Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

lunes, 15 de marzo de 2010

Ruta en bici por la Senda de las Merinas (II)

...desde Valdemorillo a la Casa de Campo


Viene de... Ruta en bici por la Senda de las Merinas (I)


Ver Senda de las Merinas en un mapa más grande

Una vez cruzado Valdemorillo, salimos por detrás del cementerio por un camino pedregoso, y es el momento de parar a descansar y reponer fuerzas. Un poco de queso, unas sardinillas, unas barras energéticas... y como nuevos para seguir rumbo a nuestro destino que ya empezamos a ver allá a lo lejos, con las Cuatro Torres destacando en el perfil de Madrid.


A partir de Valdemorillo entramos en otra unidad de paisaje, dejamos atrás la “sierra” y descendemos a los valles del Aulencia y Guadarrama que se encuentran protegidos bajo la figura medioambiental del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama. Se percibe que el entorno ha cambiado, atrás quedan las dehesas y los suelos de granito y en una larga bajada pasamos por zonas de jarales y retamares, justo hasta la orilla del Aulencia. Escombros y basuras no son extraños en algunos puntos, precisamente aquellos a los que se puede llegar en coche.

La vía pecuaria que vamos siguiendo se interna en la urbanización Puente la Sierra, una de las muchas que atravesaríamos antes de llegar a la Casa de Campo.


Al salir de esta urbanización, en dirección al río Aulencia, llegó mi segunda caída del día. Volví a clavar la rueda delantera en el barro, saliendo por encima del manillar. Por suerte, aunque la bici sí acabó en el suelo, yo me quedé de pie delante de ella sin llegar a caerme. Ufffff !!!!


Para cruzar el río Aulencia tuvimos algún problemilla, porque el GPS nos guiaba a un vado imposible en estas fechas. Debe ser que el track que llevábamos es de alguien que hizo la ruta en verano.


Para atravesar el Aulencia aprovechamos la existencia del puente que utiliza la conducción del Canal de Isabel II (CYII) que procede del embalse de Picadas.

En un momento dado la pista del CYII entra en una finca particular y los habituales carteles advierten de la prohibición de paso aunque una puerta peatonal abierta parece invitar sibilinamente a que pasemos por allí ya que Villanueva del Pardillo se encuentra justo a dos kilómetros y no pasar por este punto obliga a circular por una peligrosa carretera.

¿Cuándo se va a favorecer a caminantes y ciclistas en la prioridad de uso en las servidumbres de paso? La red de caminos y carreteras del CYII atraviesan toda la región y no está muy claro si su acceso es libre.


Una vez cruzada la finca, y volviendo la vista atrás pudimos contemplar como se extiende hasta el horizonte la larga línea del camino del Canal.


El siguiente tramo, paralelo a la desdoblada M-503, nos llevaba hasta la urbanización de Villafranca del Castillo. Los caminos vuelven a desaparecer, y tenemos que cruzar por las calles de la urbanización.

Villanueva del Pardillo se encuentra en la divisoria de aguas entre el Aulencia y el Guadarrama. Aquí ha llegado la fiebre urbanizadora, el pueblo queda a la izquierda y el “skyline” de tejados y chimeneas es bastante elocuente del crecimiento de este pequeño pueblo. Durante un buen tramo el camino circula paralelo a la recién desdoblada M-503 y aun quedan junto a la carretera los restos del parque de maquinaria y diversos restos dejados allí por la empresa constructora de la carretera, no parece que nadie tenga intención de retirar aquellos restos y restituir el paisaje.

Justo antes de cruzar el río Guadarrama se atraviesa la urbanización La Mocha Chica otra de esas “islas” de chalets edificadas en los años setenta, muy cercana se encuentra la estación de seguimiento espacial de la ESA. Cuando se circula en bicicleta se percibe que pequeño es el ciclista frente a las grandes infraestructuras como el nuevo puente de la M-503 sobre el Guadarrama.


Atravesamos el río Guadarrama por el puente antiguo y cruzamos al otro lado bajo el nuevo viaducto. Aquí durante un pequeño tramo desaparece el camino, comido por los huertos cercanos.

Estamos junto al río, en un punto muy bajo, y el perfil de nuestra ruta iba a empinarse subiendo durante unos cuantos kilómetros paralelos a la desdoblada M-503.


Las fuerzas iban algo escasas, pero sabíamos que era la últma subida fuerte antes de empezar a bajar hacia la Casa de Campo.

Desde ahora ascenderemos camino de Majadahonda siguiendo la “Colada de San Antón” junto a la M-503 se ha urbanizado un paraje que en el mapa se llama el “Huerto del Tío Planes” y que a nuestra vista es un desolado paraje lleno de calles desiertas y registros de luz y agua para chalets que tardaran muchos años en edificarse, si es que se edifican.


