Menú horizontal

viernes, 29 de octubre de 2010

La nueva ordenanza de movilidad debe ser todavía aprobada en el pleno de noviembre

La nueva ordenanza de movilidad debe ser todavía aprobada en el pleno de noviembre La nueva ordenanza de movilidad será una revolución para los ciclistas. La normativa, que llega con retraso, abre un hueco a las bicicletas. Ganarán protagonismo y espacio en las calles de Madrid de la noche a la mañana. Y puede que pillen por sorpresa al resto de conductores, porque el cambio no incluirá las campañas de concienciación que el Ayuntamiento había previsto antes de su puesta en marcha. La crisis les ha dejado sin fondos para educar, según una portavoz municipal.

La normativa, prevista para septiembre, se retrasa además hasta noviembre por un error de forma y llegará con más novedades. Entre otras, la posibilidad de que los ciclistas circulen en sentido contrario y con remolques para transportar niños.

La ordenanza, aprobada ayer en la junta de gobierno local, debe pasar aún por comisión hasta su aprobación definitiva en el pleno de noviembre. El retraso en la tramitación, según fuentes municipales, se debe a "un error de forma". El borrador de la ordenanza se expuso a información pública en julio con un texto al que le faltaban cuatro párrafos, lo que obligó a repetir el proceso de recepción de alegaciones, que dura un mes.

Entre las principales novedades, permite a los ciclistas ocupar el centro del carril y obliga a los coches a circular más despacio cuando tengan bicicletas delante. Los ciclistas pueden pasar, con limitaciones, por zonas peatonales y reservadas a taxis y autobuses urbanos.

Modificación de 13 artículos


La nueva ordenanza de movilidad debe ser todavía aprobada en el pleno de noviembre Vecinos y asociaciones presentaron 113 alegaciones a la ordenanza de movilidad, de las que 13 aludían al asunto ciclístico. Las sugerencias de los ciudadanos han provocado la modificación de 13 artículos de un bloque de 50. Por ejemplo, la citada circulación a contramano, que queda recogida de forma "excepcional" para tramos que incluirán señalización específica. Diversos colectivos (como CCOO o Ecologistas en Acción) reclamaron también que se reduzca el límite de velocidad en ciudad de los 50 kilómetros actuales a 30 por hora. El Ayuntamiento, que no ha incluido aún esta sugerencia, sí se ha comprometido a elaborar "un estudio pormenorizado" para establecer esa limitación por zonas.

El uso de remolques para el transporte de personas, también reclamado en las alegaciones, se permitirá siempre que los pasajeros viajen con casco. Igual que los coches tienen que respetar a la bici (reduciendo incluso la velocidad a 30 kilómetros cuando coincidan con ellas), los ciclistas tendrán que hacer lo propio con los peatones. Las bicis deberán adaptarse a la velocidad de los viandantes en calles peatonales y no podrán hacer "maniobras negligentes y temerarias" cuando haya peatones cerca, según explican desde el Ayuntamiento.

La apuesta normativa por la bici llegará coja. Uno de los planes principales para que el madrileño se acostumbrara al ciclista era el plan municipal de alquiler de bicicletas (MyBici), al que el Ayuntamiento renunció en mayo con el recorte presupuestario. Fue la segunda vez que Gallardón aplazó un plan ya implantado en otras grandes ciudades españolas como Barcelona, Zaragoza o Sevilla.

Hemos escrito anteriormente: Borrador de la nueva ordenanza de movilidad ciclista de Madrid, Presentada la nueva Ordenanza de Movilidad, La nueva Ordenanza de Movilidad a información pública

Fuente: elpais.com

6 comentarios :

  1. El sentido común formalizado, ¡qué grande!

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy acertada esta Normativa, que nos da muchos derechos, como circular por el centro del carril, ser respetados en distancia y seguridad por los coches, poder llevar carritos, poder circular por algunos carriles bus y zonas peatonales... pero que también nos impone obligaciones, como la obligatoriedad de llevar luces, elementos reflectantes y timbre en la bici, adaptar nuestra velocidad a la de los peatones en zonas peatonales, o llevar a los niños con casco en el carrito.

    Un problema lo de la falta de campañas informativas, para que peatones, ciclistas y automovilistas conozcan estas medidas. Tendremos que ser los ciudadanos con el boca a boca, y con Internet los que intentemos darlas a conocer.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  3. Propongo que todos llevemos la ordenanza en la mochila y un chaleco reflectante que diga "Yo tambien soy un vehículo. La calzada es mi sitio"  :)

    ResponderEliminar
  4. son todo normas comprensibles asi que se aceptan con ganas, lastima que no hagan campaña de informacion, de todas formas, no sirven de nada.

    prefiero una campaña de multas salvajes que es lo unico que entienden los que se saltan las normas por egoismo.

    ResponderEliminar
  5. no estoy de acuerdo con lo de los "nuevos" derechos y obligaciones. La mayoría de ambos ya estaban presentes en la normativa antigua. De lo que es realmente nuevo, lo único relevante que veo es lo de los remolques para personas (¡por fin!) y la posibilidad de usar los carriles bus y circular en contrasentido pero ambas cosas estarán sujetas a señalización específica por lo que está por ver hasta qué punto se va a hacer realidad. Al menos, hay una puerta abierta, que es importante.

    Lo que sí es nuevo es que se explicite de forma más clara ciertas cosas, como lo de la circulación por el centro del carril, la distancia de seguridad o la velocidad máxima tras una bici. Son cosas que ya eran así pero eran fáciles de ignorar. Ahora ya no y es algo muy importante para normalizar el tráfico en bici. 

    ResponderEliminar
  6. Dos fotos para el artículo: detalle de carril-bici y visión de chicas circulando incorrecta (y suicidamente) pegadas a los separadores del carril-bus. Bien.

    ResponderEliminar