Menú horizontal

jueves, 6 de octubre de 2011

Una alternativa para el transporte alternativo: en ¡patinete! por la ciudad

Publicado en el Blog de Valdebebas

En los tiempos que nos ha tocado vivir, las reservas energéticas ya no están aseguradas, la economía no nos parece algo tan estable y seguro como hace décadas, y valores como la sostenibilidad han pasado de ser reducto de unos pocos visionarios para ser preocupación cotidiana de sectores cada vez mayores de la población.

Movernos por la ciudad es una de las actividades que más tiempo nos consumen al día, y muchas veces genera un gasto muy considerable cuando contabilizamos al final del mes. No se trata ya de las emisiones de dióxido de carbono, del efecto invernadero… sino de que en los núcleos urbanos el coche ha pasado a ser un incómodo compañero: costoso de mantener y de alimentar, nos consume a veces más tiempo el intentar aparcarlo que el propio recorrido. Es entonces cuando algunos ciudadanos empiezan a plantearse alternativas: para desplazamientos cotidianos de recorrido medio, la bicicleta es la reina. No obstante, para recorridos más cortos puede haber otras formas de transporte igualmente baratas y sostenibles que se ajusten mejor a nuestras necesidades.

Hoy queremos presentaros una de esas formas de transporte con mucho futuro: el patinete. Sí, sí, el mismo patinete con el que juegan los niños en parques y plazas, tiene una serie de ventajas que merecen contemplarse para los desplazamientos en la ciudad.

Esta forma mínima de transporte lleva años cobrando más y más protagonismo en las grandes ciudades de Estados Unidos y, desde hace muy poco, ya se comercializan en Europa numerosos modelos para adulto en algunos de los principales grandes almacenes y cadenas de material deportivo.

Una alternativa para el transporte alternativo: en ¡patinete! por la ciudad
El patinete es un medio idóneo para moverse por una ciudad: comparte gran parte de las virtudes que tanto nos gustan de la bici. No obstante, en determinados entornos (ciudades con amplias aceras y áreas peatonalizadas y pavimentos relativamente lisos) presenta una serie de ventajas que destacamos aquí:

- Es más ligero: Una bicicleta de paseo suele pesar de 13 a 17 kilos, una plegable de 9 a 12. Los modelos de patinete para adultos pesan de 4 a 5 kilos dependiendo del modelo.

- Abulta bastante menos una vez plegado: Esta característica hace del patinete un vehículo urbano mucho más compatible con cualquier otro tipo de transporte (autobús, tren, metro, coche…) con los que se puede combinar cómodamente.

- Es notablemente más barato: Los precios de las bicicletas son muy variables dependiendo del concepto y de la calidad, pueden variar desde 150 euros la más básica de hipermercado a miles de euros. Un patinete para adulto ronda de 60 a 200 euros, y uno infantil parte de los 10 euros en adelante. Frente al mantenimiento y las reparaciones que requiere una bicicleta, el mecanismo del patinete es de una extrema sencillez (no tiene cadena), con lo que requiere un mantenimiento mínimo.

- No te lo robarán: aunque tengas una bici plegable, en muchas ocasiones necesitas dejarla en la calle con cadena, pues todavía locales públicos e instituciones que ponen pegas para entrar con la bici incluso plegada. El patinete se puede reducir hasta alcanzar un volumen que cabe bajo tu silla, al hombro o en una taquilla.

- Convive mejor con el tráfico peatonal: El uso de la bicicleta en muchas ciudades, y Madrid es una de ellas, está prohibido en aceras y zonas peatonales, quedando su uso restringido a calzadas y carriles-bici. El patinete, que no alcanza las velocidades de una bicicleta, tiene una capacidad de reacción, frenado y cambios de velocidad inmediatas y ocupa un espacio equivalente al de un peatón.

- Es divertido, y además muy fácil de conducir: ¡cosa de niños!

Aunque es innegable el inconveniente de no poder acometer cuestas arriba muy empinadas, y su limitación en cuanto a las distancias que se pueden recorrer, para pequeños e incluso medianos desplazamientos cotidianos por la ciudad combinando con transporte público y con tramos a pie, el patinete es una opción a considerar. ¡Sólo hace falta liberarse de complejos trasnochados y lanzarse a disfrutar de sus ventajas!

Dejamos aquí enlaces a algunos de los modelos que distintas compañías comercializan en Estados Unidos y en Europa, con suspensión y sin ella, con ruedas de caucho y neumáticas… hay uno para cada preferencia o necesidad.

18 comentarios :

  1. Yo lo veo con cierto escepticismo, pero la verdad es que todas las mañanas me encuentro a un señor de unos 60 años yendo en patinete a trabajar. O sea, que no debe estar tan mal.

    ResponderEliminar
  2. Si está cerca el destino vale, como esté a 15 kilómetros no lo veo útil.

