miércoles, 17 de noviembre de 2010

Cómo vivir sin la necesidad del coche

Un estadounidense cuenta su experiencia


El verano pasado, mi familia (mi esposa, seis hijos y yo), prescindimos por fin de nuestro coche. Fue una experiencia liberadora y aterradora a la vez.

Hemos sido tan dependientes de nuestro automóvil durante tantos años que renunciar a él ahora parecía impensable. Si tienes un coche, probablemente sea impensable para ti también.

Cómo vivir sin la necesidad del coche
Íbamos en coche a todas partes: a la escuela y trabajo, a clases de música, a los entrenamientos de fútbol, a reuniones familiares (que eran muchas), a las tiendas de comestibles, centros comerciales, restaurantes, cine, teatros, librerías y salones de belleza (no para mí, estoy calvo ... eh, afeitado), para pagar pedidos y hacer recados, para ir a la playa y a los parques. Para hacer cualquier cosa.

¿Cómo pudimos deshacernos de nuestro coche?

Reducir gradualmente su uso


Durante los últimos años, nos hemos "destetado" lentamente del coche (en concreto una mono-volumen o furgoneta). Reducimos su uso gradualmente, y si te lo estás replanteando es esto lo que recomendaríamos a la mayoría de las familias.

En primer lugar, vendimos nuestro segundo vehículo y aprendimos a funcionar con sólo uno.

En un primer momento mi esposa dejó su trabajo y comenzó a dar clases en casa a nuestros hijos, lo cual era fantástico porque tenían a su madre en casa todo el tiempo - algo que la mayoría de niños no saben qué es-. Más tarde tuve la oportunidad de dejar mi trabajo de día y trabajar desde casa, reduciendo los viajes en coche mucho. Después nos cambiamos de casa a una más cercana a la ciudad, para poder ir andando y en bici (todo estaba a cerca, por ejemplo las tiendas, salón de belleza, oficina de correos, playa, cine, restaurantes, cafeterías y mucho más). Sólo la familia y los entrenamientos de fútbol estaban lejos. Pasamos a usar el coche muy poco.

Finalmente, nos mudamos a San Francisco, y su gran transporte público fue un factor importante. ¡Estábamos renunciando a nuestro coche! Nota: Si bien otras muchas ciudades o pueblos no disponen de un buen sistema de transporte público, muchas personas han renunciado a sus coches en ellos (a pie o en bicicleta y el coche compartido son excelentes opciones).

Cómo vivir sin la necesidad del coche
Vendimos nuestra mono-volumen (¡bien!) y no compramos otro vehículo aquí en San Francisco. Unas veces hemos alquilado o nos han dejado un coche, y el niño, es lo que me recuerda lo afortunados que somos de no tener uno... Ahora recuerdo lo molesto e incómodo que era conducir, encontrar aparcamiento, encontrar un parquímetro, recuperar tu coche cuando se lo lleva la grúa, buscar lugares cuando se está conduciendo, pagar peajes y pagar parkings, los atascos de la hora punta... y demás.

Cogemos buses, trenes y caminamos. Vamos a comprar unas bicis pronto pero hemos decidido hacerlo paso a paso. ¡Andamos mucho! Escogimos una casa cercana a una estación de tren y hay líneas de autobuses que pasan muy cerca. Podemos ir a cualquier parte en esta ciudad con facilidad.

A menudo me paseo sin rumbo fijo, sólo para explorar la ciudad. Aprovecho los paseos con Eva y los niños para mostrarles el resultado de los nuevos lugares que nunca habría visto con un coche. Es la mejor manera de descubrir las bondades de un nuevo sitio (los coches te aíslan y la velocidad hace que te pierdas los mejores sitios).

Cómo vivir sin la necesidad del coche
Los autobuses suelen llevar personas muy raras, que gritan cosas, huelen o se visten de forma diferente y divertida. Me encanta eso. Es algo que mis hijos nunca habían visto, y ahora lo están conociendo y experimentando de cerca. Nunca están en peligro, pero ahora ven mucho más el mundo que cuando iban aislados en un coche. Vamos hombro con hombro con la gente en autobuses repletos, hablan con sus vecinos, sonríen a la gente y hacen que los demás sonrían.

