Menú horizontal

jueves, 13 de mayo de 2010

"Más bicicletas" por Carmelo Encinas para El País

Conocí la plaza de Tiananmen poseída por un enjambre de bicicletas. "Nunca menos de cuatro o cinco mil a cualquier hora del día", me dijeron entonces. Fue poco antes de que aquel manifestante pasara a la historia encarándose a uno de los tanques que reprimía las protestas en la plaza más grande del mundo. En aquellos tiempos Pekín se movía a pedales y a los occidentales, tan preocupados por el tráfico en las ciudades, lo de las bicis nos parecía envidiable.

Allí el coche ha pasado de ser una rara avis reservada para emergencias y comitivas oficiales a provocar colapsos circulatorios. Las bicicletas han ido perdiendo terreno y llevan camino de convertirse en un medio de transporte casi marginal. China tenía hambre de coche y su piel asfáltica lo ha supeditado todo a ese gran símbolo del desarrollismo en el que está embarcada. Justo a la inversa que en la mayoría de urbes europeas, donde tratan de fomentar la bicicleta como una alternativa limpia y saludable de movilidad. Algunas pequeñas ciudades lo han logrado, sobre todo aquellas donde los desplazamientos cotidianos pueden resolverse con 10 o 15 minutos de pedaleo.

Por la experiencia de otros países podemos definir que el tamaño de Ámsterdam o el de Copenhague marcan el límite de lo que viene a ser manejable sobre el sillín de una bici y donde puede tener un mayor protagonismo en el transporte urbano. Las grandes como Madrid son otro cantar. Aquí no estamos en condiciones orográficas ni climáticas de aspirar a que este entrañable vehículo de tracción humana pase de resolver los traslados de una parte siquiera testimonial de la población. No, y mucho menos sin abordar la ejecución de infraestructuras que comprometan el conjunto del tráfico en superficie que, nos guste o no, mueve ahora a cientos de miles de personas en nuestra capital.

Así que está por ver qué consecuencias tendrán sobre la circulación las normas que propone la nueva ordenanza de movilidad del Ayuntamiento de Madrid. Algunas son tan discutibles como la que obligará a los ciclistas a ir por el centro del carril y a los conductores que transiten tras ellos a no superar los 30 kilómetros por hora.

Mucho me temo que esa circunstancia va a provocar algún que otro tapón y más de una situación tensa, porque convierte al ciclista en el amo del carril. La propia ordenanza parece preverlo al tratar de impedir que achuchen al de la bici exigiendo una distancia mínima de seguridad de cinco metros. Y es que la gran novedad de esta norma es que, lejos de segregar a las bicicletas en carriles específicos (cuya red, aunque vaya en aumento, siempre será limitada), pretende ensayar la integración con el tráfico motorizado. Con esa misma filosofía establecerán las llamadas calles ciclables, que conformarán recorridos completos a los ciclistas.


No hay duda de que el gobierno municipal de Madrid se ha currado lo de la bici para darle una salida. Un esfuerzo de imaginación normativa que puede acabar en un tremendo fiasco de no ir acompañado de grandes dosis de civismo y educación. Virtudes de las que, a decir verdad, no andamos muy sobrados en nuestra ciudad. Ni los automovilistas suelen ofrecer muchos recitales de paciencia ni los ciclistas de respeto a la norma.

El rodar por las aceras, a costa de la integridad física de los peatones, se ha convertido en los últimos años en un hábito generalizado que siempre queda impune. Por fortuna, la nueva ordenanza de movilidad deja bien claro que no podrán hacerlo y establece multas para quienes lo hagan. La excepción serán algunas zonas peatonales como Montera, donde podrán rodar despacio, y siempre a más de un metro del peatón, o llevar la bici a pie. Son las buenas intenciones de una normativa que será puesta a prueba por la tozuda realidad. Más allá del ocio y el divertimiento la cultura ciclista en Madrid es ciertamente escasa. Por algo hay que empezar.

