italia e Irlanda. Él cree que el urbanismo desempeña un papel real en el éxito de la bicicleta. Según Antonio, hoy día desplazarse con Vélib' en París es «muy fácil». Gracias a las vías ciclistas de doble sentido y a los carriles bus abiertos a los ciclistas, los trayectos son «muy rápidos, muy prácticos». Por Irlanda, Antonio se desplazaba en bicicleta (foto en el lateral), pero «está lloviendo todo el tiempo». En cuanto a su experiencia italiana, vivió en un pequeño pueblo de montaña, en el que había utilizado poco la bicicleta.

El sistema del futuro, más que el tranvía

Antonio cree que los sistemas de bicicleta compartida «pueden funcionar en cualquier ciudad» y que son «el futuro» a pesar de que esto sea equivalente a un «retorno a los orígenes». Las cosas más naturales son las más ecológicas, más simples, más prácticas y finalmente las mejores «como el jamón ibérico» concluyó. Antonio lamenta que en algunas ciudades medianas se invierte «en tranvías muy modernos para decir que tienen tranvía» mientras que un simple autobús sería menos costoso y más práctico. Sería mejor para ellos desarrollar sistemas como Vélib' en estas ciudades.

15 comentarios:

  1. <span><span>Venía hoy al curro en bici pensando, precisamente, que hablamos mucho de Ámsterdam y Copenhague, pero que en realidad Madrid debería tomar ejemplo de París, porque partía de una situación similar, y en una decada ha cambiado  el panorama de la ciudad. Cuando estuve por primera vez hace 10 años, no se veían casi bicis (como ahora en Madrid). El Velib y las infraestructuras que se han ido creando han sido un catalizador para que mucha gente use la bici. No sólo las compartidas, sino tb las propias.    
       
    Otras ciudades más pequeñas de la CAM podrían mirar ejemplos como el de Gante, que fue pionera al participar en las auditorías de infraestructura ciclista de bypad.org.</span>  
     
    Gracias a Antonio por compartir su experiencia!</span>

    ResponderEliminar
  2. Me parece recordar y perdón por la imprecisión que el "empujón" ciudadano hacia el cambio respecto de la bici en París se produjo a raíz de una huelga de transporte público o de gasolineras a la francesa: muy radical y durante varios días. Esto tuvo como efecto que muchos ciudadanos se viesen forzados a desplazarse en bici por París y "redescubrieron" el valor de este medio de transporte volviendo a utilizarlo cuando volvieron la aguas a su cauce.

    En Madrid hemos vivido una estupenda huelga de transporte público hace nada y a la gente ni se le pasó por la cabeza sacar la bici del trastero porque esa sólo sale el Día de la Bici para cumplir con el rito anual. Esos días utilizaron las bicis los mismos básicamente que la utilizan todos los días.

    No lo puedo evitar, soy muy pesimista respecto a la actitud de los madrileños. Creo que seguimos anclados en una postura de "nuevo-riquismo" cateto que nos deja a años luz de otros habitantes de, sin ir más lejos, Barcelona mismo. Y para colmo las promesas de nuestro Ayto. siguen encerradas en la caja de la demagogia política interesada. Acabo de leer lo siguiente en El País:

    "La nueva ordenanza de movilidad será una revolución para los ciclistas. La normativa, que llega con retraso, abre un hueco a las bicicletas. Ganarán protagonismo y espacio en las calles de Madrid de la noche a la mañana. Y puede que pillen por sorpresa al resto de conductores, <span>porque el cambio no incluirá las campañas de concienciación que el Ayuntamiento había previsto antes de su puesta en marcha. La crisis les ha dejado sin fondos para educar, según una portavoz municipal</span>."

    SIN PALABRAS. SÓLO MÁS TRISTEZA.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, es la historia del huevo y la gallina otra vez. El caso es que los parisinos empezaron a usar más bici, y el ayuntamiento puso más medios. El resultado es que vemos.

    Lo de la ordenanza trae cosas positivas, y también una referencia a la obligatoriedad del casco por ahí escondida. Cómo es que nadie ha presentado una alegación por eso? En base a qué obligan a usar un casco de bici?

    <span>"El uso de remolques para el transporte de personas, también reclamado en las alegaciones, se permitirá siempre que los pasajeros viajen con casco"</span>

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Antonio por compartir con nosotros tu experiencia con el Vélib de París.

    Yo soy de los que piensan que "la bici llama a la bici", y hasta que no se vean muchas bicis por la calle, no se animarán más ciudadanos a utilizarlas para sus desplazamientos. Si mi vecino va en bici, si mis compañeros de trabajo van en bici, ¿por qué no voy a utilizarla yo también?

    Para conseguir esa "masa crítica" de bicicletas, el sistema público de alquiler, poniendo miles de bicis en la calle es de gran ayuda.

    Campañas mediáticas, famosos en bici, bike to work, en bici al cole... todo ayuda.

    Yo soy de la opinión (ya sé que algunos de mis compañeros del blog no piensan igual) de que hay que conseguir más bicis en la calle "como sea", porque esas bicis llamarán a otras bicis, y se conseguirá una masa suficiente para que la bici pueda integrarse en el tráfico urbano con seguridad.

