Menú horizontal

lunes, 27 de junio de 2011

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas (y III)

... viene del artículo anterior

Moviéndome en bici por Sevilla


Durante el pasado congreso Velo-City tuve la suerte de disponer durante cuatro días de la tarjeta de usuario del Sevici por lo que se puede decir que experimente en mis piernas las bondades (y conflictos) de la bicicleta en Sevilla. Mi visión por tanto en totalmente subjetiva y tiene el sesgo de un madrileño usuario habitual de la bici aunque poco acostumbrado a ver tanto ciclista por todas partes.

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Toma de contacto


Mi primera toma de contacto con la bici es rápida ya que el sistema para liberar la bicicleta de la base del Sevici es relativamente rápido y sencillo de entender. Pasas la tarjeta por el lector, sigues unas mínimas instrucciones, seleccionas la bici que vas a liberar, tecleas su número y la retiras. El problema es que debido al éxito del sistema no siempre hay bicis disponibles. Un dato importante es que si hay varias bicis para elegir has de mirar que las distintas partes y componentes de la bici seleccionada estén en su sitio: pedales, sillín, etc. Si solo queda una bici en la base puede ser que esta se encuentre averiada y que el sistema la haya bloqueado para evitar su uso hasta ser reparada. Lo cierto es que a primera hora de la mañana gran parte de las bases están vacías y eso aunque fastidie mucho es una excelente señal.

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Pedaleando por Sevilla


Una vez en marcha la primera sensación es que las bicis sevillanas son poco livianas. Más que una sensación es una evidencia. Sevici utiliza bicicletas robustas, reforzadas para evitar vandalismo y por tanto muy pesadas. En las pocas rampas que tuve que afrontar (por ejemplo para salir del carril que va junto al rio y subir al puente de San Telmo) me tuve que poner de pie. Menos mal que en Sevilla casi no hay cuestas. Es muy habitual ver –sobre todo a las chicas mas menudas- a la gente ponerse de pie para dar la primera pedalada al comenzar a rodar. Yo creo que este mismo modelo de bici no se podría usar en Madrid sin una adaptación de los cambios y un lifting para aligerar el peso, no me veo con una de estas monturas subiendo la Cuesta de la Vega.

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Carriles y circulación en general


Si haces un recorrido largo y no estás acostumbrado a circular en entornos con mucho tráfico de bicis tendrás sensaciones extrañas ya que contantemente te cruzaras con todo tipo de gente en toda clase de bicicletas. Es como si estuvieras dentro de un videojuego, excitante y agobiante a la vez, de noche todavía te agobias mas. En carriles bidireccionales tampoco te puedes despistar ya que el tráfico en sentido contrario puede ser intenso por momentos. Mi primer desplazamiento largo es por el carril que discurre junto al río (Ruta 2) desde la Barqueta hasta San Telmo. A media tarde el flujo de ciclistas es muy intenso. Además es muy frecuente que tengas que adelantar a ciclistas más lentos y que te cruces con patinadores. No te vas a aburrir circulando por estos carriles ¿Habrá estadísticas de choques entre ciclistas?

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Calles peatonales o de tráfico compartido


La calle Constitución ubicada en pleno centro histórico de la ciudad es el paradigma de una calzada compartida por multitud de usuarios. Madrid Rio es un desierto comparado con esta calle peatonal. A pesar de que no hay vehículos a motor –salvo los de reparto- en esta transitada calle te pueden encontrar con peatones, el tranvía, patinadores, policía a caballo, calesas también a caballo... Y creo que la convivencia es más o menos buena. Lo mejor de todo es contemplar al tranvía abriéndose paso entre semejante amalgama humana y como las bicis aprovechan el efecto “rebufo” creado por el tranvía al pasar. Increíble pero cierto. Unas placas en el suelo intentan diferenciar –sin mucho éxito- los espacios del tranvía y los de las bicis y peatones

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Circulación en bici en calles con tráfico viario


Me ocurrió una cosa curiosa un par de veces. Como no conozco bien la ciudad creo que debí circular ¿indebidamente? por calzadas abiertas al tráfico motorizado en calles que disponían de carril bici en la acera. De hecho en un par de ocasiones los automovilistas me lo recordaron amablemente con sus claxon y con alguna frase ocurrente. No se si será habitual este tipo de advertencia o sabían (es broma) que era de Madrid... Me temo que los contrarios al uso del carril bici tienen un problema serio ya que si hay carril bici has de usarlo.

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Daños colaterales


Al despertar después del primer día de uso del Sevici noto un fuerte dolor en los abductores. Como en esa época estaba entrenando para el maratón de Madrid pensé que era una contractura de por el entrenamiento a pie. Al subir por primera vez en la bicicleta ese día me doy cuenta de que este tipo de bici de sillín muy ancho exige una postura de pedaleo con muslos ligeramente abiertos y mayor potencia de pedalada para impulsar su peso con lo que mi sobrecarga de abductores quedó explicada. Este dolor se me fue retirando el primer día, pero es una anécdota más de cómo de diferente son las geometrías de las bicicletas y de las consecuencias anatómicas.