No cuesta nada, y sin embargo, consigues aire fresco, ver a la gente, ver la naturaleza, ver las tiendas, restaurantes, las casas y las plantas que no tendría en un coche. Se consigue una gran forma física. Mi pequeña, de cuatro años, puede caminar kilómetros, y cantar mientras lo hace. Corre cuesta arriba. Por supuesto, a veces la llevo sobre mis hombros cuando se cansa, pero es un buen ejercicio para mí. También estamos más seguros que nunca (los autobuses son la forma más segura de viajar por las carreteras americanas).

Cómo vivir sin la necesidad del coche Pasamos mucho menos tiempo en el transporte. Los coches son extremadamente caros, no sólo por el coste del coche en sí, sino también por la gasolina, los cambios de aceite, el seguro, los impuestos, los costos de estacionamiento, peajes, reparaciones, el precio del espacio para estacionar el coche durante la noche (los garajes no son gratis), la limpieza del coche, y los costos de salud (son poco saludables). Cuando se tienen tantos gastos, hay que trabajar más para pagar esos gastos. Reducirlos significa trabajar menos, y eso es algo maravilloso para mí y mi familia.

Tengo que dar muchas gracias a mi esposa, Eva, por ser tan generosa en nuestro experimento sin coche. Muchos de los cónyuges se quejarían (Eva ha confiado y disfrutado del viaje). Mis hijos también han sido maravillosos, en lugar de quejarse se han divertido conmigo, han jugado, han cantado, han explorado, han competido. Ha sido un gran viaje en familia, y me alegro de habernos embarcado en él.

Las limitaciones son en realidad los puntos fuertes


La gente que piensa en dejar su coche, de inmediato piensan en las razones por las que no pueden... las limitaciones. Pero me he dado cuenta que las supuestas limitaciones son realmente puntos fuertes. A tener en cuenta:

1. Te lleva más tiempo. Sí, a veces tardas más en llegar a los lugares (tal vez 20 minutos en lugar de 10-15, ó 45 minutos en lugar de 25-30). Pero eso está bien, porque los coches (más rápidos) son también más estresantes. Conducir con tráfico intenso es muy estresante. Por lo tanto, vamos a sitios más despacio, que es menos estresante, más divertido. Me gusta la vida más lenta.

2. El tiempo. A veces el tiempo no es bueno, pero la verdad, me gusta mojarme bajo la lluvia. A mis pequeños no les importa, les encanta pisar los charcos de barro. Estamos tan acostumbrados a estar en nuestras cajas de metal y cristal que nos olvidamos de lo maravillosa que es la lluvia. Y cuando el tiempo es bueno, los coches te aíslan de ello. No se llega a sentir el sol sobre los hombros, el viento en tu cara, el olor dulce de regaliz cuando se pasa por una tienda, ver las ardillas o loa patos que se burlan con su cuac.

Cómo vivir sin la necesidad del coche
3. Comodidad. Está claro, los autobuses pueden ser un inconveniente, a veces llegan tarde y te hacen llegar tarde. Pero hay que pensar en los inconvenientes de los coches que a menudo olvidamos: aparcamiento, atascos, ir aislado de otras personas, pagar peajes, el pago de estacionamiento, multas e infracciones, coches averiados, reparaciones, cambios de aceite, paradas en gasolineras, el seguro, lavar el coche, los peligros de accidentes de tráfico (los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte de los niños estadounidenses), la insalubridad para sus hijos, hacer un giro equivocado para tratar de volver a la ruta correcto, los gastos de un coche y tener que trabajar más para pagar por ello, los costes indirectos sobre la salud porque los coches son menos saludables para ti y tu familia y tener que trabajar más para pagarlo, por nombrar sólo algunos.