Fuente: elpais.com

13 comentarios :

  1. Adri - ecomovilidad.net13 de mayo de 2010, 17:10

    "Aquí no estamos en condiciones orográficas ni climáticas"

    Harto, hasta la coronilla estoy de tópicos. ¿Por qué? ¿Acaso en Madrid llueve o nieva más que en el norte de Europa? ¿Acaso San Sebastián o Barcelona no tienen montañas y cuestas?

    "sin abordar la ejecución de infraestructuras que comprometan el conjunto del tráfico en superficie que, nos guste o no, mueve ahora a cientos de miles de personas en nuestra capital."

    Está claro, el omnipresente vehículo privado no puede ceder sólo 2.5m de sección (un carril) a la movilidad ciclista que, guste o no, bate en capacidad por viajeros/hora a la que pueden conseguir los automóviles.

    Admiro a Carmelo Encinas desde hace años por su visión madrileña de la sociedad. Y por eso no me sorprende que, en lo malo, también piense como el común de los madrileños. Si en algo tiene razón es en "Por algo hay que empezar."

    BICIS AL CENTRO DEL CARRIL!

    ResponderEliminar
  2. Adri - ecomovilidad.net13 de mayo de 2010, 17:10

    "Aquí no estamos en condiciones orográficas ni climáticas"

    Harto, hasta la coronilla estoy de tópicos. ¿Por qué? ¿Acaso en Madrid llueve o nieva más que en el norte de Europa? ¿Acaso San Sebastián o Barcelona no tienen montañas y cuestas?

    "sin abordar la ejecución de infraestructuras que comprometan el conjunto del tráfico en superficie que, nos guste o no, mueve ahora a cientos de miles de personas en nuestra capital."

    Está claro, el omnipresente vehículo privado no puede ceder sólo 2.5m de sección (un carril) a la movilidad ciclista que, guste o no, bate en capacidad por viajeros/hora a la que pueden conseguir los automóviles.

    Admiro a Carmelo Encinas desde hace años por su visión madrileña de la sociedad. Y por eso no me sorprende que, en lo malo, también piense como el común de los madrileños. Si en algo tiene razón es en "Por algo hay que empezar."

    BICIS AL CENTRO DEL CARRIL!

    ResponderEliminar
  3. cae y recae en los tópicos desde la distancia, desde la butaca en frente del ordenador. Si algo me ha sentado mal es el "convierte al ciclista en el amo del carril"...  :(

    Mire usted, el ciclista es un vehículo que CIRCULA sin apoderarse de los carriles

    ResponderEliminar
  4. La polémica que creó Villaramblas en los comentarios de otro post acerca de este artículo de El País no tiene desperdicio. Sería injusto no recordarla. :)

    ResponderEliminar
  5. Alberto Guerrero14 de mayo de 2010, 9:12

    <span>Llevo 9.000 kms en dos años por la ciudad de Madrid en bicicleta. Atravieso la ciudad en 20 minutos.  No tengo problemas de aparcamiento ni de movilidad.</span>
    <span>Los únicos problemas son los derivados del incumpliento de los coches que todo lo ocupan y todo lo ensucian.</span>
    <span>Este artículo es tan erróneo como partidista y no voy a puntualizar nada más, ya que l</span><span>o de este señor con la bicicleta es enfermizo al no ser el primer artículo que versa sobre lo mismo.</span>
    <span>Seguiré yendo por Madrid en bicicleta a pesar de todo, porque es el medio de transporte más cómodo, rápido, limpio, barato y divertido. </span>

    ResponderEliminar
  6. <span>Ay Carmelito, muchas gracias por dar visibilidad a nuestra causa: "conseguir un Madrid respirable". Cada artículo que escribes sobre la bici el número de ciclistas aumenta en Madrid. A los activistas de la bicis nos da mucha fuerza leer las catetadas que escribes. Mira, yo empecé a moverme por Madrid con mi bici hace 5 años. Era el único de mi entorno. A día de hoy mi novia, 6 compañeros de trabajo y 5 amigos cercanos hacen lo mismo. ¿Que te parece? Como ciclista urbano me he multiplicado x 12, y subiendo. Pues nada, que sigas así, nos viene de miedo.</span>