    Alguna que otra vez veo a algún adulto ir en patinete, pero los baches y eso se tienen que notar mucho, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Para eso prefiero unas Heelys

    http://www.heelys.com/

    ResponderEliminar
  4. Los que no tienen amortiguación resultan incómodos hasta en las aceras que tienen baldosas hidráulicas de esas de cemento. Con amortiguación se resuelve bastante bien. 
    Su utilidad puede ser para combinar transporte público + último kilómetro.

    ResponderEliminar
  5. A mi me parece peligroso ir en patinete por las aceras, la última vez que lo intenté la rueda se clavó en el hueco de un adoquín que faltaba en la acera y salí volando por el aire. Terminé con un buen golpe y algunas heridas y se me quitaron las ganas.

    ResponderEliminar
  6. en paris mucha gente los utiliza para moverse por la ciudad, eso si, para distancias cortas pork acabas matado

    ResponderEliminar
  7. Para recorridos llanos y no muy cortos (y bien pavimentados, cosa que no ocurre en Gallardonia) me parece bastante útil. Supongo que en sitios como USA la gente no tendrá reparo en usarlo, pero en España, donde todos tenemos un sentido del ridículo exacerbado, no auguro yo mucho éxito a este aparato más allá de los chavales.

    ResponderEliminar
  8. Hoy he visto un tío en patinete por Atocha. Curioso.

    ResponderEliminar
  9. hay uno que sube todos los dias por sainz de baranda en un patinete con motor y luces jajaj k os parece

    ResponderEliminar
  10. Hola! Yo lo usaba diariamente para ir y trabajar durante más de un año, cuando vivía en Nueva York. Haciendo un cálculo grueso habré hecho bastante más de 2.000 kilómetros con él. Ahora lo uso esporádicamente en Madrid para combinar con transporte público en recorridos que no están bien conectados por le mismo. Pues bien, en todo este tiempo sólo me he caído UNA vez y fue porque era de noche, la calle no estaba iluminada  y había un socavón profundo que no se veía. Fue por torpeza y por exceso de confianza, aunque la caida no tuvo más consecuencia que un raspón. Dicho de otra manera, creo que es un transporte 100% seguro, igual que la bici o el coche sólo hay que ir con la debida atención y seguir una rutina mínima de seguridad.

    ResponderEliminar
  11. Lo que dice Villarramblas se ajusta bastante a la realidad. Sin amortiguación es bueno para aceras muy lisas, cosa que el baldosín hidráulico madrileño no proporciona, pero sí los suelos de losas de granito del Centro. Hay modelos con amortiguación bastante baratos en el "Decartón" que solucionan la cuestión estupendamente: son los que aconsejo para Madrid, aunque abultan un poco más.

    ResponderEliminar
  12. Es el mismo tipo de argumentario que usan los que no conciben la bici. Que si es de perroflautas, que si vas a ir haciendo el ridículo, que qué incómodo...

    El sentido del ridículo (absurdo, por otro lado) es, por mi experiencia, el único escollo para que se pueda hacer uso de un transporte racional, extremadamente barato y cómodo, seguro y sano. Para poner mi granito de arena, he de decir que yo mido más de un metro ochenta, peso más de 100 kg y llevo barba, con lo que sobre el patinete soy un pintoresco espectáculo al que algunos no están acostumbrados. Mi respuesta: que se vayan acostumbrando!

    Visto desde la otra cara de la moneda, es un inagotable tema de conversación y una excusa para pegar la hebra con cualquiera por la calle. Vamos, que se liga más que con un perro en un parque! :)

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero la mentalidad que hay en España es la que hay. No estaba argumentando, sino describiendo.

    ResponderEliminar
  14. Y yo ampliaría lo del "último kilómetro" a recorridos de 5 ó 6 kilómetros, que se pueden recorrer en unos 20 min sin ningún problema. Claro que como dice Dani, 15 kms son mucha tela, aunque si no tienes prisa, y tienes ganas de hacer un poco de deporte se pueden hacer perfectamente. Eso sí, no a diario! :)

    ResponderEliminar
  15. que creo que por desgracia no está permitido ir con ellos en nuestra ciudad >:o

    ResponderEliminar
  16. el tema es el de siempre, vas a vivir tu vida en base a lo que diga la gente, o en base a lo que tu quieras hacer con ella?

    ResponderEliminar
  17. oye, y qué patinete tienes, marca y eso...
    pq yo también voy alrededor de los 100 kg y me da un poco de miedo cargarmelo. Gracias.

    ResponderEliminar
  18. Un poco tarde veo tu comentario: :) por si todavía te vale, tanto Xootr (aunque más careros) como los modelos que venden en Decathlón aguantan bien los "pesos pesados". Mi modelo favorito es el Razor de rueda grande, pero sólo lo venden en EEUU. Sea cual sea, es importante que las ruedas sean grandes, no me subiría en algo con menos diámetro que 200mm.

    ResponderEliminar