Cuando lo miras así, teniendo en cuenta todos los inconvenientes de las diversas formas de transporte, los coches no necesariamente salen ventajosos en comodidad.

4. Supermercados. Caminamos a la tienda de comestibles, está a una manzana de distancia. No podemos llevar todo lo que podíamos con el coche, así que hacemos viajes más frecuentes. Eso no es un pero, es un pro. Significa caminar más. De hecho, la tienda está cuesta arriba, así que hago sprint cuesta arriba. Es divertido y un gran ejercicio.

5. Sitios que no están cerca. Es más fácil montar en el coche e ir a lugares, mientras caminar o ir en transporte público requiere tiempo y planificación a veces. Así que sí, que estás un poco más limitado. Yo no lo veo como malo, una vez que aceptas esto significa que haces menos, lo que es más simple y menos estresante. Significa que sólo irás a lugares lejos si son importantes. Significa explorar maneras de divertirse cerca de casa. Los coches nos animan a hacer más viajes, contaminan más, nos hacen estar más ocupados, usar más tiempo, dinero y los recursos naturales. Disminuir la velocidad y tener menos viajes es mejor para nosotros, nuestra salud, nuestro medio ambiente.

"La vida es demasiado corta para el tráfico". Dan Bellack

Fuente: lessons from a car-free life

30 comentarios:

  1. Muchas gracias Víctor por la referencia al artículo.  :)

    Este caso demuestra que el que realmente quiere puede, en muchos casos, prescindir del coche y más en ciudades con buen sistema de transporte público.

    ResponderEliminar
  2. lo que cualquier español o europeo hace cada dia, ir en metro o en tren, todo un descubrimiento para el americano medio que vive del coche :-D

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el punto relativo a "El tiempo" ¡Qué gran verdad! Redescubres los olores, la lluvia, el viento, el sol, el frío , el calor, abandonas el ambiente artificialmente climatizado, los sentidos se despiertan de nuevo, notas como el cuerpo redescubre la manera de adaptarse a todas estas circunstancias... para mí es una de las grandes razones para prescindir del coche, aunque a muchos les parezca lo contrario.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti y a todo tu equipo por haber traducido la página y haberla hecho accesible a todos nosotros. Es un placer.

    ResponderEliminar
  5. Claro... si yo trabajara en casa y mi mujer se dedicara a las labores del hogar...
    Pero no, Vivo en Madrid, específicamente en el Barrio de Hortaleza. Mi mujer trabaja en Alcobendas y yo en Alcorcón.
    Estoy hasta las narices de los olores (literalmente) en el Metro Ligero y de las casi tres horas diarias invertidas en el Metro.
    Ante era feliz, trabajaba en Campo de las Naciones, a 17 minutos en bici de mi casa, Hasta que Primero dos HDP me robaron la bicicleta (la única que tenia, una GT de montaña de 700€), la tenia amarrada con dos cadenas justo frente al trabajo, y nada, cortaron las cadenas. y por el otro lado, cambio de proyecto, cambio de cliente y... A tomar por el culo, a Alcorcón.
    Mi mujer parecido, trabajaba tambien en campo de las naciones y mudaron las oficinas a Alcobendas.

    Resultado: compramos Coche, ella no estaba dispuesta a esperar 20 minutos en Febrero a -2º a las 7:00 am en la Carretera de Burgos al bus que la debaja en la oficina.
    Yo? luego de dos meses me pille una moto de 3 horas en transporte público a 1 hora en moto (ida y vuelta en ambos casos) y puedo llegar a mi casa a las 18:30 a salir a montar en bici por el carril bici o por el campo. 

    Es bonito contar esto, pero me hace gracia lo de los Olores de la gente... entre abrigos q apestan a tabaco o que no han lavado en su vida, y los olores en verano de la gente que parece no conocer el desodorante.. como para ser feliz usandolo todos los días.

    ResponderEliminar
  6. Exagerado, sencillamente.