Seguimos cruzando urbanizaciones a las que la crisis ha dejado a medias, y otras más antiguas como la de Bonanza, con algo en común: las vallas cierran las vías pecuarias al llegar a la entrada de la urbanización, y hay que buscar alguna manera de atravesarlas. En este caso el candado no está echado.

Desde la urbanización Bonanza (Boadilla) el trazado de la Colada de San Antón va “esquivando” como puede la presencia de urbanizaciones y campos de Golf.


Gracias a la previsión de los planificadores un puente sobre la M-50 da continuidad a la Colada. Al menos en este punto sí se ha respetado la vía pecuaria y se ha dejado un paso en condiciones.

De manera casi “clandestina” y atravesando diversas puertas y vallas (obligatoriamente accesibles y abiertas al transito de peatones y ciclistas) atravesamos Monte Claro, Monte Alina y La Cabaña. Acabamos junto a la M-40 y nada queda ya ante nuestros ojos del paisaje natural. Todo el entorno ha sido profundamente transformado e incluso la calidad arquitectónica de alguna urbanización deja mucho que desear.


Descampados, obras y los inevitables grafitis son la antesala de la ciudad que ya vemos recortada en el horizonte. El Cordel de la Carrera pasa bajo la M-40 y desciende hasta la puerta de la Casa de Campo, durante un buen tramo se ve que esta vía pecuaria ha sido una vieja escombrera hoy felizmente recuperada. Finalizamos nuestra ruta entrando en la Casa de Campo por la puerta del Zarzón.



... y para acabar, como todo esfuerzo merece una recompensa, no hay nada mejor que unas cervecitas y una buena comida con los compañeros de ruta.

8 comentarios :

  1. Pasado Valdemorillo, cada vez menos naturaleza virgen, y más urbanizaciones que atravesar. Al paso que vamos veo que tendremos que añadir a nuestras herramientas una ganzúa para abrir candados, y un corta cadenas... por lo que podamos encontrar en el camino.

    ¿No podría la Comunidad de Madrid frenar de alguna manera ese continuo "apropiamiento" del terreno público?

    :( :( :(

    ResponderEliminar
  2. <span>Vaya homenaje para el final de ruta!!! </span>

    A la próxima avisadme, que me apunto  =-O

    ResponderEliminar
  3. <span>En cualquier otro pais al norte de los Pirineos esta ruta sería un clasico del ciclismo y estaría señalizada y protegida como ruta con unos extraordinarios elementos medioambientales, paisajisticos y patrimoniales. Pero vivimos en el pais que vivimos</span>

    ResponderEliminar
  4. Es curioso ver como las urbanizaciones y las fincas privadas se van "apropiando" de los caminos públicos y literalmente van poniendo vallas al campo.

    Aquí, si eres muy valiente te expones a una bronca por entrar en una "propiedad privada", si no, tienes que renunciar a muchas de las rutas que recoren los caminos públicos de la Comunidad

    :( :( :(

    ResponderEliminar
  5. No solo en esa ruta, en general en toda la Comunidad las urbanizaciones se han ido comiendo los caminos. 

    Otro problema es el de los desdoblamientos de carreteras, que las convierte en vías rápidas e impide a los ciclistas circular por ellas. Debería ser obligatorio al desdoblar una carretera hacer vías de servicio paralelas a ellas.

    ResponderEliminar
  6. <span>¿Y ése restaurante?, ¿dónde está?</span>
    <span>Qué envidia me dais.</span>

    ResponderEliminar
  7. ¿No conoces el Urogallo, junto al Lago de la Casa de Campo?
    No es que sea muy barato, pero se come bastante bien.

    Después de un día sobre la bici nunca hay que perdonarse las "opcionales". Un buen momento para charlar com los compañeros de ruta, y para ir preparando las próximas aventuras ciclistas.

    :) :) ;)

    ResponderEliminar
  8. <span>después de Valdemorillo hay una alternativa "entretenida" dependiendo de como esté de limpio de zarzas: es el famoso sendero conocido como Mordor</span>
    <span></span>
    <span>desde Valdemorillo se sale hacia la urbanización Pino Alto y se baja a la presa del rio Aulencia, que está totalmente colmatada; se atraviesa por el muro a pesar de los carteles de prohibido e inmediatamente se coge el senderillo que baja por la margen izqda. del rio hasta conectar con el trasvase de Picadas</span>
    <span></span>
    <span>en El Urogallo si tienes suerte con las tapas de las cañas (paella) comes con eso, que ahí para comer de mantel hay que ir bien cargado de €€€€ y es sabido que en la bici hay que llevar poco peso :-D </span>

    ResponderEliminar