    Las protestas sirven de muy poco.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  5. Martingala, menos tristeza ;)

    Si en el Ayuntamiento no tienen un euro para campañas, tendremos que ser los ciudadanos, con el boca a boca, por internet, y sacando las bicis habitualmente a la calle, los que consigamos que más madrileños se animen como nosotros a utilizar la bicicleta en sus desplazamientos por la ciudad.

    Ánimo.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  6. Los pasajeros, o sea, los niños que van en el remolque. No se que obligatoriedad escondida para tener que llevar el casco como ciclista le ves a eso.

    ResponderEliminar
  7. No, si está claro que no mos queda otra, lo que me da tristeza es pensar que sin campañas de concienciación-educación vamos a seguir igual de indefensos frente a los típicos "animales de volante madrileños" que no es que sean la mayoría de los conductores pero cuando te sale uno te jode el día y a veces el mes. *DONT_KNOW*

    Me parece que la crisis económica de la municipalidad la estamos pagando—tambíén, ojo—los ciclistas con creces.

    ResponderEliminar
  8. yo no he dicho que obligue a los ciclistas a usar el casco, sólo que incluye un uso obligatorio del casco, y en la cita que he pegado se lee que es para los pasajeros del remolque.

    Lo que digo es que en base a qué lo hacen obligatorio, por qué no dejan que la gente decida si le quiere poner un casco al niño o no, ya que no hay ningún estudio científico que avale su uso.

    ResponderEliminar
  9. Hola Martingala, discrepo contigo: desde que ocurrió la huelga de metro, si que hay gente que se ha lanzado a usar la bicicleta como medio de transporte habitual, al menos eso es lo que veo.
    El año pasado nadie llevaba en bici a sus hijos al colegio donde van los mios (los llevo andando pues me pilla a la vuelta de la esquina), este año son 3 los que lo hacen con su hijo o hija.
    Y, en los diferentes recorridos que hago por Madrid y a muy distintas horas, veo más gente en bicicleta que hace un año. No muchos, pero si más que antes.

    ResponderEliminar
  10. Sí que es cierto que ha crecido el número de ciclistas, es innegable, aunque a mi me siguen pareciendo pocos, muy pocos. A lo mejor es que hoy me he levantado con el ánimo pesimista pero es que no veo que haya habido un "apretón" de nuevos usuarios a raíz de la pasada huelga del transporte como para poder ver un punto de comparación con o de París.

    También es cierto que las contra-campañas municipales: el suspender el servicio de alquiler de bicis o la falta de comunicación general de la nueva normativa, me ponen más pesomista aún. Haré caso a Aalto que es un auténtico optimista y cambiaré de cara...  hoy. :-D :-D ;)

    ResponderEliminar
  11. Mira que yo soy contrario al casco en ciudad, y de hecho lo tengo cogiendo polvo hasta el día que vuelva a salir a carretera. pero a mi hija en la sillita la llevo con el casco atornillado, por si las moscas. Que no es lo mismo un cabezón como el mío que la cabecita de un niño de año y medio.

    ResponderEliminar
  12. cuando vivía en Alcalá de H. solía llevar a mi hermano pequeño a entrenar sentado en el porta bultos de mi bici (al ppio intenté que fuera en su propia bici, pero desistí) y tb le calzaba el casco.

    Ahora aquí en Holanda a los únicos niños que veo con casco son a algunos hijos de británicos y americanos (en serio), y te hace replantearte las cosas.

    Es algo psicológico, que da sensación de seguridad, y lo respeto. Es la obligatoriedad lo que critico.

    ResponderEliminar
  13. en el texto original, no recuerdo que hubiera tal referencia al casco y eso es algo que no me hubiera pasado por alto. No se pudo alegar porque no estaba; lo han debido incluir después.

    De hecho, parte de las alegaciones que se presentaron incluían el que se permitiera transportar remolques con personas (no estaba contemplado en el texto propuesto) así que lo que han hecho ha sido aceptar la alegación pero con condiciones de su propia cosecha.

    A mí tampoco me gusta esa obligatoriedad. Es lo de siempre: asumimos que el tráfico es peligroso y, en lugar de intentar hacerlo menos peligroso, nos intentamos proteger a base de seguridad pasiva. Absurda, además, en este caso, porque están pensando (seguro) en atropellos por parte de coches y ya podéis imaginar para qué sirve un casco en esos casos...

    ResponderEliminar
  14. No, no: yo al bebé no le pongo el casco por los atropellos (tema que cuando voy con ella, prefiero pensar que no existe), sino por las posibles caídas. Vale que la sillita es cerrada, pero por si acaso...

    ResponderEliminar
  15. <span>Lo entiendo perfectamente. Yo espero que las condiciones de circulación en Madrid vayan mejorando hasta llegar a ver escenas como esta habitualmente.</span>

    http://www.flickr.com/photos/henryinamsterdam/4942725844/

    ResponderEliminar