    Mira que soy defensor de dejar a diario el coche en casa, no por principios, ni siquiera por ecología: practicidad. Para los desplazamientos diarios, rutinarios y repetitivos, en conjunto, el coche es más problemático en el balance tiempo+dinero+nervios, totalmente de acuerdo.

    Pero es que, como todo, hay que utilizar las cosas con cabeza, y la virtud está en el término medio: no me convence, por ejemplo, ver como ventaja que veas reducidas tus actividades a las disponibles alrededor de tu casa a pie; o las compras a la oferta y precios en tu vecindad. Si es una limitación No es una ventaja.

    - Allí donde a pié llegues antes (y mejor) que coger la bici de dondes esté, llegar, y atarla debidamente, por supuesto, a pie.
    - Allí donde llegues antes (y más sano) en conjunto en bici, que cogiendo coche, sufriendo atasco, y buscando o pagando aparcamiento, y lo mismo a la vuelta, está claro, en bici.
    - Cuando requieras llevar algo que no puedas en la bici (incluso compañía !!), la distancia sea demasiado larga, las condiciones de higiene en que vas a llegar no sean las más adecuadas o el tiempo lo desaconseje, sería de tontos, en transporte público.
    - Y cuando requieras llevar muchas cosas, vayas realmente lejos, o el balance de tiempo total + coste de ir varias personas en transporte público salga favorable al coche, pues en coche, y esto también está claro, y lo digo porque ir uno solo en coche al trabajo suele ser una solemne tontería, pero desplazarse toda la familia junta en transporte público a menudo sale más caro que mover el monovolúmen, y tampoco hay porqué ser "talibán", o ermitaño.

    Si todos nos planteáramos estos balances, y fuéramos coherentes en general se reduciría muchísimo el tráfico rodado, y no haría falta ser tan radical en el desprecio al coche privado, cuando es razonable usarlo. Mientras, sencillamente mi balance personal me hace usarlo menos, porque en la jungla actual es poco razonable usarlo habitualmente.

    ResponderEliminar
  7. Sí, el relato, en algunos de sus pasajes tiene tintes surrealistas, no cabe duda. Pero hay que intentar quedarse con la parte que mejor podamos adoptar para nuestras vidas.
    Este artículo proviene de una blog dedicado al modo de vida minimalista...y claro, como todo, tiene sus inconvenientes y ventajas. Yo llevo leyendo ese blog hace algún tiempo y compruebo que todo aquello que a los demás nos parece negativo, su autor lo convierte en positivo. ¿Que puede ser un optimismo iluso? Puede ser... la cuestión es que eso te haga ser feliz o tengas la sensación de que te estás engañando y por tanto, no seas feliz.
    ¡¿Ein¡?

    ResponderEliminar
  8. Una explicación con bastante sentido común, la tuya, pero...fíjate, la cuestión es si para esos pocos desplazamientos de largo recorrido con la familia completa te compensa económicamente tener un coche, con los gastos que todos sabemos supone.
    Alquilar un coche para cuando tengas que hacer esos viajes (si son esporádicos, claro) te saldría superlativamente más barato que tener coche propio (seguro, averías, mantenimiento, impuestos, el coste de comprar el coche). Desde que compré el mío, hace cinco años, llevo un listado de todo el dinero que me estoy gastando:

    Citroën Xsara Break 2.0 HDI:

    Precio nuevo que me costó: 12.600 euros.
    Averías y mantenimiento:     2.485 euros.
    Seguro:                              4.000 euros (A todo riesgo)
    Combustible(100.000kms)   8.260 euros.
    Impuestos e ITV:                  700 euros.

    TOTAL:                             ¡28.400 EUROS! En cinco años....que no llegan, pues los hace en diciembre.

    Así que, creo que económicamente no compensa de ninguna manera. Con ese dinero habría alquilado coches y cogido taxis hasta hartarme...

    ResponderEliminar
  9. Sólo con que  todos hiciéramos esos "balances", seguramente no habría ni la mitad de tráfico en las calles.

