Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

domingo, 3 de octubre de 2010

Cómo circular en una glorieta o rotonda

Para la Dirección General de Tráfico (DGT), la rotonda es un buen invento. El año pasado, de los 4.064 siniestros con víctimas en la región, 392 (el 9,6%) acaecieron en las rotondas, según la DGT. Dos personas perdieron la vida. El Ayuntamiento de Madrid también defiende la baja accidentalidad en las rotondas.

Cómo circular por una glorieta o rotonda

Conducir por ellas tiene sus reglas. Se debe reducir la velocidad —a menos de 50 kilómetros por hora en ciudad— antes de entrar. Al acceder, la prioridad la tiene quien viene por la izquierda. Para cambiar de carril, se debe señalizar. Se debe abandonar siempre desde el carril derecho.

Fuente: El País

4 comentarios :

  1. Un problema serio que tienen la mayoría de las rotondas son los setos, arboles y fuentes,... quitan visibilidad en las entradas, salidas y dentro de la rotonda.

    ResponderEliminar
  2. Lo de la visibilidad es un problema, y para las motos y bicicletas que las fuentes casi todas mojan y la gravilla o baches que siempre estan ahí cuando menos te lo esperas.

    tomar bien las rotondas no sirve de mucho si el resto no sigue o no sabe las mismas normas, lo mejor es hacer conduccion defensiva, yo de momento seguire sin usar el resto de carriles de las rotondas, lo siento mucho pero es que no merece la pena jugarme la vida por una regla de trafico...

    ResponderEliminar
  3. <span>Menudos problemones hay con esto de las rotondas. Casi nadie da el intermitente al salir de ellas y tampoco casi nadie respeta la prioridad de paso al que va por el exterior. Sería necesario un reciclaje a fondo de todos los conductores.  
    Lo peor de todo esto es que los infractores se ponen de uñas si les reprendes, aduciendo todo tipo de improperios y malos modos al estar seguros de su correcta circulación.  
    ¿Qué nos queda a los que sí respetamos las normas por nuestro empeño en conducir bien? Porque del mismo modo que un escritor se preocupa de no cometer faltas de ortografía, un conductor ha de preocuparse en respetar las normas de tráfico y no dejar el cumplimiento de las mismas a su antojo. Y creo que este tipo de proceder puede ser ampliable a la mayoría de los aspectos de la vida.</span>

    ResponderEliminar
  4. Estaría bien otros graficos de ejemplo con glorietas y calles de acceso de mas carriles.

    ResponderEliminar