    ResponderEliminar
  7. <span>Este juntaletras será el típico que va con su silla de cuatro ruedas a todas partes, no sea que le quiten los carriles de sus calles.</span>

    ResponderEliminar
  8. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    Por ser un poco constructivos, igual deberíamos invitar al señor Carmelo a un bici viernes, explicarle unas ciertas cosas elementales para que no se la juegue con su visión prejuiciosa de la bici, huyendo de polémicas broncas como las que yo mismo he contribuido a iniciar y que por lo menos tenga la opción de escribir con conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
  9. si encuentras la forma de contactar con él, adelante, sería genial  :)

    ResponderEliminar
  10. <span>Da bastante pena que hablen de la bicicleta en la ciudad sin haberla usado en la vida. ¡Vaya autoridad en la materia! El uso de los tópicos evidencia que no sabe de qué habla.</span>

    ResponderEliminar
  11. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    Me está costando encontrar su contacto. De todas maneras, hay varios artículos suyos al respecto, alguno de los cuales parece indicar que un buen día cogió la bici para subir la Castellana y lo pasó algo mal. 

    No se trata de negar las dificultades de Madrid, sino descubrir porqué las dificultades de Holanda no desaniman a la gente.

    Y como ejemplo, hoy voy a acabar con un tópico: LAS CUESTAS DE MADRID FRENTE A HOLANDA O DINAMARCA.

    La pendiente media de Madrid (desde Pza.Castilla hasta el Manzanares) es de un 1,5%. Eso significa algunas pendientes mayores, otros lugares planos y que esas pendientes a veces las tenemos en contra y otras a favor.

    En Holanda y Dinamarca la pendiente media es cercana al 0% y eso se usa como argumento para explicar porqué allí es más fácil montar que aquí. Sin embargo se nos olvida un factor que hace que allí haya que hacer más esfuerzo: el viento.

    En este mapa de la península podemos comprobar como a lo largo del año hay un viento medio en Madrid del 5 m/s, algo inferior a los 7-8 m/s de Holanda o Dinamarca.

    Gracias a esta página podemos calcular que a una velocidad de crucero de 18 km/h (es decir 5 m/s), y en plan de paseo (erguidos y sin ropa profesional), esos 2-3 m/s de más de esos países tan ciclistas suponen una fuerza de 20-30 KN, o lo que es lo mismo. una aceleración de 0,2 a 0,3 m/s² para un conjunto de 100 kg (ciclista más bici).

    Esa aceleración a veces ayudará a la bici (con el viento de espalda) y otras veces la frenará (con el viento de frente). Igual que con las pendientes. Y al igual que con las pendientes, a veces no hará viento y otras veces será mayor, pero la media es esa.

    Con el viento de frente, ese esfuerzo es equivalente a una pendiente del 2 - 3 %. 

    Es decir, que el esfuerzo medio que un ciclista holandés o de Dinamarca tiene que hacer frente al viento es ligeramente mayor al del ciclista madrileño frente a las cuestas. Y a pesar de eso monta en bici.

    Y otro día hablamos del clima.

    ResponderEliminar
  12. <span>Cada día me gusta más ir en Bici por Madrid, al trabajo, de copas, de compras, o a cualquier sitio; y cada día veo más Bici clixtas...   </span> :-D

    ResponderEliminar
  13. Muy buen análisis Villaramblas. La gente suele utilizar argumentos en contra que no se sostienen de ninguna manera hasta que se "echan al monte" y sacan la bici para algo más que darse un paseo los fines de semana.

    Por cierto, hoy en la Casa de Campo y Madrid-Río había una auténtica sobredosis de ciclistas, la mayor parte novatos. Estoy seguro que a corto plazo algo va a cambiar en esta ciudad. :) :) ;)

    ResponderEliminar