    ResponderEliminar
  10. Y es un Xsara, Planckaert, que es de los más baratos de mantener. Eso sin contar lo que pagamos por los parking en Madrid ni la ORA ni las multas.
    Sinceramente, llevo un mes dándole vueltas para deshacerme de él. Puedo permitírmelo perfectamente, pero me parece algo realmente absurdo. No compensa. Creemos que somos más libres, pero que va,...no es así.

    ResponderEliminar
  11. Tambien hay que entender que es un estadounidense el que hace estas reflexiones: vive en una cultura volcada en el coche desde principios del siglo pasado, en el país que inventó la 'cadena de montaje' para abaratar el coste de producción de los coches (inventado por Taylor, jefe de producción de Henry Ford en la decada de 1910).

    De ahí que el autor flipe al ver que efectivamente el coche no es tan necesario

    ResponderEliminar
  12. efectivamente; EE.UU. no es Europa, no sólo por cuestión cultural sino también física, geográfica y urbanística. Allí, las distancias son muy grandes, la densidad de población es mucho más baja y la forma de urbanizar es muy dispersa. El transporte público es infinitamente menos denso que en Europa, no ya por cuestión cultural sino porque la baja densidad de población no justifica la existencia de un tte. público más denso. Vivir sin coche en Norteamérica (salvo unas pocas excepciones de centros urbanos densos) exige un compromiso mucho más fuerte que en Europa. No despreciéis este testimonio; aparte de alguna cosa discutible, tiene mucho valor.

    ResponderEliminar
  13. Víctor, ¡que casualidad!, hace exactamente un mes tuve que alquilar una furgoneta por motivos de trabajo. Fueron 38 euros por un finde, con una compañía de bajo coste (no pongo el nombre para evitar publicidad). Después de entregar la furgoneta en Atocha, me senté en un café a hacer cuentas del asunto. Una cálculo muy parecido al tuyo, sólo que con un Fiat Punto de 8 años y todos los gastos que empiezan a aparecer.
    La conclusión es que podía permitirme alquilar coches más amplios que el mío, para vacaciones, findes, escapadas, puentes, con el mismo coste, DURANTE 10 años!!!... y os aseguro que hice los cálculos muy por encima y sin contar gasolina y gastos de revisión anual y otros. Si incluí seguro, impuestos, y sustituciones básicas de neumáticos, aceite y otros básicos.
    La idea de liberarme del coche empezó a rondarme.
    La semana pasada una furgoneta destrozo mis dos puertas izquierdas dejándome una nota para hacer un parte con un móvil "equivocado".
    Y hoy este artículo... cada vez lo tengo más claro.
    Y con todas las bicis que tengo por casa, a pesar de tener dos niños, multitud de lugares lejanos a los cuáles ir... las limitaciones son los puntos fuertes.

    El texto, por supuesto, que es inspirador.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  14. Yo lo cuento muchas veces, pero , por si te interesa, comencé a usar la bici como transporte en Madrid tras un accidente de coche yendo a mi trabajo en Tres Cantos. Descubrí que la mejor combinación posible por tiempo y precio era cercanías+bici, y hasta ahora.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Carlos. No me he puesto a mirar precios de alquiler de coches, pero desde luego 38 euros es muy barato. Aún aunque fuera el doble, por un fin de semana me parece muy económico.
    Yo creo que lo que nos gusta, antes que nada, es la comodidad de bajar al garaje y tenerlo ahí a nuestra absoluta disposición. Esto es como el mando a distancia de la tele. Antes nos levantábamos a cambiar el canal y al menos hacíamos algo de ejercicio. Ahora no.
    Al final, cuando hayan pasado 1.000.000 de años y si creemos en la teoría evolucionista, el hombre no tendrá músculo alguno. Seremos como esos extraterrestres flaquitos y altos que salen en las pelis y adaptados a respirar monóxido de carbono.
    Yo tengo menos motivos que tú para tener coche, pues no tengo hijos y estoy soltero, y aunque me lo planteo frecuentemente, aún me resisto... ¿Costumbres, dependencias, necesidades fictícias?

