Menú horizontal

martes, 5 de marzo de 2013

Circular por Madrid en bici no sólo no es imposible sino que es muy gratificante

Alba aprendió con los cursos del Ayuntamiento

Escrito el 8 de enero por Alba

¡Hola futur@ biciclista urban@! Si estás leyendo esto es que ya te ha picado el gusanillo como a mí y estás indagando de qué forma ir al trabajo en bici, aunque posiblemente no tienes aún claro cómo. Voy a contarte cómo ha sido mi experiencia para animarte y demostrarte que es mucho más fácil de lo que parece.

Circular por Madrid en bici no sólo no es imposible sino que es muy gratificante. Imagen cortesía Miguel Ángel
Este año me han cambiado el horario en la EOI y resulta que al ser dos horas y media en zona de pago, tener que ir y venir dos días a la semana me supondría dejarme una fortuna, además de tener que estar saliendo de clase a cambiar el papelito cada hora… ¡argghh! Así que a finales de octubre empecé a darle vueltas a lo de la bici.

Me bajé al trastero, cogí mi vieja bici de cuando tenía unos quince años menos, se la llevé a un amigo que la engrasó un poquitín y quedó perfecta, me compré un nuevo sillín y nuevas luces... ¡¡y a partir de ahí fue cámara y acción!!


Pregunté a un amigo qué ruta podría hacer y me paso el enlace de BiciFindes, que para mí fue un descubrimiento maravilloso por el que le estoy súper agradecida. Les escribí y me contestaron en apenas hora y media. Yo tenía muchas dudas porque llevaba sin montar más de quince años, pero tenía tantas ganas que me puse a indagar en la normativa para ciclistas urbanos y me hice una pequeña rutilla de prueba. Veréis, es cierto eso que dicen de que montar en bici no se olvida. Al principio me sentía un poco torpe e insegura al señalizar soltando el manillar o en las cuestas abajo o en las zonas con gravilla o con el firme irregular, pero basta con ir un par de tardes o las que cada uno necesite a una zona tranquila y practicar y practicar. No tiene más misterio. En serio. Si yo he podido después de tantísimos años, también podéis hacerlo vosotros.

Como digo, Iván me respondió rápidamente. Le pedí que me asesoraran con la ruta. No tenía ni idea de cómo ir desde Leganés a Islas Filipinas. Aunque tenía claro que tendría que combinar transporte público y bici. Iván me hizo una propuesta muy interesante, atendiendo al tráfico, las calles más o menos tranquilas, o las que tienen un grado de inclinación más llevadero. El trayecto en bici a la ida sería desde Nuevos Ministerios a Islas Filipinas y la vuelta desde Islas Filipinas a Atocha.

Cuando quedamos para probar la ruta yo me sentía como un flanecito, aunque muy decidida a hacerlo. ¡Pedalwoman al ataque! Antes de salir estuvimos repasando las normas y las claves y trucos para circular de forma segura. El trayecto se me hizo mucho más sencillo de lo que había imaginado gracias a la profesionalidad de Iván, que me cuidó un montón y me demostró que circular por Madrid en bici no sólo no es imposible sino que es muy gratificante. De repente te empiezas a dar cuenta de que zonas que conoces de forma separada están unidas entre sí por un par de calles, o te fijas en un parque, una tienda, o una escultura en la que jamás habías reparado antes, prestas mucha más atención a lo que te rodea (tu seguridad depende en buena parte de ello), ves más allá del culo del coche que tienes delante en el atasco ya que estás más alto y tienes una mejor perspectiva y el tráfico que parece a primera vista tan amenazador es, casi siempre, siguiendo unas normas básicas y un poco de sentido común, más fácil de manejar de lo que pensamos. Jamás hubiera imaginado que YO iba a ser capaz de circular por el centro de Madrid con mi vieja bici de montaña tuneada, que me iba a gustar tanto eso de pedalear … ¡y que incluso tendría mono de ir en bici!

Mañana empiezo las clases de nuevo después de las fiestas de Navidad y ya echaba de menos tener que darme mi paseíto biciclista. A día de hoy llevo algo más de un mes usando la bici regularmente como medio de transporte no sólo a la EOI sino a todos los sitios que me parecen factibles. Y no me canso, al contrario. Además tengo la gran suerte de tener un horario muy similar al de mi profe Iván, así que de vez en cuando hacemos el trayecto juntos y me enseña distintos recorridos para hacer la misma ruta y luchamos contra mi terrorífico e inexistente sentido de la orientación, que es mi principal problema para esto de moverme por Madrid en bici. Pero al final ha conseguido incluso que se me quite el miedo a perderme y sepa cómo orientarme.

Iván, un millón de gracias por el trabajo que hacéis en EnbiciporMadrid. La labor que hacéis no tiene precio, la verdad. Gracias por la profesionalidad, la paciencia, las ganas, los sabios consejos y la generosidad. El tiempo y el conocimiento son de las cosas más valiosas que hay y es un lujazo que lo compartáis de forma desinteresada. Me siento super privilegiada de haber contado con vuestra ayuda porque de no haberos conocido seguramente no hubiera sido capaz de lograrlo.

A l@s que os lo estáis pensando: en serio, se puede hacer. Ponedle un poquito de ganas, seguid los consejos de los veteranos… ¡y a pedalear!

¡Adiós parking de pago! ¡Adiós diésel plus! ¡Adiós tráfico! ¡Adiós pereza! ¡Hola Pedalwoman: la calle es tuya, muévete en bici!

