Menú horizontal

lunes, 17 de mayo de 2010

The Green Pod: aparcamiento de bicicletas y duchas en el espacio de un coche

Muchos madrileños no utilizan la bici para ir al trabajo porque no disponen de un lugar seguro en el que dejar su bicicleta, ni tampoco cuentan con duchas para poder asearse después de pedalear.

En algunas ciudades donde se han tomado en serio el tema de promoción del uso de la bicicleta como medio de transporte, han obligado a que las empresas cuenten con estacionamientos y duchas para las personas que utilizan la bicicleta.


Gracias a estas medidas nacen proyectos como el de estos dos Australianos, Mark Anthony Rossiter y Tim Ceolin de Penny Farthings, que han creado este aparcamiento de bicicletas que cuenta con taquillas y duchas al que han llamado Green Pod (Vaina Verde).



Este modelo de aparcamiento de bicicletas se presenta en dos versiones:

  • Utilizando una plaza de aparcamiento de coches: 1 ducha, 1 cambiador, 10 taquillas y 10 aparcamientos de bicicletas.

  • Utilizando dos plazas de aparcamiento: 2 duchas, 2 cambiadores, 28 taquillas y 28 aparcamientos de bicicletas.



La instalación del Green Pod es muy sencilla y puede realizarse en interiores o exteriores. Está pensado para ser independiente ya que está equipado con un sistema de energía solar de 12 voltios instalado en la parte exterior la cual alimenta una iluminación a base de Leds’s que se activa mediante sensores de movimiento y calienta el agua para la ducha.

Además está equipado con un cierre electrónico y tiene un sistema que recicla las aguas usadas y las duchas cuentan con un sistema de auto-limpieza que evita el mantenimiento diario.



¿No sería estupendo que en los aparcamientos públicos y en las grandes empresas dispusiesen -por ley- de este sistema para fomentar el uso de la bici?



(visto en www.bicivilizate.cl)

8 comentarios :

  1. Excelente idea, y muy bien llevada a cabo en cuanto a diseño. Enhorabuena a los inventores!!

    Sería algo excelente para instalar en los subterráneos de muchas oficinas en las grandes ciudades...

    ResponderEliminar
  2. Debería ser obligatorio disponer de algo parecido en todos los aparcamientos públicos (quitando una o dos plazas a los coches) y en los de las grandes empresas. Así sí que se fomentaría el uso de la bici en la ciudad.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  3. <span>Queda hasta bien en el exterior. Por ejemplo en el recien renovado bulevar de Alonso Martinez estaría estupendo por la cantidad de oficinas y el tipo de decoración que han usado.</span>
    <span></span>

    ResponderEliminar
  4. El proceso tiene que ser al revés, primero que alguien vaya en bici, luego despues se ponen estos sistemas. Las cosas siempre van en este orden, no se construyeron autopistas con los primeros 10 coches...

    ResponderEliminar
  5. No estoy de acuerdo, Salva.

    Si quieres incentivar el ciclismo en la ciudad tienes que dar facilidades para que los potenciales usuarios se decidan a dejar el coche en casa y opten por la bici. Esas facilidades son crear infraestructuras ciclistas, calmar el tráfico, concienciar en campañas sobre las ventajas del uso de la bici, crear aparcamientos más seguros (en este caso con taquillas y posibilidad de asearte)...

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  6. En el mundo de la piruleta, en la casa de la golosina, seguramente sea así, pero en el planeta que vivo yo, solo arreglan las carreteras cuando superan X muertos al mes, e igual va a pasar con este tema.

    ResponderEliminar
  7. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    Lo cierto es que la realidad es ambigua. Ya hay unos pocos ciclistas, ya hay unas pocas medidas que incentivarán a más ciclistas, lo que provocarán más medidas. Discutir sobre si fue antes el huevo o la gallina... pues la verdad, en fin.

    ResponderEliminar
  8. Realmente genial el invento. No será porque no hay opciones en el mercado... una o dos plazas de garaje para esto y ayudas muchísimo al empleado que va en bici

    ResponderEliminar