    ResponderEliminar
  16. Ya te lo digo: rentable económicamente NO es, pero más cómodo sí, hay que reconocerlo.
    Si cada vez que necesito un coche tengo que gestionar el alquiler, recoger y dejarlo donde sea, en horario comercial, y transporte a y desde casa, también pierdo tiempo.
    El tu coche mantienes tu círculo de confianza, sabes quién ha estado, dejas cosas, relacionas recuerdos... tienes intimidad, eliges tú todo, no estás limitado al coche y comportamiento del taxista...

    De todas formas, esos recorridos con la familia de no-hace-falta-que-sean-tan-largos-para-que-compense-respecto-del-transporte-público, al final son un par de veces a la semana... ridículo para mantener un coche, económicamente, pero también para alquilarlo o coger nu taxi cada vez que vas al hiper, y ¿que te ayude luego el taxista a meter todas las bolsas en casa? :)

    ResponderEliminar
  17. Esa es la idea: habría muchos menos coches, y tanto la circulación en coche, como en bici, sería más fluida y agradable.

    ResponderEliminar
  18. Descuenta los 3300€/5 Años por Persona del Abono Transporte y lo que gastarias en combustible y alquiler de coches...
    Yo vivi dos años sin coche, y de verdad que no me arrepiento de comprarlo, si, gasto más, pero quitarme el estress de la multa de 100€ si entrego el coche de alquiler tarde, el fastidio que era ir al ikea, Decathlon, Leroy Merlin, Mediamark, etc, en Autobus/Cercanias/Metro No tiene precio

    ResponderEliminar
  19. Si bueno el texto es un poco flowerpower

    El transporte publico muchas veces esta atestado, te comen el espacio personal, te espachurran y demás y el precio que tiene ya el abono transporte es exorbitante. En mi caso para ir a trabajar gasto 1 deposito al mes (TDCI mecherillo) que son 50 euros mientras que el abono B1 son 53,70 (esta claro que el coche tiene más gastos que el gasoil) pero ante eso mucha gente piensa pues me voy en coche si además le añades que en coche son 15 minutos y en transporte publico 40 apaga y vamonos.

    Mi caso es que estoy supeditada al coche (ya comentamos en un articulo los problemas de comunicación del barrio en el que vivo) asi que me mudo punto pelota NO QUIERO VIVIR PARA Y POR EL COCHE de hecho ya estoy en plena mudanza

    He pensado en venderlo porque me mudo aun barrio centrico con mucho tranporte publico para poder ir a trabajar en metro+bus y a casa de los familiares en metro y salir y todo eso (a parte tengo 2 bicis normal y plegable) con lo cual pensé ¿y si vendo el coche? lo que decis ITV, impuesto de traccion mecanica, seguro...  vale pues todo el mundo (familia, amigos) te dicen hombre noooo para que si ya lo tienes pagado, quedatelo que nunca se sabe y tal y pascual y te entra el canguelo porque si, es canguelo es como una dependencia como dejar de fumar o algo así....
    Al menos me consuelo sabiendo que de usarlo a diario solo lo usaré no sé ni para que (lo arrancaré cada 2 semanas por la batería) pero según vea el tema quizás me deshaga de él aunque antes tengo que reunir el valor necesario...

    ResponderEliminar
  20. una buena alternativa es el car-sharing para esos casos de necesidad rápida de un coche. Si hay una base cercana de tu casa... es la gran alternativa :)  

    ResponderEliminar
  21. en una ciudad como madrid vivir en el centro tampoco es la panacea. Ruidos, malos olores, delincuencia y vandalismo, cortes de trafico para todo tipo de manifestaciones y actos publicos...

    en fin, que cada sitio tiene sus ventajas e incovenientes.

    ResponderEliminar
  22. cualquier cadena por cara que sea se puede cortar en segundos.

    la proxima vez utiliza un candado U, las cadenas no sirven para nada, si acaso para atar a la bici algun elemento que tengas que se pueda sacar facil, tipo sillin o rueda.

    en todo caso, ni el candado en U es infalible, simplemente es la mejor opcion, si vuelves a la bici, buscate un lugar donde puedas aparcarla y este mas o menos resguardada de los energumenos de lo ajeno.