17 comentarios :

  1. Me parece fenomenal que te hayas lanzado, y que la gente que necesite ayuda o clases para ir en bici por Madrid, reciba dicha ayuda... pero vamos, en general, lo único que hace falta son dos cosas: echarle valor para meterse al tráfico y un carril-bici. Ya puedes señalizar, ir por calles tranquilas, etc. que pedalear por Madrid tiene cierto peligro, mientras no haya carril-bici (como en Holanda, Dinamarca... lo países con más uso de la bici).

    ResponderEliminar
  2. Qué buena! No hay mejor publicidad que un "cliente" satisfecho :)

    ResponderEliminar
  3. Alba, a partir de ahora te tratarán como a una loca. Tu les dirás que es muy fácil, seguro y placentero, pero no te creerán

    ResponderEliminar
  4. lo único que hace falta son dos cosas: echarle valor para meterse al tráfico y un carril-bici

    Desde luego hay que echarle valor para meterse en un carril bici. Y mas si tiene tráfico ;-)

    ResponderEliminar
  5. Pues de las dos cosas que dices se necesitan para circular, puedes eliminar una de ellas: el carril-bici no solo no es imprescindible, sino que a veces dificulta la integración en el tráfico. Una de las maravillas de circular en bici es también pacificar el tráfico. Todos los estudios hablan de que los paises donde más bicis hay en la calzada, menos accidentes con bicis implicadas hay. Tiene que ver con el cerebro inconsciente y tal, pero lo cierto es que, aunque el carrilbici conlleva reducción del estrés, circular por la calzada tiene muchos más efectos globales.

    ResponderEliminar
  6. buena publicidad hemos hecho referencia al articulo en murciaenbici.org gracias

    ResponderEliminar
  7. Evidentemente no es "imprescindible", lo resaltaba como una necesidad adicional (esto para wheels ;-). Ya sé que desde este blog se hace una militancia activa anti carril-bici (me pregunto si con determinados intereses). Pero para contrarrestarla, y mientras no me censuren (espero que a tanto no lleguemos) seguiré dando mi opinión, que no es mejor pero tampoco menos válida que la de los detractores del mismo, en tanto que los argumentos que dan (dais) no son indiscutibles. Mi opinión se basa en mi experiencia personal, de haber circulado por varias ciudades con y sin carril bici con gente con menos experiencia en deportes de riesgo...

    ResponderEliminar
  8. Alba me comentó dos cosas: lo fácil que le resultó circular por Madrid, y el infierno que sufrió en calles secundarias en Leganés, donde sufrió 4 acosos motorizados en 10 minutos (incluyendo una autoescuela) para indicarle que se fuera a la acera-bici. Ese es uno de los problemas.

    ResponderEliminar
  9. ¡Enhorabuena Alba! Espero que tue ejemplo cunda y haya más personas que sustituyan el coche por la bicicleta en sus desplazamientos, nos vemos en la calzada :-)

    ResponderEliminar
  10. Qué maravilla ir en bici a currar, a pasear, de compras o a visitar a la yaya.

    Y además, después de volver a mi querido París por una semana y volver a mi bici de allí... Madrid es diez mil veces más fácil!! (aunque París tenga muchísima infraestructura y millones de ciclistas).

    A pasarlo pipa con la bici. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. ¿Por qué Madrid es más fácil que París para la bici, Ganímedes?

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena, Alba, da gusto leerte, eso es espíritu positivo!

    ResponderEliminar
  13. @José Luis V.

    Sólo por curiosidad, ¿a qué países te refieres cuando dices lo siguiente?

    "Todos los estudios hablan de que los paises donde más bicis hay en la calzada, menos accidentes con bicis implicadas hay."

    Es decir, países donde van por la calzada muchas bicis y no por carril-bici (sea segregado o no). Vamos, supongo que parecido a la situación de Madrid.

    Gracias

    ResponderEliminar
  14. Ahora que estoy más acostumbrada a Madrid reconozco que hay un par de cosas o tres que me parecen más fácil Madrid.
    1.) Lo de circular por el centro del carril es gloriabenditadedios. No sabemos lo que tenemos hasta que nos falta. En París se suele circular por un lado (derecho o izquierdo). Yo siempre he ido así y es lo normal allí, no sé si por ley, y antes me parecía mejor. Ahora ni de broma. Supongo que todo es costumbre.


    2.) Hay menos tráfico en Madrid. Esto me ha dejado sorprendida. He vivido en París muchísimo tiempo y lo del tráfico me parecía escandaloso pero nada comparado con Madrid. Ahora me parece que, siendo objetivos, hay menos coches en Madrid o al menos bastante menos caos. ¿Será algo de ahora? No lo sé. Y sí, hay calles tranquilas con tráfico muy moderado y en general los coches van un poco más lentos y vigilantes a motos, bicis y demás, pero vaya... sin ser nada del otro mundo.


    3.) Las cuestas, ¡ay las cuestas! Ese mito de que Madrid es muy complicado porque hay muchas cuestas es eso, un mito. En París, que si bien es una ciudad más plana, hay mucho falso llano y las cuestas, que las hay y muy fastidiadas, son muuuuy largas. Aún me duelen las patas de subirme el boulevard Saint- Michel en varias ocasiones.


    Como curiosidad diré que nadie va por la acera. Hace un par de años sí que era más habitual.


    En conclusión, París mola para ir en bici porque hay muchos ciclistas, muchísima infraestructura y mucha libertad de movimiento, está todo muuy bien pensado para la movilidad ciclista y se premia de manera evidente. Aún así, me parece más cómoda Madrid por lo que he dicho (también porque la costumbre es la costumbre) y si nos esforzamos un poco creo que podría ser una ciudad muy puntera en movilidad ciclista porque, vamos, la mecha ya está puesta.

    ResponderEliminar
  15. Yo en breve con la ayuda de mi amigo Carlos pronto empezaré como Alba. Un saludo a todos!!

    ResponderEliminar