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

Conclusiones


Entiendo que un sistema de bicicleta pública potente en una ciudad grande como Sevilla, Zaragoza o Barcelona termine por crear “biciosos” del mismo ya que por su comodidad te enganchas a su uso casi sin querer, al menos eso es lo que a mi me ocurrió en Sevilla. Si además el clima y la propia morfología urbana acompañan, el éxito está asegurado. Incluso por la noche el uso de la bici no decrece y parece que el Sevici se ha vuelto un modo alternativo al coche para muchos chicos y chicas que salen por la noche, todo un ejemplo a seguir. Por cierto ya estoy deseando regresar a Sevilla.

La bicicleta en Sevilla. Una ciudad que se mueve sobre dos ruedas

6 comentarios :

  1. Muchas gracias, Miguel Ángel, por los tres artículos sobre la bici en Sevilla.

    Según lo que nos cuentas, el cambio que se ha dado en la ciudad de Sevilla relativo a la movilidad ciclista ha sido impresionante, y mucha "culpa" de ello ha sido por la implantación de la bicicleta pública y la creación de infreaestructuras ciclistas.

    La parte negativa es que ha aumentado el número de ciclistas, a costa en muchos casos de causar molestias a los peatones.

    Esperemos que con las nuevas infraestructuras ciclistas de Madrid (en la calzada) y el sistema de bici pública que llegará esta legislatura, aprendan de los errores y los aciertos de otras ciudades.

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría conocer la opinión de un@ Sevillan@ sobre este articulo. Mi visión es la de un visitante en un momento puntual..... Y creo que algo subjetiva. De todos modos sobre lo que dices de los peatones lo que si que he visto en Sevilla es que los ciclistas no van nunca montados en calles peatonales estrechas tipo Sierpes y parece que es una norma que se respeta.
    Si Madrid utilizase el modelo de Sevilla para implantar la bici estariamos hablando de al menos cinco años para comenzar a ver resultados en cuanto a utilización de la bicicleta..... vamos que no llegamos al nivel de Sevilla hasta 2016.....  

    ResponderEliminar
  3. Independientemente de los que critican la ciudad, el cambio ha sido inmenso, yo hace unos 17 años, empece de nuevo a coger la bici, fuí uno de los pocos que quería cambiar el modo de ver una bici en Sevilla, compré una sillita (porta-bebes ) de esas que ahora se ven en todas partes, pero que hace tiempo eran caras, no se encontraban por ningún lado y sobretodo, la gente te miraba un poco mal cuando circulabas con tu hija en ese "artilugio" entre el tráfico.
    Pude utilizarla hasta que creció, fue el momento de comprarle una bici, cuando todo empezo a cambiar... ¿Por donde va a circular?, no había nada, desde ContraMano la única organización que reclamaba una y mil veces una posibilidad para las personas como yo, tuvieran la oportunidad de moverme por la ciudad...
    Muchos sevilla@s, comprenderán lo que les digo, para ir por la Resolana era casi un suicidio, coches aparcados en doble fila y encima de las aceras, llegar hasta el parque de María Luisa por Paseo Colón una locura... ¿A dónde voy? al final desistí... me ganaron los coches. Hoy pese a los críticos del carril-bici, se puede corroborar que en Sevilla, NO EXISTE UN MOMENTO, NI UN LUGAR DONDE NO SE VEA UNA BICI,  y si no hacer una prueba, existen muchas webcam en la ciudad donde se pueden apreciar.
    Yo no voy a entrar en la guerra de cifras como he comentado en ocasiones, pero el cambio de esta ciudad es muy llamativo y espero que lo siga siendo.
    Os deseo los mejores augurios por Madrid, sigo vuestro blog casi todos los días, sobre todo los biciViernes, me parece una idea genial y espero que podais aumentar los ciclistas en esa ciudad.
    Saludos desde Sevilla.
    http://EnBiciXSevilla.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias...... esta opinión desde Sevilla es de agradecer.

    ResponderEliminar
  5. AnimalDeCostumbres29 de junio de 2011, 9:54

    habran multado al que salia en la foto hablando por el movil mientras circulaba en bici?

    ResponderEliminar
  6. Hola! Soy de Valencia aunque vivo y estudio en Sevilla. Recuerdo los primeros días al ir a la facultad, no daba crédito al ver cómo tanta gente se desplazaba en bicicleta por la ciudad. Poco a poco me fui acostumbrando y con la ayuda de la Universidad me saqué la tarjeta de Sevici! ¡¡Al cabo de un mes ya no podía prescindir de la tarjeta!! Sí que es verdad que engancha! Nunca pensé que pedalearía en tacones un jueves por la noche para salir de marcha! Es increíble! Creo que tanto Madrid como incluso mi ciudad Valencia debería tomar ejemplo de Sevilla, ya que aunque en Valencia si haya servicio público no es para nada comparable! Mucho ánimo madrileños!

    ResponderEliminar