    ResponderEliminar
  23. Parece increíble, pero cierto. LAS COSAS ACABAN POSEYÉNDONOS. A mí me pasa lo mismo que a la mayoría de los mortales. Necesito VALOR para deshacerme del coche. Y eso que cojo la bicicleta para todo, pero cuando quiero salir a la montaña (entre semana siempre), me viene de maravilla. Pero claro...bien podría alquilar uno cuando quisiera hacer eso, que no es tan frecuente y segurísimo que me sale más barato.
    Es que nos hemos vuelto de un cómodo insoportable.
    Yo luego critico a los fumadores diciendo que es tan fácil como dejar de fumar y ya está...y sin embargo yo hago lo mismo que ellos. Soy incapaz de perder de vista el coche. Lo dicho, nos poseen las cosas....
    Aún así, el subconsciente está ahí trabajando para tomar la decisión definitiva.

    ResponderEliminar
  24. Sí, yo entiendo que teniendo familia, las cosas cambian. Yo vivo solo y puedo coger la bici para hacer todo tipo de cosas. Llevo unas alforjas en las que meto todo lo que necesito.
    Ocurre que esta sociedad nos ha hecho petroleo-dependientes y coche-dependientes.
    Ahora vivimos en zonas que no tienen una puñetera tienda ni un mercado cerca. Antes bajabas a la tienda del Pedro o de la Paca y allí comprabas lo que necesitabas. Estaba al lado de tu portal.
    Hoy tenemos que coger el coche y desplazarnos al centro comercial para hacer la compra de 10 días enteros...
    Y aunque tengas la tienda de la Paca, resulta que los centros comerciales tienen precios mucho más competitivos y acabamos yendo allí. Lo que no sabemos es que lo que nos ahorramos en el centro comercial nos lo gastamos llevando una forma de vida mucho más cara al depender del coche... ¡Menudo engaño!
    ¡Qué mal nos estamos apañando!

    ResponderEliminar
  25. Sí, si cuando todo el mundo tiene coche es por algo, pero llegado a cierto punto crítico, tener coche puede que empiece a ser más un inconveniente que una ventaja. Sin duda alguna, cuando sintamos que las tuercas nos aprietan, ya cambiaremos de tendencia.

    ResponderEliminar
  26. Poseidos por el coche buen termino, yo estoy igual que tu....

    Hipocresia hay zonas y zonas no hace falta que te vayas a vivir a la puerta del sol para no necesitar coche

    ResponderEliminar
  27. a la puerta del sol dudo que se mude nadie, en todo caso a las zonas aldeañas.

    ya se que hay gente que a vivir en plaza castilla o vallecas le llama centro, pero lo siento, eso no es el centro.

    acaso la latina o huertas tiene mejor aspecto del que describo?

    ResponderEliminar
  28. hipocresia, me ha gustado el desliz de "aldeañas". :-D ;)

    Es una mezcla de conceptos que no se me había ocurrido. Sin ironía ni mala baba.

    ResponderEliminar
  29. Lo primero enhorabuena por el blog.
    Lo segundo tratar de poner en contexto el artículo y a su autor.
    Efectivamente es flowerpower, pero es que el autor es así.
    Con el coche, con la comida, con todo.
    Leo Babauta es conocido en internet por su blog y su vida minimalista, en todos los aspectos.
    Relaciones, trabajo, alimentación, TODO.

    Constantemente, nos invita a poner por el filtro de "¿de verdad lo necesito?" muchas de las "verdades" que damos por ciertas.

    Y lo hace desde su propio ejemplo vital.
    Lastima que yo no tenga los huevos de aplicarme lo que descubro.

    En cuanto al debate del coche/bici, en el punto medio está la virtud. Lo dificil es identificar ese punto medio.

    ResponderEliminar