Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

viernes, 10 de junio de 2011

Sistema rural de alquiler de bicicletas en los pueblos del Valle del Lozoya

Lozocleta, sistema público de alquiler de bicis dirigido a vecinos y turistas

Carmen M. Gutiérrez para madridiario.es

Sistema rural de alquiler de bicicletas en los pueblos del Valle del Lozoya
Los sistemas de bicicleta compartida se están extendiendo por las grandes ciudades y ya es raro que haya urbes que no dispongan de uno (como Madrid, donde se está retrasando su implantación por la crisis). Ahora acaba de surgir la primera experiencia de este tipo en el mundo rural, al menos en la Comunidad de Madrid. Se trata de un proyecto piloto, subvencionado por el Consorcio de Transportes, a través de los fondos del Instituto para el Ahorro y la Diversificación de la Energía (Ministerio de Industria).

Gargantilla de Lozoya y Pinilla de Buitrago, Navarredonda (municipios de la mancomunidad del Valle Medio del Lozoya) y Buitrago de Lozoya quieren convertirse en una referencia de la bicicleta, según explica Ignacio González, alcalde en funciones de Gargantilla hasta este sábado e impulsor del proyecto. "Se está vinculando el nombre de estos municipios con la idea de naturaleza, turismo, bicicleta, con 'vengo a pasármelo bien y a disfrutar de un paraje natural como es la Sierra Norte de Madrid'", afirma.

Sistema rural de alquiler de bicicletas en los pueblos del Valle del Lozoya
El gran reto era trasladar la bicicleta compartida, sistema que funciona bien en las grandes ciudades, a pequeños municipios, como Gargantilla, con 400 habitantes censados. Para ello, se hizo necesario que varios se unieran para aumentar el número de habitantes a los que dar servicio hasta 50.000, el número mínimo necesario para obtener las ayudas del IDAE. Buitrago de Lozoya enseguida se sumó al proyecto. También Navarredonda. Entre todos, con el aumento de la población que viven en verano y sus zonas de influencia llegan a este tope y han podido ofrecer a sus vecinos este servicio, novedoso en el mundo rural, bajo el nombre de Lozocleta.

Como explica González, "es difícil pensar que en un pueblo de 400 habitantes una persona va a coger una bicicleta para ir de un sitio a otro", pero ya hay gente interesada en el proyecto. También hay quien recela, pero son los propios alcaldes los que están tirando del proyecto. Uno de los primeros abonos se lo hizo el regidor de Buitrago, Ángel Martínez, que quiere usar más la bicicleta y menos el coche, y que también los vecinos del municipio puedan hacerlo.

Sistema rural de alquiler de bicicletas en los pueblos del Valle del Lozoya El sistema, que cuenta con cinco bases repartidas en los tres municipios, cien bicis y capacidad para 400 abonados, está pensado para los vecinos. Por 16 euros pueden usar una bici durante media hora cada día durante toda la temporada, que va desde que empieza el buen tiempo hasta finales de octubre. El tiempo de uso siempre está limitado, para que las bicicletas se puedan compartir, pero se puede ampliar hasta varias horas diarias. Las bicicletas se recogen en los puntos automáticos, con una llave especial que se obtiene a la vez que el abono, y se pueden dejar en otro distinto.

Para completar la parte pública y hacerla rentable la empresa privada se ha sumado al proyecto. Se trata de hoteles, bares o instalaciones turísticas que ponen a disposición de los clientes las bicicletas, en este caso a precios que van desde los cinco euros la hora hasta los quince por la jornada completa. Es el caso del camping ecológico Monte Holiday. Antes contaba con este servicio, pero ahora dispone también de bicis eléctricas y para niños. Según explica su gerente, en los ocho puntos de alquiler (van en aumento) se informa a los usuarios las rutas que pueden hacer por el bucólico valle del Lozoya. Los turistas pueden optar por abonarse al servicio o por alquilar las bicicletas de forma puntual. Por ahora, los sistemas púbico y privado funcionan de forma independiente, aunque su gestión esté intregrada. En un futuro, se quiere que ambos den servicio tanto a turistas como a vecinos de forma indistinta.

La bicicleta puede ser una estupenda oportunidad de conocer esta zona de la Sierra Norte de Madrid. Por ahora, solo los municipios Valle Medio del Lozoya y Buitrago se han sumado a Lozocleta; pero al otro lado del río, al Sur, la mancomunidad del Valle de Lozoya, con municipios como Rascafría, estudian sumarse al proyecto.

Al Sur del río Lozoya es donde hay mejores sendas para el uso de la bici. En concreto, dispone de los casi 50 kilómetros acondicionados del Camino Natural del Valle del Lozoya, que discurre por este valle privilegiado en el que todavía pastan las vacas. No obstante, se está trabajando en adecuar las vías de la parte que ya dispone del sistema de alquiler de bicicletas y, además, se ha pedido al Ministerio de Medio Ambiente que habilite una senda desde Gargantilla hasta el camino natural.

Los trabajos para mejorar el servicio y las sendas continúa y desde Lozocleta se ha empezado a hacer masa crítica con salidas en grupo todos los sábados. Ahora solo falta que los vecinos se animen a subirse a la bici y que deje de llover todos los fines de semana para que turistas y domingueros vayan a la sierra.

Más información en el teléfono 646-903-228 y en www.lozocleta.com y lozocleta.blogspot.com


Ver LOZOCLETA en un mapa más grande

3 comentarios :

  1. He pasado todas las vacaciones y findes en Lozoya desde que naci hasta los 20tantos, me alegra ver que dinamizan el valle! :)

    ResponderEliminar
  2. <span>He pasado todas las vacaciones y findes en Lozoya desde que naci hasta los 20tantos, me alegra ver que dinamizan el valle!  :) </span>
    Aprendí a montar en bici ahí, y es una zona con todo tipo de rutas, faciles y dificiles :)

    ResponderEliminar
  3. Felicidades. Será una pasada poder pasear en bici por el campo, o dejar las 3 bicis familiares en casa porque se nos ofrece este servicio, bravo por las casas rurales que ofrecen otro servicio del entorno para los amantes del campo.

    Eso mismo, excepto Madrid. Es una verguenza !!!

    Es una suerte que no viva allí, porque si ellos mismo que se están envenenando de particulas y sus hijos llenos de asmas, alergias y bronquiolitis nada más nacer no hacen nada....ellos veran....seguir así ya recogeremos vuestros cadaveres cancerosos de la morgue.

    Animo valle del Lozoya y resto de concejos y asociaciones rurale.
    JI

    ResponderEliminar